Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios, si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Me voy comer embutido y a dormir

  1. #1
    ForoParalelo: Miembro Avatar de falasio
    Registro
    04 dic, 17
    Mensajes
    7,971

    Me voy comer embutido y a dormir

    Nos vemos mañana y ya seguimos conversando si eso

  2. #2
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Tabby paralelo
    Registro
    07 abr, 13
    Ubicación
    Burgos
    Mensajes
    26,148

  3. #3
    ForoParalelo: Miembro Avatar de CG7
    Registro
    14 abr, 19
    Mensajes
    2,829
    Vale puta

  4. #4
    ForoParalelo: Miembro Avatar de .I..0,0..I.
    Registro
    04 may, 19
    Mensajes
    1,197
    aburres

  5. #5
    ForoParalelo: Miembro Avatar de battousai1300
    Registro
    25 abr, 15
    Mensajes
    43,301
    Aburres

  6. #6
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Procrastinator
    Registro
    05 jun, 19
    Ubicación
    Tu casa es la mia
    Mensajes
    3,165
    Comete esta


  7. #7
    ForoParalelo: Miembro Avatar de ScorKi
    Registro
    31 ago, 17
    Mensajes
    1,994
    Aburres
    El de abajo se ha follado una niña partida por la mitad

  8. #8
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Catastrofe
    Registro
    06 abr, 13
    Mensajes
    17,546
    Cita Iniciado por Tabby paralelo Ver mensaje
    Arreglando hilos desde 2013.
    You see, in this world there's two kinds of people, my friend: those with loaded guns ... and those who dig. ... You dig.

  9. #9
    aburres
    "A las tías les molan los cabrones. Demuéstrale que tú eres un verdadero cabrón. Eso sí, con elegancia."

  10. #10
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Enn
    Registro
    06 may, 15
    Ubicación
    No lo tengo claro.
    Mensajes
    4,245
    Embutes.

  11. #11
    Dancing Dog Avatar de issue2b
    Registro
    27 sep, 14
    Ubicación
    DoggyCom 2019
    Mensajes
    18,430
    Llevo tiempo follándome a la madre de mi amigo el pringao

    Os cuento:
    Cuando llegamos a casa aquel día en que cambo mi vida mi hijo Jorge de 18 años estaba llorando en el salón, yo le pregunte que le ocurría pero el no quería responderme, se limitaba a lloriquear como un niño asustado.

    “Es evidente lo que le pasa Maribel, le habrán vuelto a dar alguna leche en el colegio, esta claro que este niño no tiene pelotas y es el tontito de su clase”

    Como de costumbre mi marido Enrique en vez de ayudar solo empeoraba la situación, no se parecía en nada a nuestro hijo Jorge, mi esposo era un hombre de 44 años, camionero de profesión, con muy mal carácter y que aunque nunca había tenido un físico espectacular si que tenia la bastante mala leche como para que nadie quisiera meterse en discusiones con el, mi hijo Jorge en cambio era un chaval mas bajito y delgado de lo normal para su edad que desde el colegio había sido victima de las burlas de sus compañeros.

    Yo entendía perfectamente la preocupación de mi hijo ya que de adolescente yo había sido una chica bastante gordita por no decir gorda y también había sufrido muchos ataques por mis compañeros de clase y incluso por mis amigos, con los años me puse en forma y a mis 42 años no era una modelo pero desde luego tenia un físico bastante atractivo para mi edad y una media melena bastante favorecedora, ya no quedaba nada de aquella niña gorda de hacia 30 años.

    “Deja de llorar como una niña cojones, en el colegio como en la vida comes o te comen chaval, yo a tu edad le partía la cara a todo el gilipollas que se atrevía a insultarme”

    “Como puedes decirle eso al niño Enrique, pegar nunca es la solución, las cosas se arreglan dialogando”

    “Ya esta aquí Maria Teresa De Calcuta, la culpa es tuya Maribel, siempre ha estado bajo tus faldas y como es hijo único le has consentido todos los caprichos y sacado de todos los problemas, por eso ahora es casi un adulto que no tiene ni puta idea de defenderse, yo me largo a trabajar que estoy harto de lloriqueos”

    Mi marido se fue a trabajar y yo hable con mi hijo, cuando logre que se tranquilizara le prometí que yo arreglaría lo que le estab

    “Ya esta aquí Maria Teresa De Calcuta, la culpa es tuya Maribel, siempre ha estado bajo tus faldas y como es hijo único le has consentido todos los caprichos y sacado de todos los problemas, por eso ahora es casi un adulto que no tiene ni puta idea de defenderse, yo me largo a trabajar que estoy harto de lloriqueos”

    Mi marido se fue a trabajar y yo hable con mi hijo, cuando logre que se tranquilizara le prometí que yo arreglaría lo que le estaba pasando, que no se preocupara que yo le ayudaría.

    Al día siguiente cuando mi hijo se fue al Instituto yo espere 30 minutos y fui para allá también, quería hablar con el director para que castigara a los culpables de hacerle la vida imposible a mi hijo.

    Cuando llegue al Instituto pude ver a un grupo de chicos sentados fuera de clase, en la tapia del Instituto, reconocí a uno de ellos, había sido vecino nuestro hacia años, se llamaba Marcos y yo conocía a su madre, por ella sabia que su hijo era capitán del equipo de fútbol del Instituto y también un chico bastante popular entre los chicos y también entre las chicas, pensé que hablar con el director podía empeorar las cosas para mi hijo, que podrían llamarle chivato y cosas así y entonces decidí hablar con Marcos.

    Me acerque al grupo y a Marcos, obviamente era el líder del grupillo

    “Hola Marcos, nose si me recuerdas…”

    “Emmm… si, no recuerdo su nombre pero si, éramos vecinos hace años ¿no?”

    “Si, esa soy yo, mi nombre es Maribel”

    “Si, ya, ya la recuerdo, usted es madre de bicho palo”

    Bicho palo es uno de los motes que sabia que mi hijo tenia en aquel Instituto, por el cual le conocía todo el mundo, incluso sus amigos le llamaban así cuando discutían.

    “Mi hijo se llama Jorge y es muy buen chico, por eso quería hablar contigo, sabes que tengo buena relación con tu madre y quería pedirte un favor”

    “Adelante, dígame que quiere de mi”

    “Se que tu eres un chico muy popular y había pensado que tu y tus amigos podíais ayudar a mi hijo a ser mas popular, muchos de sus compañeros le insultan y llega muchos días a casa llorando, si pudierais hacer algo por el…”

    “Tranquila Maribel, usted era nuestra vecina y se que todavía queda con mi madre de vez en cuando para tomar café, no se preocupe, ayudaremos a su hijo”

    Eso me tranquilizo y me fui de allí pensando que las cosas irían mejor para mi hijo Jorge, de echo en la siguiente semana no llego a casa ningún día llorando, desde luego eso ya era todo un avance, habían pasado 10 días desde mi conversación con Marcos y yo estaba en casa limpiando, mi marido estaba trabajando y mi hijo en clase, yo era ama de casa y en ese momento iba a ir a la habitación de mi hijo a hacerle la cama cuando sonó el timbre de la casa.

    Cuando conteste el telefonillo me sorprendió la voz que escuche al otro lado

    “Maribel, soy yo Marcos, el nuevo amigo de su hijo”

    Abrí la puerta aunque me extrañaba que estuviera allí en vez de estar en clase como mi hijo, cuando entro me contó que habían faltado algunos profesores y que había pensado en hacer una visita a mi hijo, me alegro escuchar aquello y saber que mi hijo estaba haciendo nuevos amigos, le dije a Marcos que mi hijo no estaba en casa y que no había vuelto de clase así que supuse que sus profesores no habían faltado, le ofrecí a Marcos tomar una coca cola y el acepto, cuando se la traje de la cocina el me dijo que yo estaba muy guapa, desde luego su madre tenia razón, su hijo era un adulador porque en aquel momento yo no podía estar muy atractiva con un pantalón de chándal y una camiseta y mucho menos para un chaval con veintitantos años menos que yo.

    Estaba hablando con Marcos cuando sonó el teléfono, curiosamente era su madre, le dije que justo en ese momento estaba allí su hijo, que habían faltado unos profesores y había venido a ver a mi hijo, ella se sorprendió ya que al parecer no sabia que mi hijo y el suyo fueran amigos, estaba hablando con ella mientras Marcos se tomaba la coca cola cuando me dijo que estaba haciendo una dieta nueva, yo le dije que me la tenia que pasar, que necesitaba perder unos kilitos que había ganado en la pasada navidad.

    Justo en ese momento escuche la voz de Marcos detrás mía a escasos centímetros

    “Pero que dices Maribel, si estas buenísima”

    Al mismo tiempo que decía aquello, aquel muchacho de 18 años me agarro de los pechos desde atrás estrujándolos, yo me quede en estado de shock, completamente sorprendida por lo que acababa de suceder, trate de pensar rápido y le dije por teléfono a su madre que tenia que dejarla, que tenia una cosa en el horno, que la llamaría mas tarde.

    En cuanto colgué el teléfono me di la vuelta y le di una bofetada a Marcos

    “Pero que coño crees que haces niñato”

    “Te digo que no te hace falta dieta Maribel, menudo pedazo de culo tienes”

    Al decir esto me agarro nuevamente pero esta vez del culo, yo separe su mano inmediatamente de mi culo con un fuerte manotazo y le pedí que se fuera de mi casa inmediatamente.

    “Venga Maribel, seguro que te apetece una buena follada, ¿es que acaso no te gusto?”

    “Pero que tonterías dices, estoy casada y tu eres amigo de mi hijo, si hoy o el otro día malinterpretaste mis intenciones te digo que yo no…”

    “Que malinterpretar ni que ostias, ¿creías que iba a convertir al pringado de tu hijo en uno de los populares a cambio de nada?, tu hijo es el mas pringado del Instituto, recuerdo que ya era el mas pringado del colegio, yo puedo convertirle en el tío mas guay del Instituto pero será a cambio de tu coño Maribel”

    “Te has vuelto loco, sal ya de mi casa o llamo a la policía, tu no sabes lo que dices”

    “Te lo advierto Maribel, ya sabes lo mierdecilla que es tu hijo, si yo y los míos le machacamos podemos convertir su vida en un infierno mucho mayor de lo que ya era antes de que me pidieras mi ayuda”

    Yo no sabia que decir, sabia que aquel chico hablaba en serio, podía verlo en su mirada, también conocía la debilidad de mi hijo y ya hacia tiempo que tenia miedo de que su situación en el Instituto le llevara a cometer una locura, también sabia que cambiar de Instituto o de barrio no era la solución, ya lo habíamos hecho cuando termino el colegio y su situación no había cambiado, mi hijo era un chico débil, sin carácter y puede que mi marido tuviera razón en parte al decir que en parte su falta de carácter fuera culpa mía.

    Como no había dicho nada ante lo que Marcos había dicho pude ver como se había acercado un par de pasos hacia mi y en ese momento me besó en los labios, le dejé hacer unos segundos y luego le quise apartar pero él me sujetó la cabeza con fuerza.

    Era un joven de al menos 1.80 y bastante atlético, mucho mas fuerte que yo y me era imposible separarme de el, tras unos segundos se separo de mi y dijo

    “Dime algo y me largo, pero ya sabes que tu hijo sufrirá las consecuencias, de ti depende de que se convierta en un campeón o que acabe como un mierda”

    Tampoco respondí así que volvió a besarme, esta vez no tuvo que sujetarme, yo no me movía, me daba pequeños besos al tiempo que me decía groserías

    “Gracias a tu coño tu hijo será tan popular como yo”

    “Te voy a rellenar como a un pavo”

    “Ahora eres mi putita”

    Mientras me decía aquellas cosas había llevado sus manos a mis pechos y me los acariciaba lentamente por encima de la camiseta.

    Aun tuve fuerzas para negarme y tratar de separarme pero el me agarro con fuerza de los pechos y me atrajo hacia el

    “Piensa en tu hijo Maribel, piensa en como venia llorando a casa como un bebe antes de que yo me hiciera cargo de el”

    Yo volví a quedarme quieta, el seguía dándome besos al tiempo que acariciaba mis pechos pero esta vez una de sus manos fue deslizándose hacia abajo, traspasando el elástico del pantalón del chándal.

    Con la mano que masajeaba mis tetas fue subiendo mi camiseta hasta dejarlo enrollado sobre ellas, no llevaba sujetador así que pudo verlas desnudas en cuanto dejo la camiseta enrollada sobre mis tetas, dejo de besarme para observar mis pechos mientras yo seguía inmóvil.

    “Vaya tetas Maribel, unas tetas preciosas, no están tan erguidas como las de las chicas de mi edad pero nunca había estado con unas tetas así de grandotas, debes usar al menos una 100 y para tu edad no están nada caídas”

    Mientras con su mano por dentro del chándal comenzó a tocarme por encima de las bragas con su otra mano comenzó a acariciar suavemente mis pezones, los pellizcaba y tiraba de ellos delicadamente como si yo simplemente fuera una amante y no una mujer a la que estaba forzando.

    Se acerco con su boca a mis tetas y comenzó a lamer mis pezones

    “¿Ves como soy amigo de tu hijo Maribel?, estoy mamando las mismas tetas que el mamo hace años”

    Yo no respondí nada ante aquella humillación, la mano que estaba dentro de mis pantalones se metió esta vez por dentro de mis bragas al mismo tiempo que su boca comenzaba a succionar de mi pezón derecho, su mano llego a mi rajita y Marcos acaricio mi clítoris suavemente para después introducir un dedo poco a poco.

    “Noto que solo tienes una línea de pelito Maribel, me encantan los coñitos así” me dijo sacándose el pezón de la boca.

    Ahora ya eran dos los dedos que se movían en mi entrepierna entrando y saliendo de mi interior, me empujo hacia atrás dejándome caer sentada sobre el sillón al lado del teléfono y me bajo los pantalones del chándal y las bragas, me quito mis zapatillas de andar por casa y me dejo descalza sacándome completamente los pantalones y las bragas y lanzándolas a un lado, me dejo desnuda de cintura para abajo con mi camiseta enrollada sobre mis tetas que estaban brillantes por la saliva que Marcos había dejado en ellas, yo seguía quieta como una estatua, bloqueada, el se arrodillo ante mi, me miro a los ojos, miro hacia mi pubis y sonrió.

    “Bonito coño Maribel, me lo voy a comer enterito”

    Dicho esto paso mis piernas por encima de mis hombros y comenzó a comerme ahí abajo, su cabeza se incrustó en mi entrepierna y Marcos comenzó a recorrer todo mi interior con su lengua.

    En ese instante sonó el teléfono, pude ver en el display que se trataba de mi esposo Enrique, deje que siguiera sonando a pesar de que por un momento pensé en pedir ayuda, pero pronto me di cuenta de la situación y de que ya había difícil vuelta atrás.

    “¿Quién es?” pregunto Marcos

    Yo no respondí y el me metió un dedo de golpe en mis partes haciéndome un poco de daño

    “¿Que quien coño es?

    “Es mi marido maldito cabron, mi marido”

    Marcos sonrió, agarro el teléfono y me lo paso al mismo tiempo que volvía a reanudar su comida de coño.

    Yo me encontraba con el teléfono sobre las tetas y con Marcos entre mis piernas pasando mi lengua por mis partes, la voz de mi esposo se escuchaba por el auricular, agarre el teléfono y me lo lleve al oído.

    “Maribel?... estas ahí?... que haces?... puto teléfono… me oyes?”

    “Si, cariño, aquí estoy”

    Me costaba hablar con claridad, no solo por lo violento de la situación sino porque el cabron de Marcos sabia lo que hacia y aunque yo trataba de negar lo que estaba pasando mi cuerpo no podía y lo único que sentía era que una lengua experta se movía por mi clítoris.

    “Joder, que coño pasa, ¿no me oías?”

    “Si cariño, es que estaba limpiando y se me había caído el teléfono al responder”

    “Llamaba para decirte que al final llegare para la cena”

    “Muy bien cariño, te haré tu cena favorita”

    Yo trataba de no jadear ante la comida de coño de Marcos y el muy cabron lo sabia, a veces levantaba la mirada para verme hablar con mi marido, yo podía escuchar el sonido que hacía la lengua de Marcos al pasar por mi coño.

    “Jorge esta en clase ¿no?”

    “Si, esta en clase, yo estoy aquí sola limpiando un poco, ahora…mmm…ahora…haré la comida”

    Marcos seguía con mis piernas sobre mis hombros, su cabeza enterrada en mi entrepierna pero ahora había llevado sus manos hasta mis pezones los cuales pellizcaba en ocasiones con fuerza para obligarme a gritar mientras hablaba con mi marido, yo me mordía el labio para impedir que mi esposo se diera cuenta de nada.

    “Yo estoy a unos 300 km de casa”

    “Muy bien cariño”

    La lengua de Marcos me penetró bastante profundo y yo estuve a punto de correrme lo reconozco, nadie me había comido ah abajo ni siquiera mi esposo y todas aquellas sensaciones aunque forzadas eran nuevas para mi, por suerte para mi Marcos bajo mis piernas y quito su cabeza de mi entrepierna.

    Me alegre ante aquello pero mi alegría duro poco, Marcos se quito la camiseta dejándome ver un torso sin pelo y bastante trabajado, luego se quito los pantalones y los calzoncillos, nada mas bajarse todo pude ver como su polla estaba ya erecta, era distinta a todas las que yo había visto hasta entonces, he de decir que solo había visto 4, una era la de mi esposo, otra la de mi hijo y otras dos eran de novios anteriores a mi esposo, aquella polla era mas grande que ninguna que yo hubiera visto, unos 18 cm y sobre todo lo que me sorprendió es que no tenia nada de pelo ni en el pubis ni en los testículos, yo trate de acelerar la conversación con mi esposo sabiendo lo que Marcos pretendía pero mi esposo seguía enrollándose al otro lado.

    Marcos se volvió a arrodillar ante mi, yo había cerrado las piernas y el trato de abrirlas, yo hacia fuerza con ellas mientras seguía hablando con mi esposo así que el me pellizco en el muslo y yo no tuve mas remedio que abrir las piernas lo que Marcos aprovecho para situarse en medio con mis piernas abiertas a ambos lados de sus caderas.

    Coloco su polla a la entrada de mi coño, recreándose en esos últimos instantes previos a penetrarme, cuando situó su miembro apoyándolo ligeramente sobre mi entrada supe que toda mi vida cambiaria en ese mismo momento, jamás había sido infiel a mi esposo hasta ese momento pero a partir de aquel momento me convertiría en la puta de aquel cerdo para ayudar a mi hijo.

    Marcos comenzó a penetrarme lentamente, esa era la polla mas grande que jamás había estado en mi interior y yo emití un pequeño quejido de dolor, aquello le excito y aprovecho para dar un golpe de cadera y enterrármela por completo provocándome un suspiro que conseguí ahogar mordiéndome el labio hasta hacerme sangre mientras mi esposo seguía hablándome de su trabajo al otro lado del teléfono.

    Marcos comenzó a follarme lentamente, despacio, poco a poco, mirándome a los ojos, quería que yo sintiera como su herramienta invadía mi cuerpo lentamente, entonces se agarro a mi culo levantándomelo un par de centímetros y empezó a moverse dentro de mi con mas rapidez.

    “Te voy a reventar el coño” me dijo Marcos

    “Maribel?, has dicho algo?”

    “No cariño, sigue, sigue contándome”

    “Así que quieres que siga guarrilla” me dijo Marcos

    “PAP, PAP, PAP”

    Los ruidos que Marcos hacia al golpear con sus pelotas cuando me la metía hasta lo mas hondo de mi ser cada vez eran mas audibles y mi esposo comenzó a oírlos a pesar de que no podía escuchar mis suspiros pues yo seguía mordiéndome el labio con fuerza.

    “¿Que es ese ruido Maribel?”

    “Es solo la música, estoy escuchando música mientras limpio, ahora te tengo que dejar cariño, necesito tiempo para prepararte tu cena favorita”

    “Esta bien, luego nos vemos”

    En cuanto mi esposo colgó Marcos me agarro mis tobillos levantando mis piernas y continuo follandome con toda la fuerza de la que era capaz.

    “No tan adentro, no tan adentro… me haces daño”

    “Vete acostumbrando Maribel porque tu coño va a ser mió siempre que quiera”

    Me soltó las piernas y se agarro a mis tetas pellizcando nuevamente mis pezones al tiempo que buscaba mi boca para besarme sin dejar de embestirme.

    Pronto se canso de esa posición para mi alivio y decidió sentarse el en el sofá, me pidió que me acercara y me subiera encima de el, yo ya no podía negarme a nada, había cruzado la línea y no había vuelta atrás.

    Yo me puse encima suya, su polla erecta rozaba mi estomago al situarme sobre el y podía notar el calor de sus pelotas cerca de mis nalgas, Marcos me agarro la cabeza y me comió la boca, no puedo llamarlo de otra forma porque eso no era un beso, me enterró su lengua en mi garganta hasta donde pudo y cuando me saco la lengua de la boca me lamió los labios.

    “Ahora agarra mi polla y dime lo que vas a hacer”

    “Yo… no entiendo…”

    “Claro que entiendes putita, agarra mi polla y dime lo que vas a hacer o se acaba nuestro trato y tu hijo seguirá siendo el pringado”

    Yo sabia lo que quería, agarre su miembro y lo restregué sobre mi coño, luego lo situé sobre mi entrada y me empale yo misma en su polla al tiempo que le decía

    “Te voy a follar”

    Aquella herramienta se clavo completamente en mi interior, por la cara de Marcos supe perfectamente que eso era lo que el quería.

    “Claro que si Maribel, tu me vas a follar, vamos, quiero verlo”

    Con su polla clavada hasta lo mas hondo comencé a respirar lentamente, apoye mis manos en los hombros de marcos y me levante dejando solo en mi interior el capullo de la polla de Marcos para después volver a sentarme de golpe sobre esa polla que se incrusto hasta el fondo de mi coño, volví a repetir lo mismo a la vez que Marcos me agarraba de la camiseta y la rajaba con fuerza tirando el guiñapo que hasta entonces era mi camiseta a un lado.

    “Así, te quiera desnudita completamente para mi, quiero ver como se mueven tus tetas”.

    Es polla me dolía al clavarse en mi interior así que comencé a hacer aquel movimiento pero mucho mas despacio, me levantaba y me dejaba caer hasta el fondo, de esta forma no me dola pero podía notar como la polla de ese bastardo se enterraba centímetro a centímetro dentro de mi.

    Marcos sobaba mis tetas a su antojo y mi nuevo ritmo no era de su agrado así que bajo sus manos a mis caderas para ser ahora el quien llevara el ritmo de la follada, poco a poco las penetraciones se fueron haciendo mas rápidas aunque por suerte para mi menos profundas, Marcos miraba fijamente mis tetas que subían y bajaban con cada embestida.

    “Te gusta que te la meta hasta el fondo Maribel, yo se que te gusta”

    “Vaya pedazo de polla que tengo Maribel, la de tu marido no te llega tan hondo verdad”

    De repente soltó mis caderas y me dejo sentada sobre el, con su polla enterrada dentro de mi, me pidió que me levantara y me apoyara en la mesa del salón.

    Yo le obedecí y me incline sobre la mesa del comedor con mis pechos aplastándose sobre la madera de la mesa donde comíamos.

    Marcos se levanto del sofá, se meneo su polla y se puso detrás mía, puso el capullo de su polla nuevamente a la entrada de mi coño y de un fuerte empujón ya tenia nuevamente la polla de aquel cerdo enterrada en mi coño.

    Esta vez Marcos se movía con una fuerza increíble, se agarro con fuerza a mis caderas y me follaba a placer, a lo bestia, entraba y salía de mi con toda su fuerza haciendo que mi cuerpo temblara ante sus embestidas.

    “Me encanta ver como se bambolea tu culo Maribel”

    “Me haces dañoooo” gritaba yo

    “Cállate puta, me voy a correr, me voy a correr con mi polla incrustada en tu sucio coñete”

    “No, por favor, eso no, hazlo fuera, dentro no, por favor”

    “Esta bien puta, has sido una buena golfa y te voy a conceder tu deseo”

    Sentí como sacaba su polla de mi interior y antes de que pudiera girar mi cabeza sentí como varios chorros de liquido caliente impactaban contra mi culo y mi espalda, cuando Marcos termino golpeo varias veces su polla contra mis nalgas y luego dio unos pasos hacia atrás.

    Yo caí derrumbada en el suelo del salón con el semen de aquel chico manchando mi culo y mi espalda, cuando Marcos se vistió me dijo

    “Bueno Maribel, por hoy ha sido suficiente, no te preocupes por el idiota de tu hijo que me lo voy a llevar al cine con la pandilla, así tienes tiempo para ducharte y prepararle su cena favorita a tu marido, ahora me voy pero en unos días te volveré a visitar”

    “Y me llevo esto de recuerdo”

    Marcos se refería a mis bragas, que había cogido del suelo y después de enseñármelas se las guardo en el bolsillo del pantalón.

    Marcos salio de casa dejándome allí desnuda tirada en el suelo y manchada de semen, todo aquello lo había hecho por mi hijo y por desgracia…

    No había hecho mas que comenzar.
    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Habían pasado dos semanas desde que Marcos me había follado, su madre me había llamado un par de veces para salir a tomar café pero yo había puesto alguna excusa por temor a encontrármelo en la casa, algo que nunca antes había ocurrido cuando quedaba con su madre pero ahora la citación era muy distinta y solo pensar en encontrarme de frente con aquel cerdo me ponía mala.

    Al menos el había cumplido su parte de nuestro “trato” si es que se puede llamar trato lo que aquel cerdo había hecho conmigo, mi hijo no había vuelto a venir llorando a casa, incluso había salido unas cuantas veces con sus nuevos “amigos” y me estaba empezando a hablar de que el chico mas popular de la escuela se estaba haciendo amigo de el.

    Por su parte mi marido no tenia ni idea de lo que había pasado cuando Marcos me follo en casa hacia dos semanas, yo no había dicho nada y cuando primero mi hijo y luego mi esposo llegaron a casa yo actué como de costumbre, mi marido Enrique si que se había dado cuenta del cambio de actitud de mi hijo y el pensaba que se trataba a que de una vez había heredado los cojones de su padre, yo para mi decía

    “Si tu supieras que el cambio se debe a que los cojones de otro tipo han tocado a tu mujer”

    El caso es que después de dos semanas yo había pensado que tal vez Marcos se había arrepentido, que tal vez había pensado que lo que estaba haciendo era una locura y no volvía a molestarme pero me equivocaba, una mañana de viernes a eso de las 12:00 el teléfono de mi móvil sonó y cuando conteste escuche la voz de Marcos.

    “Que tal esta mi puta madura”

    “Como…como has conseguido este teléfono…”

    “Eso no te importa zorra, pero me lo ha dado tu hijo, le dije que su nuevo mejor amigo tenia que tener el teléfono de su mama por si alguna vez pasaba algo”

    “Que… quieres…”

    “¿Tu que crees?, quiero tu coño listo en 20 minutos”

    “No…no puede ser”

    “Como que no puta, ¿ya estas tocándome los huevos otra vez?”

    “No…, es que, mi… mi marido esta en casa”

    “No me mientas puta, se perfectamente que tu puto maridito no esta en casa, tu hijo me ha contado que ha salido esta mañana a las 7:00 y que volvería el domingo, has tratado de mentirme y eso te va a costar caro”

    “No, perdona… haré lo que quieras…”

    “Eso esta mejor, en 20 minutos estoy en tu casa, voy a saltarme un par de clases para estar con mi putilla, quiero que cuando llegue me abras la puerta completamente desnuda y pon sabanas limpias en tu cama”

    Marcos colgó antes de que yo dijera nada, obedecí lo que me había dicho y puse sabanas limpias en mi cama de matrimonio, me quite la camiseta, los pantalones y la ropa interior y espere.

    A las 12:23 el telefonillo sonó, desde luego Marcos no tenia ganas de esperar a metérmela dentro, conteste con las esperanza de que no fuera el pero cuando pregunte quien era el respondió

    “La polla que viene a follarte”

    Abrí la puerta antes de que el subiera la escalera, no quería que cuando el llegara estuviera bajando o subiendo algún vecino y me viera abrirle la puerta a Marcos desnuda, cuando Marcos subió abrió la puerta y me encontró en el pasillo desnuda.

    “Así me gusta, veo que vas entendiendo quien manda”

    Cerro la puerta y se acerco a mi y me beso en los labios, luego me pidió que le desvistiera, nuevamente obedecí, le quite su camiseta dejando otra vez ante mis ojos aquel torso juvenil y trabajado, luego me arrodille ante el y le desate las zapatillas, le desabroche el pantalón y se lo baje hasta sacárselo, su calzoncillo ya estaba abultado, cuando se lo baje hasta las rodillas su polla que ya estaba dura salto como un resorte y quedo a escasos centímetros de mi cara apuntándome.

    Le baje los calzoncillos hasta los tobillos y se los saque quedando completamente desnudo al igual que yo.

    “Dame un besito”

    Yo me levante pero el rápidamente me dijo

    “No, no te levantes, dámelo ahí” dijo señalando su miembro

    Yo me quede arrodillada con su polla a escasos centímetros de mi, nunca le había chupado la polla a un hombre que no fuera mi esposo, no lo había echo con mis dos novios anteriores y a decir verdad tampoco es algo que hubiera realizado muchas veces con mi esposo, llevábamos casados bastantes años y cada día practicábamos menos sexo, creo que hacia años que no le hacia una mamada.

    Cerré los ojos y le di un beso en la punta, creía que iba a pedirme mas pero justo en ese momento sonó el timbre

    DING DONG

    Marcos se giro y fue a la puerta, miro por la mirilla y dijo

    “Es una vieja”

    Pensé que seria mi vecina de enfrente, mire y efectivamente era ella

    “Abre”

    “Co..como.”

    “Que abras”

    “Pero como… quiere…como voy a abrir así…”

    “Apáñatelas”

    Marcos se puso detrás mía, justo detrás de la puerta y yo abrí muy poco dejando solo un resquicio de la puerta abierta

    “Hola Maribel hija, ¿que tal estas?”

    “Pues bien Rosa, pero me piíllas desnuda, estaba a punto de meterme en la ducha”

    “Siento molestarte hija pero es que necesito un poco de arroz, voy a hacer una paella para mi Juan y me he dado cuenta de que no tengo arroz y por no bajar con este calor a la calle”

    “Tranquila Rosa que ahora mismo…!!Auch!!”

    “¿Estas bien querida?”

    “Si… si, es solo que…”

    No dije nada pero la verdad es que había hecho ese ruido porque Marcos desde atrás y después de frotarme su polla por el culo durante mi conversación con Rosa acaba de meterme la punta de su polla en mi coño.

    “Voy a por el arroz”

    “Vale hija, muchas gracias”

    Cuando me di la vuelta para separarme de Marcos este me agarro y me sujeto con fuerza por la cadera haciéndome imposible separarme de el

    “Vas a ir a por el arroz empalada por mi polla” me susurro al oído

    obedecí y dando pequeños pasos fuimos hasta la cocina, cogi el arroz y volví a la puerta, por suerte la puerta no se había movido y Rosa no la había empujado, de lo contrario habría visto como yo andaba dando pasitos ridículo con Marcos detrás mía con su polla dentro de mi.

    “Aquí tienes el arroz”

    “Gracias hija, no te molesto mas”

    Cerré la puerta pensando en abofetear a Marcos pero sabía que no tenía opción

    “Ahora llévame a tu habitación”

    Comencé a andar pero Marcos dijo

    “Agarrame para que no me pierda”

    Humillada completamente le di la mano pero el me la soltó y puso la punta de su polla sobre mi mano

    “Así mejor, ahora a tu cuarto”

    Agarrándole de la polla le lleve hasta mi habitación de matrimonio, ya había quitado el edredón y dejado la cama preparada para lo que sabia que quería hacer, me tumbe en la cama y me abrí de piernas resignada.

    “No seas tan rápida, se que estas como loca por sentir mi polla otra vez dentro de ti, pero ahora no tengo ganas de follar, ponte de rodillas delante de mi”

    Me levante de la cama y Marcos se sentó en el borde, donde dormía mi esposo, yo me puse de rodillas delante de el y el dijo

    “Hazme una paja”

    “Como…”

    “Una paja coño, ¿eres tonta o que?, se hace así…”

    Agarro mi mano con la suya poniéndola sobre su polla envolviéndola y comenzó a moverla de arriba abajo

    “Ahora tu sola”

    El soltó mi mano y apoyo la suya sobre la cama, me miraba mientras mi mano subía y bajaba y su polla volvía a crecer.

    “Con las dos manos, que hay polla de sobra”

    Efectivamente mi pequeña mano no cubría sino la mitad de la polla de Marcos así que con mi otra mano me ayude y comencé a hacerle una paja a dos manos, algo que nunca en mi vida había realizado y que a mi edad jamás pensé que llegaría a hacer, pero estaba claro que me quedaban muchas cosas por hacer.

    Cuando Marcos considero que tenia la polla lo bastante dura me miro a los ojos y me dijo

    “Ahora te toca almorzar”

    Yo solté la polla y puse mis manos sobre sus muslos

    “Vamos, comete mi polla”

    Yo acerque mi cabeza hasta su polla que apuntaba desafiante hacia mi cara, me situé justo encima de ella, tenia miedo, sentía asco y odio hacia aquel cabronazo, mis labios estaban prácticamente tocando la punta de la polla de Marcos, el se impaciento y puso una de sus manos en mi cabeza.

    “O me la chupas o te follo la boca, lo que tu prefieras Maribel”

    Acaba de decir eso cuando abrí la boca y me metí unos cuantos centímetros de ese trozo de carne dentro de la boca, Marcos suspiro y volvió a dejar su mano donde estaba liberando mi cabeza que yo misma movía arriba y abajo.

    “Lame mi polla Maribel”

    Yo sabía que no tenia elección, saque la lengua y lamí desde el glande hasta la base, luego otra vez el mismo camino pero a la inversa y al llegar a la punta volví a meterme la polla en la boca, la notaba palpitar y moverse dentro de mi boca.

    “Ufff, joder que boquita Maribel, voy a tener que meter a tu hijo en el equipo si sigues portándote así de bien”.

    Mis movimientos comenzaron a aumentar, me metía algo mas de polla en la boca cada vez, pensaba que si tenia que hacer aquello que al menos fuera por una buena razón, por la felicidad de mi hijo, si aquella mamada a Marcos servia para que no hicieran sufrir a mi hijo yo tenia que hacerlo.

    Yo cerraba mis labios alrededor del tronco y chupaba con fruición, solo me sacaba la polla para lamer las partes que no podía meter en mi boca ya que de los 18 cm. de polla que debía tener Marcos solo lograba meterme en la boca algo mas de la mitad.

    “Como chupas, parece que tenias ganas de comerte una buena polla”*

    Yo trataba de no escuchar las continuas humillaciones de Marcos, puso su mano otra vez en mi cabeza y me hizo sacarme la polla de la boca.

    “Cómeme los huevos”

    Bajo mi cabeza hasta sus pelotas donde yo quede con mi cara apoyada, mis labios estaban en contacto con sus pelotas y saque la lengua para comenzar a chuparlos, me consolaba pensando que al menos no tenían pelos.

    “Maribel antes me he dado cuenta de que no podias tragarte mi polla hasta la empuñadura, eso tenemos que arreglarlo, pero tranquila, iremos poco a poco”

    Marcos agarro mi cabeza nuevamente y la llevo hasta la punta de la polla, yo abrí la boca y el empujo poco a poco.

    Logre tragar unos 12 cm. de polla pero mas era imposible, Marcos siguió empujando poco a poco, comenzaron a darme arcadas y alguna lagrima se escapo de mis ojos bajando por mis mejillas.

    “Un poquito mas”

    El consiguió meterme unos centímetros más en la boca pero mis arcadas eran cada vez mayores y decidió soltarme la cabeza, yo me libere y comencé a toser.

    “Ha estado cerca pero hay que hacer mas mamadas, estas oxidada, ahora túmbate y ábrete de piernas”

    “He comprado condones para…”

    “Que condones ni que hostias, tu eres mi puta y te follo a pelo, lo mismo le damos un hermano al capullo de tu hijo, se buena y me correré fuera como la otra vez”

    Me tumbe en la cama y me abrí de piernas.

    “De todas formas nose si todavía tienes claro lo que eres, ¿lo tienes claro?”

    “….Si”

    “¿Que eres?”

    “Una…una…una puta”

    “¿De quien?”

    “Soy tuya, soy tu puta”

    “Muy bien, veo que esta claro”

    Marcos se puso entre mis piernas y acerco su polla a mi coño, su glande rozo mis labios vaginales y yo me estremecí, aun recordaba la salvaje follada de la vez anterior, Marcos no se dio prisa, quería disfrutar del momento, paso su polla por mis labios varias veces, hasta que de improvisto empujo y me la metió hasta dentro.

    “Ahhhhhhhhhh”

    Yo grite al sentir como esos 18 cm. de carne se introducían en mi interior de una tacada, en la posición del misionero Marcos quedo encima de mi, con su herramienta enterrada por completo, me miro a los ojos y me dijo

    “Que calentito se esta aquí dentro, jejeje”

    Saco la polla lentamente para volverla a meter de golpe, volvió a hacerlo otra vez y otra vez más

    “Siempre que yo quiera te abrirás de piernas ¿lo has entendido?”

    “Si” dije yo apartando la mirada de la suya

    Marcos acerco su cara a la mía y sacando su lengua me lamió toda la cara de la barbilla a la frente, miro la mesita de noche de mi marido donde había una foto suya

    “¿Te gusta que te folle delante de tu marido Maribel?”

    Saco su polla y volvió a metérmela de golpe

    “¿Cuando follaste con el por ultima vez?”

    No respondí y Marcos me mordió el labio

    “Hace meses, no lo recuerdo”

    “Muy bien, tu eres mi puta y solo follaras con quien yo quiera”

    Marcos seguía entrando y saliendo tranquilo de mi coño, agarro mis piernas y las puso sobre sus hombros, de este modo las penetraciones eran aun mas profundas y la polla de Marcos se hundía en mi una y otra vez, comenzó a besarme, yo no me movía, era como una muñeca pero a el no parecía importarle.

    Lo peor de todo era que mi cuerpo notaba placer, la polla de Marcos de seguir así iba a hacerme correrme y eso era algo que yo no podía consentir pero tampoco evitar, Marcos volvió a bajar mis piernas y me penetraba dejándose caer de golpe encima de mi haciendo que yo comenzara a retorcerme.

    “Te vas a correr Maribel, voy a hacer que te corras antes o después”

    Los golpes de cadera no se detenían, cada vez eran mas y mas rápidos, mas y mas profundos y al final llego, no pude evitarlo, no pude contenerlo, me corri, me corri enroscando mis piernas sobre la cadera de Marcos al tiempo que el aprovechaba para levantarme sobre el y ponerme erguida sobre su cuerpo, cabeza contra cabeza, mi rostro estaba desencajado por el orgasmo y Marcos se dedicaba a morderme los pezones y los pechos, me mordía con fuerza y los días posteriores me seria difícil ocultarle a mi esposo las marcas en mis pechos.

    “Te has corrido como la puta que eres”

    Yo gimoteaba tratando de justificarme pero Marcos tenía razón.

    “Ponte a cuatro patas que te voy a follar mientras miras a tu esposo”

    “¿Otra vez?, maldito cerdo ¿es que quieres reventarme el coño?”

    “¿Cómo?, no sabes lo que has dicho puta, veo que aun no sabes quien manda, pues te lo voy a enseñar, ponte a cuatro patas mirando hacia el cabecero de una puta vez o tu hijo lo va a pagar de verdad”

    Comencé a lloriquear pero obedecí, me situé a cuatro patas sobre la cama, Marcos quedo detrás mía.

    Pude notar la polla de Marcos frotándose en mis nalgas, estaba esperando que de un momento a otro me la volviera a ensartar pero esta vez note algo diferente, la punta de su polla presionaba mi ano.

    “No, no, no, por favor, eso no, nunca lo he hecho, por favor eso si que no”

    “Cállate, te has puesto chula, pues no te voy a reventar el coño, te voy a reventar el culo puta”

    “Por favor follame por el coño, te follare yo a ti como la otra vez pero por el culo no”

    Un par de fuertes azotes me hicieron callar

    “Cállate puta, te voy a dar por el culo y punto, me has dado una sorpresa diciéndome que eras virgen y ahora si que ni de coña voy a pasar de estrenar el culo de la madre de Jorge, se buena y te lo haré despacito pero como me toques los cojones te enculo como a una perra y te dejo el ojete como una tubería, ¿esta claro?”

    “Si, si, esta claro, dame por el culo pero por favor te lo pido hazlo despacio”

    “Eso esta mucho mejor”

    Note como algo liquido caía sobre mi esfínter, gire mi cabeza y pude ver a Marcos babeando sobre mi culo, luego acerco su mano a mi esfínter y sentí algo duro que se apoyaba en el, poco a poco fue haciendo esfuerzo y note como algo entraba en mi culo.

    “Parece que tu culo se adapta al pequeñín, voy a probar con otro dedo”

    Note que otro dedo se unía al primero, mas babas y luego sentí como aquellos dos dedos me rompían el culo, Marcos lo dejo dentro unos segundos* y luego los fue sacando poco a poco.

    “Te estoy follando el culo con mis dedos” me aclaro Marcos por si tenia alguna duda

    Note como los dos dedos volvían a entrar poco a poco esta vez con más facilidad

    “Vamos con uno mas”

    Otro dedo fue entrando en mi culo, con algo de dificultad pero mas babas de Marcos hicieron que pronto tuviera sus tres dedos dentro de mi culo.

    “Creo que ya estas lista, llevamos un rato y se nos va a hacer tarde”

    Note como los dedos de Marcos salían de mi culo, luego el me agarraba de las caderas y me dejaba justo sintiendo la punta de su herramienta apretando mi esfínter, un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando note que algo entraba dentro de mi, era claramente el glande de Marcos o al menos una parte que había conseguido entrar en ese agujero hasta antes inexplorado.

    Marcos empujo un poco mas y pude sentir como al mismo tiempo seguía escupiendo ahora no solo sobre mi culo sino también sobre su polla, agarrando mis caderas me atrajo poco a poco hacia el.

    Marcos comenzó a follarme, he de decir que lo hizo con dulzura si es que esa palabra tiene cabida en una situación así, tan solo me metía el glande, yo podía notarlo dentro de mi culo perfectamente, comenzó a empujar un poco mas.

    “Ya esta el capullo dentro”

    Marcos seguía bombeando dentro de mi culo muy lentamente pero notaba como cada vez se iba acercando mas y mas, iba muy despacio y aun así yo notaba pequeñas punzadas de dolor, cada vez algo mas fuertes, Marcos iba enterrando su polla en mi culo y cada vez que lograba meterme un centímetro mas se quedaba allí quieto con su polla en mi culo a la espera de que mi culete se acostumbrara.

    De pronto note como mis nalgas presionaban contra algo

    “Ya esta, todo dentro, tienes dentro del culo 18 centímetros de polla”

    Marcos me dejo con su polla dentro unos segundos mas, para luego sacarla y volverla a meter por completo varias veces más pero a ritmo lento hasta que a la tercera vez me penetro el culo con un golpe seco de caderas

    “Uffff, que culete mas estrechito, es increíble, tengo que controlarme para no llenártelo de leche”

    Con su polla clavada en mi culo Marcos movió su mano hasta mi coño y comenzó a masajearlo, sus dedos en mi coño me hicieron olvidar el escozor que sentía en el culo tengo que reconocer.

    “Te voy a dar bien por el culo Maribel”

    Nada mas decir esto volvió a agarrar mis caderas con las dos manos y me atrajo hacia el clavándose dentro de mi por completo, comenzó a darme por el culo mas y mas fuertes golpeando sus caderas contra mi culo, el escozor de mi culo iba en aumento pero era soportable.

    *“Tu solita, ahora follate el culo tu solita”

    Marcos quería que yo misma moviera mi culo hacia atrás para introducirme su polla dentro de mi, al menos de ese modo podía marcar el ritmo y evitar las fuertes penetraciones de Marcos.

    “Vaya culo, nunca he probado un culo como el tuyo, he follado culos de niñatas pero joder, ninguno tan estrecho, creo que no voy a cansarme de darte por el culo nunca”

    Marcos se puso de cuclillas en la cama, llevo sus manos a mis tetas que tanto le gustaban y las estrujo, ahora movía sus caderas nuevamente al ritmo que el deseaba dentro de mi culo

    “Vaya, jajaja, no me había fijado que también hay una foto de Jorge en tu mesita, mucho mejor, así te romperé el culo delante de tu esposo y de tu hijo”

    Las fotografías de mi familia le dieron morbo y el muy bastardo comenzó a partirme el culo con mas velocidad.

    “Ufff, que culoooooooo, no puedo mas, no puedo mas”

    “No te corras dentro, dentro de mi culo no”

    “Que pollas te pasa…por el culo no te vas a quedar embarazada, pero bueno, sino lo quieres dentro…”

    Rápidamente Marcos salio de mi culo que noto el alivio de ser liberado de aquel ariete, Marcos me empujo sobre la cama y me dio la vuelta, se puso encima de mi pecho aprisionándome los brazos con sus rodillas haciéndome imposible el moverme.

    “Tranquila que no me corro dentro, me voy a correr en tu cara”

    Yo trataba de liberarme pero era imposible, Marcos se meneaba la polla delante de mi hasta que comenzó a correrse

    “Toma leche”

    Yo rápidamente cerré los ojos y la boca, uno, dos, tres, cuatro, cinco, al menos pude notar como seis chorros de semen se estrellaban en mi cara pingándome los parpados, los labios, la nariz, la frente, cuando Marcos termino de correrse golpeo su polla en mis pechos para soltar las ultimas gotas de semen, se levanto y me dijo que me limpiara la cara que la visita estaba a punto de llegar.

    Yo no entendía lo que quería decir, me limpie el semen de la cara con la sabana muerta del asco y estaba terminando de limpiar cuando sonó el timbre de casa otra vez.

    “DING DONG”

    “Ya están aquí, ven”

    Marcos me agarro de la mano y fue corriendo hasta la puerta, miro por la mirilla y abrió la puerta

    “Pasar chavales, ¿estaba la puerta del portal abierta?”

    “Que va tío, nos ha abierto un chaval que salía” el que acaba de entrar y estaba hablando con Marcos era otro de los chicos que yo había visto el día en que me acerque a aquel maldito grupo que lideraba Marcos en el Instituto para que ayudaran a mi hijo Jorge.

    Entraron otros dos chicos que también estaban en el grupo

    “Joder tío, así que es verdad” dijo uno de ellos al verme desnuda y agarrada a la mano de Marcos

    “Pues claro que es verdad idiota, cuando miento yo jodido comemierda, la madre de Jorgito es mi nueva puta, me la acabo de follar hace un momento y la he estrenado ese culito virgen que tenia, ella ya sabe que si quiere que su hijo siga siendo feliz tiene que ser buena conmigo, si os portáis bien puede que un día os deje probar este culo”

    Marcos dijo esto ultimo acercándome hacia el y golpeándome en el culo con su mano libre

    “Que es esto, que significa… yo pensaba que…”

    “Tu no piensas nada, tu eres mi puta, este es mi grupo y también son amigos de tu hijo, no pensaba compartirte con ellos pero esta mañana te dije que te acordarías por haberme tratado de vacilar diciendo que tu marido estaba en casa, ahora pasa para dentro”.

    Me empujo y me hizo entrar en el salón, sus amigos y el entraron detrás y me llevaron hasta el centro.

    “Chicos…esto…no…es…”

    “Que pesada la tía, aun no ha entendido quien manda, venga chicos, es toda vuestra”

    Cuando quise darme cuenta los tres chicos que habían entrado en mi casa hacia apenas unos minutos estaban desnudos delante mía, los tres eran mas o menos de la misma altura pero uno de ellos era bastante gordito, otro flaco y el otro se notaba que iba al gimnasio y estaba bastante musculazo.

    El gordito se acerco a mi sin mediar palabra y me agarro de las tetas comenzando a estrujarlas sin piedad.

    El mas delgado no se hizo de esperar y pronto estaba junto a su amigo lamiendo una de mis tetas, el gordo aprovecho la aparición de su amigo y mientras este comenzó a jugar con mis tetas el me agarro de la barbilla acercándome a el y me metió su lengua en la boca.

    A pocos metros estaba el musculitos masturbándose viendo como uno de sus amigos lamía mis tetas y el otro me besaba en la boca, Marcos no estaba en el salón pero pronto le pude volver a ver entrar, esta vez estaba vestido.

    El gordo que me besaba la boca ya tenia la polla dura, era unos centímetros mas pequeña que la de Marcos y mas parecida a la de mi esposo, mientras me besaba podía notar como su polla erecta me rozaba.

    *Enseguida note como otra polla dura rozaba mi culo, no pude ver al musculitos meneando su polla en el salón así que imagine que era el.

    El gordo me saco la lengua de la boca y me dijo

    “Es hora de que uses esa boquita”

    Sujetando mi cabeza me empujo hacia el suelo haciéndome arrodillar mientras el delgado y el musculitos se acercaban a mi y formaban un circulo cerrado a mi alrededor con sus pollas erectas apuntadome.

    “¿Qué polla prefieres?” dijo el delgado

    “Te va a dar igual Maribel, vas a chupar las tres pollas, si lo haces bien será todo por hoy, ponte tonta y les dejo que te metan las tres pollas en el culo” dijo Marcos

    Me decidí por el musculitos, puse mis dos manos sobre sus piernas y me acerque a su polla, también era algo mas pequeña que la de Marcos, mas o menos como la del gordo pero bastante mas gruesa, estaba surcada de venas.

    Me quede mirando aquella polla sin decidirme pero pronto pensé en las palabras de Marcos y en lo que podía sentir si esas pollas me follaban por el culo después de lo que ya había sufrido esa mañana así que sin pensar mas agarre la polla del musculitos y me la lleve a la boca.

    Puse mi lengua sobre su glande y note como la polla se hinchaba y ponía aun mas dura, recorrí con mi lengua la parte de abajo del glande deteniéndome en el frenillo, mi experiencia como come pollas era muy escasa pero trataba de agradarle lo mas posible para hacer que aquello terminara de una vez.

    El musculitos quería mas y me agarro de la nuca haciéndome engullir un buen trozo de su polla, tuve que abrir bastante la boca porque aunque no era tan larga como la de Marcos era algo mas gruesa.

    “Eso es, chupa mi polla Maribel, yo también soy amigo de tu hijo,jajaja”

    “Yo también quiero probar esa boca”

    EL que había hablado era el gordo, agarrándome del pelo el musculitos me saco su polla de la boca y me empujo la cabeza contra la polla del gordo, su polla entro en mi boca sin contemplaciones metiendo unas tres cuartas partes de carne.

    “Te voy a follar la boca” me decía el gordo

    “Trae esa boca aquí que me toca a mi” dijo el delgado

    Apenas pude ver la polla de este ultimo, el mismo me agarro de la cabeza haciéndome tragar su polla pero para mi sorpresa esta vez me entro entera, tenia algo de vello pubico y sus pelos me hacían cosquillas y me costaba respirar con su polla enterrada en mi garganta.

    “Eso es, se la ha tragado hasta el fondo”

    “Follatela, follale la boca a esta cerda que se ha comido entero tu rabo” le dijeron al unísono el gordo y el musculitos al que tenia su polla en mi garganta.

    No se hizo de rogar, me sujeto la cabeza con ambas manos y comenzó a moverse violentamente, no dejaba que su polla saliese del todo de mi boca pero apuraba casi hasta el final de la misma.

    Me la metía tan profundamente y con tanta fuerza que mi nariz chocaba contra su tripa pero no me provocaba arcadas como cuando Marcos me obligo a tragar su polla.

    Por fin la saco dejándome respirar de nuevo, con la boca chorreando saliva, pude ver que su polla no debía medir mas de 12 centímetros, por eso me había sido tan fácil tragármela entera.

    “Seguro que no te lo pasas tan bien con tu marido” me decía el delgaducho volviéndome a follar la boca.

    “No descuides a mis amigos Maribel, o tu culito lo pagara” me dijo Marcos

    Mientras el delgaducho me follaba la boca yo me esforcé por sujetar las pollas del gordo y el musculitos y comenzar a pajearlas con fuerza.

    “Muy bien Maribel, eso esta mucho mejor, ves como tu puedes con todo, desde aquí se te ve bien chupando una polla y meneando otras dos”

    “Me voy a correr en tu boca zorra” me dijo el que me follaba la boca

    “De eso nada, esa boquita aun no ha sido estrenada, podéis hacerlo en su cara” dijo Marcos

    “Vale tío, como tu digas, yo estoy a punto”

    “Joder tío, yo también” dijo el musculitos

    “Esperarme, esperarme” dijo el gordo soltando mi mano de su polla y pajeandose el mismo con furia.

    Los otros hicieron lo mismo y pronto el circulo de chicos se pajeaba con fuerza y rapidez frente a mi cara, yo sabia que no podía escapar de ahí así que me limite a cerrar nuevamente los ojos y la boca y esperar.

    No pude contar los chorros pero cuando terminaron y yo abrí los ojos Marcos me dijo que me podía ir a limpiar, fui hasta el baño y me encontré con que mi cara era una mascara de semen, no había prácticamente una parte de mi cara donde esos cabrones no se hubieran corrido.

    Me estaba limpiando la cara en el baño cuando escuche las llaves en la puerta de casa.

    “Hola Mam… vaya chicos, ¿que hacéis vosotros aquí?”

    “Habíamos venido a buscarte colega, ¿te vienes a la bolera con nosotros?”

    Mi hijo había llegado a casa pero por la conversación que estaba oyendo aquellos hijos de puta se debían haber vestido antes de que mi hijo entrara en casa.

    “Bueno chicos, nose, tengo que preguntarle a mi madre”

    “Tranquilo por eso tío, ya hemos hablado con ella y la hemos convencido”

    “Bueno entonces…”

    “Venga, nos vamos entonces, ADIOS MARIBEL, JORGE YA HA VENIDO Y NOS VAMOS CON EL A LA BOLERA, YA NOS VEREMOS OTRO DIA”

    Saque fuerzas de donde pude y respondí desde el baño

    “VENGA CHICOS HASTA LA PROXIMA…”
    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Había pasado una semana desde el ultimo incidente con Marcos y 3 amigos suyos, esa semana la vida de mi hijo había mejorado mucho, no solo estabamas feliz y tenia nuevos amigos sino que nos había contado que su amigo Marcos le había conseguido una prueba con el entrenador del equipo de fútbol y había logrado superarla y entrar en el equipo, su padre hasta empezaba a cambiar su actitud y a mostrarse orgulloso de nuestro hijo.

    *

    Obviamente ni mi hijo ni mi esposo imaginaban que la entrada de Jorge en el equipo de fútbol nada tenia que ver con sus cualidades como jugador sino que había sido mi culo y mas concretamente las embestidas de Marcos contra mi culo las que habían logrado el acceso de mi hijo al equipo.

    *

    Mi culo roto había valido para que mi hijo fuera mucho más feliz.

    *

    Por suerte para mi, después del viernes anterior en que Marcos me follo a su antojo y me rompió en culo para después obligarme a chupar las pollas de sus amigos el fin de semana se había olvidado de mi y a pesar de que yo estaba sola en casa con mi hijo y mi esposo trabajando no había vuelto a molestarme, era nuevamente viernes y mi descanso había llegado a su fin cuando mi móvil comenzó a sonar y reconocí el numero de Marcos.

    *

    Mi hijo y mi esposo estaban en el salón así que me fui a mi habitación para contestar

    *

    “Dígame”

    *

    “¿Puta, te voy a dar una dirección, te quiero en ella en 30 minutos”

    *

    “Pe…pero…acabo de comer, mi esposo y mi hijo están en casa… ¿que quieres que…?”

    *

    “Me importa una mierda, diles que vas a tomar café con mi madre, apunta y vente ya”

    *

    Marcos me dio la dirección a la que quería que fuera y colgó, como me había dicho les dije a mi esposo y mi hijo que iba a tomar café con la madre de Marcos, algo que hacia en ocasiones pero que no había vuelto a hacer desde el día en que Marcos me follo por primera vez, llegue a la dirección que Marcos me había dado en menos de 30 minutos y cuando salí del coche Marcos me estaba esperando en la puerta de lo que parecía un estudio de tatuajes y piercings, comencé a temerme lo peor.

    *

    En cuanto llegue a la puerta Marcos me beso en la boca, yo me asuste por si nos veía alguien pero pensé que estábamos muy lejos del barrio y era difícil que alguien que me conociera estuviera por allí.

    *

    “Entra zorrita que te tengo preparado un regalo”

    *

    Obedecí y entre al estudio de tatuajes, era pronto y no había nadie dentro exceptuando a un chico bastante alto y delgado completamente lleno de tatuajes que me sonaba de algo pero no estaba segura de que.

    *

    “Mira Charlie, esta tía es la que tienes que tatuar”

    *

    “Ostias putas tío, esta tía… esta tía es la vecina de mi abuela”

    *

    En ese momento caí y un escalofrió recorrió mi cuerpo, de todos los estudios de tatuajes de la ciudad habíamos tenido que ir al del nieto de Rosa, por eso me sonaba ese chico, yo solo le había visto un par de veces en el portal cuando iba a visitar a su abuela pero Rosa me contaba muchas cosas de el, entre ellas que tenia 23 años, que era muy buen chico y que se ganaba bastante bien la vida con su estudio de tatuajes.

    *

    “¿La vecina de tu abuela?”

    *

    “Si tío, mi abuela Rosa, es vecina de esta mujer”?

    *

    “Ostias tío, Rosa, el otro día conocí a tu abuela, jajaja, vino a pedir arroz cuando yo estaba en casa de Maribel”

    *

    “Joder tío, ahora que lo pienso, el otro día cuando salí de casa de mi abuela le abrí la puerta del portal a 3 chavales que creo que eran de tu pandilla”

    *

    “Jajaja, ¿así que eras tu el que se encontraron en el portal?, pues si, por eso estaban allí y ¿a que no sabes porque fueron hasta allí?”

    *

    “Pues no tío”

    *

    “Pues porque yo le estaba rompiendo el culo a la vecina de tu abuela y quería que mis colegas fueran para que esta zorrita les chupara las pollas”

    *

    “¿Que dices tío?, no te creo nada”

    *

    “Díselo tu Maribel, es verdad o no”

    *

    Las humillaciones ya comenzaban

    *

    “Si, es verdad”

    *

    “Pero explícaselo bien a mi amigo coño”

    *

    “Si, Marcos me estaba rompiendo el culo el otro día y sus amigos vinieron para que se la chupara” respondí

    *

    “Joder tío, no me lo puedo creer, pero de donde has sacado a esta cachonda, si mi abuela me ha contado que esta casada y es una ama de casa muy sencilla”

    *

    “Si tío, esta casada y tiene un hijo que es un pringado, ella quería que su hijo fuera popular y que la gente dejara de pasarse con el así que sus agujeros es el precio que le puse para convertir a su hijo en un crack”

    *

    “Jajajaja, madre mía tío, como te lo montas, si, creo que se quien es su hijo, un tío flaco de cojones y bajito que alguna vez me he cruzado en el portal cuando iba a ver a mi abuela, jajaja, si le contara esto a mi abuela no se lo creería tío”

    *

    “No puedes contarle nada Charlie, le he dicho a mi putita que nuestro trato es solo nuestro y que todo ira bien mientras ella se porte bien”

    *

    “Jajajaja, vale tío, no hay problema, de todas formas como coño le iba a contar a mi abuela que su vecina la casa se come las pollas de tres en tres, jajaja”

    *

    “Tu abuela fliparia Charlie, la pobre mujer”

    *

    “Ya te digo niño, bueno, ¿y que vas a querer?”

    *

    “Quiero que la tatúes una M en el coño”

    *

    “Jajajaja, eso esta hecho tío”

    *

    “Co…¿como?, yo no quiero ningún tatuaje, no…”

    *

    “Me importa una mierda lo que tu quieras, ¿aun no te has enterado que tu no tienes elección en esto?, o haces todo lo que yo te digo o tu hijo sufre”

    *

    “Pero, como..., como voy a explicarle a mi marido…”

    *

    “Tranquila por eso, por suerte para ti tu inicial y la mía son iguales así que si te ve la M tatuada en el coño le dices que te has tatuado tu inicial y ya esta, seguro que a tu esposo el camionero le pone cachondo”

    *

    “Bueno, vamos dentro y empezamos”

    *

    Entramos en el estudio después de dejar la especie de hall decorado con fotografías de tatuajes a nuestra espalda, el estudio tenía una cama y muchos utensilios que yo no conocía.

    *

    “Maribel, tienes que bajarte el pantalón y las bragas un poco y tumbarte en la camilla” me dijo Charlie

    *

    “Nada de un poco Maribel, quítate toda la ropa” dijo Marcos

    *

    “Pe…pero…”

    *

    “Ni peros ni hostias, quítate toda la ropa, así estarás mas cómoda”

    *

    Obedecí, llevaba un vestido de flores que me saque por los hombros, un pequeño sujetador violeta y unas bragas del mismo color, me desnude mirando al suelo y deje mi ropa sobre una silla, cuando me di la vuelta Marcos estaba sentado enfrente y Charlie estaba frente a la camilla mirándome alelado.

    *

    “Joder tío, esta bastante buena para los años que tiene, vaya buenos melones que gasta”

    *

    “Ya te digo, no veas como se le movían las tetas el otro día mientras la enculaba frente a su esposo y su hijo”

    *

    “Que dices tío, ¿te la has follado delante de su familia?”

    *

    “Jajajaja, no hombre no, no soy tan cabron, me la folle en su cama de matrimonio con las fotos de su familia en frente”

    *

    “Jajajaja, mira que eres cerdo tío”

    *

    Charlie golpeo con su mano la camilla y yo entendí el mensaje, me tumbe sobre la camilla completamente desnuda como estaba y Charlie comenzó a preparar las cosas.

    *

    Vi como preparaba espuma de afeitar y una cuchilla, ante mi mirada Charlie me dijo

    *

    “Es para depilarte el coñito, no puede haber pelo, así será mas fácil”

    *

    Me acerco la cuchilla y en un par de pasadas me dejo completamente depilada

    *

    “así esta mucho mejor, como una niña”

    *

    Luego agarro una especie de pistola de la que salía una aguja hipodérmica, la puso en Marcha y me la acerco.

    *

    “El pubis es delicado pero una M es fácil de tatuar y será rápido”

    *

    Note unos pinchazos, no era muy doloroso pero si algo molesto, a los 10 minutos yo ya estaba preguntando cuanto faltaba para acabar.

    *

    “En unos minutos estarás lista putilla, tu tranquila y deja a Charlie trabajar”

    *

    10 minutos después escuche como Marcos apagaba la maquina

    *

    “Listo, coño tatuado”

    *

    Levante mi cabeza y vi una M de color negro de unos 5 cm de ancho por 5 de largo en medio de mi pubis.

    *

    “Ahora te doy un poco de crema y listo, este tatuaje es pequeño así que no necesita muchos cuidados”

    *

    Charlie extendió un poco de crema por mi pubis y yo me sentí totalmente expuesta y humillada ante el nieto de mi vecina, hacia unas semanas llevaba una vida totalmente normal y ahora estaba ahí, desnuda ante un desconocido con el amigo de mi hijo mirándome a escasos metros con una sonrisa en su cara.

    *

    “Uppps, perdón, no sabia que estabas con clientes”

    *

    La voz me saco de mi pesadilla por un segundo, mire hacia la puerta del estudio y vi a un chaval de la misma edad de Charlie en el quicio de la puerta.

    *

    “Tranquilo tío, de momento no hay mas clientes para hoy, vete a recepción y si pasa algo me avisas”

    El muchacho se dio la vuelta y desapareció, debía ser el recepcionista y no pareció extrañado de ver allí una mujer desnuda con su coño recién tatuado.

    *

    “Oye tío, ¿me dejas que use tu estudio un rato?”

    *

    “Bueno, no tengo mas clientes de momento, ¿Qué quieres hacer?”

    *

    “Es que he estado mirando el coñito rasurado de Maribel mientras se lo tatuabas y ya me he puesto como una moto”

    *

    Efectivamente pude ver como Marcos ya tenia una erección que se le notaba a través de sus pantalones cortos.

    *

    “Jajaja, así que quieres estrenar el coño depilado de la vecina de mi abuela, vale tío, sin problema, me voy a recepción y te dejo disfrutar”

    *

    “Quédate si quieres Charlie, Maribel y yo no somos vergonzosos, ¿verdad que no Maribel?”

    *

    Yo sabía que daba igual lo que yo contestara

    *

    “No, no lo somos”

    *

    Marcos se bajo los pantalones y los calzoncillos, esta vez ni siquiera se quito la camiseta que llevaba puesta, su polla no necesito nada mas, ya estaba lista para penetrarme, se acerco mas a mi, yo gire la cabeza mirando para otro lado sabiendo lo que se avecinaba.

    *

    “Quiero que mires a Charlie, si el me dice que apartas la mirada me enfadare”

    *

    Tuve que girar la cabeza hacia el otro lado, el lugar donde estaba Charlie y mirarle a la cara.

    *

    Marcos levanto mis piernas y las puso en paralelo sobre mis hombros, casi junto a su cabeza, a punto su dura estaca a mi gruta y por tercera vez en menos de un mes, una polla que no era la de mi esposo se clavo dentro de mi.

    Marcos arremetía con fuerza mientras mi cuerpo se agitaba ante sus embestidas y yo no dejaba de mirar a Charlie.

    “Vamos Marcos, follatela duro” animaba el nieto de mi vecina a su amigo.

    Marcos me bombea con todo y animado por su amigo me da bien duro, mis tetas se agitan con fuerza y mis manos se agarran con fuerza a los bordes de la camilla.

    Yo puedo ver como Charlie disfruta de la escena como si estuviera viendo una película pornográfica en su casa, incluso se acaricia un par de veces su paquete por encima del pantalón mientras la polla de Marcos no deja de hundirse dentro de mi.

    La camilla comienza a crujir mientras Marcos sigue dándome bien duro y yo siento perfectamente como la polla de ese cabron llega hasta lo mas hondo de mi, no puedo evitar comenzar a gemir mientras no dejo de mirar a Charlie para no provocar el enfado de Marcos.

    Marcos agarra mis manos que se sujetaban a la camilla y me empuja hacia el haciendo que las penetraciones sean mas ruidosas y profundas, Marcos esta muy cachondo y no parece que vaya a aguantar mas, yo temo que esta vez lo haga dentro de mi, he comenzado a tomar la píldora sabiendo que puede que algún día este cerdo o alguno de sus amigos termine corriéndose en mis entrañas, no quiero correr riesgos y lo hago a espaldas de mi esposo que considerando que hace meses que no me toca sospecharía si supiera que estoy tomando medidas anticonceptivas.

    *

    Pronto noto como Marcos saca la polla y la sitúa sobre mi pubis, comienza a jadear ruidosamente y noto como varios chorros se depositan sobre mi pubis, sobre el tatuaje que Charlie me había terminado de hacer hacia unos momentos.

    *

    “Uffff, toma mas cremita para el tatuaje puta” dice Marcos

    *

    “Límpiate guarrilla” me dice mientras el se sube los pantalones

    *

    Yo cojo una toallita que hay cerca de la camilla y me limpio mi pubis cubierto de semen con ella

    *

    “¿Te ha mirado todo el rato?”

    *

    “Si, te ha hecho caso, no veas que caras ponía”

    *

    “Bueno, ¿que te debo por el tatuaje?”

    *

    “Serian 60 euros niño”

    *

    “¿No prefieres otra cosa?”

    *

    “¿Cómo?”

    *

    “Veo que estas empalmado cabron, ¿no quieres darle rabo a mi puta?”

    *

    “Hombre tío, la verdad es que…”

    *

    “No se hable mas, los 60 euros a cambio de que juegues con Maribel”

    *

    “Vale niño”

    *

    Yo no me lo puedo creer, el cerdo de Marcos comercia conmigo como si yo fuera un trozo de carne de su propiedad, antes de llegar a la camilla Charlie ya se ha desnudado.

    *

    “Charlie por favor, soy amiga de tu abuela, soy una mujer casada, por favor no…”

    *

    “También estabas casada hace cinco minutos cuando mi amigo Marcos te daba pollazos”

    *

    “Si Maribel, no pongas excusas tontas, también estabas casada cuando te encule el otro día frente a las fotos de tu familia, cuando te tragaste mi polla en tu habitación de casada, cuando me corri en tu cara, cuando se la chupaste a mis amigos en el salón de tu casa” dijo Marcos

    *

    “Pero, no lo hagas, te lo suplico, por favor no…”

    *

    “Mira Maribel, yo no voy a obligar a Charlie a follarte, si el no quiere tus agujeros le damos 60 euros de tu cartera y te vas para casa”

    *

    “Si, te pagamos, te doy 100 euros si quieres, tengo 150 en la cartera, son tuyos pero no…”

    *

    “Lo siento señora, que sea la vecina de mi abuela me da mucho morbo y saber que esta casada y que el cabron de Marcos se la folla siendo amigo de su hijo me pone como una moto, guarde sus 150 euros que yo me quedo con su coño”

    *

    Charlie se acerco a la camilla y comenzó a tocarme las tetas, luego se inclino para lamer mis pezones y meter su cabeza entre mis pechos haciendo ruidos jugando con ello.

    *

    Marcos me levanto de la camilla y me alzo sobre el, para no caerme al suelo tuve que enredar mis piernas sobre su cadera y pude notar la dureza de su polla sobre mi vientre, al menos me consolé pensando que era una polla bastante normal y no sufriría al metérmela.

    *

    comenzó a besarme con ganas y aunque al principio yo tenia mi boca cerrada pronto no pude evitar que su lengua violara mi boca, al mismo tiempo me sobaba bien el culo, era el quinto chico en pocas semanas que estaba abusando de mi, el nieto de mi vecina y amiga Rosa me tenia desnuda sobre el con su lengua entrelazada con la mía.

    Luego volvió a bajar su cabeza para enterrarla en mis tetas.

    “Joder Marcos, vaya tetas que tiene, me encantan”

    “Pues nada colega, comete esas tetas que tanto te gustan”

    Cuando se canso de comerme las tetas Charlie me dejo en el suelo, me tenia justo enfrente suya tan pegada a mi que podía notar su dura polla contra mi vientre.

    “Marcos, ¿me la puede chupar?”

    “Puedes hacer lo que quieras con ella tío, eres mi colega”

    Entonces Charlie me susurro al oído

    “Ponte de rodillas y cómeme la polla”

    Me arrodille y sin decir palabra agarre la polla de la base y me fui acercando hasta introducirla parcialmente en mi boca, cerré los ojos y comencé un movimiento con la cabeza que hizo suspirar a Charlie de placer.

    “Joder con la señora casada, como la chupa”

    “Jajaja, ha aprendido en las ultimas semanas” dijo Marcos

    “Pues nada hombre, que chupe, que chupe”

    Charlie me agarro la cabeza y comenco a moverla como si se estuviera haciendo una paja a dos manos, literalmente me estaba follando la boca y por suerte al no ser tan grande como la de Marcos solo me provocaba alguna arcada pero era relativamente fácil para mi garganta acomodar esa polla.

    “Hasta el fondo nena, hasta el fondo”

    “Todavía no esta especializada en gargantas profundas Charlie” dijo Marcos

    Charlie me saco la polla de la boca y comenzó a moverla de arriba abajo golpeando mi cara llenándomela de saliva y liquido preseminal, luego la paso por mis labios como si me los estuviera pintando con su dura polla.

    “Venga, sigue comiendo polla”

    Volví a meterme la punta de la polla en la boca y esta vez Charlie me puso la mano en la cabeza pero sin hacer fuerza, dejando que fuera yo quien llevase el ritmo de la mamada que le estaba realizando.

    Mi lengua recorría el tronco de aquella polla chupando con deleite, yo parecía una vulgar puta, eso era en lo que me estaba convirtiendo.

    “Te comería ese coñito que tienes puta pero como mi amigo ha estado dentro hace un rato me da un poco de palo así que inclínate en la camilla mirando hacia el otro lado”.

    Yo me saque la polla y me puse sobre la camilla mirando hacia la pared y dándole mi culo a Charlie.

    “Vaya culo que tiene la zorrita casada esta”

    “Ya te digo Charlie”

    “Nose si tengo condones por aquí”

    “Que coño condones, follatela a pelo, siente bien ese coño apretado que tiene la puta”

    “Bueno, pues entonces voy a darle un poco de polla a la vecina de mi abuela”

    *sentí como el pene de Charlie se pegaba a mi y como inclinadose sobre mi hasta casi notar su aliento en mi nuca me la introdujo de golpe, se quedo quieto con su polla enterrada dentro de mi.

    “Joder tío, esta estrechito”

    “Si, parece que su marido no lo ha usado mucho, pero ya le daré yo buen uso a ese coño”

    Charlie no me agarro, se limitaba a dar golpes lentos de cadera haciendo que mi coño se tragara su polla lentamente, Marcos dio la vuelta a la camilla, pude ver como se había vuelto a quitar los pantalones y ya estaba nuevamente empalmado, como Charlie me estaba follando en la parte estrecha de la camilla, Marcos pudo situarse frente a mi, a escasos centímetros de mi cara con su polla a la altura de mi rostro.

    “Espero que no te importa que me una a la fiesta”

    “Claro que no, es tu puta, haz lo que quieras”

    Marcos puso su mano sobre mi cabeza y se fue aproximando a mi hasta que su polla toco mis labios, comenzó a hacer fuerza y pronto tuve que abrir la boca permitiendo que la polla de ese cerdo entrara dentro de ella, era la primera vez en mi vida que tenia dos pollas dentro de mi al mismo tiempo.

    Las embestidas de Charlie hacían que fuera imposible que pudiera sacarme de la boca la polla de Marcos y mucho menos cuando el puso sus manos a ambos lados de mi cara agarrando mi cabeza para que no pudiera moverla a los lados.

    “Toda dentro, hasta el fondo, se la estoy metiendo a tu guarra hasta las pelotas”

    “Disfruta colega, disfruta”

    Me sentía como una muñeca inchable de la que esos dos malditos bastardos hacían de sus agujeros lo que ellos querían.

    “Estoy a punto de correrme” decía Charlie aumentando el ritmo de sus estocadas

    “Tranquilo tío, salte que todavía queda tiempo para pasarlo bien”

    Charlie salio de mi coño resoplando, había estado a punto de correrse sin duda, pude ver como se sentaba en la camilla al lado mió, Marcos me la saco de la boca y se puso detrás mía, no había tiempo para que yo descansara, me dio la vuelta y me dijo

    “Te estas portando como una buena puta, voy a llenarte otro poco el coño”

    Marcos me cogio en brazos como había echo su amigo hacia unos minutos pero esta vez no dejo que su polla chocara contra mi vientre, me hizo entrelazar mis piernas sobre el y agarrarle el cuello con mis manos mientras el buscaba con su polla en esa postura la entrada a mi gruta, cuando la encontró puso sus manos en mis nalgas y comenzó a bajar.

    Fue bajando muy despacio, recreándose con el momento

    “Siempre tan estrecho y calentito, vaya chochete que tienes Maribel”

    podía notar como ya me había metido dentro el capullo y seguía bajando sin detenerse mientras Charlie en la camilla se la meneaba despacio.

    “¿La sientes Maribel?, ¿te gusta como va entrando?”

    “Vaya coño de glotona que tiene” dijo Charlie

    Siguió bajando hasta que no pudo bajar mas y me miro a los ojos en esa postura, completamente empalada por su ariete, como una zorra con mis piernas en su cintura y mis manos alrededor de su cuello me beso con lengua sin dejar que su polla saliera de mi ni un solo centímetro.

    Cuando termino de besarme comenzó a martillear con su polla en mi coño, yo aguantaba las duras embestidas que a diferencia de antes ahora eran rápidas y profundas.

    “Tu marido no te ha follado así en la vida, esto es lo que a ti te gusta, una buena polla reventando tu coño de madurita casada”

    volvió a detenerse y comenzó a andar hacia la camilla con su polla enterrada en mi

    “¿Estas listo para mas Charlie?”

    “Claro tío, vamos a darla mas polla”

    “Me vas a ayudar a hacer algo nuevo con ella” dijo Marcos

    Marcos siguió andando conmigo encima hasta llegar a las piernas de Charlie que seguía sentado en la camilla, Marcos me levanto un poco mas y se acerco algo hasta ponerme encima de Charlie.

    “Ya sabrás lo que quiero no Charlie”

    “Si tío, jajaja, va a ser bestial”

    Yo no sabia lo que estaban queriendo decir hasta que note la polla de Charlie cerca de mi culo.

    “No, no, que vais a hacer, no estaréis pensando en…”

    “Calla puta, veras como gozas con dos pollas dentro de ti, además ya tienes el culo hecho a mi polla y te será mas fácil dejar que la polla de Charlie entre en tu culete”

    “No, eso no, por favor, eso si que no”

    “Cállate puta o le digo a Charlie que llame por teléfono a tu hijo y a tu esposo para que vengan aquí y vean como su mujer y su madre esta completamente en pelotas empalada en la polla de un chaval de 18 años amigo de su hijo, ¿Qué prefieres?”

    No respondí y cerré los ojos ante lo inevitable

    Marcos ya estaba encima de Charlie y este tenia su polla en la dirección correcta así que Marcos solo tuvo que dejarme bajar lentamente, pronto sentí como la polla de Charlie presionaba en mi culo.

    “Ya entra, ya entra niño” decía Charlie

    Marcos sigue bajando, noto como mi culo se va abriendo, comienza a escocer, la misma sensación que hace una semana cuando Marcos me rompió el culo por primera vez en mi vida, la polla de Charlie se va abriendo camino en mi interior lentamente hasta que le oigo decir.

    “Ya esta, hasta dentro tío, tiene las dos clavadas hasta el fondo”

    Al oír eso abro los ojos horrorizada, las dos pollas se encuentran dentro de mi separadas únicamente por una fina membrana, puedo sentirlas palpitar dentro de mi, jamás en 20 años de matrimonio había sido infiel y en menos de 3 semanas había chupado varias pollas adolescentes, dejado que me reventaran el coño, me rompieran el culo y ahora eran dos pollas las que se abrían paso en mi coño y mi culo, dos pollas jóvenes que iban a reventarme por dentro.

    Marcos esta vez no me levanta, se limita a mover sus caderas haciendo que su polla salga de mi unos centímetros mientras la polla de su amigo permanece dentro de mi haciendo que mi culo se acostumbre al tamaño de aquel invasor de carne palpitante.

    “Me vais a matar” digo yo

    “Tranquila Maribel, nadie se muere por una doble penetración, jajaja”

    “Joder, este culo es súper estrecho tío”

    “Claro, hasta hace una semana estaba sin estrenar”

    “Jajaja ¿le has estrenado el culo a la mujercita casada?, que cabron, pues ahora soy yo quien va a probar este culete, al final este culo habrá probado muchas pollas menos la su esposo”

    No puedo creerlo pero es cierto, tengo dos pollas dentro de mi y probablemente la de Charlie no sea la ultima polla que entre en mi culo a partir de ahora.

    “Mueve el culo de esta puta como quieras Charlie mientras yo me divierto con sus pezones”

    Marcos me suelta el culo y me deja sentada sobre los muslos de Charlie y comienza a pellizcar mis pezones haciendo que irremediablemente se pongan duros.

    “Vamos allá”

    Dice Charlie que pone ahora sus manos bajo mis nalgas y comienza a subirme despacio sin dejar que ninguna de las pollas salga completamente de dentro de mi para poder volver a bajarme.

    Yo comienzo a jadear y suspirar con fuerza, ya es inevitable, no puedo controlarme, tengo dos pollas dentro de mi y el cabron de Marcos esta jugueteando con mis pezones, no quiero, no puede ocurrir pero esta ocurriendo, me esta gustando, mi cuerpo esta disfrutando de la doble follada a la que esos dos mocosos me están sometiendo.

    “Te gusta tener dos pollas dentro Maribel, ya sabia yo que eras una puta, lo supe en cuanto te vi venir a pedirme ayuda para tu hijo, ese mismo día supe que te convertiría en mi puta particular, supe que eras débil y cachonda y que harías por el pringado de tu hijo cualquier cosa”

    Las pollas de ambos entraban en mi de manera sincronizada haciéndome sentirlas hasta el fondo de mi ser.

    “Te arrancaría estos pezones gordos que tienes Maribel”

    En el estudio hacia calor y mi cuerpo estaba sudado y pegajoso por la follada a la que estaba siendo sometida, mi culo y mi coño se estaban ensanchando mientras Charlie y Marcos me follaban a la vez.

    “No puedo mas, ya si que si, no puedo mas tío”

    “Correte en su culo tío, eres un buen colega y te voy a dejar que se lo rellenes de leche por primera vez”

    Yo iba a negarme pero no me dio tiempo, antes de que dijera nada ocurrió, Charlie pego un grito y comenzó a llenarme el culo de leche, mi espalda se arqueaba al sentir ese liquido caliente entrar en mi y en ese momento y con Marcos nuevamente moviendo su cadera para que su polla no dejara entrar dentro de mi me corri como una puta.

    “AAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH”

    “Eso es Maribel, correte putilla, correte,jajajaj” dijo Marcos

    “Toma leche calentita para ti, hasta dentro de tu culete” dijo Charlie

    *

    Marcos aumento el ritmo de sus pollazos

    *

    “TU TAMBIEN DENTRO NO, TU TAMBIEN NO” grite yo jadeando

    *

    “Tranquila Maribel, hoy no es el día, tengo otra cosa pensada para hoy”

    *

    Marcos salio rápidamente dentro de mi, al despegarse de mi yo me resbale hacia abajo sin fuerzas cayendo al suelo arrodillada sintiendo como al caer y destaponar mi culo de la polla de Charlie su semen comenzaba a salir hacia fuera manchando mis muslos.

    *

    Yo todavía estaba en estado de sock cuando vi que Marcos se acerco a mi y me metió la polla en la boca sin que yo pudiera hacer nada por evitarlo, me sujeto con sus dos manos impidiendo que yo pudiera retirar mi boca y empezó a correrse dentro de mi boca.

    *

    “TRAGATELO TODO PUTA; YO CUIDO DE TU HIJO Y TU CUIDAS DE MI, TRAGATE TODA MI CORRIDA”

    *

    Me grita mirándome a los ojos mientras a caga golpe de cadera sigue corriéndose dentro de mi boca, me es imposible zafarme y comienzo a tragar sintiendo como la corrida de aquel chico baja por mi garganta hasta depositarse en mi estomago.

    *

    Permanece unos segundos en la misma posición hasta que siento como un ultimo chorro golpea en mi paladar y baja directamente hasta mi estomago sin tocar mi lengua, cuando me suelta la cabeza yo comienzo a toser y algunos restos de semen caen al suelo.

    *

    “Se lo ha tragado todo como una campeona” se rie Charlie

    *

    “Ya te digo, como me ha ordeñado, ¿es la primera vez que se corren en tu boca Maribel?”

    *

    “Si” digo yo

    *

    “Pues no será la ultima” dice el cerdo de Marcos

    *

    Marcos y Charlie se visten, aun siento el sabor del semen en la boca cuando Marcos me tira mi ropa y me pide que me vista, no me deja limpiarme el semen que aun chorrea por mis muslos y tengo que ponerme las bragas mientras mi culo aun escupe semen, todavía tiene tiempo para humillarme y pedirme que le de 20 euros de propina por lo bien que me ha tratado a Charlie y que le de un beso y le de las

    *

    “Gracias por todo, no solo por el tatuaje sino por follarme el culo y llenármelo de leche”

    *

    “No hay de que mujer, vuelve cuando quieras y te relleno también el coño” contesta el hijo de perra.

    *

    “Bueno Charlie, ya nos vamos, ya nos veremos tío”

    *

    Cuando salimos del estudio veo que el chaval que había entrado mientras Charlie me tatuaba el coño esta en la recepción sonriéndome, también hay un cliente sentado en una silla esperando su turno, no dicen nada pero esta claro por sus caras que han oído todo, incluido cuando Marcos me llenaba la boca de leche.

    Todavía antes de llegar a casa tengo que dejar a Marcos con sus amigos y se despide de mi con un beso diciéndome que como he sido buena va a tratar de buscarle una novia al gilipollas de mi hijo y que me dejaría descansar un par de semanas hasta que volviera a necesitar mis servicios.
    El autentico y genuino.
    Si el sitio al que me llevas vale más de 20€ me piro con una rumana.

  12. #12
    ForoParalelo: Miembro Avatar de .I..0,0..I.
    Registro
    04 may, 19
    Mensajes
    1,197
    Aburres

  13. #13
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Pichalargatroll
    Registro
    10 dic, 19
    Ubicación
    Las Vegas
    Mensajes
    129
    Con eso quiere decir que la tienes pequeña hijo puta, más pequeña que el de la foto

  14. #14
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Pichalargatroll
    Registro
    10 dic, 19
    Ubicación
    Las Vegas
    Mensajes
    129
    Tu lo que quieres comerte es una buena polla

  15. #15
    Dancing Dog Avatar de issue2b
    Registro
    27 sep, 14
    Ubicación
    DoggyCom 2019
    Mensajes
    18,430
    Cita Iniciado por issue2b Ver mensaje
    Llevo tiempo follándome a la madre de mi amigo el pringao

    Os cuento:
    Cuando llegamos a casa aquel día en que cambo mi vida mi hijo Jorge de 18 años estaba llorando en el salón, yo le pregunte que le ocurría pero el no quería responderme, se limitaba a lloriquear como un niño asustado.

    “Es evidente lo que le pasa Maribel, le habrán vuelto a dar alguna leche en el colegio, esta claro que este niño no tiene pelotas y es el tontito de su clase”

    Como de costumbre mi marido Enrique en vez de ayudar solo empeoraba la situación, no se parecía en nada a nuestro hijo Jorge, mi esposo era un hombre de 44 años, camionero de profesión, con muy mal carácter y que aunque nunca había tenido un físico espectacular si que tenia la bastante mala leche como para que nadie quisiera meterse en discusiones con el, mi hijo Jorge en cambio era un chaval mas bajito y delgado de lo normal para su edad que desde el colegio había sido victima de las burlas de sus compañeros.

    Yo entendía perfectamente la preocupación de mi hijo ya que de adolescente yo había sido una chica bastante gordita por no decir gorda y también había sufrido muchos ataques por mis compañeros de clase y incluso por mis amigos, con los años me puse en forma y a mis 42 años no era una modelo pero desde luego tenia un físico bastante atractivo para mi edad y una media melena bastante favorecedora, ya no quedaba nada de aquella niña gorda de hacia 30 años.

    “Deja de llorar como una niña cojones, en el colegio como en la vida comes o te comen chaval, yo a tu edad le partía la cara a todo el gilipollas que se atrevía a insultarme”

    “Como puedes decirle eso al niño Enrique, pegar nunca es la solución, las cosas se arreglan dialogando”

    “Ya esta aquí Maria Teresa De Calcuta, la culpa es tuya Maribel, siempre ha estado bajo tus faldas y como es hijo único le has consentido todos los caprichos y sacado de todos los problemas, por eso ahora es casi un adulto que no tiene ni puta idea de defenderse, yo me largo a trabajar que estoy harto de lloriqueos”

    Mi marido se fue a trabajar y yo hable con mi hijo, cuando logre que se tranquilizara le prometí que yo arreglaría lo que le estab

    “Ya esta aquí Maria Teresa De Calcuta, la culpa es tuya Maribel, siempre ha estado bajo tus faldas y como es hijo único le has consentido todos los caprichos y sacado de todos los problemas, por eso ahora es casi un adulto que no tiene ni puta idea de defenderse, yo me largo a trabajar que estoy harto de lloriqueos”

    Mi marido se fue a trabajar y yo hable con mi hijo, cuando logre que se tranquilizara le prometí que yo arreglaría lo que le estaba pasando, que no se preocupara que yo le ayudaría.

    Al día siguiente cuando mi hijo se fue al Instituto yo espere 30 minutos y fui para allá también, quería hablar con el director para que castigara a los culpables de hacerle la vida imposible a mi hijo.

    Cuando llegue al Instituto pude ver a un grupo de chicos sentados fuera de clase, en la tapia del Instituto, reconocí a uno de ellos, había sido vecino nuestro hacia años, se llamaba Marcos y yo conocía a su madre, por ella sabia que su hijo era capitán del equipo de fútbol del Instituto y también un chico bastante popular entre los chicos y también entre las chicas, pensé que hablar con el director podía empeorar las cosas para mi hijo, que podrían llamarle chivato y cosas así y entonces decidí hablar con Marcos.

    Me acerque al grupo y a Marcos, obviamente era el líder del grupillo

    “Hola Marcos, nose si me recuerdas…”

    “Emmm… si, no recuerdo su nombre pero si, éramos vecinos hace años ¿no?”

    “Si, esa soy yo, mi nombre es Maribel”

    “Si, ya, ya la recuerdo, usted es madre de bicho palo”

    Bicho palo es uno de los motes que sabia que mi hijo tenia en aquel Instituto, por el cual le conocía todo el mundo, incluso sus amigos le llamaban así cuando discutían.

    “Mi hijo se llama Jorge y es muy buen chico, por eso quería hablar contigo, sabes que tengo buena relación con tu madre y quería pedirte un favor”

    “Adelante, dígame que quiere de mi”

    “Se que tu eres un chico muy popular y había pensado que tu y tus amigos podíais ayudar a mi hijo a ser mas popular, muchos de sus compañeros le insultan y llega muchos días a casa llorando, si pudierais hacer algo por el…”

    “Tranquila Maribel, usted era nuestra vecina y se que todavía queda con mi madre de vez en cuando para tomar café, no se preocupe, ayudaremos a su hijo”

    Eso me tranquilizo y me fui de allí pensando que las cosas irían mejor para mi hijo Jorge, de echo en la siguiente semana no llego a casa ningún día llorando, desde luego eso ya era todo un avance, habían pasado 10 días desde mi conversación con Marcos y yo estaba en casa limpiando, mi marido estaba trabajando y mi hijo en clase, yo era ama de casa y en ese momento iba a ir a la habitación de mi hijo a hacerle la cama cuando sonó el timbre de la casa.

    Cuando conteste el telefonillo me sorprendió la voz que escuche al otro lado

    “Maribel, soy yo Marcos, el nuevo amigo de su hijo”

    Abrí la puerta aunque me extrañaba que estuviera allí en vez de estar en clase como mi hijo, cuando entro me contó que habían faltado algunos profesores y que había pensado en hacer una visita a mi hijo, me alegro escuchar aquello y saber que mi hijo estaba haciendo nuevos amigos, le dije a Marcos que mi hijo no estaba en casa y que no había vuelto de clase así que supuse que sus profesores no habían faltado, le ofrecí a Marcos tomar una coca cola y el acepto, cuando se la traje de la cocina el me dijo que yo estaba muy guapa, desde luego su madre tenia razón, su hijo era un adulador porque en aquel momento yo no podía estar muy atractiva con un pantalón de chándal y una camiseta y mucho menos para un chaval con veintitantos años menos que yo.

    Estaba hablando con Marcos cuando sonó el teléfono, curiosamente era su madre, le dije que justo en ese momento estaba allí su hijo, que habían faltado unos profesores y había venido a ver a mi hijo, ella se sorprendió ya que al parecer no sabia que mi hijo y el suyo fueran amigos, estaba hablando con ella mientras Marcos se tomaba la coca cola cuando me dijo que estaba haciendo una dieta nueva, yo le dije que me la tenia que pasar, que necesitaba perder unos kilitos que había ganado en la pasada navidad.

    Justo en ese momento escuche la voz de Marcos detrás mía a escasos centímetros

    “Pero que dices Maribel, si estas buenísima”

    Al mismo tiempo que decía aquello, aquel muchacho de 18 años me agarro de los pechos desde atrás estrujándolos, yo me quede en estado de shock, completamente sorprendida por lo que acababa de suceder, trate de pensar rápido y le dije por teléfono a su madre que tenia que dejarla, que tenia una cosa en el horno, que la llamaría mas tarde.

    En cuanto colgué el teléfono me di la vuelta y le di una bofetada a Marcos

    “Pero que coño crees que haces niñato”

    “Te digo que no te hace falta dieta Maribel, menudo pedazo de culo tienes”

    Al decir esto me agarro nuevamente pero esta vez del culo, yo separe su mano inmediatamente de mi culo con un fuerte manotazo y le pedí que se fuera de mi casa inmediatamente.

    “Venga Maribel, seguro que te apetece una buena follada, ¿es que acaso no te gusto?”

    “Pero que tonterías dices, estoy casada y tu eres amigo de mi hijo, si hoy o el otro día malinterpretaste mis intenciones te digo que yo no…”

    “Que malinterpretar ni que ostias, ¿creías que iba a convertir al pringado de tu hijo en uno de los populares a cambio de nada?, tu hijo es el mas pringado del Instituto, recuerdo que ya era el mas pringado del colegio, yo puedo convertirle en el tío mas guay del Instituto pero será a cambio de tu coño Maribel”

    “Te has vuelto loco, sal ya de mi casa o llamo a la policía, tu no sabes lo que dices”

    “Te lo advierto Maribel, ya sabes lo mierdecilla que es tu hijo, si yo y los míos le machacamos podemos convertir su vida en un infierno mucho mayor de lo que ya era antes de que me pidieras mi ayuda”

    Yo no sabia que decir, sabia que aquel chico hablaba en serio, podía verlo en su mirada, también conocía la debilidad de mi hijo y ya hacia tiempo que tenia miedo de que su situación en el Instituto le llevara a cometer una locura, también sabia que cambiar de Instituto o de barrio no era la solución, ya lo habíamos hecho cuando termino el colegio y su situación no había cambiado, mi hijo era un chico débil, sin carácter y puede que mi marido tuviera razón en parte al decir que en parte su falta de carácter fuera culpa mía.

    Como no había dicho nada ante lo que Marcos había dicho pude ver como se había acercado un par de pasos hacia mi y en ese momento me besó en los labios, le dejé hacer unos segundos y luego le quise apartar pero él me sujetó la cabeza con fuerza.

    Era un joven de al menos 1.80 y bastante atlético, mucho mas fuerte que yo y me era imposible separarme de el, tras unos segundos se separo de mi y dijo

    “Dime algo y me largo, pero ya sabes que tu hijo sufrirá las consecuencias, de ti depende de que se convierta en un campeón o que acabe como un mierda”

    Tampoco respondí así que volvió a besarme, esta vez no tuvo que sujetarme, yo no me movía, me daba pequeños besos al tiempo que me decía groserías

    “Gracias a tu coño tu hijo será tan popular como yo”

    “Te voy a rellenar como a un pavo”

    “Ahora eres mi putita”

    Mientras me decía aquellas cosas había llevado sus manos a mis pechos y me los acariciaba lentamente por encima de la camiseta.

    Aun tuve fuerzas para negarme y tratar de separarme pero el me agarro con fuerza de los pechos y me atrajo hacia el

    “Piensa en tu hijo Maribel, piensa en como venia llorando a casa como un bebe antes de que yo me hiciera cargo de el”

    Yo volví a quedarme quieta, el seguía dándome besos al tiempo que acariciaba mis pechos pero esta vez una de sus manos fue deslizándose hacia abajo, traspasando el elástico del pantalón del chándal.

    Con la mano que masajeaba mis tetas fue subiendo mi camiseta hasta dejarlo enrollado sobre ellas, no llevaba sujetador así que pudo verlas desnudas en cuanto dejo la camiseta enrollada sobre mis tetas, dejo de besarme para observar mis pechos mientras yo seguía inmóvil.

    “Vaya tetas Maribel, unas tetas preciosas, no están tan erguidas como las de las chicas de mi edad pero nunca había estado con unas tetas así de grandotas, debes usar al menos una 100 y para tu edad no están nada caídas”

    Mientras con su mano por dentro del chándal comenzó a tocarme por encima de las bragas con su otra mano comenzó a acariciar suavemente mis pezones, los pellizcaba y tiraba de ellos delicadamente como si yo simplemente fuera una amante y no una mujer a la que estaba forzando.

    Se acerco con su boca a mis tetas y comenzó a lamer mis pezones

    “¿Ves como soy amigo de tu hijo Maribel?, estoy mamando las mismas tetas que el mamo hace años”

    Yo no respondí nada ante aquella humillación, la mano que estaba dentro de mis pantalones se metió esta vez por dentro de mis bragas al mismo tiempo que su boca comenzaba a succionar de mi pezón derecho, su mano llego a mi rajita y Marcos acaricio mi clítoris suavemente para después introducir un dedo poco a poco.

    “Noto que solo tienes una línea de pelito Maribel, me encantan los coñitos así” me dijo sacándose el pezón de la boca.

    Ahora ya eran dos los dedos que se movían en mi entrepierna entrando y saliendo de mi interior, me empujo hacia atrás dejándome caer sentada sobre el sillón al lado del teléfono y me bajo los pantalones del chándal y las bragas, me quito mis zapatillas de andar por casa y me dejo descalza sacándome completamente los pantalones y las bragas y lanzándolas a un lado, me dejo desnuda de cintura para abajo con mi camiseta enrollada sobre mis tetas que estaban brillantes por la saliva que Marcos había dejado en ellas, yo seguía quieta como una estatua, bloqueada, el se arrodillo ante mi, me miro a los ojos, miro hacia mi pubis y sonrió.

    “Bonito coño Maribel, me lo voy a comer enterito”

    Dicho esto paso mis piernas por encima de mis hombros y comenzó a comerme ahí abajo, su cabeza se incrustó en mi entrepierna y Marcos comenzó a recorrer todo mi interior con su lengua.

    En ese instante sonó el teléfono, pude ver en el display que se trataba de mi esposo Enrique, deje que siguiera sonando a pesar de que por un momento pensé en pedir ayuda, pero pronto me di cuenta de la situación y de que ya había difícil vuelta atrás.

    “¿Quién es?” pregunto Marcos

    Yo no respondí y el me metió un dedo de golpe en mis partes haciéndome un poco de daño

    “¿Que quien coño es?

    “Es mi marido maldito cabron, mi marido”

    Marcos sonrió, agarro el teléfono y me lo paso al mismo tiempo que volvía a reanudar su comida de coño.

    Yo me encontraba con el teléfono sobre las tetas y con Marcos entre mis piernas pasando mi lengua por mis partes, la voz de mi esposo se escuchaba por el auricular, agarre el teléfono y me lo lleve al oído.

    “Maribel?... estas ahí?... que haces?... puto teléfono… me oyes?”

    “Si, cariño, aquí estoy”

    Me costaba hablar con claridad, no solo por lo violento de la situación sino porque el cabron de Marcos sabia lo que hacia y aunque yo trataba de negar lo que estaba pasando mi cuerpo no podía y lo único que sentía era que una lengua experta se movía por mi clítoris.

    “Joder, que coño pasa, ¿no me oías?”

    “Si cariño, es que estaba limpiando y se me había caído el teléfono al responder”

    “Llamaba para decirte que al final llegare para la cena”

    “Muy bien cariño, te haré tu cena favorita”

    Yo trataba de no jadear ante la comida de coño de Marcos y el muy cabron lo sabia, a veces levantaba la mirada para verme hablar con mi marido, yo podía escuchar el sonido que hacía la lengua de Marcos al pasar por mi coño.

    “Jorge esta en clase ¿no?”

    “Si, esta en clase, yo estoy aquí sola limpiando un poco, ahora…mmm…ahora…haré la comida”

    Marcos seguía con mis piernas sobre mis hombros, su cabeza enterrada en mi entrepierna pero ahora había llevado sus manos hasta mis pezones los cuales pellizcaba en ocasiones con fuerza para obligarme a gritar mientras hablaba con mi marido, yo me mordía el labio para impedir que mi esposo se diera cuenta de nada.

    “Yo estoy a unos 300 km de casa”

    “Muy bien cariño”

    La lengua de Marcos me penetró bastante profundo y yo estuve a punto de correrme lo reconozco, nadie me había comido ah abajo ni siquiera mi esposo y todas aquellas sensaciones aunque forzadas eran nuevas para mi, por suerte para mi Marcos bajo mis piernas y quito su cabeza de mi entrepierna.

    Me alegre ante aquello pero mi alegría duro poco, Marcos se quito la camiseta dejándome ver un torso sin pelo y bastante trabajado, luego se quito los pantalones y los calzoncillos, nada mas bajarse todo pude ver como su polla estaba ya erecta, era distinta a todas las que yo había visto hasta entonces, he de decir que solo había visto 4, una era la de mi esposo, otra la de mi hijo y otras dos eran de novios anteriores a mi esposo, aquella polla era mas grande que ninguna que yo hubiera visto, unos 18 cm y sobre todo lo que me sorprendió es que no tenia nada de pelo ni en el pubis ni en los testículos, yo trate de acelerar la conversación con mi esposo sabiendo lo que Marcos pretendía pero mi esposo seguía enrollándose al otro lado.

    Marcos se volvió a arrodillar ante mi, yo había cerrado las piernas y el trato de abrirlas, yo hacia fuerza con ellas mientras seguía hablando con mi esposo así que el me pellizco en el muslo y yo no tuve mas remedio que abrir las piernas lo que Marcos aprovecho para situarse en medio con mis piernas abiertas a ambos lados de sus caderas.

    Coloco su polla a la entrada de mi coño, recreándose en esos últimos instantes previos a penetrarme, cuando situó su miembro apoyándolo ligeramente sobre mi entrada supe que toda mi vida cambiaria en ese mismo momento, jamás había sido infiel a mi esposo hasta ese momento pero a partir de aquel momento me convertiría en la puta de aquel cerdo para ayudar a mi hijo.

    Marcos comenzó a penetrarme lentamente, esa era la polla mas grande que jamás había estado en mi interior y yo emití un pequeño quejido de dolor, aquello le excito y aprovecho para dar un golpe de cadera y enterrármela por completo provocándome un suspiro que conseguí ahogar mordiéndome el labio hasta hacerme sangre mientras mi esposo seguía hablándome de su trabajo al otro lado del teléfono.

    Marcos comenzó a follarme lentamente, despacio, poco a poco, mirándome a los ojos, quería que yo sintiera como su herramienta invadía mi cuerpo lentamente, entonces se agarro a mi culo levantándomelo un par de centímetros y empezó a moverse dentro de mi con mas rapidez.

    “Te voy a reventar el coño” me dijo Marcos

    “Maribel?, has dicho algo?”

    “No cariño, sigue, sigue contándome”

    “Así que quieres que siga guarrilla” me dijo Marcos

    “PAP, PAP, PAP”

    Los ruidos que Marcos hacia al golpear con sus pelotas cuando me la metía hasta lo mas hondo de mi ser cada vez eran mas audibles y mi esposo comenzó a oírlos a pesar de que no podía escuchar mis suspiros pues yo seguía mordiéndome el labio con fuerza.

    “¿Que es ese ruido Maribel?”

    “Es solo la música, estoy escuchando música mientras limpio, ahora te tengo que dejar cariño, necesito tiempo para prepararte tu cena favorita”

    “Esta bien, luego nos vemos”

    En cuanto mi esposo colgó Marcos me agarro mis tobillos levantando mis piernas y continuo follandome con toda la fuerza de la que era capaz.

    “No tan adentro, no tan adentro… me haces daño”

    “Vete acostumbrando Maribel porque tu coño va a ser mió siempre que quiera”

    Me soltó las piernas y se agarro a mis tetas pellizcando nuevamente mis pezones al tiempo que buscaba mi boca para besarme sin dejar de embestirme.

    Pronto se canso de esa posición para mi alivio y decidió sentarse el en el sofá, me pidió que me acercara y me subiera encima de el, yo ya no podía negarme a nada, había cruzado la línea y no había vuelta atrás.

    Yo me puse encima suya, su polla erecta rozaba mi estomago al situarme sobre el y podía notar el calor de sus pelotas cerca de mis nalgas, Marcos me agarro la cabeza y me comió la boca, no puedo llamarlo de otra forma porque eso no era un beso, me enterró su lengua en mi garganta hasta donde pudo y cuando me saco la lengua de la boca me lamió los labios.

    “Ahora agarra mi polla y dime lo que vas a hacer”

    “Yo… no entiendo…”

    “Claro que entiendes putita, agarra mi polla y dime lo que vas a hacer o se acaba nuestro trato y tu hijo seguirá siendo el pringado”

    Yo sabia lo que quería, agarre su miembro y lo restregué sobre mi coño, luego lo situé sobre mi entrada y me empale yo misma en su polla al tiempo que le decía

    “Te voy a follar”

    Aquella herramienta se clavo completamente en mi interior, por la cara de Marcos supe perfectamente que eso era lo que el quería.

    “Claro que si Maribel, tu me vas a follar, vamos, quiero verlo”

    Con su polla clavada hasta lo mas hondo comencé a respirar lentamente, apoye mis manos en los hombros de marcos y me levante dejando solo en mi interior el capullo de la polla de Marcos para después volver a sentarme de golpe sobre esa polla que se incrusto hasta el fondo de mi coño, volví a repetir lo mismo a la vez que Marcos me agarraba de la camiseta y la rajaba con fuerza tirando el guiñapo que hasta entonces era mi camiseta a un lado.

    “Así, te quiera desnudita completamente para mi, quiero ver como se mueven tus tetas”.

    Es polla me dolía al clavarse en mi interior así que comencé a hacer aquel movimiento pero mucho mas despacio, me levantaba y me dejaba caer hasta el fondo, de esta forma no me dola pero podía notar como la polla de ese bastardo se enterraba centímetro a centímetro dentro de mi.

    Marcos sobaba mis tetas a su antojo y mi nuevo ritmo no era de su agrado así que bajo sus manos a mis caderas para ser ahora el quien llevara el ritmo de la follada, poco a poco las penetraciones se fueron haciendo mas rápidas aunque por suerte para mi menos profundas, Marcos miraba fijamente mis tetas que subían y bajaban con cada embestida.

    “Te gusta que te la meta hasta el fondo Maribel, yo se que te gusta”

    “Vaya pedazo de polla que tengo Maribel, la de tu marido no te llega tan hondo verdad”

    De repente soltó mis caderas y me dejo sentada sobre el, con su polla enterrada dentro de mi, me pidió que me levantara y me apoyara en la mesa del salón.

    Yo le obedecí y me incline sobre la mesa del comedor con mis pechos aplastándose sobre la madera de la mesa donde comíamos.

    Marcos se levanto del sofá, se meneo su polla y se puso detrás mía, puso el capullo de su polla nuevamente a la entrada de mi coño y de un fuerte empujón ya tenia nuevamente la polla de aquel cerdo enterrada en mi coño.

    Esta vez Marcos se movía con una fuerza increíble, se agarro con fuerza a mis caderas y me follaba a placer, a lo bestia, entraba y salía de mi con toda su fuerza haciendo que mi cuerpo temblara ante sus embestidas.

    “Me encanta ver como se bambolea tu culo Maribel”

    “Me haces dañoooo” gritaba yo

    “Cállate puta, me voy a correr, me voy a correr con mi polla incrustada en tu sucio coñete”

    “No, por favor, eso no, hazlo fuera, dentro no, por favor”

    “Esta bien puta, has sido una buena golfa y te voy a conceder tu deseo”

    Sentí como sacaba su polla de mi interior y antes de que pudiera girar mi cabeza sentí como varios chorros de liquido caliente impactaban contra mi culo y mi espalda, cuando Marcos termino golpeo varias veces su polla contra mis nalgas y luego dio unos pasos hacia atrás.

    Yo caí derrumbada en el suelo del salón con el semen de aquel chico manchando mi culo y mi espalda, cuando Marcos se vistió me dijo

    “Bueno Maribel, por hoy ha sido suficiente, no te preocupes por el idiota de tu hijo que me lo voy a llevar al cine con la pandilla, así tienes tiempo para ducharte y prepararle su cena favorita a tu marido, ahora me voy pero en unos días te volveré a visitar”

    “Y me llevo esto de recuerdo”

    Marcos se refería a mis bragas, que había cogido del suelo y después de enseñármelas se las guardo en el bolsillo del pantalón.

    Marcos salio de casa dejándome allí desnuda tirada en el suelo y manchada de semen, todo aquello lo había hecho por mi hijo y por desgracia…

    No había hecho mas que comenzar.
    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Habían pasado dos semanas desde que Marcos me había follado, su madre me había llamado un par de veces para salir a tomar café pero yo había puesto alguna excusa por temor a encontrármelo en la casa, algo que nunca antes había ocurrido cuando quedaba con su madre pero ahora la citación era muy distinta y solo pensar en encontrarme de frente con aquel cerdo me ponía mala.

    Al menos el había cumplido su parte de nuestro “trato” si es que se puede llamar trato lo que aquel cerdo había hecho conmigo, mi hijo no había vuelto a venir llorando a casa, incluso había salido unas cuantas veces con sus nuevos “amigos” y me estaba empezando a hablar de que el chico mas popular de la escuela se estaba haciendo amigo de el.

    Por su parte mi marido no tenia ni idea de lo que había pasado cuando Marcos me follo en casa hacia dos semanas, yo no había dicho nada y cuando primero mi hijo y luego mi esposo llegaron a casa yo actué como de costumbre, mi marido Enrique si que se había dado cuenta del cambio de actitud de mi hijo y el pensaba que se trataba a que de una vez había heredado los cojones de su padre, yo para mi decía

    “Si tu supieras que el cambio se debe a que los cojones de otro tipo han tocado a tu mujer”

    El caso es que después de dos semanas yo había pensado que tal vez Marcos se había arrepentido, que tal vez había pensado que lo que estaba haciendo era una locura y no volvía a molestarme pero me equivocaba, una mañana de viernes a eso de las 12:00 el teléfono de mi móvil sonó y cuando conteste escuche la voz de Marcos.

    “Que tal esta mi puta madura”

    “Como…como has conseguido este teléfono…”

    “Eso no te importa zorra, pero me lo ha dado tu hijo, le dije que su nuevo mejor amigo tenia que tener el teléfono de su mama por si alguna vez pasaba algo”

    “Que… quieres…”

    “¿Tu que crees?, quiero tu coño listo en 20 minutos”

    “No…no puede ser”

    “Como que no puta, ¿ya estas tocándome los huevos otra vez?”

    “No…, es que, mi… mi marido esta en casa”

    “No me mientas puta, se perfectamente que tu puto maridito no esta en casa, tu hijo me ha contado que ha salido esta mañana a las 7:00 y que volvería el domingo, has tratado de mentirme y eso te va a costar caro”

    “No, perdona… haré lo que quieras…”

    “Eso esta mejor, en 20 minutos estoy en tu casa, voy a saltarme un par de clases para estar con mi putilla, quiero que cuando llegue me abras la puerta completamente desnuda y pon sabanas limpias en tu cama”

    Marcos colgó antes de que yo dijera nada, obedecí lo que me había dicho y puse sabanas limpias en mi cama de matrimonio, me quite la camiseta, los pantalones y la ropa interior y espere.

    A las 12:23 el telefonillo sonó, desde luego Marcos no tenia ganas de esperar a metérmela dentro, conteste con las esperanza de que no fuera el pero cuando pregunte quien era el respondió

    “La polla que viene a follarte”

    Abrí la puerta antes de que el subiera la escalera, no quería que cuando el llegara estuviera bajando o subiendo algún vecino y me viera abrirle la puerta a Marcos desnuda, cuando Marcos subió abrió la puerta y me encontró en el pasillo desnuda.

    “Así me gusta, veo que vas entendiendo quien manda”

    Cerro la puerta y se acerco a mi y me beso en los labios, luego me pidió que le desvistiera, nuevamente obedecí, le quite su camiseta dejando otra vez ante mis ojos aquel torso juvenil y trabajado, luego me arrodille ante el y le desate las zapatillas, le desabroche el pantalón y se lo baje hasta sacárselo, su calzoncillo ya estaba abultado, cuando se lo baje hasta las rodillas su polla que ya estaba dura salto como un resorte y quedo a escasos centímetros de mi cara apuntándome.

    Le baje los calzoncillos hasta los tobillos y se los saque quedando completamente desnudo al igual que yo.

    “Dame un besito”

    Yo me levante pero el rápidamente me dijo

    “No, no te levantes, dámelo ahí” dijo señalando su miembro

    Yo me quede arrodillada con su polla a escasos centímetros de mi, nunca le había chupado la polla a un hombre que no fuera mi esposo, no lo había echo con mis dos novios anteriores y a decir verdad tampoco es algo que hubiera realizado muchas veces con mi esposo, llevábamos casados bastantes años y cada día practicábamos menos sexo, creo que hacia años que no le hacia una mamada.

    Cerré los ojos y le di un beso en la punta, creía que iba a pedirme mas pero justo en ese momento sonó el timbre

    DING DONG

    Marcos se giro y fue a la puerta, miro por la mirilla y dijo

    “Es una vieja”

    Pensé que seria mi vecina de enfrente, mire y efectivamente era ella

    “Abre”

    “Co..como.”

    “Que abras”

    “Pero como… quiere…como voy a abrir así…”

    “Apáñatelas”

    Marcos se puso detrás mía, justo detrás de la puerta y yo abrí muy poco dejando solo un resquicio de la puerta abierta

    “Hola Maribel hija, ¿que tal estas?”

    “Pues bien Rosa, pero me piíllas desnuda, estaba a punto de meterme en la ducha”

    “Siento molestarte hija pero es que necesito un poco de arroz, voy a hacer una paella para mi Juan y me he dado cuenta de que no tengo arroz y por no bajar con este calor a la calle”

    “Tranquila Rosa que ahora mismo…!!Auch!!”

    “¿Estas bien querida?”

    “Si… si, es solo que…”

    No dije nada pero la verdad es que había hecho ese ruido porque Marcos desde atrás y después de frotarme su polla por el culo durante mi conversación con Rosa acaba de meterme la punta de su polla en mi coño.

    “Voy a por el arroz”

    “Vale hija, muchas gracias”

    Cuando me di la vuelta para separarme de Marcos este me agarro y me sujeto con fuerza por la cadera haciéndome imposible separarme de el

    “Vas a ir a por el arroz empalada por mi polla” me susurro al oído

    obedecí y dando pequeños pasos fuimos hasta la cocina, cogi el arroz y volví a la puerta, por suerte la puerta no se había movido y Rosa no la había empujado, de lo contrario habría visto como yo andaba dando pasitos ridículo con Marcos detrás mía con su polla dentro de mi.

    “Aquí tienes el arroz”

    “Gracias hija, no te molesto mas”

    Cerré la puerta pensando en abofetear a Marcos pero sabía que no tenía opción

    “Ahora llévame a tu habitación”

    Comencé a andar pero Marcos dijo

    “Agarrame para que no me pierda”

    Humillada completamente le di la mano pero el me la soltó y puso la punta de su polla sobre mi mano

    “Así mejor, ahora a tu cuarto”

    Agarrándole de la polla le lleve hasta mi habitación de matrimonio, ya había quitado el edredón y dejado la cama preparada para lo que sabia que quería hacer, me tumbe en la cama y me abrí de piernas resignada.

    “No seas tan rápida, se que estas como loca por sentir mi polla otra vez dentro de ti, pero ahora no tengo ganas de follar, ponte de rodillas delante de mi”

    Me levante de la cama y Marcos se sentó en el borde, donde dormía mi esposo, yo me puse de rodillas delante de el y el dijo

    “Hazme una paja”

    “Como…”

    “Una paja coño, ¿eres tonta o que?, se hace así…”

    Agarro mi mano con la suya poniéndola sobre su polla envolviéndola y comenzó a moverla de arriba abajo

    “Ahora tu sola”

    El soltó mi mano y apoyo la suya sobre la cama, me miraba mientras mi mano subía y bajaba y su polla volvía a crecer.

    “Con las dos manos, que hay polla de sobra”

    Efectivamente mi pequeña mano no cubría sino la mitad de la polla de Marcos así que con mi otra mano me ayude y comencé a hacerle una paja a dos manos, algo que nunca en mi vida había realizado y que a mi edad jamás pensé que llegaría a hacer, pero estaba claro que me quedaban muchas cosas por hacer.

    Cuando Marcos considero que tenia la polla lo bastante dura me miro a los ojos y me dijo

    “Ahora te toca almorzar”

    Yo solté la polla y puse mis manos sobre sus muslos

    “Vamos, comete mi polla”

    Yo acerque mi cabeza hasta su polla que apuntaba desafiante hacia mi cara, me situé justo encima de ella, tenia miedo, sentía asco y odio hacia aquel cabronazo, mis labios estaban prácticamente tocando la punta de la polla de Marcos, el se impaciento y puso una de sus manos en mi cabeza.

    “O me la chupas o te follo la boca, lo que tu prefieras Maribel”

    Acaba de decir eso cuando abrí la boca y me metí unos cuantos centímetros de ese trozo de carne dentro de la boca, Marcos suspiro y volvió a dejar su mano donde estaba liberando mi cabeza que yo misma movía arriba y abajo.

    “Lame mi polla Maribel”

    Yo sabía que no tenia elección, saque la lengua y lamí desde el glande hasta la base, luego otra vez el mismo camino pero a la inversa y al llegar a la punta volví a meterme la polla en la boca, la notaba palpitar y moverse dentro de mi boca.

    “Ufff, joder que boquita Maribel, voy a tener que meter a tu hijo en el equipo si sigues portándote así de bien”.

    Mis movimientos comenzaron a aumentar, me metía algo mas de polla en la boca cada vez, pensaba que si tenia que hacer aquello que al menos fuera por una buena razón, por la felicidad de mi hijo, si aquella mamada a Marcos servia para que no hicieran sufrir a mi hijo yo tenia que hacerlo.

    Yo cerraba mis labios alrededor del tronco y chupaba con fruición, solo me sacaba la polla para lamer las partes que no podía meter en mi boca ya que de los 18 cm. de polla que debía tener Marcos solo lograba meterme en la boca algo mas de la mitad.

    “Como chupas, parece que tenias ganas de comerte una buena polla”*

    Yo trataba de no escuchar las continuas humillaciones de Marcos, puso su mano otra vez en mi cabeza y me hizo sacarme la polla de la boca.

    “Cómeme los huevos”

    Bajo mi cabeza hasta sus pelotas donde yo quede con mi cara apoyada, mis labios estaban en contacto con sus pelotas y saque la lengua para comenzar a chuparlos, me consolaba pensando que al menos no tenían pelos.

    “Maribel antes me he dado cuenta de que no podias tragarte mi polla hasta la empuñadura, eso tenemos que arreglarlo, pero tranquila, iremos poco a poco”

    Marcos agarro mi cabeza nuevamente y la llevo hasta la punta de la polla, yo abrí la boca y el empujo poco a poco.

    Logre tragar unos 12 cm. de polla pero mas era imposible, Marcos siguió empujando poco a poco, comenzaron a darme arcadas y alguna lagrima se escapo de mis ojos bajando por mis mejillas.

    “Un poquito mas”

    El consiguió meterme unos centímetros más en la boca pero mis arcadas eran cada vez mayores y decidió soltarme la cabeza, yo me libere y comencé a toser.

    “Ha estado cerca pero hay que hacer mas mamadas, estas oxidada, ahora túmbate y ábrete de piernas”

    “He comprado condones para…”

    “Que condones ni que hostias, tu eres mi puta y te follo a pelo, lo mismo le damos un hermano al capullo de tu hijo, se buena y me correré fuera como la otra vez”

    Me tumbe en la cama y me abrí de piernas.

    “De todas formas nose si todavía tienes claro lo que eres, ¿lo tienes claro?”

    “….Si”

    “¿Que eres?”

    “Una…una…una puta”

    “¿De quien?”

    “Soy tuya, soy tu puta”

    “Muy bien, veo que esta claro”

    Marcos se puso entre mis piernas y acerco su polla a mi coño, su glande rozo mis labios vaginales y yo me estremecí, aun recordaba la salvaje follada de la vez anterior, Marcos no se dio prisa, quería disfrutar del momento, paso su polla por mis labios varias veces, hasta que de improvisto empujo y me la metió hasta dentro.

    “Ahhhhhhhhhh”

    Yo grite al sentir como esos 18 cm. de carne se introducían en mi interior de una tacada, en la posición del misionero Marcos quedo encima de mi, con su herramienta enterrada por completo, me miro a los ojos y me dijo

    “Que calentito se esta aquí dentro, jejeje”

    Saco la polla lentamente para volverla a meter de golpe, volvió a hacerlo otra vez y otra vez más

    “Siempre que yo quiera te abrirás de piernas ¿lo has entendido?”

    “Si” dije yo apartando la mirada de la suya

    Marcos acerco su cara a la mía y sacando su lengua me lamió toda la cara de la barbilla a la frente, miro la mesita de noche de mi marido donde había una foto suya

    “¿Te gusta que te folle delante de tu marido Maribel?”

    Saco su polla y volvió a metérmela de golpe

    “¿Cuando follaste con el por ultima vez?”

    No respondí y Marcos me mordió el labio

    “Hace meses, no lo recuerdo”

    “Muy bien, tu eres mi puta y solo follaras con quien yo quiera”

    Marcos seguía entrando y saliendo tranquilo de mi coño, agarro mis piernas y las puso sobre sus hombros, de este modo las penetraciones eran aun mas profundas y la polla de Marcos se hundía en mi una y otra vez, comenzó a besarme, yo no me movía, era como una muñeca pero a el no parecía importarle.

    Lo peor de todo era que mi cuerpo notaba placer, la polla de Marcos de seguir así iba a hacerme correrme y eso era algo que yo no podía consentir pero tampoco evitar, Marcos volvió a bajar mis piernas y me penetraba dejándose caer de golpe encima de mi haciendo que yo comenzara a retorcerme.

    “Te vas a correr Maribel, voy a hacer que te corras antes o después”

    Los golpes de cadera no se detenían, cada vez eran mas y mas rápidos, mas y mas profundos y al final llego, no pude evitarlo, no pude contenerlo, me corri, me corri enroscando mis piernas sobre la cadera de Marcos al tiempo que el aprovechaba para levantarme sobre el y ponerme erguida sobre su cuerpo, cabeza contra cabeza, mi rostro estaba desencajado por el orgasmo y Marcos se dedicaba a morderme los pezones y los pechos, me mordía con fuerza y los días posteriores me seria difícil ocultarle a mi esposo las marcas en mis pechos.

    “Te has corrido como la puta que eres”

    Yo gimoteaba tratando de justificarme pero Marcos tenía razón.

    “Ponte a cuatro patas que te voy a follar mientras miras a tu esposo”

    “¿Otra vez?, maldito cerdo ¿es que quieres reventarme el coño?”

    “¿Cómo?, no sabes lo que has dicho puta, veo que aun no sabes quien manda, pues te lo voy a enseñar, ponte a cuatro patas mirando hacia el cabecero de una puta vez o tu hijo lo va a pagar de verdad”

    Comencé a lloriquear pero obedecí, me situé a cuatro patas sobre la cama, Marcos quedo detrás mía.

    Pude notar la polla de Marcos frotándose en mis nalgas, estaba esperando que de un momento a otro me la volviera a ensartar pero esta vez note algo diferente, la punta de su polla presionaba mi ano.

    “No, no, no, por favor, eso no, nunca lo he hecho, por favor eso si que no”

    “Cállate, te has puesto chula, pues no te voy a reventar el coño, te voy a reventar el culo puta”

    “Por favor follame por el coño, te follare yo a ti como la otra vez pero por el culo no”

    Un par de fuertes azotes me hicieron callar

    “Cállate puta, te voy a dar por el culo y punto, me has dado una sorpresa diciéndome que eras virgen y ahora si que ni de coña voy a pasar de estrenar el culo de la madre de Jorge, se buena y te lo haré despacito pero como me toques los cojones te enculo como a una perra y te dejo el ojete como una tubería, ¿esta claro?”

    “Si, si, esta claro, dame por el culo pero por favor te lo pido hazlo despacio”

    “Eso esta mucho mejor”

    Note como algo liquido caía sobre mi esfínter, gire mi cabeza y pude ver a Marcos babeando sobre mi culo, luego acerco su mano a mi esfínter y sentí algo duro que se apoyaba en el, poco a poco fue haciendo esfuerzo y note como algo entraba en mi culo.

    “Parece que tu culo se adapta al pequeñín, voy a probar con otro dedo”

    Note que otro dedo se unía al primero, mas babas y luego sentí como aquellos dos dedos me rompían el culo, Marcos lo dejo dentro unos segundos* y luego los fue sacando poco a poco.

    “Te estoy follando el culo con mis dedos” me aclaro Marcos por si tenia alguna duda

    Note como los dos dedos volvían a entrar poco a poco esta vez con más facilidad

    “Vamos con uno mas”

    Otro dedo fue entrando en mi culo, con algo de dificultad pero mas babas de Marcos hicieron que pronto tuviera sus tres dedos dentro de mi culo.

    “Creo que ya estas lista, llevamos un rato y se nos va a hacer tarde”

    Note como los dedos de Marcos salían de mi culo, luego el me agarraba de las caderas y me dejaba justo sintiendo la punta de su herramienta apretando mi esfínter, un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando note que algo entraba dentro de mi, era claramente el glande de Marcos o al menos una parte que había conseguido entrar en ese agujero hasta antes inexplorado.

    Marcos empujo un poco mas y pude sentir como al mismo tiempo seguía escupiendo ahora no solo sobre mi culo sino también sobre su polla, agarrando mis caderas me atrajo poco a poco hacia el.

    Marcos comenzó a follarme, he de decir que lo hizo con dulzura si es que esa palabra tiene cabida en una situación así, tan solo me metía el glande, yo podía notarlo dentro de mi culo perfectamente, comenzó a empujar un poco mas.

    “Ya esta el capullo dentro”

    Marcos seguía bombeando dentro de mi culo muy lentamente pero notaba como cada vez se iba acercando mas y mas, iba muy despacio y aun así yo notaba pequeñas punzadas de dolor, cada vez algo mas fuertes, Marcos iba enterrando su polla en mi culo y cada vez que lograba meterme un centímetro mas se quedaba allí quieto con su polla en mi culo a la espera de que mi culete se acostumbrara.

    De pronto note como mis nalgas presionaban contra algo

    “Ya esta, todo dentro, tienes dentro del culo 18 centímetros de polla”

    Marcos me dejo con su polla dentro unos segundos mas, para luego sacarla y volverla a meter por completo varias veces más pero a ritmo lento hasta que a la tercera vez me penetro el culo con un golpe seco de caderas

    “Uffff, que culete mas estrechito, es increíble, tengo que controlarme para no llenártelo de leche”

    Con su polla clavada en mi culo Marcos movió su mano hasta mi coño y comenzó a masajearlo, sus dedos en mi coño me hicieron olvidar el escozor que sentía en el culo tengo que reconocer.

    “Te voy a dar bien por el culo Maribel”

    Nada mas decir esto volvió a agarrar mis caderas con las dos manos y me atrajo hacia el clavándose dentro de mi por completo, comenzó a darme por el culo mas y mas fuertes golpeando sus caderas contra mi culo, el escozor de mi culo iba en aumento pero era soportable.

    *“Tu solita, ahora follate el culo tu solita”

    Marcos quería que yo misma moviera mi culo hacia atrás para introducirme su polla dentro de mi, al menos de ese modo podía marcar el ritmo y evitar las fuertes penetraciones de Marcos.

    “Vaya culo, nunca he probado un culo como el tuyo, he follado culos de niñatas pero joder, ninguno tan estrecho, creo que no voy a cansarme de darte por el culo nunca”

    Marcos se puso de cuclillas en la cama, llevo sus manos a mis tetas que tanto le gustaban y las estrujo, ahora movía sus caderas nuevamente al ritmo que el deseaba dentro de mi culo

    “Vaya, jajaja, no me había fijado que también hay una foto de Jorge en tu mesita, mucho mejor, así te romperé el culo delante de tu esposo y de tu hijo”

    Las fotografías de mi familia le dieron morbo y el muy bastardo comenzó a partirme el culo con mas velocidad.

    “Ufff, que culoooooooo, no puedo mas, no puedo mas”

    “No te corras dentro, dentro de mi culo no”

    “Que pollas te pasa…por el culo no te vas a quedar embarazada, pero bueno, sino lo quieres dentro…”

    Rápidamente Marcos salio de mi culo que noto el alivio de ser liberado de aquel ariete, Marcos me empujo sobre la cama y me dio la vuelta, se puso encima de mi pecho aprisionándome los brazos con sus rodillas haciéndome imposible el moverme.

    “Tranquila que no me corro dentro, me voy a correr en tu cara”

    Yo trataba de liberarme pero era imposible, Marcos se meneaba la polla delante de mi hasta que comenzó a correrse

    “Toma leche”

    Yo rápidamente cerré los ojos y la boca, uno, dos, tres, cuatro, cinco, al menos pude notar como seis chorros de semen se estrellaban en mi cara pingándome los parpados, los labios, la nariz, la frente, cuando Marcos termino de correrse golpeo su polla en mis pechos para soltar las ultimas gotas de semen, se levanto y me dijo que me limpiara la cara que la visita estaba a punto de llegar.

    Yo no entendía lo que quería decir, me limpie el semen de la cara con la sabana muerta del asco y estaba terminando de limpiar cuando sonó el timbre de casa otra vez.

    “DING DONG”

    “Ya están aquí, ven”

    Marcos me agarro de la mano y fue corriendo hasta la puerta, miro por la mirilla y abrió la puerta

    “Pasar chavales, ¿estaba la puerta del portal abierta?”

    “Que va tío, nos ha abierto un chaval que salía” el que acaba de entrar y estaba hablando con Marcos era otro de los chicos que yo había visto el día en que me acerque a aquel maldito grupo que lideraba Marcos en el Instituto para que ayudaran a mi hijo Jorge.

    Entraron otros dos chicos que también estaban en el grupo

    “Joder tío, así que es verdad” dijo uno de ellos al verme desnuda y agarrada a la mano de Marcos

    “Pues claro que es verdad idiota, cuando miento yo jodido comemierda, la madre de Jorgito es mi nueva puta, me la acabo de follar hace un momento y la he estrenado ese culito virgen que tenia, ella ya sabe que si quiere que su hijo siga siendo feliz tiene que ser buena conmigo, si os portáis bien puede que un día os deje probar este culo”

    Marcos dijo esto ultimo acercándome hacia el y golpeándome en el culo con su mano libre

    “Que es esto, que significa… yo pensaba que…”

    “Tu no piensas nada, tu eres mi puta, este es mi grupo y también son amigos de tu hijo, no pensaba compartirte con ellos pero esta mañana te dije que te acordarías por haberme tratado de vacilar diciendo que tu marido estaba en casa, ahora pasa para dentro”.

    Me empujo y me hizo entrar en el salón, sus amigos y el entraron detrás y me llevaron hasta el centro.

    “Chicos…esto…no…es…”

    “Que pesada la tía, aun no ha entendido quien manda, venga chicos, es toda vuestra”

    Cuando quise darme cuenta los tres chicos que habían entrado en mi casa hacia apenas unos minutos estaban desnudos delante mía, los tres eran mas o menos de la misma altura pero uno de ellos era bastante gordito, otro flaco y el otro se notaba que iba al gimnasio y estaba bastante musculazo.

    El gordito se acerco a mi sin mediar palabra y me agarro de las tetas comenzando a estrujarlas sin piedad.

    El mas delgado no se hizo de esperar y pronto estaba junto a su amigo lamiendo una de mis tetas, el gordo aprovecho la aparición de su amigo y mientras este comenzó a jugar con mis tetas el me agarro de la barbilla acercándome a el y me metió su lengua en la boca.

    A pocos metros estaba el musculitos masturbándose viendo como uno de sus amigos lamía mis tetas y el otro me besaba en la boca, Marcos no estaba en el salón pero pronto le pude volver a ver entrar, esta vez estaba vestido.

    El gordo que me besaba la boca ya tenia la polla dura, era unos centímetros mas pequeña que la de Marcos y mas parecida a la de mi esposo, mientras me besaba podía notar como su polla erecta me rozaba.

    *Enseguida note como otra polla dura rozaba mi culo, no pude ver al musculitos meneando su polla en el salón así que imagine que era el.

    El gordo me saco la lengua de la boca y me dijo

    “Es hora de que uses esa boquita”

    Sujetando mi cabeza me empujo hacia el suelo haciéndome arrodillar mientras el delgado y el musculitos se acercaban a mi y formaban un circulo cerrado a mi alrededor con sus pollas erectas apuntadome.

    “¿Qué polla prefieres?” dijo el delgado

    “Te va a dar igual Maribel, vas a chupar las tres pollas, si lo haces bien será todo por hoy, ponte tonta y les dejo que te metan las tres pollas en el culo” dijo Marcos

    Me decidí por el musculitos, puse mis dos manos sobre sus piernas y me acerque a su polla, también era algo mas pequeña que la de Marcos, mas o menos como la del gordo pero bastante mas gruesa, estaba surcada de venas.

    Me quede mirando aquella polla sin decidirme pero pronto pensé en las palabras de Marcos y en lo que podía sentir si esas pollas me follaban por el culo después de lo que ya había sufrido esa mañana así que sin pensar mas agarre la polla del musculitos y me la lleve a la boca.

    Puse mi lengua sobre su glande y note como la polla se hinchaba y ponía aun mas dura, recorrí con mi lengua la parte de abajo del glande deteniéndome en el frenillo, mi experiencia como come pollas era muy escasa pero trataba de agradarle lo mas posible para hacer que aquello terminara de una vez.

    El musculitos quería mas y me agarro de la nuca haciéndome engullir un buen trozo de su polla, tuve que abrir bastante la boca porque aunque no era tan larga como la de Marcos era algo mas gruesa.

    “Eso es, chupa mi polla Maribel, yo también soy amigo de tu hijo,jajaja”

    “Yo también quiero probar esa boca”

    EL que había hablado era el gordo, agarrándome del pelo el musculitos me saco su polla de la boca y me empujo la cabeza contra la polla del gordo, su polla entro en mi boca sin contemplaciones metiendo unas tres cuartas partes de carne.

    “Te voy a follar la boca” me decía el gordo

    “Trae esa boca aquí que me toca a mi” dijo el delgado

    Apenas pude ver la polla de este ultimo, el mismo me agarro de la cabeza haciéndome tragar su polla pero para mi sorpresa esta vez me entro entera, tenia algo de vello pubico y sus pelos me hacían cosquillas y me costaba respirar con su polla enterrada en mi garganta.

    “Eso es, se la ha tragado hasta el fondo”

    “Follatela, follale la boca a esta cerda que se ha comido entero tu rabo” le dijeron al unísono el gordo y el musculitos al que tenia su polla en mi garganta.

    No se hizo de rogar, me sujeto la cabeza con ambas manos y comenzó a moverse violentamente, no dejaba que su polla saliese del todo de mi boca pero apuraba casi hasta el final de la misma.

    Me la metía tan profundamente y con tanta fuerza que mi nariz chocaba contra su tripa pero no me provocaba arcadas como cuando Marcos me obligo a tragar su polla.

    Por fin la saco dejándome respirar de nuevo, con la boca chorreando saliva, pude ver que su polla no debía medir mas de 12 centímetros, por eso me había sido tan fácil tragármela entera.

    “Seguro que no te lo pasas tan bien con tu marido” me decía el delgaducho volviéndome a follar la boca.

    “No descuides a mis amigos Maribel, o tu culito lo pagara” me dijo Marcos

    Mientras el delgaducho me follaba la boca yo me esforcé por sujetar las pollas del gordo y el musculitos y comenzar a pajearlas con fuerza.

    “Muy bien Maribel, eso esta mucho mejor, ves como tu puedes con todo, desde aquí se te ve bien chupando una polla y meneando otras dos”

    “Me voy a correr en tu boca zorra” me dijo el que me follaba la boca

    “De eso nada, esa boquita aun no ha sido estrenada, podéis hacerlo en su cara” dijo Marcos

    “Vale tío, como tu digas, yo estoy a punto”

    “Joder tío, yo también” dijo el musculitos

    “Esperarme, esperarme” dijo el gordo soltando mi mano de su polla y pajeandose el mismo con furia.

    Los otros hicieron lo mismo y pronto el circulo de chicos se pajeaba con fuerza y rapidez frente a mi cara, yo sabia que no podía escapar de ahí así que me limite a cerrar nuevamente los ojos y la boca y esperar.

    No pude contar los chorros pero cuando terminaron y yo abrí los ojos Marcos me dijo que me podía ir a limpiar, fui hasta el baño y me encontré con que mi cara era una mascara de semen, no había prácticamente una parte de mi cara donde esos cabrones no se hubieran corrido.

    Me estaba limpiando la cara en el baño cuando escuche las llaves en la puerta de casa.

    “Hola Mam… vaya chicos, ¿que hacéis vosotros aquí?”

    “Habíamos venido a buscarte colega, ¿te vienes a la bolera con nosotros?”

    Mi hijo había llegado a casa pero por la conversación que estaba oyendo aquellos hijos de puta se debían haber vestido antes de que mi hijo entrara en casa.

    “Bueno chicos, nose, tengo que preguntarle a mi madre”

    “Tranquilo por eso tío, ya hemos hablado con ella y la hemos convencido”

    “Bueno entonces…”

    “Venga, nos vamos entonces, ADIOS MARIBEL, JORGE YA HA VENIDO Y NOS VAMOS CON EL A LA BOLERA, YA NOS VEREMOS OTRO DIA”

    Saque fuerzas de donde pude y respondí desde el baño

    “VENGA CHICOS HASTA LA PROXIMA…”
    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Había pasado una semana desde el ultimo incidente con Marcos y 3 amigos suyos, esa semana la vida de mi hijo había mejorado mucho, no solo estabamas feliz y tenia nuevos amigos sino que nos había contado que su amigo Marcos le había conseguido una prueba con el entrenador del equipo de fútbol y había logrado superarla y entrar en el equipo, su padre hasta empezaba a cambiar su actitud y a mostrarse orgulloso de nuestro hijo.

    *

    Obviamente ni mi hijo ni mi esposo imaginaban que la entrada de Jorge en el equipo de fútbol nada tenia que ver con sus cualidades como jugador sino que había sido mi culo y mas concretamente las embestidas de Marcos contra mi culo las que habían logrado el acceso de mi hijo al equipo.

    *

    Mi culo roto había valido para que mi hijo fuera mucho más feliz.

    *

    Por suerte para mi, después del viernes anterior en que Marcos me follo a su antojo y me rompió en culo para después obligarme a chupar las pollas de sus amigos el fin de semana se había olvidado de mi y a pesar de que yo estaba sola en casa con mi hijo y mi esposo trabajando no había vuelto a molestarme, era nuevamente viernes y mi descanso había llegado a su fin cuando mi móvil comenzó a sonar y reconocí el numero de Marcos.

    *

    Mi hijo y mi esposo estaban en el salón así que me fui a mi habitación para contestar

    *

    “Dígame”

    *

    “¿Puta, te voy a dar una dirección, te quiero en ella en 30 minutos”

    *

    “Pe…pero…acabo de comer, mi esposo y mi hijo están en casa… ¿que quieres que…?”

    *

    “Me importa una mierda, diles que vas a tomar café con mi madre, apunta y vente ya”

    *

    Marcos me dio la dirección a la que quería que fuera y colgó, como me había dicho les dije a mi esposo y mi hijo que iba a tomar café con la madre de Marcos, algo que hacia en ocasiones pero que no había vuelto a hacer desde el día en que Marcos me follo por primera vez, llegue a la dirección que Marcos me había dado en menos de 30 minutos y cuando salí del coche Marcos me estaba esperando en la puerta de lo que parecía un estudio de tatuajes y piercings, comencé a temerme lo peor.

    *

    En cuanto llegue a la puerta Marcos me beso en la boca, yo me asuste por si nos veía alguien pero pensé que estábamos muy lejos del barrio y era difícil que alguien que me conociera estuviera por allí.

    *

    “Entra zorrita que te tengo preparado un regalo”

    *

    Obedecí y entre al estudio de tatuajes, era pronto y no había nadie dentro exceptuando a un chico bastante alto y delgado completamente lleno de tatuajes que me sonaba de algo pero no estaba segura de que.

    *

    “Mira Charlie, esta tía es la que tienes que tatuar”

    *

    “Ostias putas tío, esta tía… esta tía es la vecina de mi abuela”

    *

    En ese momento caí y un escalofrió recorrió mi cuerpo, de todos los estudios de tatuajes de la ciudad habíamos tenido que ir al del nieto de Rosa, por eso me sonaba ese chico, yo solo le había visto un par de veces en el portal cuando iba a visitar a su abuela pero Rosa me contaba muchas cosas de el, entre ellas que tenia 23 años, que era muy buen chico y que se ganaba bastante bien la vida con su estudio de tatuajes.

    *

    “¿La vecina de tu abuela?”

    *

    “Si tío, mi abuela Rosa, es vecina de esta mujer”?

    *

    “Ostias tío, Rosa, el otro día conocí a tu abuela, jajaja, vino a pedir arroz cuando yo estaba en casa de Maribel”

    *

    “Joder tío, ahora que lo pienso, el otro día cuando salí de casa de mi abuela le abrí la puerta del portal a 3 chavales que creo que eran de tu pandilla”

    *

    “Jajaja, ¿así que eras tu el que se encontraron en el portal?, pues si, por eso estaban allí y ¿a que no sabes porque fueron hasta allí?”

    *

    “Pues no tío”

    *

    “Pues porque yo le estaba rompiendo el culo a la vecina de tu abuela y quería que mis colegas fueran para que esta zorrita les chupara las pollas”

    *

    “¿Que dices tío?, no te creo nada”

    *

    “Díselo tu Maribel, es verdad o no”

    *

    Las humillaciones ya comenzaban

    *

    “Si, es verdad”

    *

    “Pero explícaselo bien a mi amigo coño”

    *

    “Si, Marcos me estaba rompiendo el culo el otro día y sus amigos vinieron para que se la chupara” respondí

    *

    “Joder tío, no me lo puedo creer, pero de donde has sacado a esta cachonda, si mi abuela me ha contado que esta casada y es una ama de casa muy sencilla”

    *

    “Si tío, esta casada y tiene un hijo que es un pringado, ella quería que su hijo fuera popular y que la gente dejara de pasarse con el así que sus agujeros es el precio que le puse para convertir a su hijo en un crack”

    *

    “Jajajaja, madre mía tío, como te lo montas, si, creo que se quien es su hijo, un tío flaco de cojones y bajito que alguna vez me he cruzado en el portal cuando iba a ver a mi abuela, jajaja, si le contara esto a mi abuela no se lo creería tío”

    *

    “No puedes contarle nada Charlie, le he dicho a mi putita que nuestro trato es solo nuestro y que todo ira bien mientras ella se porte bien”

    *

    “Jajajaja, vale tío, no hay problema, de todas formas como coño le iba a contar a mi abuela que su vecina la casa se come las pollas de tres en tres, jajaja”

    *

    “Tu abuela fliparia Charlie, la pobre mujer”

    *

    “Ya te digo niño, bueno, ¿y que vas a querer?”

    *

    “Quiero que la tatúes una M en el coño”

    *

    “Jajajaja, eso esta hecho tío”

    *

    “Co…¿como?, yo no quiero ningún tatuaje, no…”

    *

    “Me importa una mierda lo que tu quieras, ¿aun no te has enterado que tu no tienes elección en esto?, o haces todo lo que yo te digo o tu hijo sufre”

    *

    “Pero, como..., como voy a explicarle a mi marido…”

    *

    “Tranquila por eso, por suerte para ti tu inicial y la mía son iguales así que si te ve la M tatuada en el coño le dices que te has tatuado tu inicial y ya esta, seguro que a tu esposo el camionero le pone cachondo”

    *

    “Bueno, vamos dentro y empezamos”

    *

    Entramos en el estudio después de dejar la especie de hall decorado con fotografías de tatuajes a nuestra espalda, el estudio tenía una cama y muchos utensilios que yo no conocía.

    *

    “Maribel, tienes que bajarte el pantalón y las bragas un poco y tumbarte en la camilla” me dijo Charlie

    *

    “Nada de un poco Maribel, quítate toda la ropa” dijo Marcos

    *

    “Pe…pero…”

    *

    “Ni peros ni hostias, quítate toda la ropa, así estarás mas cómoda”

    *

    Obedecí, llevaba un vestido de flores que me saque por los hombros, un pequeño sujetador violeta y unas bragas del mismo color, me desnude mirando al suelo y deje mi ropa sobre una silla, cuando me di la vuelta Marcos estaba sentado enfrente y Charlie estaba frente a la camilla mirándome alelado.

    *

    “Joder tío, esta bastante buena para los años que tiene, vaya buenos melones que gasta”

    *

    “Ya te digo, no veas como se le movían las tetas el otro día mientras la enculaba frente a su esposo y su hijo”

    *

    “Que dices tío, ¿te la has follado delante de su familia?”

    *

    “Jajajaja, no hombre no, no soy tan cabron, me la folle en su cama de matrimonio con las fotos de su familia en frente”

    *

    “Jajajaja, mira que eres cerdo tío”

    *

    Charlie golpeo con su mano la camilla y yo entendí el mensaje, me tumbe sobre la camilla completamente desnuda como estaba y Charlie comenzó a preparar las cosas.

    *

    Vi como preparaba espuma de afeitar y una cuchilla, ante mi mirada Charlie me dijo

    *

    “Es para depilarte el coñito, no puede haber pelo, así será mas fácil”

    *

    Me acerco la cuchilla y en un par de pasadas me dejo completamente depilada

    *

    “así esta mucho mejor, como una niña”

    *

    Luego agarro una especie de pistola de la que salía una aguja hipodérmica, la puso en Marcha y me la acerco.

    *

    “El pubis es delicado pero una M es fácil de tatuar y será rápido”

    *

    Note unos pinchazos, no era muy doloroso pero si algo molesto, a los 10 minutos yo ya estaba preguntando cuanto faltaba para acabar.

    *

    “En unos minutos estarás lista putilla, tu tranquila y deja a Charlie trabajar”

    *

    10 minutos después escuche como Marcos apagaba la maquina

    *

    “Listo, coño tatuado”

    *

    Levante mi cabeza y vi una M de color negro de unos 5 cm de ancho por 5 de largo en medio de mi pubis.

    *

    “Ahora te doy un poco de crema y listo, este tatuaje es pequeño así que no necesita muchos cuidados”

    *

    Charlie extendió un poco de crema por mi pubis y yo me sentí totalmente expuesta y humillada ante el nieto de mi vecina, hacia unas semanas llevaba una vida totalmente normal y ahora estaba ahí, desnuda ante un desconocido con el amigo de mi hijo mirándome a escasos metros con una sonrisa en su cara.

    *

    “Uppps, perdón, no sabia que estabas con clientes”

    *

    La voz me saco de mi pesadilla por un segundo, mire hacia la puerta del estudio y vi a un chaval de la misma edad de Charlie en el quicio de la puerta.

    *

    “Tranquilo tío, de momento no hay mas clientes para hoy, vete a recepción y si pasa algo me avisas”

    El muchacho se dio la vuelta y desapareció, debía ser el recepcionista y no pareció extrañado de ver allí una mujer desnuda con su coño recién tatuado.

    *

    “Oye tío, ¿me dejas que use tu estudio un rato?”

    *

    “Bueno, no tengo mas clientes de momento, ¿Qué quieres hacer?”

    *

    “Es que he estado mirando el coñito rasurado de Maribel mientras se lo tatuabas y ya me he puesto como una moto”

    *

    Efectivamente pude ver como Marcos ya tenia una erección que se le notaba a través de sus pantalones cortos.

    *

    “Jajaja, así que quieres estrenar el coño depilado de la vecina de mi abuela, vale tío, sin problema, me voy a recepción y te dejo disfrutar”

    *

    “Quédate si quieres Charlie, Maribel y yo no somos vergonzosos, ¿verdad que no Maribel?”

    *

    Yo sabía que daba igual lo que yo contestara

    *

    “No, no lo somos”

    *

    Marcos se bajo los pantalones y los calzoncillos, esta vez ni siquiera se quito la camiseta que llevaba puesta, su polla no necesito nada mas, ya estaba lista para penetrarme, se acerco mas a mi, yo gire la cabeza mirando para otro lado sabiendo lo que se avecinaba.

    *

    “Quiero que mires a Charlie, si el me dice que apartas la mirada me enfadare”

    *

    Tuve que girar la cabeza hacia el otro lado, el lugar donde estaba Charlie y mirarle a la cara.

    *

    Marcos levanto mis piernas y las puso en paralelo sobre mis hombros, casi junto a su cabeza, a punto su dura estaca a mi gruta y por tercera vez en menos de un mes, una polla que no era la de mi esposo se clavo dentro de mi.

    Marcos arremetía con fuerza mientras mi cuerpo se agitaba ante sus embestidas y yo no dejaba de mirar a Charlie.

    “Vamos Marcos, follatela duro” animaba el nieto de mi vecina a su amigo.

    Marcos me bombea con todo y animado por su amigo me da bien duro, mis tetas se agitan con fuerza y mis manos se agarran con fuerza a los bordes de la camilla.

    Yo puedo ver como Charlie disfruta de la escena como si estuviera viendo una película pornográfica en su casa, incluso se acaricia un par de veces su paquete por encima del pantalón mientras la polla de Marcos no deja de hundirse dentro de mi.

    La camilla comienza a crujir mientras Marcos sigue dándome bien duro y yo siento perfectamente como la polla de ese cabron llega hasta lo mas hondo de mi, no puedo evitar comenzar a gemir mientras no dejo de mirar a Charlie para no provocar el enfado de Marcos.

    Marcos agarra mis manos que se sujetaban a la camilla y me empuja hacia el haciendo que las penetraciones sean mas ruidosas y profundas, Marcos esta muy cachondo y no parece que vaya a aguantar mas, yo temo que esta vez lo haga dentro de mi, he comenzado a tomar la píldora sabiendo que puede que algún día este cerdo o alguno de sus amigos termine corriéndose en mis entrañas, no quiero correr riesgos y lo hago a espaldas de mi esposo que considerando que hace meses que no me toca sospecharía si supiera que estoy tomando medidas anticonceptivas.

    *

    Pronto noto como Marcos saca la polla y la sitúa sobre mi pubis, comienza a jadear ruidosamente y noto como varios chorros se depositan sobre mi pubis, sobre el tatuaje que Charlie me había terminado de hacer hacia unos momentos.

    *

    “Uffff, toma mas cremita para el tatuaje puta” dice Marcos

    *

    “Límpiate guarrilla” me dice mientras el se sube los pantalones

    *

    Yo cojo una toallita que hay cerca de la camilla y me limpio mi pubis cubierto de semen con ella

    *

    “¿Te ha mirado todo el rato?”

    *

    “Si, te ha hecho caso, no veas que caras ponía”

    *

    “Bueno, ¿que te debo por el tatuaje?”

    *

    “Serian 60 euros niño”

    *

    “¿No prefieres otra cosa?”

    *

    “¿Cómo?”

    *

    “Veo que estas empalmado cabron, ¿no quieres darle rabo a mi puta?”

    *

    “Hombre tío, la verdad es que…”

    *

    “No se hable mas, los 60 euros a cambio de que juegues con Maribel”

    *

    “Vale niño”

    *

    Yo no me lo puedo creer, el cerdo de Marcos comercia conmigo como si yo fuera un trozo de carne de su propiedad, antes de llegar a la camilla Charlie ya se ha desnudado.

    *

    “Charlie por favor, soy amiga de tu abuela, soy una mujer casada, por favor no…”

    *

    “También estabas casada hace cinco minutos cuando mi amigo Marcos te daba pollazos”

    *

    “Si Maribel, no pongas excusas tontas, también estabas casada cuando te encule el otro día frente a las fotos de tu familia, cuando te tragaste mi polla en tu habitación de casada, cuando me corri en tu cara, cuando se la chupaste a mis amigos en el salón de tu casa” dijo Marcos

    *

    “Pero, no lo hagas, te lo suplico, por favor no…”

    *

    “Mira Maribel, yo no voy a obligar a Charlie a follarte, si el no quiere tus agujeros le damos 60 euros de tu cartera y te vas para casa”

    *

    “Si, te pagamos, te doy 100 euros si quieres, tengo 150 en la cartera, son tuyos pero no…”

    *

    “Lo siento señora, que sea la vecina de mi abuela me da mucho morbo y saber que esta casada y que el cabron de Marcos se la folla siendo amigo de su hijo me pone como una moto, guarde sus 150 euros que yo me quedo con su coño”

    *

    Charlie se acerco a la camilla y comenzó a tocarme las tetas, luego se inclino para lamer mis pezones y meter su cabeza entre mis pechos haciendo ruidos jugando con ello.

    *

    Marcos me levanto de la camilla y me alzo sobre el, para no caerme al suelo tuve que enredar mis piernas sobre su cadera y pude notar la dureza de su polla sobre mi vientre, al menos me consolé pensando que era una polla bastante normal y no sufriría al metérmela.

    *

    comenzó a besarme con ganas y aunque al principio yo tenia mi boca cerrada pronto no pude evitar que su lengua violara mi boca, al mismo tiempo me sobaba bien el culo, era el quinto chico en pocas semanas que estaba abusando de mi, el nieto de mi vecina y amiga Rosa me tenia desnuda sobre el con su lengua entrelazada con la mía.

    Luego volvió a bajar su cabeza para enterrarla en mis tetas.

    “Joder Marcos, vaya tetas que tiene, me encantan”

    “Pues nada colega, comete esas tetas que tanto te gustan”

    Cuando se canso de comerme las tetas Charlie me dejo en el suelo, me tenia justo enfrente suya tan pegada a mi que podía notar su dura polla contra mi vientre.

    “Marcos, ¿me la puede chupar?”

    “Puedes hacer lo que quieras con ella tío, eres mi colega”

    Entonces Charlie me susurro al oído

    “Ponte de rodillas y cómeme la polla”

    Me arrodille y sin decir palabra agarre la polla de la base y me fui acercando hasta introducirla parcialmente en mi boca, cerré los ojos y comencé un movimiento con la cabeza que hizo suspirar a Charlie de placer.

    “Joder con la señora casada, como la chupa”

    “Jajaja, ha aprendido en las ultimas semanas” dijo Marcos

    “Pues nada hombre, que chupe, que chupe”

    Charlie me agarro la cabeza y comenco a moverla como si se estuviera haciendo una paja a dos manos, literalmente me estaba follando la boca y por suerte al no ser tan grande como la de Marcos solo me provocaba alguna arcada pero era relativamente fácil para mi garganta acomodar esa polla.

    “Hasta el fondo nena, hasta el fondo”

    “Todavía no esta especializada en gargantas profundas Charlie” dijo Marcos

    Charlie me saco la polla de la boca y comenzó a moverla de arriba abajo golpeando mi cara llenándomela de saliva y liquido preseminal, luego la paso por mis labios como si me los estuviera pintando con su dura polla.

    “Venga, sigue comiendo polla”

    Volví a meterme la punta de la polla en la boca y esta vez Charlie me puso la mano en la cabeza pero sin hacer fuerza, dejando que fuera yo quien llevase el ritmo de la mamada que le estaba realizando.

    Mi lengua recorría el tronco de aquella polla chupando con deleite, yo parecía una vulgar puta, eso era en lo que me estaba convirtiendo.

    “Te comería ese coñito que tienes puta pero como mi amigo ha estado dentro hace un rato me da un poco de palo así que inclínate en la camilla mirando hacia el otro lado”.

    Yo me saque la polla y me puse sobre la camilla mirando hacia la pared y dándole mi culo a Charlie.

    “Vaya culo que tiene la zorrita casada esta”

    “Ya te digo Charlie”

    “Nose si tengo condones por aquí”

    “Que coño condones, follatela a pelo, siente bien ese coño apretado que tiene la puta”

    “Bueno, pues entonces voy a darle un poco de polla a la vecina de mi abuela”

    *sentí como el pene de Charlie se pegaba a mi y como inclinadose sobre mi hasta casi notar su aliento en mi nuca me la introdujo de golpe, se quedo quieto con su polla enterrada dentro de mi.

    “Joder tío, esta estrechito”

    “Si, parece que su marido no lo ha usado mucho, pero ya le daré yo buen uso a ese coño”

    Charlie no me agarro, se limitaba a dar golpes lentos de cadera haciendo que mi coño se tragara su polla lentamente, Marcos dio la vuelta a la camilla, pude ver como se había vuelto a quitar los pantalones y ya estaba nuevamente empalmado, como Charlie me estaba follando en la parte estrecha de la camilla, Marcos pudo situarse frente a mi, a escasos centímetros de mi cara con su polla a la altura de mi rostro.

    “Espero que no te importa que me una a la fiesta”

    “Claro que no, es tu puta, haz lo que quieras”

    Marcos puso su mano sobre mi cabeza y se fue aproximando a mi hasta que su polla toco mis labios, comenzó a hacer fuerza y pronto tuve que abrir la boca permitiendo que la polla de ese cerdo entrara dentro de ella, era la primera vez en mi vida que tenia dos pollas dentro de mi al mismo tiempo.

    Las embestidas de Charlie hacían que fuera imposible que pudiera sacarme de la boca la polla de Marcos y mucho menos cuando el puso sus manos a ambos lados de mi cara agarrando mi cabeza para que no pudiera moverla a los lados.

    “Toda dentro, hasta el fondo, se la estoy metiendo a tu guarra hasta las pelotas”

    “Disfruta colega, disfruta”

    Me sentía como una muñeca inchable de la que esos dos malditos bastardos hacían de sus agujeros lo que ellos querían.

    “Estoy a punto de correrme” decía Charlie aumentando el ritmo de sus estocadas

    “Tranquilo tío, salte que todavía queda tiempo para pasarlo bien”

    Charlie salio de mi coño resoplando, había estado a punto de correrse sin duda, pude ver como se sentaba en la camilla al lado mió, Marcos me la saco de la boca y se puso detrás mía, no había tiempo para que yo descansara, me dio la vuelta y me dijo

    “Te estas portando como una buena puta, voy a llenarte otro poco el coño”

    Marcos me cogio en brazos como había echo su amigo hacia unos minutos pero esta vez no dejo que su polla chocara contra mi vientre, me hizo entrelazar mis piernas sobre el y agarrarle el cuello con mis manos mientras el buscaba con su polla en esa postura la entrada a mi gruta, cuando la encontró puso sus manos en mis nalgas y comenzó a bajar.

    Fue bajando muy despacio, recreándose con el momento

    “Siempre tan estrecho y calentito, vaya chochete que tienes Maribel”

    podía notar como ya me había metido dentro el capullo y seguía bajando sin detenerse mientras Charlie en la camilla se la meneaba despacio.

    “¿La sientes Maribel?, ¿te gusta como va entrando?”

    “Vaya coño de glotona que tiene” dijo Charlie

    Siguió bajando hasta que no pudo bajar mas y me miro a los ojos en esa postura, completamente empalada por su ariete, como una zorra con mis piernas en su cintura y mis manos alrededor de su cuello me beso con lengua sin dejar que su polla saliera de mi ni un solo centímetro.

    Cuando termino de besarme comenzó a martillear con su polla en mi coño, yo aguantaba las duras embestidas que a diferencia de antes ahora eran rápidas y profundas.

    “Tu marido no te ha follado así en la vida, esto es lo que a ti te gusta, una buena polla reventando tu coño de madurita casada”

    volvió a detenerse y comenzó a andar hacia la camilla con su polla enterrada en mi

    “¿Estas listo para mas Charlie?”

    “Claro tío, vamos a darla mas polla”

    “Me vas a ayudar a hacer algo nuevo con ella” dijo Marcos

    Marcos siguió andando conmigo encima hasta llegar a las piernas de Charlie que seguía sentado en la camilla, Marcos me levanto un poco mas y se acerco algo hasta ponerme encima de Charlie.

    “Ya sabrás lo que quiero no Charlie”

    “Si tío, jajaja, va a ser bestial”

    Yo no sabia lo que estaban queriendo decir hasta que note la polla de Charlie cerca de mi culo.

    “No, no, que vais a hacer, no estaréis pensando en…”

    “Calla puta, veras como gozas con dos pollas dentro de ti, además ya tienes el culo hecho a mi polla y te será mas fácil dejar que la polla de Charlie entre en tu culete”

    “No, eso no, por favor, eso si que no”

    “Cállate puta o le digo a Charlie que llame por teléfono a tu hijo y a tu esposo para que vengan aquí y vean como su mujer y su madre esta completamente en pelotas empalada en la polla de un chaval de 18 años amigo de su hijo, ¿Qué prefieres?”

    No respondí y cerré los ojos ante lo inevitable

    Marcos ya estaba encima de Charlie y este tenia su polla en la dirección correcta así que Marcos solo tuvo que dejarme bajar lentamente, pronto sentí como la polla de Charlie presionaba en mi culo.

    “Ya entra, ya entra niño” decía Charlie

    Marcos sigue bajando, noto como mi culo se va abriendo, comienza a escocer, la misma sensación que hace una semana cuando Marcos me rompió el culo por primera vez en mi vida, la polla de Charlie se va abriendo camino en mi interior lentamente hasta que le oigo decir.

    “Ya esta, hasta dentro tío, tiene las dos clavadas hasta el fondo”

    Al oír eso abro los ojos horrorizada, las dos pollas se encuentran dentro de mi separadas únicamente por una fina membrana, puedo sentirlas palpitar dentro de mi, jamás en 20 años de matrimonio había sido infiel y en menos de 3 semanas había chupado varias pollas adolescentes, dejado que me reventaran el coño, me rompieran el culo y ahora eran dos pollas las que se abrían paso en mi coño y mi culo, dos pollas jóvenes que iban a reventarme por dentro.

    Marcos esta vez no me levanta, se limita a mover sus caderas haciendo que su polla salga de mi unos centímetros mientras la polla de su amigo permanece dentro de mi haciendo que mi culo se acostumbre al tamaño de aquel invasor de carne palpitante.

    “Me vais a matar” digo yo

    “Tranquila Maribel, nadie se muere por una doble penetración, jajaja”

    “Joder, este culo es súper estrecho tío”

    “Claro, hasta hace una semana estaba sin estrenar”

    “Jajaja ¿le has estrenado el culo a la mujercita casada?, que cabron, pues ahora soy yo quien va a probar este culete, al final este culo habrá probado muchas pollas menos la su esposo”

    No puedo creerlo pero es cierto, tengo dos pollas dentro de mi y probablemente la de Charlie no sea la ultima polla que entre en mi culo a partir de ahora.

    “Mueve el culo de esta puta como quieras Charlie mientras yo me divierto con sus pezones”

    Marcos me suelta el culo y me deja sentada sobre los muslos de Charlie y comienza a pellizcar mis pezones haciendo que irremediablemente se pongan duros.

    “Vamos allá”

    Dice Charlie que pone ahora sus manos bajo mis nalgas y comienza a subirme despacio sin dejar que ninguna de las pollas salga completamente de dentro de mi para poder volver a bajarme.

    Yo comienzo a jadear y suspirar con fuerza, ya es inevitable, no puedo controlarme, tengo dos pollas dentro de mi y el cabron de Marcos esta jugueteando con mis pezones, no quiero, no puede ocurrir pero esta ocurriendo, me esta gustando, mi cuerpo esta disfrutando de la doble follada a la que esos dos mocosos me están sometiendo.

    “Te gusta tener dos pollas dentro Maribel, ya sabia yo que eras una puta, lo supe en cuanto te vi venir a pedirme ayuda para tu hijo, ese mismo día supe que te convertiría en mi puta particular, supe que eras débil y cachonda y que harías por el pringado de tu hijo cualquier cosa”

    Las pollas de ambos entraban en mi de manera sincronizada haciéndome sentirlas hasta el fondo de mi ser.

    “Te arrancaría estos pezones gordos que tienes Maribel”

    En el estudio hacia calor y mi cuerpo estaba sudado y pegajoso por la follada a la que estaba siendo sometida, mi culo y mi coño se estaban ensanchando mientras Charlie y Marcos me follaban a la vez.

    “No puedo mas, ya si que si, no puedo mas tío”

    “Correte en su culo tío, eres un buen colega y te voy a dejar que se lo rellenes de leche por primera vez”

    Yo iba a negarme pero no me dio tiempo, antes de que dijera nada ocurrió, Charlie pego un grito y comenzó a llenarme el culo de leche, mi espalda se arqueaba al sentir ese liquido caliente entrar en mi y en ese momento y con Marcos nuevamente moviendo su cadera para que su polla no dejara entrar dentro de mi me corri como una puta.

    “AAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH”

    “Eso es Maribel, correte putilla, correte,jajajaj” dijo Marcos

    “Toma leche calentita para ti, hasta dentro de tu culete” dijo Charlie

    *

    Marcos aumento el ritmo de sus pollazos

    *

    “TU TAMBIEN DENTRO NO, TU TAMBIEN NO” grite yo jadeando

    *

    “Tranquila Maribel, hoy no es el día, tengo otra cosa pensada para hoy”

    *

    Marcos salio rápidamente dentro de mi, al despegarse de mi yo me resbale hacia abajo sin fuerzas cayendo al suelo arrodillada sintiendo como al caer y destaponar mi culo de la polla de Charlie su semen comenzaba a salir hacia fuera manchando mis muslos.

    *

    Yo todavía estaba en estado de sock cuando vi que Marcos se acerco a mi y me metió la polla en la boca sin que yo pudiera hacer nada por evitarlo, me sujeto con sus dos manos impidiendo que yo pudiera retirar mi boca y empezó a correrse dentro de mi boca.

    *

    “TRAGATELO TODO PUTA; YO CUIDO DE TU HIJO Y TU CUIDAS DE MI, TRAGATE TODA MI CORRIDA”

    *

    Me grita mirándome a los ojos mientras a caga golpe de cadera sigue corriéndose dentro de mi boca, me es imposible zafarme y comienzo a tragar sintiendo como la corrida de aquel chico baja por mi garganta hasta depositarse en mi estomago.

    *

    Permanece unos segundos en la misma posición hasta que siento como un ultimo chorro golpea en mi paladar y baja directamente hasta mi estomago sin tocar mi lengua, cuando me suelta la cabeza yo comienzo a toser y algunos restos de semen caen al suelo.

    *

    “Se lo ha tragado todo como una campeona” se rie Charlie

    *

    “Ya te digo, como me ha ordeñado, ¿es la primera vez que se corren en tu boca Maribel?”

    *

    “Si” digo yo

    *

    “Pues no será la ultima” dice el cerdo de Marcos

    *

    Marcos y Charlie se visten, aun siento el sabor del semen en la boca cuando Marcos me tira mi ropa y me pide que me vista, no me deja limpiarme el semen que aun chorrea por mis muslos y tengo que ponerme las bragas mientras mi culo aun escupe semen, todavía tiene tiempo para humillarme y pedirme que le de 20 euros de propina por lo bien que me ha tratado a Charlie y que le de un beso y le de las

    *

    “Gracias por todo, no solo por el tatuaje sino por follarme el culo y llenármelo de leche”

    *

    “No hay de que mujer, vuelve cuando quieras y te relleno también el coño” contesta el hijo de perra.

    *

    “Bueno Charlie, ya nos vamos, ya nos veremos tío”

    *

    Cuando salimos del estudio veo que el chaval que había entrado mientras Charlie me tatuaba el coño esta en la recepción sonriéndome, también hay un cliente sentado en una silla esperando su turno, no dicen nada pero esta claro por sus caras que han oído todo, incluido cuando Marcos me llenaba la boca de leche.

    Todavía antes de llegar a casa tengo que dejar a Marcos con sus amigos y se despide de mi con un beso diciéndome que como he sido buena va a tratar de buscarle una novia al gilipollas de mi hijo y que me dejaría descansar un par de semanas hasta que volviera a necesitar mis servicios.
    a ver, desarrollamelo
    El autentico y genuino.
    Si el sitio al que me llevas vale más de 20€ me piro con una rumana.

  16. #16
    Cita Iniciado por issue2b Ver mensaje
    Llevo tiempo follándome a la madre de mi amigo el pringao

    Os cuento:
    Cuando llegamos a casa aquel día en que cambo mi vida mi hijo Jorge de 18 años estaba llorando en el salón, yo le pregunte que le ocurría pero el no quería responderme, se limitaba a lloriquear como un niño asustado.

    “Es evidente lo que le pasa Maribel, le habrán vuelto a dar alguna leche en el colegio, esta claro que este niño no tiene pelotas y es el tontito de su clase”

    Como de costumbre mi marido Enrique en vez de ayudar solo empeoraba la situación, no se parecía en nada a nuestro hijo Jorge, mi esposo era un hombre de 44 años, camionero de profesión, con muy mal carácter y que aunque nunca había tenido un físico espectacular si que tenia la bastante mala leche como para que nadie quisiera meterse en discusiones con el, mi hijo Jorge en cambio era un chaval mas bajito y delgado de lo normal para su edad que desde el colegio había sido victima de las burlas de sus compañeros.

    Yo entendía perfectamente la preocupación de mi hijo ya que de adolescente yo había sido una chica bastante gordita por no decir gorda y también había sufrido muchos ataques por mis compañeros de clase y incluso por mis amigos, con los años me puse en forma y a mis 42 años no era una modelo pero desde luego tenia un físico bastante atractivo para mi edad y una media melena bastante favorecedora, ya no quedaba nada de aquella niña gorda de hacia 30 años.

    “Deja de llorar como una niña cojones, en el colegio como en la vida comes o te comen chaval, yo a tu edad le partía la cara a todo el gilipollas que se atrevía a insultarme”

    “Como puedes decirle eso al niño Enrique, pegar nunca es la solución, las cosas se arreglan dialogando”

    “Ya esta aquí Maria Teresa De Calcuta, la culpa es tuya Maribel, siempre ha estado bajo tus faldas y como es hijo único le has consentido todos los caprichos y sacado de todos los problemas, por eso ahora es casi un adulto que no tiene ni puta idea de defenderse, yo me largo a trabajar que estoy harto de lloriqueos”

    Mi marido se fue a trabajar y yo hable con mi hijo, cuando logre que se tranquilizara le prometí que yo arreglaría lo que le estab

    “Ya esta aquí Maria Teresa De Calcuta, la culpa es tuya Maribel, siempre ha estado bajo tus faldas y como es hijo único le has consentido todos los caprichos y sacado de todos los problemas, por eso ahora es casi un adulto que no tiene ni puta idea de defenderse, yo me largo a trabajar que estoy harto de lloriqueos”

    Mi marido se fue a trabajar y yo hable con mi hijo, cuando logre que se tranquilizara le prometí que yo arreglaría lo que le estaba pasando, que no se preocupara que yo le ayudaría.

    Al día siguiente cuando mi hijo se fue al Instituto yo espere 30 minutos y fui para allá también, quería hablar con el director para que castigara a los culpables de hacerle la vida imposible a mi hijo.

    Cuando llegue al Instituto pude ver a un grupo de chicos sentados fuera de clase, en la tapia del Instituto, reconocí a uno de ellos, había sido vecino nuestro hacia años, se llamaba Marcos y yo conocía a su madre, por ella sabia que su hijo era capitán del equipo de fútbol del Instituto y también un chico bastante popular entre los chicos y también entre las chicas, pensé que hablar con el director podía empeorar las cosas para mi hijo, que podrían llamarle chivato y cosas así y entonces decidí hablar con Marcos.

    Me acerque al grupo y a Marcos, obviamente era el líder del grupillo

    “Hola Marcos, nose si me recuerdas…”

    “Emmm… si, no recuerdo su nombre pero si, éramos vecinos hace años ¿no?”

    “Si, esa soy yo, mi nombre es Maribel”

    “Si, ya, ya la recuerdo, usted es madre de bicho palo”

    Bicho palo es uno de los motes que sabia que mi hijo tenia en aquel Instituto, por el cual le conocía todo el mundo, incluso sus amigos le llamaban así cuando discutían.

    “Mi hijo se llama Jorge y es muy buen chico, por eso quería hablar contigo, sabes que tengo buena relación con tu madre y quería pedirte un favor”

    “Adelante, dígame que quiere de mi”

    “Se que tu eres un chico muy popular y había pensado que tu y tus amigos podíais ayudar a mi hijo a ser mas popular, muchos de sus compañeros le insultan y llega muchos días a casa llorando, si pudierais hacer algo por el…”

    “Tranquila Maribel, usted era nuestra vecina y se que todavía queda con mi madre de vez en cuando para tomar café, no se preocupe, ayudaremos a su hijo”

    Eso me tranquilizo y me fui de allí pensando que las cosas irían mejor para mi hijo Jorge, de echo en la siguiente semana no llego a casa ningún día llorando, desde luego eso ya era todo un avance, habían pasado 10 días desde mi conversación con Marcos y yo estaba en casa limpiando, mi marido estaba trabajando y mi hijo en clase, yo era ama de casa y en ese momento iba a ir a la habitación de mi hijo a hacerle la cama cuando sonó el timbre de la casa.

    Cuando conteste el telefonillo me sorprendió la voz que escuche al otro lado

    “Maribel, soy yo Marcos, el nuevo amigo de su hijo”

    Abrí la puerta aunque me extrañaba que estuviera allí en vez de estar en clase como mi hijo, cuando entro me contó que habían faltado algunos profesores y que había pensado en hacer una visita a mi hijo, me alegro escuchar aquello y saber que mi hijo estaba haciendo nuevos amigos, le dije a Marcos que mi hijo no estaba en casa y que no había vuelto de clase así que supuse que sus profesores no habían faltado, le ofrecí a Marcos tomar una coca cola y el acepto, cuando se la traje de la cocina el me dijo que yo estaba muy guapa, desde luego su madre tenia razón, su hijo era un adulador porque en aquel momento yo no podía estar muy atractiva con un pantalón de chándal y una camiseta y mucho menos para un chaval con veintitantos años menos que yo.

    Estaba hablando con Marcos cuando sonó el teléfono, curiosamente era su madre, le dije que justo en ese momento estaba allí su hijo, que habían faltado unos profesores y había venido a ver a mi hijo, ella se sorprendió ya que al parecer no sabia que mi hijo y el suyo fueran amigos, estaba hablando con ella mientras Marcos se tomaba la coca cola cuando me dijo que estaba haciendo una dieta nueva, yo le dije que me la tenia que pasar, que necesitaba perder unos kilitos que había ganado en la pasada navidad.

    Justo en ese momento escuche la voz de Marcos detrás mía a escasos centímetros

    “Pero que dices Maribel, si estas buenísima”

    Al mismo tiempo que decía aquello, aquel muchacho de 18 años me agarro de los pechos desde atrás estrujándolos, yo me quede en estado de shock, completamente sorprendida por lo que acababa de suceder, trate de pensar rápido y le dije por teléfono a su madre que tenia que dejarla, que tenia una cosa en el horno, que la llamaría mas tarde.

    En cuanto colgué el teléfono me di la vuelta y le di una bofetada a Marcos

    “Pero que coño crees que haces niñato”

    “Te digo que no te hace falta dieta Maribel, menudo pedazo de culo tienes”

    Al decir esto me agarro nuevamente pero esta vez del culo, yo separe su mano inmediatamente de mi culo con un fuerte manotazo y le pedí que se fuera de mi casa inmediatamente.

    “Venga Maribel, seguro que te apetece una buena follada, ¿es que acaso no te gusto?”

    “Pero que tonterías dices, estoy casada y tu eres amigo de mi hijo, si hoy o el otro día malinterpretaste mis intenciones te digo que yo no…”

    “Que malinterpretar ni que ostias, ¿creías que iba a convertir al pringado de tu hijo en uno de los populares a cambio de nada?, tu hijo es el mas pringado del Instituto, recuerdo que ya era el mas pringado del colegio, yo puedo convertirle en el tío mas guay del Instituto pero será a cambio de tu coño Maribel”

    “Te has vuelto loco, sal ya de mi casa o llamo a la policía, tu no sabes lo que dices”

    “Te lo advierto Maribel, ya sabes lo mierdecilla que es tu hijo, si yo y los míos le machacamos podemos convertir su vida en un infierno mucho mayor de lo que ya era antes de que me pidieras mi ayuda”

    Yo no sabia que decir, sabia que aquel chico hablaba en serio, podía verlo en su mirada, también conocía la debilidad de mi hijo y ya hacia tiempo que tenia miedo de que su situación en el Instituto le llevara a cometer una locura, también sabia que cambiar de Instituto o de barrio no era la solución, ya lo habíamos hecho cuando termino el colegio y su situación no había cambiado, mi hijo era un chico débil, sin carácter y puede que mi marido tuviera razón en parte al decir que en parte su falta de carácter fuera culpa mía.

    Como no había dicho nada ante lo que Marcos había dicho pude ver como se había acercado un par de pasos hacia mi y en ese momento me besó en los labios, le dejé hacer unos segundos y luego le quise apartar pero él me sujetó la cabeza con fuerza.

    Era un joven de al menos 1.80 y bastante atlético, mucho mas fuerte que yo y me era imposible separarme de el, tras unos segundos se separo de mi y dijo

    “Dime algo y me largo, pero ya sabes que tu hijo sufrirá las consecuencias, de ti depende de que se convierta en un campeón o que acabe como un mierda”

    Tampoco respondí así que volvió a besarme, esta vez no tuvo que sujetarme, yo no me movía, me daba pequeños besos al tiempo que me decía groserías

    “Gracias a tu coño tu hijo será tan popular como yo”

    “Te voy a rellenar como a un pavo”

    “Ahora eres mi putita”

    Mientras me decía aquellas cosas había llevado sus manos a mis pechos y me los acariciaba lentamente por encima de la camiseta.

    Aun tuve fuerzas para negarme y tratar de separarme pero el me agarro con fuerza de los pechos y me atrajo hacia el

    “Piensa en tu hijo Maribel, piensa en como venia llorando a casa como un bebe antes de que yo me hiciera cargo de el”

    Yo volví a quedarme quieta, el seguía dándome besos al tiempo que acariciaba mis pechos pero esta vez una de sus manos fue deslizándose hacia abajo, traspasando el elástico del pantalón del chándal.

    Con la mano que masajeaba mis tetas fue subiendo mi camiseta hasta dejarlo enrollado sobre ellas, no llevaba sujetador así que pudo verlas desnudas en cuanto dejo la camiseta enrollada sobre mis tetas, dejo de besarme para observar mis pechos mientras yo seguía inmóvil.

    “Vaya tetas Maribel, unas tetas preciosas, no están tan erguidas como las de las chicas de mi edad pero nunca había estado con unas tetas así de grandotas, debes usar al menos una 100 y para tu edad no están nada caídas”

    Mientras con su mano por dentro del chándal comenzó a tocarme por encima de las bragas con su otra mano comenzó a acariciar suavemente mis pezones, los pellizcaba y tiraba de ellos delicadamente como si yo simplemente fuera una amante y no una mujer a la que estaba forzando.

    Se acerco con su boca a mis tetas y comenzó a lamer mis pezones

    “¿Ves como soy amigo de tu hijo Maribel?, estoy mamando las mismas tetas que el mamo hace años”

    Yo no respondí nada ante aquella humillación, la mano que estaba dentro de mis pantalones se metió esta vez por dentro de mis bragas al mismo tiempo que su boca comenzaba a succionar de mi pezón derecho, su mano llego a mi rajita y Marcos acaricio mi clítoris suavemente para después introducir un dedo poco a poco.

    “Noto que solo tienes una línea de pelito Maribel, me encantan los coñitos así” me dijo sacándose el pezón de la boca.

    Ahora ya eran dos los dedos que se movían en mi entrepierna entrando y saliendo de mi interior, me empujo hacia atrás dejándome caer sentada sobre el sillón al lado del teléfono y me bajo los pantalones del chándal y las bragas, me quito mis zapatillas de andar por casa y me dejo descalza sacándome completamente los pantalones y las bragas y lanzándolas a un lado, me dejo desnuda de cintura para abajo con mi camiseta enrollada sobre mis tetas que estaban brillantes por la saliva que Marcos había dejado en ellas, yo seguía quieta como una estatua, bloqueada, el se arrodillo ante mi, me miro a los ojos, miro hacia mi pubis y sonrió.

    “Bonito coño Maribel, me lo voy a comer enterito”

    Dicho esto paso mis piernas por encima de mis hombros y comenzó a comerme ahí abajo, su cabeza se incrustó en mi entrepierna y Marcos comenzó a recorrer todo mi interior con su lengua.

    En ese instante sonó el teléfono, pude ver en el display que se trataba de mi esposo Enrique, deje que siguiera sonando a pesar de que por un momento pensé en pedir ayuda, pero pronto me di cuenta de la situación y de que ya había difícil vuelta atrás.

    “¿Quién es?” pregunto Marcos

    Yo no respondí y el me metió un dedo de golpe en mis partes haciéndome un poco de daño

    “¿Que quien coño es?

    “Es mi marido maldito cabron, mi marido”

    Marcos sonrió, agarro el teléfono y me lo paso al mismo tiempo que volvía a reanudar su comida de coño.

    Yo me encontraba con el teléfono sobre las tetas y con Marcos entre mis piernas pasando mi lengua por mis partes, la voz de mi esposo se escuchaba por el auricular, agarre el teléfono y me lo lleve al oído.

    “Maribel?... estas ahí?... que haces?... puto teléfono… me oyes?”

    “Si, cariño, aquí estoy”

    Me costaba hablar con claridad, no solo por lo violento de la situación sino porque el cabron de Marcos sabia lo que hacia y aunque yo trataba de negar lo que estaba pasando mi cuerpo no podía y lo único que sentía era que una lengua experta se movía por mi clítoris.

    “Joder, que coño pasa, ¿no me oías?”

    “Si cariño, es que estaba limpiando y se me había caído el teléfono al responder”

    “Llamaba para decirte que al final llegare para la cena”

    “Muy bien cariño, te haré tu cena favorita”

    Yo trataba de no jadear ante la comida de coño de Marcos y el muy cabron lo sabia, a veces levantaba la mirada para verme hablar con mi marido, yo podía escuchar el sonido que hacía la lengua de Marcos al pasar por mi coño.

    “Jorge esta en clase ¿no?”

    “Si, esta en clase, yo estoy aquí sola limpiando un poco, ahora…mmm…ahora…haré la comida”

    Marcos seguía con mis piernas sobre mis hombros, su cabeza enterrada en mi entrepierna pero ahora había llevado sus manos hasta mis pezones los cuales pellizcaba en ocasiones con fuerza para obligarme a gritar mientras hablaba con mi marido, yo me mordía el labio para impedir que mi esposo se diera cuenta de nada.

    “Yo estoy a unos 300 km de casa”

    “Muy bien cariño”

    La lengua de Marcos me penetró bastante profundo y yo estuve a punto de correrme lo reconozco, nadie me había comido ah abajo ni siquiera mi esposo y todas aquellas sensaciones aunque forzadas eran nuevas para mi, por suerte para mi Marcos bajo mis piernas y quito su cabeza de mi entrepierna.

    Me alegre ante aquello pero mi alegría duro poco, Marcos se quito la camiseta dejándome ver un torso sin pelo y bastante trabajado, luego se quito los pantalones y los calzoncillos, nada mas bajarse todo pude ver como su polla estaba ya erecta, era distinta a todas las que yo había visto hasta entonces, he de decir que solo había visto 4, una era la de mi esposo, otra la de mi hijo y otras dos eran de novios anteriores a mi esposo, aquella polla era mas grande que ninguna que yo hubiera visto, unos 18 cm y sobre todo lo que me sorprendió es que no tenia nada de pelo ni en el pubis ni en los testículos, yo trate de acelerar la conversación con mi esposo sabiendo lo que Marcos pretendía pero mi esposo seguía enrollándose al otro lado.

    Marcos se volvió a arrodillar ante mi, yo había cerrado las piernas y el trato de abrirlas, yo hacia fuerza con ellas mientras seguía hablando con mi esposo así que el me pellizco en el muslo y yo no tuve mas remedio que abrir las piernas lo que Marcos aprovecho para situarse en medio con mis piernas abiertas a ambos lados de sus caderas.

    Coloco su polla a la entrada de mi coño, recreándose en esos últimos instantes previos a penetrarme, cuando situó su miembro apoyándolo ligeramente sobre mi entrada supe que toda mi vida cambiaria en ese mismo momento, jamás había sido infiel a mi esposo hasta ese momento pero a partir de aquel momento me convertiría en la puta de aquel cerdo para ayudar a mi hijo.

    Marcos comenzó a penetrarme lentamente, esa era la polla mas grande que jamás había estado en mi interior y yo emití un pequeño quejido de dolor, aquello le excito y aprovecho para dar un golpe de cadera y enterrármela por completo provocándome un suspiro que conseguí ahogar mordiéndome el labio hasta hacerme sangre mientras mi esposo seguía hablándome de su trabajo al otro lado del teléfono.

    Marcos comenzó a follarme lentamente, despacio, poco a poco, mirándome a los ojos, quería que yo sintiera como su herramienta invadía mi cuerpo lentamente, entonces se agarro a mi culo levantándomelo un par de centímetros y empezó a moverse dentro de mi con mas rapidez.

    “Te voy a reventar el coño” me dijo Marcos

    “Maribel?, has dicho algo?”

    “No cariño, sigue, sigue contándome”

    “Así que quieres que siga guarrilla” me dijo Marcos

    “PAP, PAP, PAP”

    Los ruidos que Marcos hacia al golpear con sus pelotas cuando me la metía hasta lo mas hondo de mi ser cada vez eran mas audibles y mi esposo comenzó a oírlos a pesar de que no podía escuchar mis suspiros pues yo seguía mordiéndome el labio con fuerza.

    “¿Que es ese ruido Maribel?”

    “Es solo la música, estoy escuchando música mientras limpio, ahora te tengo que dejar cariño, necesito tiempo para prepararte tu cena favorita”

    “Esta bien, luego nos vemos”

    En cuanto mi esposo colgó Marcos me agarro mis tobillos levantando mis piernas y continuo follandome con toda la fuerza de la que era capaz.

    “No tan adentro, no tan adentro… me haces daño”

    “Vete acostumbrando Maribel porque tu coño va a ser mió siempre que quiera”

    Me soltó las piernas y se agarro a mis tetas pellizcando nuevamente mis pezones al tiempo que buscaba mi boca para besarme sin dejar de embestirme.

    Pronto se canso de esa posición para mi alivio y decidió sentarse el en el sofá, me pidió que me acercara y me subiera encima de el, yo ya no podía negarme a nada, había cruzado la línea y no había vuelta atrás.

    Yo me puse encima suya, su polla erecta rozaba mi estomago al situarme sobre el y podía notar el calor de sus pelotas cerca de mis nalgas, Marcos me agarro la cabeza y me comió la boca, no puedo llamarlo de otra forma porque eso no era un beso, me enterró su lengua en mi garganta hasta donde pudo y cuando me saco la lengua de la boca me lamió los labios.

    “Ahora agarra mi polla y dime lo que vas a hacer”

    “Yo… no entiendo…”

    “Claro que entiendes putita, agarra mi polla y dime lo que vas a hacer o se acaba nuestro trato y tu hijo seguirá siendo el pringado”

    Yo sabia lo que quería, agarre su miembro y lo restregué sobre mi coño, luego lo situé sobre mi entrada y me empale yo misma en su polla al tiempo que le decía

    “Te voy a follar”

    Aquella herramienta se clavo completamente en mi interior, por la cara de Marcos supe perfectamente que eso era lo que el quería.

    “Claro que si Maribel, tu me vas a follar, vamos, quiero verlo”

    Con su polla clavada hasta lo mas hondo comencé a respirar lentamente, apoye mis manos en los hombros de marcos y me levante dejando solo en mi interior el capullo de la polla de Marcos para después volver a sentarme de golpe sobre esa polla que se incrusto hasta el fondo de mi coño, volví a repetir lo mismo a la vez que Marcos me agarraba de la camiseta y la rajaba con fuerza tirando el guiñapo que hasta entonces era mi camiseta a un lado.

    “Así, te quiera desnudita completamente para mi, quiero ver como se mueven tus tetas”.

    Es polla me dolía al clavarse en mi interior así que comencé a hacer aquel movimiento pero mucho mas despacio, me levantaba y me dejaba caer hasta el fondo, de esta forma no me dola pero podía notar como la polla de ese bastardo se enterraba centímetro a centímetro dentro de mi.

    Marcos sobaba mis tetas a su antojo y mi nuevo ritmo no era de su agrado así que bajo sus manos a mis caderas para ser ahora el quien llevara el ritmo de la follada, poco a poco las penetraciones se fueron haciendo mas rápidas aunque por suerte para mi menos profundas, Marcos miraba fijamente mis tetas que subían y bajaban con cada embestida.

    “Te gusta que te la meta hasta el fondo Maribel, yo se que te gusta”

    “Vaya pedazo de polla que tengo Maribel, la de tu marido no te llega tan hondo verdad”

    De repente soltó mis caderas y me dejo sentada sobre el, con su polla enterrada dentro de mi, me pidió que me levantara y me apoyara en la mesa del salón.

    Yo le obedecí y me incline sobre la mesa del comedor con mis pechos aplastándose sobre la madera de la mesa donde comíamos.

    Marcos se levanto del sofá, se meneo su polla y se puso detrás mía, puso el capullo de su polla nuevamente a la entrada de mi coño y de un fuerte empujón ya tenia nuevamente la polla de aquel cerdo enterrada en mi coño.

    Esta vez Marcos se movía con una fuerza increíble, se agarro con fuerza a mis caderas y me follaba a placer, a lo bestia, entraba y salía de mi con toda su fuerza haciendo que mi cuerpo temblara ante sus embestidas.

    “Me encanta ver como se bambolea tu culo Maribel”

    “Me haces dañoooo” gritaba yo

    “Cállate puta, me voy a correr, me voy a correr con mi polla incrustada en tu sucio coñete”

    “No, por favor, eso no, hazlo fuera, dentro no, por favor”

    “Esta bien puta, has sido una buena golfa y te voy a conceder tu deseo”

    Sentí como sacaba su polla de mi interior y antes de que pudiera girar mi cabeza sentí como varios chorros de liquido caliente impactaban contra mi culo y mi espalda, cuando Marcos termino golpeo varias veces su polla contra mis nalgas y luego dio unos pasos hacia atrás.

    Yo caí derrumbada en el suelo del salón con el semen de aquel chico manchando mi culo y mi espalda, cuando Marcos se vistió me dijo

    “Bueno Maribel, por hoy ha sido suficiente, no te preocupes por el idiota de tu hijo que me lo voy a llevar al cine con la pandilla, así tienes tiempo para ducharte y prepararle su cena favorita a tu marido, ahora me voy pero en unos días te volveré a visitar”

    “Y me llevo esto de recuerdo”

    Marcos se refería a mis bragas, que había cogido del suelo y después de enseñármelas se las guardo en el bolsillo del pantalón.

    Marcos salio de casa dejándome allí desnuda tirada en el suelo y manchada de semen, todo aquello lo había hecho por mi hijo y por desgracia…

    No había hecho mas que comenzar.
    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Habían pasado dos semanas desde que Marcos me había follado, su madre me había llamado un par de veces para salir a tomar café pero yo había puesto alguna excusa por temor a encontrármelo en la casa, algo que nunca antes había ocurrido cuando quedaba con su madre pero ahora la citación era muy distinta y solo pensar en encontrarme de frente con aquel cerdo me ponía mala.

    Al menos el había cumplido su parte de nuestro “trato” si es que se puede llamar trato lo que aquel cerdo había hecho conmigo, mi hijo no había vuelto a venir llorando a casa, incluso había salido unas cuantas veces con sus nuevos “amigos” y me estaba empezando a hablar de que el chico mas popular de la escuela se estaba haciendo amigo de el.

    Por su parte mi marido no tenia ni idea de lo que había pasado cuando Marcos me follo en casa hacia dos semanas, yo no había dicho nada y cuando primero mi hijo y luego mi esposo llegaron a casa yo actué como de costumbre, mi marido Enrique si que se había dado cuenta del cambio de actitud de mi hijo y el pensaba que se trataba a que de una vez había heredado los cojones de su padre, yo para mi decía

    “Si tu supieras que el cambio se debe a que los cojones de otro tipo han tocado a tu mujer”

    El caso es que después de dos semanas yo había pensado que tal vez Marcos se había arrepentido, que tal vez había pensado que lo que estaba haciendo era una locura y no volvía a molestarme pero me equivocaba, una mañana de viernes a eso de las 12:00 el teléfono de mi móvil sonó y cuando conteste escuche la voz de Marcos.

    “Que tal esta mi puta madura”

    “Como…como has conseguido este teléfono…”

    “Eso no te importa zorra, pero me lo ha dado tu hijo, le dije que su nuevo mejor amigo tenia que tener el teléfono de su mama por si alguna vez pasaba algo”

    “Que… quieres…”

    “¿Tu que crees?, quiero tu coño listo en 20 minutos”

    “No…no puede ser”

    “Como que no puta, ¿ya estas tocándome los huevos otra vez?”

    “No…, es que, mi… mi marido esta en casa”

    “No me mientas puta, se perfectamente que tu puto maridito no esta en casa, tu hijo me ha contado que ha salido esta mañana a las 7:00 y que volvería el domingo, has tratado de mentirme y eso te va a costar caro”

    “No, perdona… haré lo que quieras…”

    “Eso esta mejor, en 20 minutos estoy en tu casa, voy a saltarme un par de clases para estar con mi putilla, quiero que cuando llegue me abras la puerta completamente desnuda y pon sabanas limpias en tu cama”

    Marcos colgó antes de que yo dijera nada, obedecí lo que me había dicho y puse sabanas limpias en mi cama de matrimonio, me quite la camiseta, los pantalones y la ropa interior y espere.

    A las 12:23 el telefonillo sonó, desde luego Marcos no tenia ganas de esperar a metérmela dentro, conteste con las esperanza de que no fuera el pero cuando pregunte quien era el respondió

    “La polla que viene a follarte”

    Abrí la puerta antes de que el subiera la escalera, no quería que cuando el llegara estuviera bajando o subiendo algún vecino y me viera abrirle la puerta a Marcos desnuda, cuando Marcos subió abrió la puerta y me encontró en el pasillo desnuda.

    “Así me gusta, veo que vas entendiendo quien manda”

    Cerro la puerta y se acerco a mi y me beso en los labios, luego me pidió que le desvistiera, nuevamente obedecí, le quite su camiseta dejando otra vez ante mis ojos aquel torso juvenil y trabajado, luego me arrodille ante el y le desate las zapatillas, le desabroche el pantalón y se lo baje hasta sacárselo, su calzoncillo ya estaba abultado, cuando se lo baje hasta las rodillas su polla que ya estaba dura salto como un resorte y quedo a escasos centímetros de mi cara apuntándome.

    Le baje los calzoncillos hasta los tobillos y se los saque quedando completamente desnudo al igual que yo.

    “Dame un besito”

    Yo me levante pero el rápidamente me dijo

    “No, no te levantes, dámelo ahí” dijo señalando su miembro

    Yo me quede arrodillada con su polla a escasos centímetros de mi, nunca le había chupado la polla a un hombre que no fuera mi esposo, no lo había echo con mis dos novios anteriores y a decir verdad tampoco es algo que hubiera realizado muchas veces con mi esposo, llevábamos casados bastantes años y cada día practicábamos menos sexo, creo que hacia años que no le hacia una mamada.

    Cerré los ojos y le di un beso en la punta, creía que iba a pedirme mas pero justo en ese momento sonó el timbre

    DING DONG

    Marcos se giro y fue a la puerta, miro por la mirilla y dijo

    “Es una vieja”

    Pensé que seria mi vecina de enfrente, mire y efectivamente era ella

    “Abre”

    “Co..como.”

    “Que abras”

    “Pero como… quiere…como voy a abrir así…”

    “Apáñatelas”

    Marcos se puso detrás mía, justo detrás de la puerta y yo abrí muy poco dejando solo un resquicio de la puerta abierta

    “Hola Maribel hija, ¿que tal estas?”

    “Pues bien Rosa, pero me piíllas desnuda, estaba a punto de meterme en la ducha”

    “Siento molestarte hija pero es que necesito un poco de arroz, voy a hacer una paella para mi Juan y me he dado cuenta de que no tengo arroz y por no bajar con este calor a la calle”

    “Tranquila Rosa que ahora mismo…!!Auch!!”

    “¿Estas bien querida?”

    “Si… si, es solo que…”

    No dije nada pero la verdad es que había hecho ese ruido porque Marcos desde atrás y después de frotarme su polla por el culo durante mi conversación con Rosa acaba de meterme la punta de su polla en mi coño.

    “Voy a por el arroz”

    “Vale hija, muchas gracias”

    Cuando me di la vuelta para separarme de Marcos este me agarro y me sujeto con fuerza por la cadera haciéndome imposible separarme de el

    “Vas a ir a por el arroz empalada por mi polla” me susurro al oído

    obedecí y dando pequeños pasos fuimos hasta la cocina, cogi el arroz y volví a la puerta, por suerte la puerta no se había movido y Rosa no la había empujado, de lo contrario habría visto como yo andaba dando pasitos ridículo con Marcos detrás mía con su polla dentro de mi.

    “Aquí tienes el arroz”

    “Gracias hija, no te molesto mas”

    Cerré la puerta pensando en abofetear a Marcos pero sabía que no tenía opción

    “Ahora llévame a tu habitación”

    Comencé a andar pero Marcos dijo

    “Agarrame para que no me pierda”

    Humillada completamente le di la mano pero el me la soltó y puso la punta de su polla sobre mi mano

    “Así mejor, ahora a tu cuarto”

    Agarrándole de la polla le lleve hasta mi habitación de matrimonio, ya había quitado el edredón y dejado la cama preparada para lo que sabia que quería hacer, me tumbe en la cama y me abrí de piernas resignada.

    “No seas tan rápida, se que estas como loca por sentir mi polla otra vez dentro de ti, pero ahora no tengo ganas de follar, ponte de rodillas delante de mi”

    Me levante de la cama y Marcos se sentó en el borde, donde dormía mi esposo, yo me puse de rodillas delante de el y el dijo

    “Hazme una paja”

    “Como…”

    “Una paja coño, ¿eres tonta o que?, se hace así…”

    Agarro mi mano con la suya poniéndola sobre su polla envolviéndola y comenzó a moverla de arriba abajo

    “Ahora tu sola”

    El soltó mi mano y apoyo la suya sobre la cama, me miraba mientras mi mano subía y bajaba y su polla volvía a crecer.

    “Con las dos manos, que hay polla de sobra”

    Efectivamente mi pequeña mano no cubría sino la mitad de la polla de Marcos así que con mi otra mano me ayude y comencé a hacerle una paja a dos manos, algo que nunca en mi vida había realizado y que a mi edad jamás pensé que llegaría a hacer, pero estaba claro que me quedaban muchas cosas por hacer.

    Cuando Marcos considero que tenia la polla lo bastante dura me miro a los ojos y me dijo

    “Ahora te toca almorzar”

    Yo solté la polla y puse mis manos sobre sus muslos

    “Vamos, comete mi polla”

    Yo acerque mi cabeza hasta su polla que apuntaba desafiante hacia mi cara, me situé justo encima de ella, tenia miedo, sentía asco y odio hacia aquel cabronazo, mis labios estaban prácticamente tocando la punta de la polla de Marcos, el se impaciento y puso una de sus manos en mi cabeza.

    “O me la chupas o te follo la boca, lo que tu prefieras Maribel”

    Acaba de decir eso cuando abrí la boca y me metí unos cuantos centímetros de ese trozo de carne dentro de la boca, Marcos suspiro y volvió a dejar su mano donde estaba liberando mi cabeza que yo misma movía arriba y abajo.

    “Lame mi polla Maribel”

    Yo sabía que no tenia elección, saque la lengua y lamí desde el glande hasta la base, luego otra vez el mismo camino pero a la inversa y al llegar a la punta volví a meterme la polla en la boca, la notaba palpitar y moverse dentro de mi boca.

    “Ufff, joder que boquita Maribel, voy a tener que meter a tu hijo en el equipo si sigues portándote así de bien”.

    Mis movimientos comenzaron a aumentar, me metía algo mas de polla en la boca cada vez, pensaba que si tenia que hacer aquello que al menos fuera por una buena razón, por la felicidad de mi hijo, si aquella mamada a Marcos servia para que no hicieran sufrir a mi hijo yo tenia que hacerlo.

    Yo cerraba mis labios alrededor del tronco y chupaba con fruición, solo me sacaba la polla para lamer las partes que no podía meter en mi boca ya que de los 18 cm. de polla que debía tener Marcos solo lograba meterme en la boca algo mas de la mitad.

    “Como chupas, parece que tenias ganas de comerte una buena polla”*

    Yo trataba de no escuchar las continuas humillaciones de Marcos, puso su mano otra vez en mi cabeza y me hizo sacarme la polla de la boca.

    “Cómeme los huevos”

    Bajo mi cabeza hasta sus pelotas donde yo quede con mi cara apoyada, mis labios estaban en contacto con sus pelotas y saque la lengua para comenzar a chuparlos, me consolaba pensando que al menos no tenían pelos.

    “Maribel antes me he dado cuenta de que no podias tragarte mi polla hasta la empuñadura, eso tenemos que arreglarlo, pero tranquila, iremos poco a poco”

    Marcos agarro mi cabeza nuevamente y la llevo hasta la punta de la polla, yo abrí la boca y el empujo poco a poco.

    Logre tragar unos 12 cm. de polla pero mas era imposible, Marcos siguió empujando poco a poco, comenzaron a darme arcadas y alguna lagrima se escapo de mis ojos bajando por mis mejillas.

    “Un poquito mas”

    El consiguió meterme unos centímetros más en la boca pero mis arcadas eran cada vez mayores y decidió soltarme la cabeza, yo me libere y comencé a toser.

    “Ha estado cerca pero hay que hacer mas mamadas, estas oxidada, ahora túmbate y ábrete de piernas”

    “He comprado condones para…”

    “Que condones ni que hostias, tu eres mi puta y te follo a pelo, lo mismo le damos un hermano al capullo de tu hijo, se buena y me correré fuera como la otra vez”

    Me tumbe en la cama y me abrí de piernas.

    “De todas formas nose si todavía tienes claro lo que eres, ¿lo tienes claro?”

    “….Si”

    “¿Que eres?”

    “Una…una…una puta”

    “¿De quien?”

    “Soy tuya, soy tu puta”

    “Muy bien, veo que esta claro”

    Marcos se puso entre mis piernas y acerco su polla a mi coño, su glande rozo mis labios vaginales y yo me estremecí, aun recordaba la salvaje follada de la vez anterior, Marcos no se dio prisa, quería disfrutar del momento, paso su polla por mis labios varias veces, hasta que de improvisto empujo y me la metió hasta dentro.

    “Ahhhhhhhhhh”

    Yo grite al sentir como esos 18 cm. de carne se introducían en mi interior de una tacada, en la posición del misionero Marcos quedo encima de mi, con su herramienta enterrada por completo, me miro a los ojos y me dijo

    “Que calentito se esta aquí dentro, jejeje”

    Saco la polla lentamente para volverla a meter de golpe, volvió a hacerlo otra vez y otra vez más

    “Siempre que yo quiera te abrirás de piernas ¿lo has entendido?”

    “Si” dije yo apartando la mirada de la suya

    Marcos acerco su cara a la mía y sacando su lengua me lamió toda la cara de la barbilla a la frente, miro la mesita de noche de mi marido donde había una foto suya

    “¿Te gusta que te folle delante de tu marido Maribel?”

    Saco su polla y volvió a metérmela de golpe

    “¿Cuando follaste con el por ultima vez?”

    No respondí y Marcos me mordió el labio

    “Hace meses, no lo recuerdo”

    “Muy bien, tu eres mi puta y solo follaras con quien yo quiera”

    Marcos seguía entrando y saliendo tranquilo de mi coño, agarro mis piernas y las puso sobre sus hombros, de este modo las penetraciones eran aun mas profundas y la polla de Marcos se hundía en mi una y otra vez, comenzó a besarme, yo no me movía, era como una muñeca pero a el no parecía importarle.

    Lo peor de todo era que mi cuerpo notaba placer, la polla de Marcos de seguir así iba a hacerme correrme y eso era algo que yo no podía consentir pero tampoco evitar, Marcos volvió a bajar mis piernas y me penetraba dejándose caer de golpe encima de mi haciendo que yo comenzara a retorcerme.

    “Te vas a correr Maribel, voy a hacer que te corras antes o después”

    Los golpes de cadera no se detenían, cada vez eran mas y mas rápidos, mas y mas profundos y al final llego, no pude evitarlo, no pude contenerlo, me corri, me corri enroscando mis piernas sobre la cadera de Marcos al tiempo que el aprovechaba para levantarme sobre el y ponerme erguida sobre su cuerpo, cabeza contra cabeza, mi rostro estaba desencajado por el orgasmo y Marcos se dedicaba a morderme los pezones y los pechos, me mordía con fuerza y los días posteriores me seria difícil ocultarle a mi esposo las marcas en mis pechos.

    “Te has corrido como la puta que eres”

    Yo gimoteaba tratando de justificarme pero Marcos tenía razón.

    “Ponte a cuatro patas que te voy a follar mientras miras a tu esposo”

    “¿Otra vez?, maldito cerdo ¿es que quieres reventarme el coño?”

    “¿Cómo?, no sabes lo que has dicho puta, veo que aun no sabes quien manda, pues te lo voy a enseñar, ponte a cuatro patas mirando hacia el cabecero de una puta vez o tu hijo lo va a pagar de verdad”

    Comencé a lloriquear pero obedecí, me situé a cuatro patas sobre la cama, Marcos quedo detrás mía.

    Pude notar la polla de Marcos frotándose en mis nalgas, estaba esperando que de un momento a otro me la volviera a ensartar pero esta vez note algo diferente, la punta de su polla presionaba mi ano.

    “No, no, no, por favor, eso no, nunca lo he hecho, por favor eso si que no”

    “Cállate, te has puesto chula, pues no te voy a reventar el coño, te voy a reventar el culo puta”

    “Por favor follame por el coño, te follare yo a ti como la otra vez pero por el culo no”

    Un par de fuertes azotes me hicieron callar

    “Cállate puta, te voy a dar por el culo y punto, me has dado una sorpresa diciéndome que eras virgen y ahora si que ni de coña voy a pasar de estrenar el culo de la madre de Jorge, se buena y te lo haré despacito pero como me toques los cojones te enculo como a una perra y te dejo el ojete como una tubería, ¿esta claro?”

    “Si, si, esta claro, dame por el culo pero por favor te lo pido hazlo despacio”

    “Eso esta mucho mejor”

    Note como algo liquido caía sobre mi esfínter, gire mi cabeza y pude ver a Marcos babeando sobre mi culo, luego acerco su mano a mi esfínter y sentí algo duro que se apoyaba en el, poco a poco fue haciendo esfuerzo y note como algo entraba en mi culo.

    “Parece que tu culo se adapta al pequeñín, voy a probar con otro dedo”

    Note que otro dedo se unía al primero, mas babas y luego sentí como aquellos dos dedos me rompían el culo, Marcos lo dejo dentro unos segundos* y luego los fue sacando poco a poco.

    “Te estoy follando el culo con mis dedos” me aclaro Marcos por si tenia alguna duda

    Note como los dos dedos volvían a entrar poco a poco esta vez con más facilidad

    “Vamos con uno mas”

    Otro dedo fue entrando en mi culo, con algo de dificultad pero mas babas de Marcos hicieron que pronto tuviera sus tres dedos dentro de mi culo.

    “Creo que ya estas lista, llevamos un rato y se nos va a hacer tarde”

    Note como los dedos de Marcos salían de mi culo, luego el me agarraba de las caderas y me dejaba justo sintiendo la punta de su herramienta apretando mi esfínter, un escalofrió recorrió mi cuerpo cuando note que algo entraba dentro de mi, era claramente el glande de Marcos o al menos una parte que había conseguido entrar en ese agujero hasta antes inexplorado.

    Marcos empujo un poco mas y pude sentir como al mismo tiempo seguía escupiendo ahora no solo sobre mi culo sino también sobre su polla, agarrando mis caderas me atrajo poco a poco hacia el.

    Marcos comenzó a follarme, he de decir que lo hizo con dulzura si es que esa palabra tiene cabida en una situación así, tan solo me metía el glande, yo podía notarlo dentro de mi culo perfectamente, comenzó a empujar un poco mas.

    “Ya esta el capullo dentro”

    Marcos seguía bombeando dentro de mi culo muy lentamente pero notaba como cada vez se iba acercando mas y mas, iba muy despacio y aun así yo notaba pequeñas punzadas de dolor, cada vez algo mas fuertes, Marcos iba enterrando su polla en mi culo y cada vez que lograba meterme un centímetro mas se quedaba allí quieto con su polla en mi culo a la espera de que mi culete se acostumbrara.

    De pronto note como mis nalgas presionaban contra algo

    “Ya esta, todo dentro, tienes dentro del culo 18 centímetros de polla”

    Marcos me dejo con su polla dentro unos segundos mas, para luego sacarla y volverla a meter por completo varias veces más pero a ritmo lento hasta que a la tercera vez me penetro el culo con un golpe seco de caderas

    “Uffff, que culete mas estrechito, es increíble, tengo que controlarme para no llenártelo de leche”

    Con su polla clavada en mi culo Marcos movió su mano hasta mi coño y comenzó a masajearlo, sus dedos en mi coño me hicieron olvidar el escozor que sentía en el culo tengo que reconocer.

    “Te voy a dar bien por el culo Maribel”

    Nada mas decir esto volvió a agarrar mis caderas con las dos manos y me atrajo hacia el clavándose dentro de mi por completo, comenzó a darme por el culo mas y mas fuertes golpeando sus caderas contra mi culo, el escozor de mi culo iba en aumento pero era soportable.

    *“Tu solita, ahora follate el culo tu solita”

    Marcos quería que yo misma moviera mi culo hacia atrás para introducirme su polla dentro de mi, al menos de ese modo podía marcar el ritmo y evitar las fuertes penetraciones de Marcos.

    “Vaya culo, nunca he probado un culo como el tuyo, he follado culos de niñatas pero joder, ninguno tan estrecho, creo que no voy a cansarme de darte por el culo nunca”

    Marcos se puso de cuclillas en la cama, llevo sus manos a mis tetas que tanto le gustaban y las estrujo, ahora movía sus caderas nuevamente al ritmo que el deseaba dentro de mi culo

    “Vaya, jajaja, no me había fijado que también hay una foto de Jorge en tu mesita, mucho mejor, así te romperé el culo delante de tu esposo y de tu hijo”

    Las fotografías de mi familia le dieron morbo y el muy bastardo comenzó a partirme el culo con mas velocidad.

    “Ufff, que culoooooooo, no puedo mas, no puedo mas”

    “No te corras dentro, dentro de mi culo no”

    “Que pollas te pasa…por el culo no te vas a quedar embarazada, pero bueno, sino lo quieres dentro…”

    Rápidamente Marcos salio de mi culo que noto el alivio de ser liberado de aquel ariete, Marcos me empujo sobre la cama y me dio la vuelta, se puso encima de mi pecho aprisionándome los brazos con sus rodillas haciéndome imposible el moverme.

    “Tranquila que no me corro dentro, me voy a correr en tu cara”

    Yo trataba de liberarme pero era imposible, Marcos se meneaba la polla delante de mi hasta que comenzó a correrse

    “Toma leche”

    Yo rápidamente cerré los ojos y la boca, uno, dos, tres, cuatro, cinco, al menos pude notar como seis chorros de semen se estrellaban en mi cara pingándome los parpados, los labios, la nariz, la frente, cuando Marcos termino de correrse golpeo su polla en mis pechos para soltar las ultimas gotas de semen, se levanto y me dijo que me limpiara la cara que la visita estaba a punto de llegar.

    Yo no entendía lo que quería decir, me limpie el semen de la cara con la sabana muerta del asco y estaba terminando de limpiar cuando sonó el timbre de casa otra vez.

    “DING DONG”

    “Ya están aquí, ven”

    Marcos me agarro de la mano y fue corriendo hasta la puerta, miro por la mirilla y abrió la puerta

    “Pasar chavales, ¿estaba la puerta del portal abierta?”

    “Que va tío, nos ha abierto un chaval que salía” el que acaba de entrar y estaba hablando con Marcos era otro de los chicos que yo había visto el día en que me acerque a aquel maldito grupo que lideraba Marcos en el Instituto para que ayudaran a mi hijo Jorge.

    Entraron otros dos chicos que también estaban en el grupo

    “Joder tío, así que es verdad” dijo uno de ellos al verme desnuda y agarrada a la mano de Marcos

    “Pues claro que es verdad idiota, cuando miento yo jodido comemierda, la madre de Jorgito es mi nueva puta, me la acabo de follar hace un momento y la he estrenado ese culito virgen que tenia, ella ya sabe que si quiere que su hijo siga siendo feliz tiene que ser buena conmigo, si os portáis bien puede que un día os deje probar este culo”

    Marcos dijo esto ultimo acercándome hacia el y golpeándome en el culo con su mano libre

    “Que es esto, que significa… yo pensaba que…”

    “Tu no piensas nada, tu eres mi puta, este es mi grupo y también son amigos de tu hijo, no pensaba compartirte con ellos pero esta mañana te dije que te acordarías por haberme tratado de vacilar diciendo que tu marido estaba en casa, ahora pasa para dentro”.

    Me empujo y me hizo entrar en el salón, sus amigos y el entraron detrás y me llevaron hasta el centro.

    “Chicos…esto…no…es…”

    “Que pesada la tía, aun no ha entendido quien manda, venga chicos, es toda vuestra”

    Cuando quise darme cuenta los tres chicos que habían entrado en mi casa hacia apenas unos minutos estaban desnudos delante mía, los tres eran mas o menos de la misma altura pero uno de ellos era bastante gordito, otro flaco y el otro se notaba que iba al gimnasio y estaba bastante musculazo.

    El gordito se acerco a mi sin mediar palabra y me agarro de las tetas comenzando a estrujarlas sin piedad.

    El mas delgado no se hizo de esperar y pronto estaba junto a su amigo lamiendo una de mis tetas, el gordo aprovecho la aparición de su amigo y mientras este comenzó a jugar con mis tetas el me agarro de la barbilla acercándome a el y me metió su lengua en la boca.

    A pocos metros estaba el musculitos masturbándose viendo como uno de sus amigos lamía mis tetas y el otro me besaba en la boca, Marcos no estaba en el salón pero pronto le pude volver a ver entrar, esta vez estaba vestido.

    El gordo que me besaba la boca ya tenia la polla dura, era unos centímetros mas pequeña que la de Marcos y mas parecida a la de mi esposo, mientras me besaba podía notar como su polla erecta me rozaba.

    *Enseguida note como otra polla dura rozaba mi culo, no pude ver al musculitos meneando su polla en el salón así que imagine que era el.

    El gordo me saco la lengua de la boca y me dijo

    “Es hora de que uses esa boquita”

    Sujetando mi cabeza me empujo hacia el suelo haciéndome arrodillar mientras el delgado y el musculitos se acercaban a mi y formaban un circulo cerrado a mi alrededor con sus pollas erectas apuntadome.

    “¿Qué polla prefieres?” dijo el delgado

    “Te va a dar igual Maribel, vas a chupar las tres pollas, si lo haces bien será todo por hoy, ponte tonta y les dejo que te metan las tres pollas en el culo” dijo Marcos

    Me decidí por el musculitos, puse mis dos manos sobre sus piernas y me acerque a su polla, también era algo mas pequeña que la de Marcos, mas o menos como la del gordo pero bastante mas gruesa, estaba surcada de venas.

    Me quede mirando aquella polla sin decidirme pero pronto pensé en las palabras de Marcos y en lo que podía sentir si esas pollas me follaban por el culo después de lo que ya había sufrido esa mañana así que sin pensar mas agarre la polla del musculitos y me la lleve a la boca.

    Puse mi lengua sobre su glande y note como la polla se hinchaba y ponía aun mas dura, recorrí con mi lengua la parte de abajo del glande deteniéndome en el frenillo, mi experiencia como come pollas era muy escasa pero trataba de agradarle lo mas posible para hacer que aquello terminara de una vez.

    El musculitos quería mas y me agarro de la nuca haciéndome engullir un buen trozo de su polla, tuve que abrir bastante la boca porque aunque no era tan larga como la de Marcos era algo mas gruesa.

    “Eso es, chupa mi polla Maribel, yo también soy amigo de tu hijo,jajaja”

    “Yo también quiero probar esa boca”

    EL que había hablado era el gordo, agarrándome del pelo el musculitos me saco su polla de la boca y me empujo la cabeza contra la polla del gordo, su polla entro en mi boca sin contemplaciones metiendo unas tres cuartas partes de carne.

    “Te voy a follar la boca” me decía el gordo

    “Trae esa boca aquí que me toca a mi” dijo el delgado

    Apenas pude ver la polla de este ultimo, el mismo me agarro de la cabeza haciéndome tragar su polla pero para mi sorpresa esta vez me entro entera, tenia algo de vello pubico y sus pelos me hacían cosquillas y me costaba respirar con su polla enterrada en mi garganta.

    “Eso es, se la ha tragado hasta el fondo”

    “Follatela, follale la boca a esta cerda que se ha comido entero tu rabo” le dijeron al unísono el gordo y el musculitos al que tenia su polla en mi garganta.

    No se hizo de rogar, me sujeto la cabeza con ambas manos y comenzó a moverse violentamente, no dejaba que su polla saliese del todo de mi boca pero apuraba casi hasta el final de la misma.

    Me la metía tan profundamente y con tanta fuerza que mi nariz chocaba contra su tripa pero no me provocaba arcadas como cuando Marcos me obligo a tragar su polla.

    Por fin la saco dejándome respirar de nuevo, con la boca chorreando saliva, pude ver que su polla no debía medir mas de 12 centímetros, por eso me había sido tan fácil tragármela entera.

    “Seguro que no te lo pasas tan bien con tu marido” me decía el delgaducho volviéndome a follar la boca.

    “No descuides a mis amigos Maribel, o tu culito lo pagara” me dijo Marcos

    Mientras el delgaducho me follaba la boca yo me esforcé por sujetar las pollas del gordo y el musculitos y comenzar a pajearlas con fuerza.

    “Muy bien Maribel, eso esta mucho mejor, ves como tu puedes con todo, desde aquí se te ve bien chupando una polla y meneando otras dos”

    “Me voy a correr en tu boca zorra” me dijo el que me follaba la boca

    “De eso nada, esa boquita aun no ha sido estrenada, podéis hacerlo en su cara” dijo Marcos

    “Vale tío, como tu digas, yo estoy a punto”

    “Joder tío, yo también” dijo el musculitos

    “Esperarme, esperarme” dijo el gordo soltando mi mano de su polla y pajeandose el mismo con furia.

    Los otros hicieron lo mismo y pronto el circulo de chicos se pajeaba con fuerza y rapidez frente a mi cara, yo sabia que no podía escapar de ahí así que me limite a cerrar nuevamente los ojos y la boca y esperar.

    No pude contar los chorros pero cuando terminaron y yo abrí los ojos Marcos me dijo que me podía ir a limpiar, fui hasta el baño y me encontré con que mi cara era una mascara de semen, no había prácticamente una parte de mi cara donde esos cabrones no se hubieran corrido.

    Me estaba limpiando la cara en el baño cuando escuche las llaves en la puerta de casa.

    “Hola Mam… vaya chicos, ¿que hacéis vosotros aquí?”

    “Habíamos venido a buscarte colega, ¿te vienes a la bolera con nosotros?”

    Mi hijo había llegado a casa pero por la conversación que estaba oyendo aquellos hijos de puta se debían haber vestido antes de que mi hijo entrara en casa.

    “Bueno chicos, nose, tengo que preguntarle a mi madre”

    “Tranquilo por eso tío, ya hemos hablado con ella y la hemos convencido”

    “Bueno entonces…”

    “Venga, nos vamos entonces, ADIOS MARIBEL, JORGE YA HA VENIDO Y NOS VAMOS CON EL A LA BOLERA, YA NOS VEREMOS OTRO DIA”

    Saque fuerzas de donde pude y respondí desde el baño

    “VENGA CHICOS HASTA LA PROXIMA…”
    -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Había pasado una semana desde el ultimo incidente con Marcos y 3 amigos suyos, esa semana la vida de mi hijo había mejorado mucho, no solo estabamas feliz y tenia nuevos amigos sino que nos había contado que su amigo Marcos le había conseguido una prueba con el entrenador del equipo de fútbol y había logrado superarla y entrar en el equipo, su padre hasta empezaba a cambiar su actitud y a mostrarse orgulloso de nuestro hijo.

    *

    Obviamente ni mi hijo ni mi esposo imaginaban que la entrada de Jorge en el equipo de fútbol nada tenia que ver con sus cualidades como jugador sino que había sido mi culo y mas concretamente las embestidas de Marcos contra mi culo las que habían logrado el acceso de mi hijo al equipo.

    *

    Mi culo roto había valido para que mi hijo fuera mucho más feliz.

    *

    Por suerte para mi, después del viernes anterior en que Marcos me follo a su antojo y me rompió en culo para después obligarme a chupar las pollas de sus amigos el fin de semana se había olvidado de mi y a pesar de que yo estaba sola en casa con mi hijo y mi esposo trabajando no había vuelto a molestarme, era nuevamente viernes y mi descanso había llegado a su fin cuando mi móvil comenzó a sonar y reconocí el numero de Marcos.

    *

    Mi hijo y mi esposo estaban en el salón así que me fui a mi habitación para contestar

    *

    “Dígame”

    *

    “¿Puta, te voy a dar una dirección, te quiero en ella en 30 minutos”

    *

    “Pe…pero…acabo de comer, mi esposo y mi hijo están en casa… ¿que quieres que…?”

    *

    “Me importa una mierda, diles que vas a tomar café con mi madre, apunta y vente ya”

    *

    Marcos me dio la dirección a la que quería que fuera y colgó, como me había dicho les dije a mi esposo y mi hijo que iba a tomar café con la madre de Marcos, algo que hacia en ocasiones pero que no había vuelto a hacer desde el día en que Marcos me follo por primera vez, llegue a la dirección que Marcos me había dado en menos de 30 minutos y cuando salí del coche Marcos me estaba esperando en la puerta de lo que parecía un estudio de tatuajes y piercings, comencé a temerme lo peor.

    *

    En cuanto llegue a la puerta Marcos me beso en la boca, yo me asuste por si nos veía alguien pero pensé que estábamos muy lejos del barrio y era difícil que alguien que me conociera estuviera por allí.

    *

    “Entra zorrita que te tengo preparado un regalo”

    *

    Obedecí y entre al estudio de tatuajes, era pronto y no había nadie dentro exceptuando a un chico bastante alto y delgado completamente lleno de tatuajes que me sonaba de algo pero no estaba segura de que.

    *

    “Mira Charlie, esta tía es la que tienes que tatuar”

    *

    “Ostias putas tío, esta tía… esta tía es la vecina de mi abuela”

    *

    En ese momento caí y un escalofrió recorrió mi cuerpo, de todos los estudios de tatuajes de la ciudad habíamos tenido que ir al del nieto de Rosa, por eso me sonaba ese chico, yo solo le había visto un par de veces en el portal cuando iba a visitar a su abuela pero Rosa me contaba muchas cosas de el, entre ellas que tenia 23 años, que era muy buen chico y que se ganaba bastante bien la vida con su estudio de tatuajes.

    *

    “¿La vecina de tu abuela?”

    *

    “Si tío, mi abuela Rosa, es vecina de esta mujer”?

    *

    “Ostias tío, Rosa, el otro día conocí a tu abuela, jajaja, vino a pedir arroz cuando yo estaba en casa de Maribel”

    *

    “Joder tío, ahora que lo pienso, el otro día cuando salí de casa de mi abuela le abrí la puerta del portal a 3 chavales que creo que eran de tu pandilla”

    *

    “Jajaja, ¿así que eras tu el que se encontraron en el portal?, pues si, por eso estaban allí y ¿a que no sabes porque fueron hasta allí?”

    *

    “Pues no tío”

    *

    “Pues porque yo le estaba rompiendo el culo a la vecina de tu abuela y quería que mis colegas fueran para que esta zorrita les chupara las pollas”

    *

    “¿Que dices tío?, no te creo nada”

    *

    “Díselo tu Maribel, es verdad o no”

    *

    Las humillaciones ya comenzaban

    *

    “Si, es verdad”

    *

    “Pero explícaselo bien a mi amigo coño”

    *

    “Si, Marcos me estaba rompiendo el culo el otro día y sus amigos vinieron para que se la chupara” respondí

    *

    “Joder tío, no me lo puedo creer, pero de donde has sacado a esta cachonda, si mi abuela me ha contado que esta casada y es una ama de casa muy sencilla”

    *

    “Si tío, esta casada y tiene un hijo que es un pringado, ella quería que su hijo fuera popular y que la gente dejara de pasarse con el así que sus agujeros es el precio que le puse para convertir a su hijo en un crack”

    *

    “Jajajaja, madre mía tío, como te lo montas, si, creo que se quien es su hijo, un tío flaco de cojones y bajito que alguna vez me he cruzado en el portal cuando iba a ver a mi abuela, jajaja, si le contara esto a mi abuela no se lo creería tío”

    *

    “No puedes contarle nada Charlie, le he dicho a mi putita que nuestro trato es solo nuestro y que todo ira bien mientras ella se porte bien”

    *

    “Jajajaja, vale tío, no hay problema, de todas formas como coño le iba a contar a mi abuela que su vecina la casa se come las pollas de tres en tres, jajaja”

    *

    “Tu abuela fliparia Charlie, la pobre mujer”

    *

    “Ya te digo niño, bueno, ¿y que vas a querer?”

    *

    “Quiero que la tatúes una M en el coño”

    *

    “Jajajaja, eso esta hecho tío”

    *

    “Co…¿como?, yo no quiero ningún tatuaje, no…”

    *

    “Me importa una mierda lo que tu quieras, ¿aun no te has enterado que tu no tienes elección en esto?, o haces todo lo que yo te digo o tu hijo sufre”

    *

    “Pero, como..., como voy a explicarle a mi marido…”

    *

    “Tranquila por eso, por suerte para ti tu inicial y la mía son iguales así que si te ve la M tatuada en el coño le dices que te has tatuado tu inicial y ya esta, seguro que a tu esposo el camionero le pone cachondo”

    *

    “Bueno, vamos dentro y empezamos”

    *

    Entramos en el estudio después de dejar la especie de hall decorado con fotografías de tatuajes a nuestra espalda, el estudio tenía una cama y muchos utensilios que yo no conocía.

    *

    “Maribel, tienes que bajarte el pantalón y las bragas un poco y tumbarte en la camilla” me dijo Charlie

    *

    “Nada de un poco Maribel, quítate toda la ropa” dijo Marcos

    *

    “Pe…pero…”

    *

    “Ni peros ni hostias, quítate toda la ropa, así estarás mas cómoda”

    *

    Obedecí, llevaba un vestido de flores que me saque por los hombros, un pequeño sujetador violeta y unas bragas del mismo color, me desnude mirando al suelo y deje mi ropa sobre una silla, cuando me di la vuelta Marcos estaba sentado enfrente y Charlie estaba frente a la camilla mirándome alelado.

    *

    “Joder tío, esta bastante buena para los años que tiene, vaya buenos melones que gasta”

    *

    “Ya te digo, no veas como se le movían las tetas el otro día mientras la enculaba frente a su esposo y su hijo”

    *

    “Que dices tío, ¿te la has follado delante de su familia?”

    *

    “Jajajaja, no hombre no, no soy tan cabron, me la folle en su cama de matrimonio con las fotos de su familia en frente”

    *

    “Jajajaja, mira que eres cerdo tío”

    *

    Charlie golpeo con su mano la camilla y yo entendí el mensaje, me tumbe sobre la camilla completamente desnuda como estaba y Charlie comenzó a preparar las cosas.

    *

    Vi como preparaba espuma de afeitar y una cuchilla, ante mi mirada Charlie me dijo

    *

    “Es para depilarte el coñito, no puede haber pelo, así será mas fácil”

    *

    Me acerco la cuchilla y en un par de pasadas me dejo completamente depilada

    *

    “así esta mucho mejor, como una niña”

    *

    Luego agarro una especie de pistola de la que salía una aguja hipodérmica, la puso en Marcha y me la acerco.

    *

    “El pubis es delicado pero una M es fácil de tatuar y será rápido”

    *

    Note unos pinchazos, no era muy doloroso pero si algo molesto, a los 10 minutos yo ya estaba preguntando cuanto faltaba para acabar.

    *

    “En unos minutos estarás lista putilla, tu tranquila y deja a Charlie trabajar”

    *

    10 minutos después escuche como Marcos apagaba la maquina

    *

    “Listo, coño tatuado”

    *

    Levante mi cabeza y vi una M de color negro de unos 5 cm de ancho por 5 de largo en medio de mi pubis.

    *

    “Ahora te doy un poco de crema y listo, este tatuaje es pequeño así que no necesita muchos cuidados”

    *

    Charlie extendió un poco de crema por mi pubis y yo me sentí totalmente expuesta y humillada ante el nieto de mi vecina, hacia unas semanas llevaba una vida totalmente normal y ahora estaba ahí, desnuda ante un desconocido con el amigo de mi hijo mirándome a escasos metros con una sonrisa en su cara.

    *

    “Uppps, perdón, no sabia que estabas con clientes”

    *

    La voz me saco de mi pesadilla por un segundo, mire hacia la puerta del estudio y vi a un chaval de la misma edad de Charlie en el quicio de la puerta.

    *

    “Tranquilo tío, de momento no hay mas clientes para hoy, vete a recepción y si pasa algo me avisas”

    El muchacho se dio la vuelta y desapareció, debía ser el recepcionista y no pareció extrañado de ver allí una mujer desnuda con su coño recién tatuado.

    *

    “Oye tío, ¿me dejas que use tu estudio un rato?”

    *

    “Bueno, no tengo mas clientes de momento, ¿Qué quieres hacer?”

    *

    “Es que he estado mirando el coñito rasurado de Maribel mientras se lo tatuabas y ya me he puesto como una moto”

    *

    Efectivamente pude ver como Marcos ya tenia una erección que se le notaba a través de sus pantalones cortos.

    *

    “Jajaja, así que quieres estrenar el coño depilado de la vecina de mi abuela, vale tío, sin problema, me voy a recepción y te dejo disfrutar”

    *

    “Quédate si quieres Charlie, Maribel y yo no somos vergonzosos, ¿verdad que no Maribel?”

    *

    Yo sabía que daba igual lo que yo contestara

    *

    “No, no lo somos”

    *

    Marcos se bajo los pantalones y los calzoncillos, esta vez ni siquiera se quito la camiseta que llevaba puesta, su polla no necesito nada mas, ya estaba lista para penetrarme, se acerco mas a mi, yo gire la cabeza mirando para otro lado sabiendo lo que se avecinaba.

    *

    “Quiero que mires a Charlie, si el me dice que apartas la mirada me enfadare”

    *

    Tuve que girar la cabeza hacia el otro lado, el lugar donde estaba Charlie y mirarle a la cara.

    *

    Marcos levanto mis piernas y las puso en paralelo sobre mis hombros, casi junto a su cabeza, a punto su dura estaca a mi gruta y por tercera vez en menos de un mes, una polla que no era la de mi esposo se clavo dentro de mi.

    Marcos arremetía con fuerza mientras mi cuerpo se agitaba ante sus embestidas y yo no dejaba de mirar a Charlie.

    “Vamos Marcos, follatela duro” animaba el nieto de mi vecina a su amigo.

    Marcos me bombea con todo y animado por su amigo me da bien duro, mis tetas se agitan con fuerza y mis manos se agarran con fuerza a los bordes de la camilla.

    Yo puedo ver como Charlie disfruta de la escena como si estuviera viendo una película pornográfica en su casa, incluso se acaricia un par de veces su paquete por encima del pantalón mientras la polla de Marcos no deja de hundirse dentro de mi.

    La camilla comienza a crujir mientras Marcos sigue dándome bien duro y yo siento perfectamente como la polla de ese cabron llega hasta lo mas hondo de mi, no puedo evitar comenzar a gemir mientras no dejo de mirar a Charlie para no provocar el enfado de Marcos.

    Marcos agarra mis manos que se sujetaban a la camilla y me empuja hacia el haciendo que las penetraciones sean mas ruidosas y profundas, Marcos esta muy cachondo y no parece que vaya a aguantar mas, yo temo que esta vez lo haga dentro de mi, he comenzado a tomar la píldora sabiendo que puede que algún día este cerdo o alguno de sus amigos termine corriéndose en mis entrañas, no quiero correr riesgos y lo hago a espaldas de mi esposo que considerando que hace meses que no me toca sospecharía si supiera que estoy tomando medidas anticonceptivas.

    *

    Pronto noto como Marcos saca la polla y la sitúa sobre mi pubis, comienza a jadear ruidosamente y noto como varios chorros se depositan sobre mi pubis, sobre el tatuaje que Charlie me había terminado de hacer hacia unos momentos.

    *

    “Uffff, toma mas cremita para el tatuaje puta” dice Marcos

    *

    “Límpiate guarrilla” me dice mientras el se sube los pantalones

    *

    Yo cojo una toallita que hay cerca de la camilla y me limpio mi pubis cubierto de semen con ella

    *

    “¿Te ha mirado todo el rato?”

    *

    “Si, te ha hecho caso, no veas que caras ponía”

    *

    “Bueno, ¿que te debo por el tatuaje?”

    *

    “Serian 60 euros niño”

    *

    “¿No prefieres otra cosa?”

    *

    “¿Cómo?”

    *

    “Veo que estas empalmado cabron, ¿no quieres darle rabo a mi puta?”

    *

    “Hombre tío, la verdad es que…”

    *

    “No se hable mas, los 60 euros a cambio de que juegues con Maribel”

    *

    “Vale niño”

    *

    Yo no me lo puedo creer, el cerdo de Marcos comercia conmigo como si yo fuera un trozo de carne de su propiedad, antes de llegar a la camilla Charlie ya se ha desnudado.

    *

    “Charlie por favor, soy amiga de tu abuela, soy una mujer casada, por favor no…”

    *

    “También estabas casada hace cinco minutos cuando mi amigo Marcos te daba pollazos”

    *

    “Si Maribel, no pongas excusas tontas, también estabas casada cuando te encule el otro día frente a las fotos de tu familia, cuando te tragaste mi polla en tu habitación de casada, cuando me corri en tu cara, cuando se la chupaste a mis amigos en el salón de tu casa” dijo Marcos

    *

    “Pero, no lo hagas, te lo suplico, por favor no…”

    *

    “Mira Maribel, yo no voy a obligar a Charlie a follarte, si el no quiere tus agujeros le damos 60 euros de tu cartera y te vas para casa”

    *

    “Si, te pagamos, te doy 100 euros si quieres, tengo 150 en la cartera, son tuyos pero no…”

    *

    “Lo siento señora, que sea la vecina de mi abuela me da mucho morbo y saber que esta casada y que el cabron de Marcos se la folla siendo amigo de su hijo me pone como una moto, guarde sus 150 euros que yo me quedo con su coño”

    *

    Charlie se acerco a la camilla y comenzó a tocarme las tetas, luego se inclino para lamer mis pezones y meter su cabeza entre mis pechos haciendo ruidos jugando con ello.

    *

    Marcos me levanto de la camilla y me alzo sobre el, para no caerme al suelo tuve que enredar mis piernas sobre su cadera y pude notar la dureza de su polla sobre mi vientre, al menos me consolé pensando que era una polla bastante normal y no sufriría al metérmela.

    *

    comenzó a besarme con ganas y aunque al principio yo tenia mi boca cerrada pronto no pude evitar que su lengua violara mi boca, al mismo tiempo me sobaba bien el culo, era el quinto chico en pocas semanas que estaba abusando de mi, el nieto de mi vecina y amiga Rosa me tenia desnuda sobre el con su lengua entrelazada con la mía.

    Luego volvió a bajar su cabeza para enterrarla en mis tetas.

    “Joder Marcos, vaya tetas que tiene, me encantan”

    “Pues nada colega, comete esas tetas que tanto te gustan”

    Cuando se canso de comerme las tetas Charlie me dejo en el suelo, me tenia justo enfrente suya tan pegada a mi que podía notar su dura polla contra mi vientre.

    “Marcos, ¿me la puede chupar?”

    “Puedes hacer lo que quieras con ella tío, eres mi colega”

    Entonces Charlie me susurro al oído

    “Ponte de rodillas y cómeme la polla”

    Me arrodille y sin decir palabra agarre la polla de la base y me fui acercando hasta introducirla parcialmente en mi boca, cerré los ojos y comencé un movimiento con la cabeza que hizo suspirar a Charlie de placer.

    “Joder con la señora casada, como la chupa”

    “Jajaja, ha aprendido en las ultimas semanas” dijo Marcos

    “Pues nada hombre, que chupe, que chupe”

    Charlie me agarro la cabeza y comenco a moverla como si se estuviera haciendo una paja a dos manos, literalmente me estaba follando la boca y por suerte al no ser tan grande como la de Marcos solo me provocaba alguna arcada pero era relativamente fácil para mi garganta acomodar esa polla.

    “Hasta el fondo nena, hasta el fondo”

    “Todavía no esta especializada en gargantas profundas Charlie” dijo Marcos

    Charlie me saco la polla de la boca y comenzó a moverla de arriba abajo golpeando mi cara llenándomela de saliva y liquido preseminal, luego la paso por mis labios como si me los estuviera pintando con su dura polla.

    “Venga, sigue comiendo polla”

    Volví a meterme la punta de la polla en la boca y esta vez Charlie me puso la mano en la cabeza pero sin hacer fuerza, dejando que fuera yo quien llevase el ritmo de la mamada que le estaba realizando.

    Mi lengua recorría el tronco de aquella polla chupando con deleite, yo parecía una vulgar puta, eso era en lo que me estaba convirtiendo.

    “Te comería ese coñito que tienes puta pero como mi amigo ha estado dentro hace un rato me da un poco de palo así que inclínate en la camilla mirando hacia el otro lado”.

    Yo me saque la polla y me puse sobre la camilla mirando hacia la pared y dándole mi culo a Charlie.

    “Vaya culo que tiene la zorrita casada esta”

    “Ya te digo Charlie”

    “Nose si tengo condones por aquí”

    “Que coño condones, follatela a pelo, siente bien ese coño apretado que tiene la puta”

    “Bueno, pues entonces voy a darle un poco de polla a la vecina de mi abuela”

    *sentí como el pene de Charlie se pegaba a mi y como inclinadose sobre mi hasta casi notar su aliento en mi nuca me la introdujo de golpe, se quedo quieto con su polla enterrada dentro de mi.

    “Joder tío, esta estrechito”

    “Si, parece que su marido no lo ha usado mucho, pero ya le daré yo buen uso a ese coño”

    Charlie no me agarro, se limitaba a dar golpes lentos de cadera haciendo que mi coño se tragara su polla lentamente, Marcos dio la vuelta a la camilla, pude ver como se había vuelto a quitar los pantalones y ya estaba nuevamente empalmado, como Charlie me estaba follando en la parte estrecha de la camilla, Marcos pudo situarse frente a mi, a escasos centímetros de mi cara con su polla a la altura de mi rostro.

    “Espero que no te importa que me una a la fiesta”

    “Claro que no, es tu puta, haz lo que quieras”

    Marcos puso su mano sobre mi cabeza y se fue aproximando a mi hasta que su polla toco mis labios, comenzó a hacer fuerza y pronto tuve que abrir la boca permitiendo que la polla de ese cerdo entrara dentro de ella, era la primera vez en mi vida que tenia dos pollas dentro de mi al mismo tiempo.

    Las embestidas de Charlie hacían que fuera imposible que pudiera sacarme de la boca la polla de Marcos y mucho menos cuando el puso sus manos a ambos lados de mi cara agarrando mi cabeza para que no pudiera moverla a los lados.

    “Toda dentro, hasta el fondo, se la estoy metiendo a tu guarra hasta las pelotas”

    “Disfruta colega, disfruta”

    Me sentía como una muñeca inchable de la que esos dos malditos bastardos hacían de sus agujeros lo que ellos querían.

    “Estoy a punto de correrme” decía Charlie aumentando el ritmo de sus estocadas

    “Tranquilo tío, salte que todavía queda tiempo para pasarlo bien”

    Charlie salio de mi coño resoplando, había estado a punto de correrse sin duda, pude ver como se sentaba en la camilla al lado mió, Marcos me la saco de la boca y se puso detrás mía, no había tiempo para que yo descansara, me dio la vuelta y me dijo

    “Te estas portando como una buena puta, voy a llenarte otro poco el coño”

    Marcos me cogio en brazos como había echo su amigo hacia unos minutos pero esta vez no dejo que su polla chocara contra mi vientre, me hizo entrelazar mis piernas sobre el y agarrarle el cuello con mis manos mientras el buscaba con su polla en esa postura la entrada a mi gruta, cuando la encontró puso sus manos en mis nalgas y comenzó a bajar.

    Fue bajando muy despacio, recreándose con el momento

    “Siempre tan estrecho y calentito, vaya chochete que tienes Maribel”

    podía notar como ya me había metido dentro el capullo y seguía bajando sin detenerse mientras Charlie en la camilla se la meneaba despacio.

    “¿La sientes Maribel?, ¿te gusta como va entrando?”

    “Vaya coño de glotona que tiene” dijo Charlie

    Siguió bajando hasta que no pudo bajar mas y me miro a los ojos en esa postura, completamente empalada por su ariete, como una zorra con mis piernas en su cintura y mis manos alrededor de su cuello me beso con lengua sin dejar que su polla saliera de mi ni un solo centímetro.

    Cuando termino de besarme comenzó a martillear con su polla en mi coño, yo aguantaba las duras embestidas que a diferencia de antes ahora eran rápidas y profundas.

    “Tu marido no te ha follado así en la vida, esto es lo que a ti te gusta, una buena polla reventando tu coño de madurita casada”

    volvió a detenerse y comenzó a andar hacia la camilla con su polla enterrada en mi

    “¿Estas listo para mas Charlie?”

    “Claro tío, vamos a darla mas polla”

    “Me vas a ayudar a hacer algo nuevo con ella” dijo Marcos

    Marcos siguió andando conmigo encima hasta llegar a las piernas de Charlie que seguía sentado en la camilla, Marcos me levanto un poco mas y se acerco algo hasta ponerme encima de Charlie.

    “Ya sabrás lo que quiero no Charlie”

    “Si tío, jajaja, va a ser bestial”

    Yo no sabia lo que estaban queriendo decir hasta que note la polla de Charlie cerca de mi culo.

    “No, no, que vais a hacer, no estaréis pensando en…”

    “Calla puta, veras como gozas con dos pollas dentro de ti, además ya tienes el culo hecho a mi polla y te será mas fácil dejar que la polla de Charlie entre en tu culete”

    “No, eso no, por favor, eso si que no”

    “Cállate puta o le digo a Charlie que llame por teléfono a tu hijo y a tu esposo para que vengan aquí y vean como su mujer y su madre esta completamente en pelotas empalada en la polla de un chaval de 18 años amigo de su hijo, ¿Qué prefieres?”

    No respondí y cerré los ojos ante lo inevitable

    Marcos ya estaba encima de Charlie y este tenia su polla en la dirección correcta así que Marcos solo tuvo que dejarme bajar lentamente, pronto sentí como la polla de Charlie presionaba en mi culo.

    “Ya entra, ya entra niño” decía Charlie

    Marcos sigue bajando, noto como mi culo se va abriendo, comienza a escocer, la misma sensación que hace una semana cuando Marcos me rompió el culo por primera vez en mi vida, la polla de Charlie se va abriendo camino en mi interior lentamente hasta que le oigo decir.

    “Ya esta, hasta dentro tío, tiene las dos clavadas hasta el fondo”

    Al oír eso abro los ojos horrorizada, las dos pollas se encuentran dentro de mi separadas únicamente por una fina membrana, puedo sentirlas palpitar dentro de mi, jamás en 20 años de matrimonio había sido infiel y en menos de 3 semanas había chupado varias pollas adolescentes, dejado que me reventaran el coño, me rompieran el culo y ahora eran dos pollas las que se abrían paso en mi coño y mi culo, dos pollas jóvenes que iban a reventarme por dentro.

    Marcos esta vez no me levanta, se limita a mover sus caderas haciendo que su polla salga de mi unos centímetros mientras la polla de su amigo permanece dentro de mi haciendo que mi culo se acostumbre al tamaño de aquel invasor de carne palpitante.

    “Me vais a matar” digo yo

    “Tranquila Maribel, nadie se muere por una doble penetración, jajaja”

    “Joder, este culo es súper estrecho tío”

    “Claro, hasta hace una semana estaba sin estrenar”

    “Jajaja ¿le has estrenado el culo a la mujercita casada?, que cabron, pues ahora soy yo quien va a probar este culete, al final este culo habrá probado muchas pollas menos la su esposo”

    No puedo creerlo pero es cierto, tengo dos pollas dentro de mi y probablemente la de Charlie no sea la ultima polla que entre en mi culo a partir de ahora.

    “Mueve el culo de esta puta como quieras Charlie mientras yo me divierto con sus pezones”

    Marcos me suelta el culo y me deja sentada sobre los muslos de Charlie y comienza a pellizcar mis pezones haciendo que irremediablemente se pongan duros.

    “Vamos allá”

    Dice Charlie que pone ahora sus manos bajo mis nalgas y comienza a subirme despacio sin dejar que ninguna de las pollas salga completamente de dentro de mi para poder volver a bajarme.

    Yo comienzo a jadear y suspirar con fuerza, ya es inevitable, no puedo controlarme, tengo dos pollas dentro de mi y el cabron de Marcos esta jugueteando con mis pezones, no quiero, no puede ocurrir pero esta ocurriendo, me esta gustando, mi cuerpo esta disfrutando de la doble follada a la que esos dos mocosos me están sometiendo.

    “Te gusta tener dos pollas dentro Maribel, ya sabia yo que eras una puta, lo supe en cuanto te vi venir a pedirme ayuda para tu hijo, ese mismo día supe que te convertiría en mi puta particular, supe que eras débil y cachonda y que harías por el pringado de tu hijo cualquier cosa”

    Las pollas de ambos entraban en mi de manera sincronizada haciéndome sentirlas hasta el fondo de mi ser.

    “Te arrancaría estos pezones gordos que tienes Maribel”

    En el estudio hacia calor y mi cuerpo estaba sudado y pegajoso por la follada a la que estaba siendo sometida, mi culo y mi coño se estaban ensanchando mientras Charlie y Marcos me follaban a la vez.

    “No puedo mas, ya si que si, no puedo mas tío”

    “Correte en su culo tío, eres un buen colega y te voy a dejar que se lo rellenes de leche por primera vez”

    Yo iba a negarme pero no me dio tiempo, antes de que dijera nada ocurrió, Charlie pego un grito y comenzó a llenarme el culo de leche, mi espalda se arqueaba al sentir ese liquido caliente entrar en mi y en ese momento y con Marcos nuevamente moviendo su cadera para que su polla no dejara entrar dentro de mi me corri como una puta.

    “AAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH”

    “Eso es Maribel, correte putilla, correte,jajajaj” dijo Marcos

    “Toma leche calentita para ti, hasta dentro de tu culete” dijo Charlie

    *

    Marcos aumento el ritmo de sus pollazos

    *

    “TU TAMBIEN DENTRO NO, TU TAMBIEN NO” grite yo jadeando

    *

    “Tranquila Maribel, hoy no es el día, tengo otra cosa pensada para hoy”

    *

    Marcos salio rápidamente dentro de mi, al despegarse de mi yo me resbale hacia abajo sin fuerzas cayendo al suelo arrodillada sintiendo como al caer y destaponar mi culo de la polla de Charlie su semen comenzaba a salir hacia fuera manchando mis muslos.

    *

    Yo todavía estaba en estado de sock cuando vi que Marcos se acerco a mi y me metió la polla en la boca sin que yo pudiera hacer nada por evitarlo, me sujeto con sus dos manos impidiendo que yo pudiera retirar mi boca y empezó a correrse dentro de mi boca.

    *

    “TRAGATELO TODO PUTA; YO CUIDO DE TU HIJO Y TU CUIDAS DE MI, TRAGATE TODA MI CORRIDA”

    *

    Me grita mirándome a los ojos mientras a caga golpe de cadera sigue corriéndose dentro de mi boca, me es imposible zafarme y comienzo a tragar sintiendo como la corrida de aquel chico baja por mi garganta hasta depositarse en mi estomago.

    *

    Permanece unos segundos en la misma posición hasta que siento como un ultimo chorro golpea en mi paladar y baja directamente hasta mi estomago sin tocar mi lengua, cuando me suelta la cabeza yo comienzo a toser y algunos restos de semen caen al suelo.

    *

    “Se lo ha tragado todo como una campeona” se rie Charlie

    *

    “Ya te digo, como me ha ordeñado, ¿es la primera vez que se corren en tu boca Maribel?”

    *

    “Si” digo yo

    *

    “Pues no será la ultima” dice el cerdo de Marcos

    *

    Marcos y Charlie se visten, aun siento el sabor del semen en la boca cuando Marcos me tira mi ropa y me pide que me vista, no me deja limpiarme el semen que aun chorrea por mis muslos y tengo que ponerme las bragas mientras mi culo aun escupe semen, todavía tiene tiempo para humillarme y pedirme que le de 20 euros de propina por lo bien que me ha tratado a Charlie y que le de un beso y le de las

    *

    “Gracias por todo, no solo por el tatuaje sino por follarme el culo y llenármelo de leche”

    *

    “No hay de que mujer, vuelve cuando quieras y te relleno también el coño” contesta el hijo de perra.

    *

    “Bueno Charlie, ya nos vamos, ya nos veremos tío”

    *

    Cuando salimos del estudio veo que el chaval que había entrado mientras Charlie me tatuaba el coño esta en la recepción sonriéndome, también hay un cliente sentado en una silla esperando su turno, no dicen nada pero esta claro por sus caras que han oído todo, incluido cuando Marcos me llenaba la boca de leche.

    Todavía antes de llegar a casa tengo que dejar a Marcos con sus amigos y se despide de mi con un beso diciéndome que como he sido buena va a tratar de buscarle una novia al gilipollas de mi hijo y que me dejaría descansar un par de semanas hasta que volviera a necesitar mis servicios.
    La historia que emociono a xvideos

  17. #17
    Dancing Dog Avatar de issue2b
    Registro
    27 sep, 14
    Ubicación
    DoggyCom 2019
    Mensajes
    18,430
    Cita Iniciado por Dr Cabeza Flotante Ver mensaje
    La historia que emociono a xvideos
    Ya tiene que tener la peña tiempo libre...
    El autentico y genuino.
    Si el sitio al que me llevas vale más de 20€ me piro con una rumana.

  18. #18
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Pichalargatroll
    Registro
    10 dic, 19
    Ubicación
    Las Vegas
    Mensajes
    129
    estas en todos los hilos pedazo de hijo puta.

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •