Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegaciˇn de los usuarios, si contin˙as navegando, consideramos que aceptas su uso.

Libro del profeta Ezequiel capÝtulo 1 (antiguo testamento )

  1. #1
    ForoParalelo: Miembro Avatar de T1000
    Registro
    16 dic, 16
    Mensajes
    20,106
    Me gusta (Dados)
    14425
    Me gusta (Recibidos)
    5602

    Libro del profeta Ezequiel capÝtulo 1 (antiguo testamento )

    Libro del profeta
    Ezequiel
    CapÝtulo 1
    Ezequiel ve en visiˇn cuatro seres vivientes, cuatro ruedas y la gloria de Jehovß sobre Su trono.

    1 Y aconteciˇ en el a˝o treinta, en el mes cuarto, a los cinco dÝas del mes, que, estando yo en medio de los cautivos, junto al rÝo Quebar, los cielos se abrieron y vi visiones de Dios.

    2 A los cinco dÝas del mes, en el quinto a˝o del cautiverio del rey JoaquÝn,

    3 vino directamente la palabra de Jehovß al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos, junto al rÝo Quebar; y vino allÝ sobre Úl la mano de Jehovß.

    4 Y mirÚ, y he aquÝ, un viento tempestuoso venÝa del norte, una gran nube y un fuego relampagueante, y alrededor de Úl un resplandor, y en medio del fuego algo que parecÝa como de ßmbar,

    5 y en medio de ella, la figura de cuatro seres vivientes. Y esta era su apariencia: habÝa en ellos semejanza de hombre.

    6 Y cada uno tenÝa cuatro caras y cuatro alas.

    7 Y las piernas de ellos eran derechas, y la planta de sus pies como planta de pezu˝a de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bru˝ido.

    8 Y debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenÝan manos de hombre; y los cuatro tenÝan sus caras y sus alas.

    9 Con las alas se tocaban el uno al otro. No se desviaban cuando andaban; cada uno caminaba derecho hacia delante.

    10 Y el aspecto de sus caras era como cara de hombre, y cara de leˇn en el lado derecho de los cuatro, y cara de buey en el lado izquierdo de los cuatro; asimismo los cuatro tenÝan cara de ßguila.

    11 AsÝ eran sus caras; y sus alas estaban extendidas hacia arriba; dos de las cuales se tocaban entre sÝ y con las otras dos cubrÝan sus cuerpos.

    12 Y cada uno caminaba derecho hacia delante; hacia donde el espÝritu los llevaba, ellos iban; cuando andaban, no se desviaban.

    13 En cuanto a la semejanza de los seres vivientes, su apariencia era como de carbones de fuego encendidos, como la apariencia de antorchas que se movÝan entre los seres vivientes; y el fuego resplandecÝa, y del fuego salÝan relßmpagos.

    14 Y los seres vivientes corrÝan y regresaban a semejanza de relßmpagos.

    15 Y mirÚ a los seres vivientes, y he aquÝ, una rueda en la tierra junto a los seres vivientes con sus cuatro caras.

    16 Y el aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color del topacio. Y las cuatro tenÝan un mismo aspecto; su apariencia y su obra eran como una rueda en medio de otra rueda.

    17 Cuando andaban, se movÝan sobre sus cuatro costados; no se desviaban cuando andaban.

    18 Y sus aros eran altos y espantosos, y los aros estaban llenos de ojos alrededor en las cuatro.

    19 Y cuando los seres vivientes andaban, las ruedas andaban junto a ellos; y cuando los seres vivientes se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban.

    20 Hacia donde el espÝritu iba, ellos iban allÝ adonde el espÝritu iba, y las ruedas se levantaban juntamente con ellos, porque el espÝritu de los seres vivientes estaba en las ruedas.

    21 Cuando ellos andaban, andaban ellas; y cuando ellos se detenÝan, se detenÝan ellas; asimismo, cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban juntamente con ellos, porque el espÝritu de cada ser viviente estaba en las ruedas.

    22 Y sobre las cabezas de los seres vivientes aparecÝa un firmamento a manera de cristal maravilloso, extendido por encima de sus cabezas.

    23 Y debajo del firmamento sus alas se extendÝan derechas la una hacia la otra; cada uno tenÝa dos alas con las que cubrÝan sus cuerpos por un lado y por el otro.

    24 Y oÝ el ruido de sus alas cuando andaban, como sonido de muchas aguas, como la voz del Omnipotente, como ruido de muchedumbre, como la voz de un ejÚrcito. Cuando se detenÝan, bajaban sus alas.

    25 Y cuando se detenÝan y bajaban sus alas, se oÝa una voz por encima del firmamento que estaba sobre sus cabezas.

    26 Y sobre el firmamento que estaba sobre sus cabezas se veÝa la figura de un trono que parecÝa de piedra de zafiro; y en lo mßs alto, sobre la figura del trono, habÝa algo a semejanza de un hombre sentado sobre Úl.

    27 Y vi algo que tenÝa la apariencia de ßmbar, como la apariencia del fuego dentro de ella alrededor, desde el aspecto de sus lomos hacia arriba; y desde sus lomos hacia abajo, vi que parecÝa como fuego y que tenÝa un resplandor alrededor.

    28 Como el aspecto del arco iris que estß en las nubes en dÝa de lluvia, asÝ era el aspecto del resplandor alrededor. Esta fue la visiˇn de la semejanza de la gloria de Jehovß. Y cuando yo la vi, me postrÚ sobre mi rostro y oÝ la voz de uno que hablaba.
    Jesrsuey Tv 📺 :Episode 4 https://youtu.be/1Yuk-JF3CRw
    Jesrsuey Tv 📺 :Episode 3 https://youtu.be/v-8NYjWAsuA

  2. #2
    ForoParalelo: Miembro Avatar de T1000
    Registro
    16 dic, 16
    Mensajes
    20,106
    Me gusta (Dados)
    14425
    Me gusta (Recibidos)
    5602
    Cita Iniciado por ThErik Ver mensaje
    PodrÝas escribir toda la biblia que me gustarÝa empezar a leerla online
    https://www.lds.org/scriptures/ot?lang=spa

    No se si es muy fiable.
    Jesrsuey Tv 📺 :Episode 4 https://youtu.be/1Yuk-JF3CRw
    Jesrsuey Tv 📺 :Episode 3 https://youtu.be/v-8NYjWAsuA

  3. #3
    Miembro 8==D Avatar de follar
    Registro
    15 oct, 14
    Ubicaciˇn
    Region Leonesa
    Mensajes
    31,184
    Me gusta (Dados)
    1709
    Me gusta (Recibidos)
    10052

  4. #4
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    Cita Iniciado por ThErik Ver mensaje
    PodrÝas escribir toda la biblia que me gustarÝa empezar a leerla online
    De nada

    http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_constitutions.index.html
    Plataforma romana
    Me gusta A T1000 le gusta esto

  5. #5
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    Cada era exitosa del desarrollo cultural y ╚tico del
    ser humano ha producido su manifiesto literario ˇun
    argumento que desaf╠a las normas existentes y
    propone una aproximaci█n novedosa a las constantes
    problemĚticas de la civilizaci█n. No con poca
    frecuencia se ha dado el caso que las realidades del
    nacionalismo pol╠tico han sido mezcladas con el
    idealismo de ╚nfasis extranacional para producir lo
    que cautelosamente denominamos con el t╚rmino
    existencialismo. Una lista de obras pertinentes podr╠a
    incluir la Rep˙blica de Plat█n, la Pol╠tica de
    Arist█teles, El Pr╠ncipe de Maquiavelo, y los escritos
    de Nietzsche, Hobbes, Locke, Marx, y Sartre.
    Este es el libro de nuestra ╚poca.
    El amanecer de la Edad SatĚnica fue celebrado el
    30 de abril de 1966 ˇ el aĎo Uno. En esa fecha,
    Anton Szandor LaVey consagr█ la Iglesia de SatĚn en
    la ciudad de San Francisco y asumi█ el oficio de su
    primer Sumo Sacerdote. Lo que hab╠a comenzado
    varios aĎos antes como un foro intelectual dedicado a
    la investigaci█n y aplicaci█n de las Artes Negras se
    ha expandido desde entonces a un movimiento
    filos█fico internacional de primera magnitud. El
    Satanismo, que alguna vez fuera la provincia aislada

    * Michael A. Aquino form█ parte de la Administraci█n de la Iglesia de
    SatĚn dese 1969 hasta 1975. Esta introducci█n apareci█ en la edici█n de la
    Biblia SatĚnica de 1972. Se separ█ de la Iglesia de SatĚn por Űdiferencias
    ideol█gicasÝ con Anton LaVey y form˙ su propia organizaci█n, el Templo
    de Set, que cuenta hoy en d╠a con varios miles de miembros alrededor de
    todo el mundo. Es autor, entre otros libros, de un voluminoso tomo sobre la
    historia de la Iglesia de SatĚn desde 1966 hasta 1975. Actualmente goza de
    una merecida pensi█n como Teniente Coronel del Ej╚rcito de los Estados
    Unidos.
    15
    de exiliados furtivos y exc╚ntricos radicales, se ha
    convertido en una seria alternativa a las doctrinas del
    te╠smo y del materialismo. Al promulgar la
    complacencia en lugar de la abstinencia, el
    Satanismo rechaza la noci█n de que el progreso del
    hombre estĚ condicionado por su aceptaci█n de una
    moralidad auto-impuesta. Los Satanistas sostienen
    que un juicio deviene de la comparaci█n y resoluci█n
    de los opuestos, y uno no puede hacer alarde de
    justicia al honrar un solo parĚmetro de
    comportamiento.
    Una aproximaci█n emp╠rica a la moralidad no es
    una innovaci█n reciente; te█ricos como PitĚgoras,
    Hegel, Spencer, y Compte avanzaron la proposici█n
    original de la independencia intelectual del homb
    16
    patriarcal. La adoraadoraci█n de cualquier deidad o
    deidades ˇbajo cualquier aspectoˇ es repulsiva
    para el Mago Negro, quien considera todas las
    profesiones de fe o con fianza en una entidad
    protectora sobrenatural como demostraciones
    humillantes de cobard╠a e inseguridad emocional. El
    Satanismo ha sido malintepretado frecuentemente
    como mera ýadoraci█n al diabloţ, cuando de hecho
    constituye un claro rechazo de toda forma de
    adoraci█n como un componente deseable de la
    personalidad. No es tanto una anti-religi█n ˇun
    simple rechazo de cualquier creenciaˇ sino una noreligi█n,
    una negativa sin compromiso de todo
    misticismo sustancial. Como tal, representa una
    amenaza mucho mĚs seria a las teolog╠as organizadas
    que lo que pueden ser los escritos arcaicos de las
    viejas demonolog╠as.
    El Ritual y la Fantas╠a juegan un papel muy
    importante en las actividades de la Iglesia SatĚnica,
    trabajando sobre el supuesto que la experiencia y el
    control de la irracionalidad metaf╠sica y mental son
    necesarias para el fortalecimiento de la psique. De
    esta manera, se hace un esfuerzo para evitar lo que tal
    vez constitu╠a el tal█n de Aquiles de la escuela
    Gurdjieff-Ouspensky de evoluci█n psicol█gica
    subjetiva; los primer╠smos disc╠pulos de este
    trascendentalismo auto-determinado postularon que
    que todas las sensaciones no-materialistas eran un
    peligro para el estudiante. Un elemento crucial del
    Ritual SatĚnico es la apreciaci█n de sus cualidades
    inspiradoras e ilustrativas, sin que por ello sea
    necesario considerarlo como una realidad inflexible.
    El Satanismo queda mejor identificado como una
    disposici█n que como una religi█n, ya que se ocupa
    activamente de todas las facetas de la existencia
    humana, y no ˙nicamente de los as╠ llamados
    aspectos espirituales. Sin embargo quienes proclaman
    que el Satanismo constituye un peligro para el
    17
    sistema de justicia y el orden coo`peracional de la
    sociedad han pasado totalmente por alto la idea
    principal. El Satanismo defiende la libertad sin
    restricciones, pero s█lo hasta el punto que las
    preferencias propias no violen las de otrso. Cabe
    anptar que el Satanismo es una filosof╠a del
    individuo, no de las masas. No existen declaraciones
    pol╠ticas colectivas a excepci█n de la advertencia de
    Crowley: ýEl mĚs grave de todos los ŰpecadosÝ es el
    autoengaĎoţ.
    Mientras la mayor╠a de la poblaci█n puede
    inclinarse instintivamente a un Satanismo de hecho,
    hay que recordarles que los planteamientos del
    Satanismo no son para irresponsables. No existen
    misioneros SatĚnicos, y hay que cumplir ciertos
    requisitos precisos. La inexperiencia no es motivo de
    desdeĎo, pero la prwetenciosidad, la hipocres╠a, y la
    pomposidad son tratadas con el desprecio que
    merecen. El Satanismo no es menos arte que ciencia,
    y no habrĚ ýpatr█n de medida deificadoţ.
    El Dr. LaVey estĚ capacitado de modo singular
    para escribir la historia del nuevo Diabolismo.
    Estadounidense de ascendencia gitana, rumana y
    alsaciana, desde muy temprana edad hizo gala de la
    inquietud caracter╠stica de sus ancestros n█madas y
    mostr█ una simpat╠a inusual por su tradici█n arcana y
    mundana. Su temprana preocupaci█n por las ciencias
    militares lo motivaron a leer diversas publicaciones
    log╠sticas de la Segunda Guerra Mundial, s█lo para
    descubrir que las visiones de gloria militar que
    caracterizaron la primera guerra mundial hab╠an
    cedido lugar al realismo mercenario y desapegado
    durante la segunda conflagraci█n. Sus experiencias
    como estudiante nada hicieron para borrar el sabor de
    esta primera muestra del cinismo humano, y la
    creciente impaciencia de LaVey con la regimentaci█n
    est╚ril de la educaci█n convencional lo llevar╠an a
    buscar los extraĎos encantos surrealistas del circo.
    18
    Ayud█ a Clyde Beatty como domador de animales
    salvajes y muy pronto desarroll█ una fuerte afinidad
    por los grandes felinos, misma que marcar╠a de una
    manera bastante curiosa su personalidad. Todas las
    criaturas animadas son bĚsicamente bestiales ˇ
    razonaba LaVeyˇ y lo ˙nico que logran los █rdenes
    sociales mĚs refinados es, cuando mucho, una
    supresi█n endeble de este salvajismo innato. Del circo
    pasar╠a a las ferias ambulantes ˇcarnivalsˇ donde
    el brillo de las artes esc╚nicas estaba matizado con la
    lucha cotidiana por conseguir el sustento diario. Aqu╠
    LaVey trabaj█ en un mundo pat╚tico pero digno,
    poblado de rebeldes, fen█menos, patiĎos, y rarezas
    humanas; y aprender╠a el arte de la magia de escena,
    cuyo ╚xito depende de el nivevl de distracci█n que
    logre inducir en la atenci█n de su audiencia.
    Observar╠a, no sin cierta dureza, la fascinaci█n que el
    hombre "normal" parece tener por sus camaradas
    deformes ˇregodeĚndose de satisfacci█n al ver c█mo
    la desgracia se ensaĎa con su pr█jimo en lugar de
    ensaĎarse con uno mismo. Al interesarse cada vez
    mĚs en este cruel y licantr█pico atributo de la
    naturaleza humana, decidi█ estudiar criminolog╠a en
    la univrsidad, e incluso lleg█ a trabajar en calidad de
    fot█grafo con el Departamento de Polic╠a de San
    Francisco.
    Como profesional de circo hab╠a tenido la
    oportunidad de contemplar el lado carnal del hombre
    en su faceta mĚs art╠stica; ahora lo experimentar╠a en
    su aspecto mĚs violento y salvaje. Tres aĎos de vivir
    d╠a a d╠a con la sangre, brutalidad y abyecta miseria
    que permean la subcultura criminal lo dejaron
    hastiado, enfermo, desilusionado y leno de ira hacia la
    hipocres╠a imperante de la sociedad amable. Para
    ganarse la vida, se dedic█ a tocar el █rgano de tubos y
    dedic█ gran parte de sus esfuerzos a lo que habr╠a de
    convertirse en la labor de su vida ˇla Magia Negra
    LaVey hab╠a rechazado desde hace mucho tiempo
    19
    desde hace mucho tiempo los tratados estereot╠picos
    sobre hechicer╠a ceremonial por ser meros productos
    hist╚ricos de imagnaciones medievales. El ýViejo
    Culto5
    ţ, con sus supersticiones, ademanes afectados y
    sus juegos de sal█n infantiles no son para nosotros; lo
    que buscamos es una psicolog╠a metaf╠sica que
    atraiga al hombre intlectual ˙nicamente despu╚s de
    haberle dado a sus or╠genes brutales y animales las
    consideraciones apropiadas Esta es la raz█n por la
    cual nuestro s╠mbolo es la Cabra de Mendes6
    .
    SatĚn es, desde lejos, la figura mĚs enigmĚtica de
    la literatura. Poseedor de toda riqueza imaginable, y
    siendo el mĚs poderoso de los ArcĚngeles, rechaz█
    con desd╚n su excelsa lealtad para proclamar su
    independencia de todo lo que representaba su Jefe
    Celestial. Aunque condenado al mĚs espantoso de los
    dominios, un Infierno absolutamente rehu╠do por la
    divinidad, acept█ tales privaciones como la carga de
    su prerrogativa intelectual. En su Imperio Infernal
    uno podrĚ complacerse impunemente en los placeres
    mĚs extraordinarios, sin embargo en medio de tal
    licenciosidad desenfrenada, el Diablo ha mantenido
    una nobleza peculiar. Esta cualidad evasiva fue con
    la cual decidimos identificarnos.
    Este es el principio gu╠a del Satanismo: que la la
    consecuencia definitiva del hombre yace no en la
    unidad sino en la dualidad. ⁄nicamente la s╠ntesis
    ecide los valores; la adherencia a un orden ˙nico ea
    arbitraria y, por tanto insignificante.
    La Biblia SatĚnica es un documento de lo mĚs
    insidioso. Uno se siente fuertemente tentado a
    compararlo con esa mitolog╠a mal╚fica y oscura que
    es El Rey en Amarillo, un trabajo psicopl╠tico que
    supuestamente llevaba a sus lectores a la demencia y

    5 Old Craft en el texto original ˇN. del T. (Ver Ap╚ndice I). 6 La Cabra de Mendes o S╠mbolo de Bafomet es la imagen del Macho
    Cabr╠o insertado en una estrella de Cinco puntas (Ver Ap╚ndice I).
    20
    la perdici█n. Por muy cĚndida y coloquial que pueda
    parecer a primera vista, La Biblia SatĚnica no es un
    volumen que pueda ser pasado por alto fĚcilmente. Es
    un producto muy de nuestro tiempo, no s█lo porque
    un libro as╠ ˇa la par que su autorˇ probablemente
    habr╠a sido destruido en una ╚poca anterior, sino
    porque su creaci█n fue una inevitablidad
    evolucionaria.
    T˙, lector, estĚs a punto de ser empalado en los
    afilados cuernos de un dilema SatĚnico. Si aceptas los
    postulados de este libro, condenarĚs a tus mĚs
    preciados santuarios a la aniquilaci█n. A cambio
    despertarĚs ˇal mĚs feroz de los Infiernos. Si
    rechazas su argumento, te resignarĚs a una
    desintegraci█n cancerosa de tu hasta entonces
    inconsciente sentido de identidad. No es de extraĎar
    que el legado del Archienemigo le haya prodigado
    enemigos tan amargos!!
    Cualquiera que sea tu decisi█n, no podrĚs
    postergarla por mĚs tiempo. La Biblia SatĚnica
    finalmente articula lo que el hombre, instintivamente,
    siempre ha temido proclamar: que ╚l es,
    potencialmente, divino
    Michael A. Aquino
    IV║ Magister Templi
    Iglesia de SatĚn, 1972 (VII Anno Satanas)
    Plataforma romana

  6. #6
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    LAS NUEVE
    DECLARACIONES
    SATúNICAS
    1. ░SatĚn representa complacencia, en lugar de
    abstinencia!
    2. ░SatĚn representa la existencia vital, en lugar de
    sueĎos espirituales!
    3. ░SatĚn representa la sabidur╠a perfecta, en lugar
    del auto engaĎo hip█crita!
    4. ░SatĚn representa amabilidad hacia quienes la
    merecen, en lugar del amor malgastado en
    ingratos!
    5. ░SatĚn representa la venganza, en lugar de ofrecer
    la otra mejilla!
    6. ░SatĚn representa responsabilidad para el
    responsable, en lugar de preocuparse por
    vampiros ps╠quicos!
    7. ░SatĚn representa al hombre como otro animal,
    algunas veces mejor, la mayor╠a de las veces peor
    que aquellos que caminan en cuarto patas, el
    cual, por causa de su "divino desarrollo
    intelectual" se ha convertido en el animal mĚs
    vicioso de todos!
    8. ░SatĚn representa todos los llamados "pecados",
    mientras lleven a la gratificaci█n f╠sica, mental o
    emocional!
    9. ░SatĚn ha sido el mejor amigo que la Iglesia
    siempre ha tenido, ya que la ha mantenido en el
    negocio todos estos aĎos!
    Plataforma romana

  7. #7
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    El primer libro de la Biblia SatĚnica no es un intento
    de blasfemar, sino una declaraci█n de lo que podr╠a
    llamarse "indignaci█n diab█lica". El Diablo ha sido
    atacado por los hombres de Dios sin reservas ni
    miramientos. Nunca ha habido una oportunidad,
    hablando ficticiamente, para que el Pr╠ncipe Oscuro
    hable de la misma manera que los voceros del SeĎor
    del Bien. Los agitadores del pasado han gozado de
    libertad para definir el "bien" y el "mal" a su
    acomodo, y han relegado alegremente al olvido a
    cualquiera que no estuvise de acuerdo con sus
    mentiras ˇverbalmente y a veces, f╠sicamente. Su
    decir de caridad, a los ojos de Su Infernal Majestad,
    no es mĚs que una farsa vac╠a --y bastante injusta,
    teniendo en cuenta el hecho obvio que si no fuese por
    su adversario SatĚnico, sus religiones se colapsar╠an.
    Resulta triste, que el personaje aleg█rico que es el
    mayor responsable del ╚xito de las religiones
    espirituales, sea tratado con el m╠nimo de compasi█n
    y el abuso mĚs consistente ˇy por quienes mĚs
    untuosamente predican las reglas del juego limpio!
    Durante todos los siglos de insultos que ha recibido el
    Diablo, nunca ha contestado a sus detractores.
    Siempre ha quedado como el caballero, mientras los
    que ╚l apoya gritan y deliran. Ha demostrado ser un
    modelo de conducta, pero ahora siente que es hora de
    replicar. Ha decidido finalmente que es tiempo de
    recibir lo que le corresponde. Ahora ya no se
    necesitan los voluminosos reglamentos de hipocres╠a.
    Para poder volver a aprender la Ley de la Selva, serĚ
    suficiente una pequeĎa y breve diatriba. Cada verso
    es un infierno. Cada palabra es una lengua de fuego.
    Las llamas del Infierno arden ferozmente... y
    purifican! Leed y aprended la Ley.
    33
    EL
    LIBRO DE
    SATúN
    ˇ I ˇ
    1. En este Ěrido desierto de acero y piedra, elevo mi
    voz para que puedas o╠rla, Al Este y al Oeste
    hago una seĎa. Al Norte y al Sur muestro un
    signo que proclama: ░Muerte a los d╚biles, salud
    para los fuertes!
    2. ░Abrid los ojos para que podĚis ver, oh, hombres
    de mente enmohecida, y escuchadme bien,
    vosotros, la multitud de seres desorientados!
    3. ░Pues yo me alzo para desafiar a la sabidur╠a del
    mundo, para pedir explicaciones a las ┤leyes¬ del
    hombre y de ┤Dios¬!
    4. Yo exijo razones de vuestras reglas doradas y
    pregunto el porqu╚ de vuestros mandamientos
    5. No me inclino en seĎal de sumisi█n ante ninguno
    de vuestros ╠dolos pintados, y el que me d
    34
    7. Ninguna vetusta falsedad serĚ para m╠ una
    verdad; ning˙n dogma sofocante entorpecerĚ mi
    pluma.
    8. Me aparto de todos los convencionalismos que no
    me lleven al ╚xito y a la felicidad en la Tierra.
    9. Elevo con severa energ╠a el estandarte de los
    fuertes.
    10. Clavo mi mirada en los ojos vidriosos de vuestro
    espantoso JehovĚ, y le tiro de la barba. Alzo un
    hacha y abro en dos su crĚneo devorado por los
    gusanos.
    11. Hago estallar el horrible contenido de los
    sepulcros filos█ficos marchitos, y r╠o con ira
    sard█nica.
    ˇ II ˇ
    1. Mirad al crucifijo. °Qu╚ simboliza? PĚlida
    incompetencia colgada de un Ěrbol.
    2. Pongo en duda todas las cosas. ColocĚndome
    ante las podridas y barnizadas fachadas de
    vuestros mĚs excelsos dogmas morales, escribo
    con letras de llameante desprecio: ┤░ Ojo! ░Mucho
    cuidan! ░Todo esto es fraude!.
    3. ░Congregaos en torno a m╠, oh, vosotros que
    desafiĚis a la muerte, y la Tierra serĚ vuestra,
    para ahora y para siempre!
    4. A la mano muerta se le ha permitido durante
    demasiado tiempo que esterilice el pensamiento
    vivo.
    35
    5. ░Los falsos profetas han estado invirtiendo por
    mucho tiempo lo justo y lo injusto, lo bueno y lo
    malo!
    6. Ning˙n credo debe ser aceptado como imposici█n
    de la autoridad de una naturaleza ýdivinaţ. Las
    religiones deben ser puestas en duda. Ning˙n
    dogma moral debe ser aceptado dado por hecho;
    ˇninguna patr█n de medida debe ser deificado.
    En los c█digos morales no hay nada
    inherentemente sagrado. Al igual que los ╠dolos
    de madera de tiempos remotos, son obras de
    manos humanas, ░y lo que el hombre ha hecho
    puede destruirlo!
    7. El que no se apresura a creer en todo es
    sumamente inteligente, pues disponerse a creer en
    un falso principio es comenzar a carecer de
    sabidur╠a.
    8. El deber principal de toda nueva ╚poca es enseĎar
    a los nuevos hombres a determinar sus libertades,
    a dirigirlas hacia el ╚xito material, a rechazar los
    candados y cadenas oxidadas de las costumbres
    muertas que impiden siempre la expansi█n
    saludable, aquellas teor╠as e ideas que pudieron
    haber significado vida, esperanza y libertad para
    nuestros antepasados, es posible que ahora
    representen para nosotros destrucci█n, esclavitud
    y deshonor.
    9. ░CuĚndo el medio ambiente cambia, ning˙n ideal
    humano permanece seguro!
    10. Por lo tanto, cada vez que una mentira se haya
    instalado en un trono, asalt╚mosla sin piedad y
    sin escr˙pulos de conciencia, pues nadie puede
    36
    prosperar bajo el dominio de una falsedad
    inconveniente.
    11. ░Destronemos los sofismas establecidos,
    arranqu╚moslos de cuajo, quem╚moslos y
    destruyĚmoslos, pues son una amenaza para toda
    la aut╚ntica nobleza del pensamiento y la acci█n!
    12. ░Cada vez que por medio de los resultados quede
    demostrado que una pretendida ┤verdad¬ no es
    mĚs que una vana ficci█n!. ░Arroj╚mosla sin
    ceremonia hacia la oscuridad exterior, y que
    caiga entre los dioses muertos, los imperios
    muertos, las filosof╠as muertas y otras ruinas
    in˙tiles! ░Su puesto estĚ entre los trastos viejos!
    13. La mĚs peligrosa de todas las mentiras
    entronizadas es la mentira santa, santificada,
    privilegiada; la mentira que todo el mundo toma
    por un modelo de verdad. Es la madre nutricia de
    todos los otros espejismos y errores populares, Es
    el Ěrbol, con cabeza de hidra y mil ra╠ces de lo
    irrazonable, ░Es un cĚncer social!
    14. Aquella mentira que se muestra a nosotros como
    media mentira estĚ medio erradicada; Pero
    aquella mentira que incluso las personas
    inteligentes aceptan como un hecho -la mentira
    que le ha sido inculcada al niĎo cuando reposaba
    en las rodillas de su madre-, ░esa es mĚs peligrosa
    de afrontar que una pestilencia insidiosa!
    15. Las mentiras populares han sido siempre las mĚs
    potentes enemigas de la libertad personal. No
    existe mĚs que una forma de hacerles frente:
    arrancarlas, arrancarlas de cuajo, como si fueran
    cĚnceres. ░Aniquiladlas o ellas aniquilarĚn!
    37
    ˇ III ˇ
    1. ýAmaos los unos a los otrosţ. Se nos dice que
    esto es la ley suprema, Pero °qu╚ poder lo ha
    hecho as╠? °Sobre qu╚ autoridad racional reposa
    el evangelio del amor? °Por qu╚ no habr╠a yo de
    odiar a mis enemigos? Si los ┤amo¬, °no me
    pongo a merced de ellos?
    2. °Es natural que los enemigos se hagan el bien los
    unos a los otros? °Es bueno eso?
    3. °Puede la v╠ctima desgarrada y ensangrentada
    "amar" las fauces ensangrentadas que le van
    arrancando miembro tras miembro?
    4. °No somos todos por instinto animales de presa?
    Si los seres humanos cesaran totalmente de
    atacarse los unos a los otros, como animales de
    presa, °podr╠an continuar existiendo?
    5. °No es el ┤deseo lujurioso y camal¬ un t╚rmino
    mĚs veraz para definir al "amor" cuando lo
    aplicamos a la propagaci█n de la especie'? El
    "amor" de las aduladoras escrituras, °no es un
    simple eufemismo de la actividad sexual? °O
    acaso el ┤gran maestro¬ era un glorificador de los
    eunucos?
    6. Ama a tus enemigos y haz el bien a los que te
    odian y te explotan. °No es esta la despreciable
    filosof╠a del perro de aguas que gira sobre su
    lomo cuando le dan patadas?
    7. Odia a tus enemigos con todo tu coraz█n, y si un
    hombre te abofetea en la mejilla, ░Abofet╚ale en
    38
    la otra! Abofet╚ale con toda tu alma, pues el velar
    por uno mismo es la ley mĚs excelsa.
    8. ░El que ofrece la otra mejilla es un perro cobarde!
    9. Devuelve golpe por golpe, desprecio por
    39
    cicl█n, y despu╚s de que ellos hayan ca╠do,
    regoc╠jate de tu propia salvaci█n.
    5. Entonces todos tus huesos dirĚn orgullosamente;
    °Qui╚n estĚ por encima de m╠? °No he sido
    demasiado fuerte para mis adversarios? °No me
    he liberado yo mismo por medio de mi cerebro y
    mi cuerpo?
    ˇ V ˇ

    1. Benditos sean los fuertes, pues de ellos serĚ la
    Tierra. ░Malditos sean los d╚biles, pues ellos
    heredarĚn el yugo!
    2. Benditos sean los poderosos, pues ellos serĚn
    reverenciados por los hombres... ░Malditos sean
    los d╚biles, pues ellos serĚn borrados de la faz de
    la Tierra!
    3. Benditos sean los audaces, pues ellos serĚn los
    amos del mundo. ░Malditos sean los
    virtuosamente d╚biles, pues ellos quedarĚn
    aplastados bajo las pezuĎas del Diablo!.
    4. Benditos sean los triunfadores, pues la victoria es
    la base del derecho... ░Malditos sean los vencidos,
    pues ellos serĚn vasallos para siempre!
    5. Benditos sean los de la mano de hierro, pues los
    blandos huirĚn ante ellos... ░Malditos sean los
    pobres de esp╠ritu, pues serĚn escupidos!
    6. Benditos sean los que desaf╠an a la muerte, pues
    sus d╠as serĚn largos en la Tierra... ░Malditos
    sean los que sueĎan con una vida mĚs rica mĚs
    40
    allĚ de la tumba, pues ellos perecerĚn en medio
    de la abundancia!
    7. Benditos sean los destructores de la falsa
    esperanza, pues ellos son los verdaderos Mes╠as...
    ░Malditos sean los adoradores de Dios, pues ellos
    serĚn ovejas esquilmadas!
    8. Benditos sean los valientes, pues ellos obtendrĚn
    grandes tesoros... ░ Malditos sean los que creen
    en el bien y en el mal, pues se dejan asustar por
    sombras!
    9. Benditos sean aquellos que creen en lo que mĚs
    les conviene, pues su mente no se aterrorizarĚ
    nunca... ░Malditos sean los ┤corderos de Dios¬,
    pues serĚn desangrados hasta quedar mĚs blancos
    que la nieve!
    10. Bendito sea el hombre que tiene una legi█n de
    enemigos, pues ellos le harĚn h╚roe, ░Maldito sea
    el que hace el bien a quien le paga con desprecio,
    pues ╚l serĚ despreciado!
    11. Benditos sean los de mente poderosa, pues ellos
    superarĚn los torbellinos...░Malditos sean los que
    ofrecen mentiras como verdades y verdades como
    mentiras, pues ellos son una abominaci█n!
    12. ░Malditos sean tres veces los d╚biles a quienes la
    inseguridad les hace viles, pues ellos son una
    abominaci█n!
    13. El Ěngel del engaĎo que nos hacemos a nosotros
    mismos en el alma de los ┤justos¬. ░La llama
    eterna del poder alcanzado a trav╚s del placer
    mora en la carne del satanista!
    41
    42
    (AIRE)
    ˇ EL LIBRO DE LUCIFER ˇ
    LA ILUMINACI”N
    43
    44
    El dios romano, Lucifer, era el Portador de Luz, el
    esp╠ritu del aire, la personificaci█n de la Iluminaci█n
    y el Conocimiento. En la mitolog╠a Cristiana, se
    convirti█ en el sin█nimo del mal, ░qu╚ es lo ˙nico que
    habr╠a de esperarse de una religi█n cuya existencia
    misma es perpetuada por definiciones confusas y
    valores fraudulentos! Es hora de aclarar las cosas.
    Deben corregirse los falsos moralismos y los errores
    ocultistas. Tan entretenidas como puedan ser, la
    mayor╠a de historias y obras sobre adoraci█n del
    Diablo deben ser reconocidas como las ridiculeces
    obsoletas que son. Se ha dicho "la verdad os harĚ
    libres". La verdad por s╠ misma nunca ha liberado a
    alguien. Es la DUDA la que trae la emancipaci█n
    mental. Sin el maravilloso elemento de la duda, el
    portal por el cual llega la verdad permanecer╠a
    cerrado, imperturbable ante los golpes en╚rgicos de
    mil Luciferes. Cuan comprensible resulta que las
    Sagradas Escrituras se refieran al monarca Infernal
    como el "padre de las mentiras" ˇun magn╠fico
    ejemplo de inversi█n de carĚcter. Si uno va a creer
    ╚sta acusaci█n teol█gica de que el Diablo representa
    la falsedad, entonces debe concluirse que sea ░…L, NO
    DIOS, QUIEN ESTABLECI” TODAS LAS RELIGIONES
    ESPIRITUALES Y QUIEN ESCRIBI” TODOS LOS TEXTOS
    SAGRADOS! Cuando una duda es seguida por otra, la
    burbuja, ya repleta de tantas falacias desde hace
    tiempo acumuladas, amenaza con reventar. Para
    quienes ya dudan de las supuestas verdades, este libro
    es la revelaci█n. Entonces Lucifer se habrĚ levantado.
    ░Ya es tiempo de dudar! La burbuja de la falsedad se
    estĚ reventando y su sonido es el rugir del mundo.
    45
    SE BUSCA!
    ˇ DIOS ˇ
    VIVO O MUERTO!
    L que un Satanista no cree en Dios es un
    concepto popular bastante err█neo. El concepto
    de ýDiosţ, tal como es interpretado por el hombre, ha
    sido tan variado a trav╚s de todas las ╚pocas, que el
    Satanista simplemente aceptar la definici█n que mejor
    se ajuste a sus necesidades. El hombre siempre ha
    creado sus dioses, en vez de sus dioses haberlo creado
    a ╚l. Para unos, Dios es ben╚volo; para otros, resulta
    aterrador. Para el Satanista, ýDiosţ ˇpor cualquier
    nombre que se le llame, o bien por ning˙n nombre en
    absolutoˇ es visto como el factor de equilibrio en la
    Naturaleza, y no como un ser al que le preocupe el
    sufrimiento. Esta poderosa fuerza que permea y
    equilibra el universo es demasiado impersonal para
    preocuparse por la felicidad o la miseria de las
    criaturas de carne y hueso de esta bola de mierda
    sobre la cual vivimos.
    Cualquiera que piense en SatĚn como malo
    deber╠a tener en cuenta todos los hombres, mujeres,
    niĎos y animales que han muerto porque ello era
    ýVoluntad de Diosţ. Con toda seguridad, una persona
    que lamente la p╚rdida inoportuna de un ser querido
    ░preferir╠a mil veces tenerla otra vez junto a s╠ que en
    las manos de Dios! En cambio, son consolados
    melosamente por el cl╚rigo de turno que dice ýFue la
    voluntad de Dios, hija m╠aţ; o ýAhora descansa en las
    manos de Dios, hijo m╠oţ. Tales frases han sido una
    E
    46
    manera conveniente que los religiosos han utilizado
    para justificar o excusar la impiedad de Dios. Pero si
    Dios estĚ al mando y es tan ben╚volo como se supone
    que es, °por qu╚ permite que pasen estas cosas?
    Durante mucho tiempo los religiosos se han
    abalanzado sobre sus biblias y reglamentos para
    probar o refutar, justificar, condenar o interpretar.
    El Satanista se da cuenta que el hombre, y la
    acci█n y reacci█n del Universo, son responsables de
    todo lo que ocurre, y no se engaĎa creyendo que a
    alguien le importa. ░Ya no nos quedaremos sentados y
    aceptaremos el ýdestinoţ sin hacer algo al respecto,
    s█lo porque as╠ lo dice en el Cap╠tulo tal y cual,
    Salmo as╠ y asĚ, y baste con eso! El Satanista sabe
    que el rezar no ayudarĚ mucho ˇde hecho,
    disminuye las posibilidades de ╚xito, ya que lo que
    suelen hacer las personas devotas es sentarse
    complacidamente y rezar por una situaci█n que, si
    hicieran algo, la resolver╠an mucho mĚs rĚpido!
    El Satanista rehuye t╚rminos como ýesperanzaţ y
    ýoraci█nţ ya que son indicio de aprehensi█n. Si
    esperamos y rezamos para que suceda algo, no
    actuaremos en una forma positiva para hacer que
    suceda! El Satanista, dĚndose cuenta que cualquier
    cosa que consiga es gracias a sus propios actos, toma
    control de la situaci█n en lugar de rezarle a Dios para
    que ello suceda. El pensamiento positivo y la acci█n
    positiva aĎaden los resultados.
    As╠ como el Satanista no reza para pedir la ayuda
    de Dios, tampoco le reza para que lo perdone por sus
    propios errores. En otras religiones, cuando uno hace
    mal, va y se le reza a Dios, o se confiesa a un
    intermediario y le pide que ore a Dios para que le
    perdone por sus pecados. El Satanista sabe que si la
    oraci█n es de ning˙n provecho, el confesarse ante otro
    ser humano como ╚l mismo, es menos provechoso ˇy
    es por demĚs, degradante.
    47
    Cuando un Satanista comete un error, se da cuenta
    que cometer errores es algo natural ˇy si se siente
    mal por lo que ha hecho, aprenderĚ de ello y se
    cuidarĚ de no hacer lo mismo de nuevo. Si no se
    siente mal por lo que ha hecho, y sabe que harĚ lo
    mismo una y otra vez, no tiene por que ir a
    confesarse, mucho menos pedir perd█n. Pero esto es
    exactamente lo que sucede. La gente confiesa sus
    pecados para que puedan limpiar sus conciencias ˇy
    tener la libertad de seguir pecando una y otra vez,
    casi siempre cometiendo el mismo pecado.
    Hay tantas definiciones de Dios, en el sentido
    acostumbrado de la palabra, como tipos de personas.
    Las imĚgenes van desde la creencia en un dios que es
    mĚs bien una idea algo vaga, una especie de ýmente
    c█smica universalţ, hasta una deidad antropom█rfica
    con una larga barba blanca y sandalias que sigue con
    atenci█n todas las acciones de cada individuo.
    A˙n dentro de los confines de una religi█n dada,
    las interpretaciones personales de Dios difieren
    enormemente. Algunas religiones van hasta el punto
    de etiquetar a alguien que pertenece a una secta
    religiosa que no sea la de ellos, tildĚndolo de hereje,
    aunque las doctrinas generales e impresiones que se
    tienen de la divinidad sean bastante parecidas. Por
    ejemplo, los Cat█licos creen que los Protestantes
    estĚn condenados al Infierno simplemente porque no
    pertenecen a la Iglesia Cat█lica. De igual manera,
    muchos grupos que se han separado de la fe
    Cristiana, como las iglesias evang╚licas o
    revivalistas, creen que los Cat█licos son paganos que
    adoran imĚgenes. (Cristo es representado en una
    imagen que sea f╠sicamente mĚs parecida al individuo
    que lo est╚ adorando, y sin embargo los Cristianos
    critican a los 'paganos' por adorar imĚgenes
    labradas.) Y a los Jud╠os siempre se les ha
    identificado con el Diablo.
    48
    Si bien en todas estas religiones el dios es
    bĚsicamente el mismo, cada una se refiere al camino
    elegido por las otras como reprochable, y para colmo
    de males, cada uno de sus miembros REZA por los de
    las demĚs. Tienen desprecio por sus hermanos en la
    fe solo porque sus religiones portan distintas
    etiquetas, y tienen que liberar esa animosidad de
    alguna manera. Qu╚ mejor forma de hacerlo, en vez
    de ýorarţ! Qu╚ manera tan rid╠culamente cort╚s de
    decir ýte odioţ; tal es el apenas disimulado recurso
    conocido como "orar por tu enemigo"! Rezar por el
    propio enemigo no es mĚs que rabia disfrazada y
    reprimida, y decididamente de una calidad bastante
    rastrera e inferior!
    Si ha habido una discrepancia tan violenta en
    cuanto a la manera apropiada de adorar a Dios,
    °cuĚntas interpretaciones de Dios puede haber ˇy
    qui╚n tiene la raz█n?
    Todos los devotos a las ýreligiones de luz blancaţ
    se ocupan de complacer a su Dios para que, al morir,
    puedan tener abiertas para s╠ las ýPuertas Perladasţ.
    Sin embargo, si un hombre no ha vivido su vida
    seg˙n los reglamentos de su fe, puede, a ˙ltimo
    minuto, llamar un cl╚rigo a su lecho de muerte para la
    absoluci█n final. El sacerdote, pastor o ministro irĚ
    corriendo entonces, para que haga ýlas paces con
    Diosţ, y para cerciorarse de que el pasaporte para el
    Reino Celestial est╚ en toda regla. (Los Yezidis, una
    secta musulmana de adoradores del Diablo, adoptan
    un punto de vista muy distinto. Creen que Dios es
    todopoderoso, pero que tambi╚n lo perdona todo, y
    que su misericordia es infinita, y por ende, creen que
    es al Diablo al que deben complacer, ya que es el que
    rige sus vidas mientras est╚n aqu╠ en la Tierra. Creen
    tan firmemente que Dios perdonarĚ todos sus pecados
    una vez que se les den los ˙ltimos ritos, que no
    sienten necesidad alguna de preocuparse con la
    opini█n que de ellos tenga Dios mientras viven).
    49
    Con todas las contradicciones en las escrituras
    Cristianas, hoy en d╠a mucha gente no acepta
    racionalmente el Cristianismo de la manera en que ha
    sido practicado en el pasado. Un gran n˙mero de
    personas estĚ comenzando a dudar de la existencia de
    50
    EL DIOS AL QUE SALVAS
    PODRŇA SER T⁄ MISMO!
    ODAS las religiones de naturaleza espiritual son
    invenciones del hombre. …ste ha creado todo un
    sistema de dioses sin otra ayuda que la de su cerebro
    carnal. Solo porque tiene un ego y no puede
    aceptarlo, ha tenido que exteriorizarlo en un gran
    artificio espiritual al cual llama ýDiosţ.
    Dios puede hacer todo lo que al hombre le estĚ
    prohibido hacer ˇtales como matar gente, hacer
    milagros para gratificar su voluntad, ejercer control
    sin ninguna responsabilidad aparente, etc. Si el
    hombre necesita tal dios y reconoce a ╚se dios,
    entonces estĚ adorando una entidad que ha inventado
    un cerebro humano. Por lo tanto, ESTú ADORANDO AL
    HOMBRE QUE INVENT” A DIOS. °No es mĚs sensato
    adorar un dios que ╚l, ╚l mismo, ha creado, conforme
    a sus propias necesidades emocionales ˇuno que
    represente mejor su propio ser f╠sico y carnal que
    tiene la idea y el poder de inventar un dios en primer
    lugar?
    Si el hombre insiste en exteriorizar su propio ser
    verdadero en la forma de ýDiosţ, entonces °por qu╚
    temer a su propio ser, al temer a ýdiosţ ˇpor qu╚
    alabar su propio ser alabando a ýDiosţ?ˇ °por qu╚
    permanecer por fuera de Dios PARA PODER INMISCUIRSE
    EN RITUALES Y CEREMONIAS RELIGIOSAS EN SU NOMBRE?
    El hombre necesita del ritual y el dogma, pero
    ░ninguna ley establece que sea necesario un dios
    exteriorizado para poder realizar rituales y
    ceremonias hechas en el nombre de un dios! °Podr╠a
    ser que, cuando el hombre cierre el vac╠o entre s╠
    T
    51
    mismo y su ýDiosţ, vea al demonio del orgullo
    intentando salir ˇla personificaci█n misma de
    Lucifer apareciendo en medio? El hombre ya no
    puede verse a s╠ mismo como dos partes, la carnal y
    la espiritual, sino que las vea converger en una sola, y
    entonces descubrirĚ horrorizado que son una sola
    entidad carnal ˇ░Y QUE SIEMPRE FUE ASŇ! Entonces, o
    bien se odiarĚ a s╠ mismo hasta la muerte, d╠a tras d╠a
    ˇo se regocijarĚ de ser lo que es!
    Si se odia a s╠ mismo, buscarĚ caminos
    espirituales de ýiluminaci█nţ cada vez mĚs nuevos y
    mĚs complejos, con la esperanza de poder dividirse
    otra vez en su b˙squeda de ýdiosesţ mĚs fuertes y
    exteriorizados para que azoten su miserable cĚscara
    corporal. Si se acepta a s╠ mismo, pero reconoce que
    el ritual y la ceremonia son elementos importantes
    que sus religiones inventadas han utilizado para
    sustentar su fe en una mentira, entonces que sea EL
    MISMO TIPO DE RITUAL el que sustentarĚ su fe en la
    verdad ˇel espectĚculo primitivo que le harĚ
    consciente de la sustancia aĎadida a su propio ser
    majestuoso.
    Cuando se ha desvanecido toda fe religiosa en
    mentiras, se debe a que el hombre se ha acercado mĚs
    a s╠ mismo y se ha alejado de ýDiosţ; mĚs cerca al
    ýDiabloţ. Si esto es lo que el diablo representa, y un
    hombre vive su vida a la sombra del diablo, con todo
    el vigor de SatĚn moviendo su carne, entonces mejor
    que escape del cacareo y la criticonada de quienes se
    denominan ýjustosţ, o bien permanezca
    orgullosamente en sus lugares secretos de la tierra y
    manipule a las masas atontadas a trav╚s de su propio
    poder satĚnico, hasta el d╠a en que pueda
    manifestarse en todo su esplendor, proclamando
    ý░SOY UN SATANISTA, INCLINAOS, PORQUE SOY LA
    PERSONIFICACI”N MAS ALTA DE LA VIDA HUMANA!ţ
    52
    ALGUNAS EVIDENCIAS
    DE LA NUEVA
    EDAD SATúNICA
    OS siete pecados capitales de la Iglesia Cristiana
    son: codicia, orgullo, envidia, ira, gula, lujuria y
    pereza. El Satanismo recomienda complacerse en
    cada uno de estos ýpecadosţ, puesto que todos ellos
    conducen a la satisfacci█n f╠sica, mental o emocional.
    Un Satanista sabe que no tiene nada de reprobable
    el ser codicioso, ya que ello no significa otra cosa que
    desear mĚs de lo que ya tiene. La envidia representa
    considerar favorablemente lo que los otros poseen y
    aspirar a tener las mismas cosas por uno mismo. La
    envidia y la codicia son las fuerzas que motivan la
    ambici█n ˇy sin ambici█n, se lograr╠a bien poco
    verdaderamente importante.
    La gula es simplemente comer mĚs de lo que
    necesitas para mantenerte vivo. Cuando has comido
    en exceso hasta el punto de la obesidad, otro pecado
    ˇe1 orgulloˇ te motivarĚ a recobrar un aspecto que
    renovarĚ el respeto hacia ti mismo.
    Todo aquel que compra una prenda de vestir con
    otro objeto que no sea el de cubrir su cuerpo y el de
    protegerse de los elementos naturales, se hace
    culpable de orgullo. Con frecuencia, los satanistas
    encuentran esp╠ritus ┤progresistas¬ que sostienen que
    las etiquetas no son necesarias. A esos detractores de
    las etiquetas es preciso seĎalarles que una o varias de
    las prendas que ellos mismos llevan no son
    indispensables para mantenerlos abrigados. En esta
    Tierra no hay una sola persona que renuncie al
    L
    53
    omato. El Satanista seĎala que todo el omato que se
    advierta en la persona de esos esp╠ritus ┤progresistas¬
    viene a demostrar que tambi╚n ellos son culpables de
    orgullo. Por muy verbosos que esos c╠nicos sean en
    su descripci█n intelectual de lo muy libres que son, lo
    cierto es que siguen luciendo los elementos del
    orgullo.
    El mostrarse reacio a levantarse por la maĎana es
    ser culpable de pereza, y si permaneces bastante
    tiempo en la cama, puedes encontrarte cometiendo un
    nuevo pecado ˇlujuria. Sentir la mĚs leve agitaci█n
    del deseo sexual es incurrir en el pecado de la lujuria.
    Para poder asegurar la propagaci█n de la especie, la
    naturaleza ha hecho de la lujuria el segundo instinto
    mĚs poderoso; siendo el primero el instinto de
    conservaci█n. DĚndose cuenta de esto, la Iglesia
    Cristiana hizo de la fornicaci█n el "Pecado Original".
    De esta manera, se aseguraron de que nadie escapar╠a
    del pecado, Tu propia existencia es consecuencia del
    pecado ░el Pecado Original!
    El instinto mĚs fuerte en todos los seres vivos es el
    instinto de conservaci█n, lo cual nos lleva al ˙ltimo de
    los siete pecados mortales ˇla ira. °No es nuestro
    instinto de conservaci█n el que entra en juego cuando
    alguien nos perjudica, cuando nos encolerizamos lo
    suficiente para protegemos de ataques ulteriores? Un
    Satanista practica el lema: ý░Si un hombre te
    abofetea en la mejilla, r█mpele la otra!ţ. Que ning˙n
    ultraje quede sin castigar, S╚ como un le█n en el
    combate. ░S╚ peligroso incluso en la derrota!
    Puesto que los instintos naturales les conducen al
    pecado, todos los hombres son pecadores; y todos los
    pecadores van al Infierno. Si todo el mundo va al
    Infierno, entonces no hay duda de que encontrarĚs all╠
    a todos tus amigos. El Cielo debe estar poblado de
    criaturas mĚs bien extraĎas, habida cuenta de que
    todo su afĚn en la vida era ir a un lugar en el que
    pudieran taĎer eternamente un arpa.
    54
    "Los tiempos han cambiado. Los jerarcas de la
    Iglesia ya no predican que todos nuestros actos
    naturales son pecaminosos. Ya no pensamos que el
    sexo es sucio ˇo que sentir orgullo de nosotros
    mismos es vergonzosoˇ o que desear lo de los demĚs
    es perverso". ░Claro que no, los tiempos han
    cambiado! "Si deseas una prueba de ello, basta con
    que mires lo muy liberales que se han vuelto las
    Iglesias. Vamos, si estĚn practicando todas las cosas
    que ustedes predican!".
    Los Satanistas oyen constantemente estas
    afirmaciones y otras por el estilo, y no tienen
    inconveniente en admitir que es as╠. PERO, si el mundo
    ha cambiado tanto, °por qu╚ seguir aferrĚndose a los
    restos de una fe moribunda? Si tantas religiones han
    empezado a negar sus propias escrituras porque han
    quedado desfasadas, y si predican la filosof╠a del
    satanismo, °por qu╚ no llamarle a ╚ste por su leg╠timo
    nombre ˇes decir, Satanismo? Ciertamente, eso ser╠a
    much╠simo menos hip█crita.
    En aĎos mĚs recientes ha habido un intento de
    humanizar el concepto espiritual del Cristianismo.
    Esto se ha manifestado de las maneras menos
    espirituales posibles. Las misas que hab╠an sido
    dichas en lat╠n ahora son dichas en los idiomas
    comunes ˇlo cual lo ˙nico que logra es que todo el
    sin sentido sea mucho mas fĚcil de entender, y al
    mismo tiempo priva a la ceremonia de la naturaleza
    esot╚rica que es consistente con los principios del
    dogma. Es mucho mĚs fĚcil obtener una reacci█n
    emocional utilizando palabras y frases que no puedan
    ser entendidas, que con declaraciones que a˙n la
    mente mĚs simple cuestionarĚ cuando las escuche en
    un lenguaje mĚs comprensible.
    Si los sacerdotes y ministros hubiesen usado hace
    cien aĎos lo que utilizan hoy en d╠a en sus iglesias,
    hubieran sido acusados de herej╠a, llamados
    55
    demonios, la mayor╠a de las veces perseguidos, y sin
    duda hubieran sido excomulgados.
    Los religiosos se quejan: ýdebemos estar acorde
    con los tiempos, estar al tanto de las cosasţ olvidando
    que, debido a los factores limitantes y las leyes
    profundamente enraizadas de las religiones, nunca
    podrĚn cambiar lo suficiente para estar acorde con las
    necesidades del hombre.
    Las religiones del pasado siempre han
    representado la naturaleza espiritual del hombre, con
    muy poca o ninguna preocupaci█n por sus
    necesidades carnales o mundanas. Han considerado
    que esta vida no es mĚs que transitoria, que la carne
    no es mĚs que una envoltura; que los placeres f╠sicos
    son triviales, y el dolor una preparaci█n digna para el
    ýReino de Diosţ. ░Qu╚ bien se les nota la hipocres╠a
    cuando los ýreligiososţ hacen un cambio en su
    religi█n para confrontar las necesidades del hombre!
    La ˙nica manera que el Cristianismo puede servir por
    completo a las necesidades del hombre es
    convirti╚ndose en lo que el Satanismo es AHORA.
    Se ha hecho necesario que aparezca una nueva
    religi█n, basada en los instintos naturales del hombre.
    Y ya tiene un nombre. Se llama Satanismo. Es ese
    poder condenado el que ha causado la controversia
    religiosa sobre las medidas de control de la natalidad
    ˇuna admisi█n a regaĎadientes de que la actividad
    sexual, por el s█lo placer de tenerla, lleg█ para
    quedarse.
    Es el ýDiabloţ el que ha causado que las mujeres
    comiencen a mostrar sus piernas, para excitar a los
    hombres ˇel mismo tipo de piernas a las que ahora
    es socialmente aceptable mirar, que son mostradas
    por j█venes monjas luciendo hĚbitos mĚs cortos. ░Qu╚
    paso tan acertado en la direcci█n correcta! °Es
    posible acaso que muy pronto veamos monjas topless
    contoneĚndose sensualmente al ritmo de ýMisa
    Solemnis Rockţ? SatĚn sonr╠e y dice que por ╚l no
    56
    habr╠a ning˙n problema ˇmuchas monjas son niĎas
    muy lindas con bonitas piernas.
    Muchas iglesias con algunas de las
    congregaciones mĚs numerosas tienen la m˙sica mĚs
    r╠tmica y sensual ˇsatĚnicamente inspirada. Despu╚s
    de todo, el Diablo siempre ha tenido las mejores
    tonadas.
    A pesar de toda la habladur╠a de la T╠a Marta
    sobre la 'Generosa Cosecha del SeĎor', los picnic
    dominicales, no son mĚs que una buena excusa para
    la comilona dominical, y todos saben que tras los
    arbustos suceden cosas mĚs interesantes que leer la
    Biblia.
    Los bazares para recolectar fondos para la iglesia
    son lo que antes se conoc╠a como carnavales, nada
    mĚs que una excusa empleada para celebrar los
    placeres de la carne; y que ahora s█lo sirven para
    recoger fondos para la iglesia, y mientras el dinero
    siga entrando a la iglesia no hay problema, ya que as╠
    ░podrĚn seguir predicando contra las tentaciones del
    Demonio! Cabe anotar que estas cosas solo son
    ceremonias y elementos paganos ˇque los cristianos
    tomaron prestadas. Cierto, pero los paganos se
    deleitaban en los placeres de la carne, y fueron
    condenados por la misma gente que ahora celebran
    sus rituales, solo que ahora los llaman por nombres
    diferentes.
    Los sacerdotes y ministros siempre van en la
    primera fila en las manifestaciones en pro de la paz, y
    se tienden en las v╠as f╚rreas para detener a los trenes
    que llevan materiales de guerra al frente, con igual
    dedicaci█n que sus hermanos de hĚbito, de los
    mismos seminarios, que bendicen las balas, bombas y
    soldados, actuando como capellanes de las fuerzas
    armadas. Alguien, en alg˙n lado, debe estar
    equivocado. °Podr╠a ser que SatĚn sea el ˙nico
    calificado para actuar como acusador
    57
    Cuando un cachorro alcanza la madurez se
    convierte en perro; cuando el hielo se derrite se le
    llama agua; cuando han transcurrido doce meses,
    tenemos un nuevo calendario con el nombre
    cronol█gico apropiado; cuando la ýmagiaţ se
    convierte en hecho cient╠fico nos referimos a ella
    como medicina, astronom╠a, etc..., cuando un nombre
    ya no es apropiado para una cosa dada, lo mĚs l█gico
    es cambiarlo por uno nuevo que se ajuste mejor para
    tal prop█sito. °Por qu╚, pues, no hacemos lo mismo
    con la religi█n? °Por qu╚ seguir llamando a una
    religi█n con el mismo nombre cuando los principios
    de ╚sa religi█n ya no se ajustan al original? O, si la
    religi█n predica lo mismo que siempre ha predicado,
    pero sus seguidores no practican casi ninguna de sus
    enseĎanzas, °por qu╚ siguen llamĚndose a s╠ mismos
    por el nombre dado a los seguidores de esa religi█n?
    Si no crees en lo que enseĎa tu religi█n, °por qu╚
    continuar apoyando una creencia que es
    contradictoria con lo que sientes? Nunca votar╠as por
    una persona o una ideolog╠a en la cual no crees, as╠
    que por qu╚ dar tu voto eclesiĚstico por una religi█n
    que ya no es consistente con tus convicciones? No
    tienes derecho alguno para quejarte de una situaci█n
    pol╠tica por la cual has votado o a la que has apoyado
    de alguna manera ˇlo cual incluye sentarse y asentir
    complacientemente con los vecinos que aprueban esa
    situaci█n, simplemente porque eres muy perezoso o
    muy cobarde para dar tu opini█n. Lo mismo ocurre
    con los temas religiosos. A˙n si no puedes ser
    agresivamente honesto sobre tus opiniones debido a
    las consecuencias desfavorables de tus jefes, tus
    l╠deres de comunidad, etc. Puedes, al menos, ser
    honesto contigo mismo. En la privacidad de tu propio
    hogar, y con tus amigos mĚs cercanos debes apoyar
    la religi█n que abrigue tus mejores intereses.
    ýEl Satanismo estĚ basado en una filosof╠a muy
    razonableţ, dice el emancipado. ýPero °por qu╚
    58
    llamarlo Satanismo? °Por qu╚ no llamarlo algo como
    'Humanismo', o un nombre que no tenga
    connotaciones de un grupo de brujer╠a, algo un poco
    mĚs esot╚rico ˇalgo menos evidente?ţ Hay mĚs de
    una raz█n para esto. El humanismo no es una
    religi█n. Simplemente es una forma de vida sin
    ceremonia o dogma. El Satanismo tiene ceremonia y
    dogma. El dogma, como se explicarĚ despu╚s, es
    necesario.
    El Satanismo se diferencia enormemente de las
    demĚs religiones blancas, ýmagia blancaţ o grupos
    mĚgicos en el mundo de hoy. Estas religiones
    santurronas y desdeĎosas claman que sus miembros
    utilizan los poderes de la magia s█lo para fines
    altruistas. Los Satanistas miran con desd╚n a los
    grupos de magia ýblancaţ porque sienten que el
    altruismo es atentar contar la vida. El no tener un
    deseo de obtener las cosas por ti mismo es algo
    antinatural. El Satanismo representa una forma de
    ego╠smo controlado. Esto no significa que no debas de
    hacer cosas por alguien mĚs. Si haces algo para hacer
    feliz a alguien por quien te preocupas, su felicidad te
    darĚ una sensaci█n de gratificaci█n.
    El Satanismo defiende la prĚctica de una forma
    modificada de la Regla de Oro. Nuestra
    interpretaci█n de esta regla es: ýtrata a los demĚs
    como los demĚs te tratenţ; porque si tu ýhaces a los
    demĚs lo que te gustar╠a que te hicieranţ, y ellos, a su
    vez, te tratan mal, va contra la naturaleza humana
    seguir tratĚndolos con consideraci█n. Deber╠as tratar
    a los demĚs como te gustar╠a que te tratasen, pero si
    tu cortes╠a no es correspondida, deber╠an ser tratados
    con la furia que se merecen.
    Los grupos de brujer╠a blanca dicen que si
    maldices a alguien, ese mal se te devuelve el triple, o
    de manera parecida a la del boomerang, regresa a
    quien lo envi█. Esto es un indicio mĚs de la filosof╠a
    culpabilizante que tienen estos grupos neopaganos y
    59
    pseudocristianos. Los magos blancos quieren hurgar
    en la brujer╠a, pero no pueden divorciarse a s╠ mismos
    del estigma apegado a esto. Por lo tanto, se llaman a
    s╠ mismos magos blancos, y basan el 75% de su
    filosof╠a en los principios trillados y desgastados del
    Cristianismo. Cualquiera que pretenda estar
    interesado en la magia o en lo oculto por otras
    razones que no sea obtener mĚs poder personal, es la
    peor clase de hip█crita. El Satanista respeta al
    Cristianismo por, al menos, ser consistente con su
    filosof╠a culpabilizante, pero s█lo puede sentir
    desprecio por las personas que intentan aparecer
    emancipadas de la culpa uni╚ndose a un grupo de
    brujer╠a, y seguir practicando la misma filosof╠a
    bĚsica del Cristianismo.
    Supuestamente, la magia blanca solo es utilizada
    con prop█sitos buenos o no ego╠stas, y la magia
    negra, se nos dice, es utilizada s█lo por motivos
    ego╠stas o ýmalos.ţ El Satanismo no traza tal l╠nea
    divisoria. La magia es magia, no importa si es
    utilizada para ayudar u obstaculizar. El Satanista,
    siendo el mago, deber╠a tener la capacidad de decidir
    lo que es mĚs justo, y luego aplicar los poderes de la
    magia para alcanzar sus metas.
    Durante las ceremonias de magia blanca, los
    practicantes permanecen en el interior de un
    pentagrama para protegerse a s╠ mismos de las
    fuerzas "malvadasţ a las que invocan para pedir
    ayuda. Para el Satanista, es un tanto hip█crita el
    invocar a estas fuerzas para pedir ayuda, mientras
    que al mismo tiempo te proteges de los poderes a los
    que has recurrido. El Satanista se da cuenta que solo
    al aliarse con estas fuerzas puede utilizar del todo los
    Poderes de las Tinieblas para su mejor provecho.
    En una ceremonia de magia SatĚnica, los
    participantes no se toman de las manos y bailan en
    c╠rculo; queman velas de varios colores para varios
    deseos; invocan los nombres del ýPadre Hijo y
    60
    Esp╠ritu Santoţ a la vez que, supuestamente,
    practican las Artes Negras; escogen un ýsantoţ como
    gu╠a personal para que los ayude en sus problemas;
    se empapan de ungŞentos olorosos y esperan que el
    dinero les llueva; meditan para que poder llegar a un
    ýgran despertar espiritualţ; recitan largas letan╠as
    mencionando de vez en cuando el nombre de Jes˙s,
    etc, etc, etc, ad nauseam!
    PORQUE! ˇ…sta NO es la manera en que se practica
    la magia SatĚnica. Si no puedes separarte del
    autoengaĎo hip█crita, nunca tendrĚs ╚xito como
    mago, mucho menos como Satanista.
    La religi█n SatĚnica no s█lo ha levantado la
    moneda ˇle ha dado la vuelta por completo. Por lo
    tanto, °por qu╚ deber╠a apoyar los mismos principios
    a los cuales se opone por completo, llamĚndosele con
    un nombre que no fuese uno que se sea acorde con las
    doctrinas revertidas que integran la filosof╠a
    SatĚnica? El Satanismo no es una religi█n de luz
    blanca; ░es una religi█n de la carne, lo mundano, lo
    carnal! ˇtodo lo cual estĚ regido por SatĚn, la
    personificaci█n de la V╠a de la Mano Izquierda7
    .
    Inevitablemente, la siguiente pregunta que se harĚ
    es: ýEstĚ bien, no puedes llamarlo Humanismo
    porque el Humanismo no es una religi█n; °pero por
    qu╚ tener una religi█n primero que todo, si todo lo que
    hacen es lo mĚs natural del mundo? °Por qu╚ no
    hacerlo y ya?ţ.
    El hombre moderno ha avanzado mucho; se ha
    desencantado con los dogmas sin sentido de las
    religiones del pasado. Estamos viviendo en una era de
    conocimiento. La psiquiatr╠a ha avanzado a grandes
    pasos para ilustrar al hombre sobre su verdadera
    personalidad. Estamos viviendo en una era de
    conciencia intelectual como ninguna que el mundo
    haya visto.

    7 Ver Ap╚ndice I.
    61
    Esto estĚ bien, y tanto mejor ˇPERO hay una
    pequeĎa falla en ╚ste nuevo estado de conciencia. Una
    cosa es aceptar algo intelectualmente, pero aceptar la
    misma cosa emocionalmente es algo completamente
    distinto. La ˙nica necesidad que la psiquiatr╠a no
    puede llenar es la necesidad inherente del hombre de
    crear emociones a trav╚s del dogma. El hombre
    necesita de la ceremonia y del ritual, de la fantas╠a y
    del encantamiento. La psiquiatr╠a, a pesar de todo lo
    bueno que ha hecho, ha privado al hombre de la
    fantas╠a y el asombro que en el pasado le daba la
    religi█n.
    El Satanismo, dĚndose cuenta de las necesidades
    actuales del hombre, llena el enorme vac╠o gris que
    existe entre la religi█n y la psiquiatr╠a. La filosof╠a
    SatĚnica combina los fundamentos de la psicolog╠a y
    la creaci█n honesta de emociones, o dogma. Le da al
    hombre la fantas╠a de la que tanto necesita. No hay
    nada malo con el dogma, con tal que no est╚ basado
    en ideas y acciones que vayan completamente en
    contra de la naturaleza humana.
    La forma mĚs rĚpida de viajar entre dos puntos es
    en l╠nea recta. Si todas las culpas que se han
    construido pudieran convertirse en ventajas, ello
    elimina la necesidad de purgar intelectualmente a la
    psique en un intento de limpiarla de esas represiones.
    El Satanismo es la ˙nica religi█n conocida por el
    hombre que acepta al hombre tal como es, y
    promueve la idea de convertir algo malo en algo
    bueno, en lugar de hacer el mayor esfuerzo posible
    para eliminar lo malo.
    Por lo tanto, despu╚s de evaluar intelectualmente
    los problemas a trav╚s del sentido com˙n y partiendo
    de lo que nos ha enseĎado la psiquiatr╠a, si a˙n no
    puedes librarte emocionalmente de la culpa
    injustificada, y pones tus teor╠as en acci█n,
    aprender╠as a hacer que tu culpa trabaje en tu propio
    beneficio. Deber╠as actuar seg˙n tus instintos
    62
    naturales, y entonces, si no puedes actuar sin sentirte
    culpable, goza de tu culpa. Esto puede sonar como
    una contradicci█n de t╚rminos, pero si lo analizas con
    cuidado, la culpa puede aĎadir muchas veces un
    est╠mulo a los sentidos. Los adultos har╠an bien en
    aprender una lecci█n de los niĎos. Muchas veces, los
    niĎos disfrutan haciendo lo que saben que se supone
    no deber╠an estar haciendo.
    S╠, los tiempos han cambiado, pero el hombre no.
    Las bases del Satanismo siempre han existido. Lo
    ˙nico que es nuevo es la organizaci█n formal de una
    religi█n basada en las necesidades universales del
    hombre. Durante siglos, se han dedicado magnificas
    estructuras de piedra, concreto, mĚrmol y acero a la
    abstinencia del hombre. Ya es hora que los seres
    humanos dejen de luchar entre s╠, y dediquen su
    tiempo a construir templos diseĎados para las
    indulgencias del hombre.
    Aunque los tiempos han cambiado, y siempre lo
    harĚn, el hombre sigue siendo bĚsicamente el mismo.
    Por dos mil aĎos el hombre ha hecho penitencia por
    algo de lo que, en primer lugar, nunca tuvo que
    haberse sentido culpable. Estamos cansados de
    negarnos a nosotros mismos los placeres de la vida
    que nos merecemos. Hoy, como siempre, el hombre
    necesita pasarla bien aqu╠ y ahora, en lugar de
    esperar su recompensa en el cielo. As╠ que, °por qu╚
    no tener una religi█n basada en la indulgencia?
    Ciertamente es consistente con la naturaleza de la
    bestia. Ya no somos enclenques suplicantes
    temblando ante un Dios inmisericorde al que no le
    importa si vivimos o morimos. Somos personas
    orgullosas con respeto por nosotros mismos ˇsomos
    Satanistas!
    Plataforma romana

  8. #8
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    Cita Iniciado por ThErik Ver mensaje
    El problema es que no quiero abandonar el foro mientras leo, necesito que la copieis o la escribßis de pu˝o y letra
    EL INFIERNO, EL DIABLO
    Y C”MO
    VENDER TU ALMA
    ATúN ha sido, con toda seguridad, el mejor
    amigo que la Iglesia jamĚs haya tenido, ya que ╚l
    la ha mantenido en el negocio todos estos aĎos. La
    falsa doctrina del Infierno y del Diablo ha permitido a
    las Iglesias protestantes y cat█licas prosperar durante
    demasiado tiempo. Sin un diablo al cual acusar, los
    religiosos de la V╠a de la Mano Derecha8
    , no tendr╠an
    con qu╚ amenazar y amedrentar a sus seguidores. A
    guisa de advertencia, dicen. ýSatĚn te gu╠a a la
    tentaci█nţ; ýSatĚn es el pr╠ncipe del malţ; ýSatĚn es
    maligno, cruel, brutalţ. ýSi cedes a las tentaciones del
    diablo, seguramente sufrirĚs condenaci█n eterna y te
    asarĚs en el Infiernoţ.
    El significado semĚntico de SatĚn es el de
    ýadversarioţ u ýoposici█nţ o el de ýacusadorţ. La
    misma palabra ýdiabloţ viene del hind˙ devi que
    significa ýdiosţ. SatĚn representa oposici█n a todo las
    religiones que sirven para frustrar y condenar al
    hombre por sus instintos naturales. Le ha sido dado el
    papel de malo simplemente porque representa los
    aspectos carnales, terrenales, y mundanos de vida.
    SatĚn, demonio por excelencia del Mundo
    Occidental, era originalmente un Ěngel cuyo deber era
    informar a Dios de los delitos e iniquidades humanas.
    No fue hasta el siglo XIV que empez█ a ser
    representado como una deidad maligna que era parte

    8 Ver Ap╚ndice I
    S
    64
    hombre y parte animal, con cuernos y pezuĎas de
    cabra. Antes que el Cristianismo le diera los nombres
    de SatĚn, Lucifer, etc., la parte carnal de la
    naturaleza humana era regida por el dios entonces
    conocido como Dionisios, o Pan, representado por los
    griegos como un sĚtiro o fauno. En sus or╠genes, Pan
    era el ýbuenoţ y simbolizaba la fertilidad y
    fecundidad.
    Siempre que una naci█n asume una nueva forma
    de gobierno, los h╚roes del pasado se convierten en
    los villanos del presente. Lo mismo sucede con la
    religi█n. Los primeros Cristianos cre╠an que las
    deidades Paganas eran demonios, y acudir a ellos era
    utilizar ýmagia negraţ. A los milagrosos eventos
    celestiales los llamaban ýmagia blancaţ; ╚sta era la
    ˙nica diferencia entre los dos. Los viejos dioses no
    murieron; cayeron al Infierno y se convirtieron en
    demonios. El coco9
    , los duendes, o esp╠ritus
    ýsalvajesţ empleados para asustar a los niĎos se
    derivan de varias creencias eslavas sobre esp╠ritus
    que habitaban en pantanos. La ra╠z eslava ýBogţ
    significa ýDiosţ lo mismo que la palabra hind˙
    Bhaga, que significa ýdiosţ.
    Muchos placeres reverenciados antes del
    advenimiento del Cristianismo fueron condenados por
    la nueva religi█n. ░Se necesit█ muy poco para
    transformar los cuernos y pezuĎas de Pan en un
    demonio mĚs convincente! Los atributos de Pan
    pudieron transformarse fĚcilmente en los pecados
    con-castigo-incluido, y as╠ quedaba complta la
    metamorfosis.
    La asociaci█n de la cabra con el Diablo se halla en
    la Biblia Cristiana. El d╠a mĚs sagrado del aĎo, el D╠a
    de la Expiaci█n, era celebrado cargando de pecados a
    dos cabras ýsin mĚculaţ, una como ofrenda al SeĎor,

    9
    En ingl╚s, el ýcocoţ se conoce como 'the bogey man' o simplemente
    'bogey', de all╠ la explicaci█n que da el autor. (N. del T.)
    65
    y una a Azazel. La cabra que llevaba los pecados del
    pueblo era arrojada al desierto y se convert╠a en
    ýchivo expiatorioţ. …ste es el origen de la cabra que
    a˙n hoy en d╠a se usa en ceremonias de logias, tal
    como sol╠a hacerse en Egipto, donde anualmente se la
    sacrificaba a un Dios.
    Los demonios de la humanidad son muchos, y sus
    or╠genes muy diversos. La celebraci█n del ritual
    SatĚnico no adopta la invocaci█n de demonios; esta
    prĚctica s█lo es seguida por aquellos que temen las
    fuerzas que ellos mismos conjuran.
    Supuestamente, los demonios son esp╠ritus
    mal╚volos cuyos atributos conducen a la degradaci█n
    de las personas o eventos con los que tienen contacto.
    La palabra griega demon denominaba a un esp╠ritu
    guardiĚn o fuente de inspiraci█n; para asegurarse, los
    te█logos inventar╠an posteriormente legi█n tras legi█n
    de ╚stos heraldos de ˇmalvadaˇ inspiraci█n.
    Un indicio de la cobard╠a de los ýmagosţ de la V╠a
    de la Mano Derecha es la prĚctica de invocar un
    demonio en particular (el cual, supuestamente, ser╠a
    un sirviente del diablo) para hacer lo que el mago le
    ordenase. El supuesto es que el demonio, no siendo
    mĚs que un lacayo del diablo, es mĚs fĚcil de
    controlar. La tradici█n Ocultista postula que s█lo un
    hechiceros formidablemente "protegidos" o bien
    dementemente temerario, intentar╠a invocar al Diablo
    en persona.
    El Satanista no llama furtivamente a ╚stos diablos
    ýmenoresţ, sino que invoca abiertamente aquellos que
    conforman ╚se ej╚rcito infernal de duradero ultraje ˇ
    ░los Diablos en persona!
    Como podr╠a esperarse, los te█logos han
    catalogado algunos de los nombres de diablos en sus
    listas de demonios, pero el registro que sigue a
    continuaci█n contiene los nombres usados mĚs
    eficazmente en el ritual satĚnico. Estos son los
    nombres y or╠genes de los Dioses y Diosas invocados,
    66
    que conforman gran parte de los moradores del
    Palacio Real del Infierno.
    LOS CUATRO PRŇNCIPES DE LA
    CORONA DEL INFIERNO
    SATúNˇ(Hebreo) adversario, opositor, acusador,
    SeĎor del Fuego, el infierno, el sur
    LUCIFERˇ(Romano) portador de luz, iluminaci█n, el
    aire, estrella matutina, el este
    BELIALˇ(Hebreo) sin amo, sustento de la tierra,
    independencia, el norte
    LEVIATúNˇ(Hebreo) la serpiente que emerge de las
    profunidades, el mar, el oeste
    LOS NOMBRES INFERNALES
    Abad█nˇ(Hebreo) el destructor
    Adramelecˇdiablo de Samaria
    Ahpuchˇdiablo Maya
    ArimĚnˇdiablo Mazdeo
    Am█nˇdios egipcio con cabeza de s╠mbolo de la
    vida y la reproducci█n
    Apoli█nˇsin█nimo Griego para SatĚn, el
    archienemigo
    Asmodeoˇdiablo Hebreo de la sensualidad y la
    lujuria, llamado originalmente "criatura del
    juicio".
    Astarotˇdiosa fenicia de la lascivia, equivalente a la
    babil█nica Ishtar
    Azazelˇ(Hebreo) Le enseĎ█ al hombre a fabricar
    armas de guerra, introdujo los cosm╚ticos.
    67
    BaalberithˇDios Cananita de la alianza, convertido
    despu╚s en diablo
    Balaamˇdiablo Hebreo de la avaricia y la codicia
    Bafomet (Baphomet)ˇadorado por los Templarios
    como un s╠mbolo de SatĚn
    BastˇDiosa Egipcia del placer, representada por el
    gato
    Belceb˙ (Beelzebub)ˇ(Hebreo) SeĎor de las
    Moscas, simbolizado por el escarabajo
    Behemotˇpersonificaci█n Hebrea de SatĚn en la
    forma de un elefante
    Beheritˇnombre Sirio para SatĚn
    Bile`ˇdios Celta del Infierno
    Chemoshˇdios nacional de los Moabitas, fue
    transformado en diablo.
    Cimeriesˇcabalga un caballo negro y gobierna
    úfrica
    Coyoteˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Dag█nˇdiablo vengador del mar; filisteo
    Damballaˇdios serpiente vud˙
    Demogorgonˇnombre Griego para el diablo, se dice
    que no deber╠a ser conocido para los humanos.
    Diabolusˇ(Griego) "el que fluye hacia abajo"
    DrĚculaˇPalabra Rumana para "diablo"
    Emma-Oˇdios Japon╚s del Infierno
    Eurinomio (Euronymous)ˇpr╠ncipe Griego de la
    muerte.
    Fenrizˇhijo de Loki, representado como un lobo
    Gorgoˇdiminutivo de Demogorgon, nombre Griego
    para el diablo
    Haborymˇsin█nimo Hebreo para SatĚn
    H╚cateˇdiosa Griega del submundo y la brujer╠a
    Ishtarˇdiosa Babilonia de la fertilidad
    Kaliˇ(Hind˙) hija de Shiva, suma sacerdotisa de los
    thugs
    Lilit (Liluth)ˇdiabla Hebrea, la primera esposa de
    AdĚn, quien le enseĎ█
    68
    Lokiˇdiablo teut█nico
    Mamm█nˇdios Arameo de la riqueza y la
    prosperidad
    Maniaˇdiosa Etrusca del Infierno
    Mantusˇdios Etrusco del Infierno
    Mardukˇdios de la ciudad de Babilonia
    Mastemaˇsin█nimo Hebreo para SatĚn
    Melek Tausˇdiablo Yezidi
    Mefist█felesˇ(Griego) "el que esconde la luz",
    conocido por el "Fausto" de Goethe, Marlow y
    Mann
    MetztliˇDiosa Azteca de la noche
    Mictianˇdios Azteca de la muerte
    Midgardˇhijo de Loki, representado como una
    serpiente
    Milcomˇdiablo Amonita
    Molocˇdiablo Fenicio y Cananita
    Mormoˇ(Griego) Rey de los esp╠ritus antrop█fagos,
    consorte de H╚cate
    NaamĚ (Naamah) ˇdemonio femenino Hebreo de la
    seducci█n
    Nergalˇdios babil█nico del Hades
    Nihasaˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Nijaˇdios polaco del submundo
    O-Yamaˇnombre Japon╚s para SatĚn
    Panˇdios Griego del deseo
    Plut█nˇdios Griego del inframundo
    Proserpinaˇreina Griega del inframundo
    Pwccaˇnombre gal╚s para SatĚn
    Rim█nˇdiablo Sirio adorado en Damasco
    Sabaziosˇde origen Frigio, identificado con
    Dionisio, culto de la serpiente
    Saitanˇequivalente enoquiano de SatĚn
    Samaelˇ(Hebreo) "el veneno de Dios"
    Samnuˇdiablo del Asia Central
    Seditˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Sekhmetˇdiosa egipcia de la venganza
    69
    Setˇdiablo Egipcio
    Shaitanˇnombre ArĚbigo para SatĚn
    Shivaˇ(Hind˙) el destructor
    Supayˇdios Inca del inframundo
    T'an-moˇcontraparte China del diablo, deseo
    desenfrenado
    Tchortˇnombre ruso para SatĚn, "el dios negro"
    Tezcatlipocaˇdios Azteca del Infierno
    Tammuzˇdios Sumerio que fue luego demonizado
    Tothˇdios Egipcio de la magia
    Tunridaˇdiabla Escandinava
    Tif█n (Typhon)ˇpersonificaci█n Griega de SatĚn
    Yaotzinˇdios Azteca del Infierno
    Yen-to-wangˇdios Chino del Infierno
    Los diablos de las religiones antiguas siempre han
    tenido, al menos en parte, caracter╠sticas animales,
    evidencia de la necesidad constante que tiene el
    hombre de negar que ╚l tambi╚n es un animal, porque
    el reconocerlo ser╠a como asestarle un poderoso golpe
    a su ego empobrecido.
    El cerdo fue despreciado por los Jud╠os y por los
    Egipcios. Simbolizaba a los dioses Osiris, Freya,
    Adonis, Pers╚fone, Atis y D╚meter, y era sacrificado
    a Osiris y a la Luna. Pero con el tiempo, fue
    degradado hasta convertirse en un diablo. Los
    Fenicios adoraban un dios mosca, Baal, del cual se
    deriva el demonio Belceb˙. Tanto Baal como Belceb˙
    se identificaban con el escarabajo de los Egipcios,
    que parec╠a revivir por s╠ mismo, de la misma manera
    que el ave m╠tica, el f╚nix, se levantaba de sus
    propias cenizas. Debido a su contacto con los Persas,
    los antiguos Jud╠os cre╠an que las dos grandes fuerzas
    en el mundo eran Ahura-Mazda, el dios del fuego, la
    luz, la vida y la bondad; y ArimĚn, la serpiente, el
    dios de la oscuridad, la destrucci█n, la muerte y el
    mal. …stos ejemplos, al igual que muchos otros, no
    s█lo representan a los diablos del hombre como
    70
    animales, sino que tambi╚n muestran su necesidad de
    sacrificar sus dioses-animales originales, y
    equipararlos a sus diablos.
    Durante la ╚poca de la Reforma, en el s. XIV, un
    alquimista, el Dr. Johann Faustus descubri█ un
    m╚todo para invocar un demonio ˇMefist█felesˇ
    del Infierno y hacer un pacto con ╚l. Firm█ un
    contrato con sangre para dar su alma a Mefist█feles a
    cambio de la sensaci█n de juventud, y volviose joven
    de una vez. Cuando lleg█ para Fausto la hora de su
    muerte, ╚ste se retir█ a sus aposentos, y vol█ en
    pedazos junto a su laboratorio. …sta historia es una
    protesta de la ╚poca (s. XVI) contra la ciencia, la
    qu╠mica y la magia.
    No es necesario vender tu alma al Diablo o hacer
    un pacto con SatĚn para convertirte en Satanista.
    …sta treta fue urdida por el Cristianismo para
    aterrorizar a la gente, de modo que no escaparan del
    redil. Con dedos acusadores y manos temblorosas, le
    enseĎaban a sus seguidores que si ced╠an a las
    tentaciones de SatĚn, y viv╠an su vida seg˙n sus
    preferencias naturales, tendr╠an que pagar por sus
    placeres pecaminosos entregando sus almas a SatĚn y
    sufriendo por toda la eternidad en el Infierno. Se les
    indujo a creer que el pasaporte a la vida eterna era un
    alma pura.
    P╠os profetas le han enseĎado al hombre a temerle
    a SatĚn. °Pero qu╚ hay de t╚rminos como ýtemeroso
    de Diosţ? Si Dios es tan misericordioso, °por qu╚ la
    gente ha de temerle? °Hemos de creer que no hay a
    d█nde escapar de dicho temor? Si has de temerle a
    Dios, °por qu╚ no ser ýtemerosos de SatĚnţ y tener la
    diversi█n que te niega el ser ýtemeroso de Diosţ? Sin
    ese temor, los religiosos no habr╠an tenido con qu╚
    esgrimir poder sobre sus seguidores.
    La Diosa Teutona de los muertos e hija de Loki se
    llamaba Hel, diosa pagana de castigo y tortura.
    Cuando se transcribieron los libros del Antiguo
    71
    Testamento, le ser╠a aĎadida una "L"10. Los profetas
    que escribieron la Biblia no conoc╠an la palabra
    ýHellţ; utilizaban el vocablo Hebreo Sheol y el
    vocablo griego Hades, que significaba ŰsepulcroÝ, as╠
    como el griego Tartaros que era la morada de los
    Ěngeles ca╠dos, el inframundo (bajo la tierra), y
    Gehenna, el cual era un valle cercano a Jerusal╚n
    donde reinaba Moloc, y que a la vez era donde se
    tiraba y quemaba la basura de la ciudad. Fue de all╠
    de donde la Iglesia Cristiana desarroll█ la idea del
    ýfuego y azufreţ del Infierno.
    El Infierno Protestante y el Infierno Cat█lico son
    lugares de castigo eterno; sin embargo, los Cat█licos
    tambi╚n creen que existe un ýPurgatorioţ donde todas
    las almas van durante un tiempo, y un ýLimboţ donde
    van las almas sin bautizar. El Infierno Budista estĚ
    dividido en ocho secciones, de los cuales son
    expiables las primeras siete. La descripci█n
    eclesiĚstica del Infierno es la de un lugar horrible de
    fuego y tormento; en el Infierno de Dante, y en los
    climas n█rdicos, se cre╠a que era una regi█n fr╠a y
    helada, como un refrigerador gigante.
    (A˙n con todas sus amenazas de condenaci█n
    eterna y almas rostizadas, los misioneros Cristianos
    se han topado con algunos que no eran tan rĚpidos
    para tragarse sus bober╠as. Al igual que la belleza, el
    dolor y el placer estĚn en el ojo de quien observa. As╠
    pues, cuando los misioneros se aventuraron a Alaska
    y advirtieron a los Esquimales de los horrores del
    Infierno y del lago de fuego que esperaba a todos los
    transgresores, preguntaron ansiosamente: ý°Y c█mo
    llegamos allĚ?ţ!)
    La mayor╠a de Satanistas no aceptan a SatĚn
    como un ser antropomorfo con pezuĎas hendidas,
    cuernos y cola terminada en punta. Simplemente
    representa una fuerza de la naturaleza: los poderes de
    10 En ingl╚s, "Hell", significa "Infierno" ˇN. del T.)
    72
    la oscuridad, que se les llama as╠ porque ninguna
    religi█n ha sacado esos poderes de la oscuridad. Ni la
    ciencia ha sido capaz de dar un t╚rmino t╚cnico a esta
    fuerza11. Es una reserva sin explotar, que muy pocas
    personas pueden utilizar, ya que carecen de la
    capacidad para utilizar una herramienta sin analizar e
    identificar previamente todos los mecanismos que la
    hacen funcionar. Es esta necesidad constante de
    analizar, lo que impide que la mayor╠a de la gente
    logre beneficiarse de esa polifac╚tica llave a lo
    desconocido ˇa la cual el Satanista prefiere llamar
    ýSatĚnţ.
    SatĚn, como un dios, semidi█s, salvador personal,
    o como quieras llamarle, fue inventado por los
    formuladores de toda religi█n sobre la faz de la Tierra
    con un ˙nico prop█sito ˇcontrolar las actividades y
    situaciones supuestamente reprobables del hombre
    aqu╠ en la Tierra. En consecuencia, cualquier cosa
    que llevara a la gratificaci█n f╠sica o mental fue
    definido como ýmalaţ, asegurando as╠ toda una vida
    de culpa injustificada para todos!
    De modo que, si nos han llamado ýmalosţ, malos
    somos ˇ░y qu╚! ░La Edad SatĚnica estĚ sobre
    nosotros! °Por qu╚ no aprovecharse de ello, y
    VIVIR12?

    11 En aĎos recientes, ciertos expositores del Satanismo identifican esta
    descripci█n de SatĚn con las caracter╠sticas de la Segunda Ley de
    TermodinĚmica, o entrop╠a. 12 Intraducible juego de palabras; el vocablo ingl╚s evil significa
    ýmaldadţ, y live ˇque es igual a evil, escrito al rev╚sˇ significa ývivirţ.
    73
    AMOR Y ODIO
    L Satanismo representa amabilidad con aquellos
    que se la merecen en lugar de amor desperdiciado
    en ingratos.
    No puedes amar a todo el mundo; es rid╠culo
    pensar que puedes. Si amas a todo y a todos perderĚs
    tus poderes naturales de selecci█n y acabarĚs siendo
    un p╚simo juez de carĚcter y de calidad. Si algo es
    usado con demasiada libertad pierde su verdadera
    importancia. Por lo tanto, el Satanista cree que debes
    amar fuertemente y por completo a quienes merecen
    tu cariĎo, pero ░nunca des la otra mejilla a tu
    enemigo!
    El amor es una de las emociones mĚs intensas
    sentidas por el hombre; otra es el odio. ObligĚndote a
    sentir amor indiscriminado es algo poco natural. Si
    tratas de amar a todo el mundo, lo ˙nico que
    consigues es disminuir tus sentimientos hacia quienes
    merecen tu amor. El odio reprimido puede causar
    muchas enfermedades f╠sicos y emocionales. Al
    aprender c█mo descargar tu odio y dirigirlo a quienes
    se lo merecen, te limpias a ti mismo de todas ╚sas
    emociones malignas y no necesitarĚs descargar tu
    odio reprimido sobre tus seres queridos.
    Nunca ha existido un gran movimiento de "amor"
    en la historia de la humanidad que no haya terminado
    asesinando un incontable n˙mero de personas ˇ
    ░debemos suponer que era para demostrar cuĚnto las
    amaban! ░Todo hip█crita que ha caminado sobre la
    faz de la Tierra ha tenido sus bolsillos rebosantes de
    amor!
    Todo religioso farisaico asegura amar a sus
    enemigos; a˙n cuando es atacado se consuela a s╠
    E
    74
    mismo pensando ýDios los castigarĚţ. En lugar de
    admitir que son capaces de odiar a sus enemigos y
    tratarlos de la forma que se merecen, dicen: ýBueno,
    pero por la gracia de Dios, voy a rezar por ellosţ.
    °Por que habr╠amos de humillarnos y rebajarnos a
    nosotros mismos al sacar una comparaci█n tan
    incorrecta?
    Se ha pensado que el Satanismo es sin█nimo de
    crueldad y brutalidad. Esto se debe ˙nicamente a que
    la gente tiene miedo de enfrentar la verdad ˇy la
    verdad es que el ser humano no es tan benigno ni
    amoroso. S█lo porque el Satanista admite que el ser
    humano es capaz tanto de amar como lo es de odiar,
    es considerado odioso. Al contrario, como es capaz de
    dar rienda suelta a su odio a trav╚s de una expresi█n
    ritualizada, es mucho mĚs capaz de amar ˇcon el
    mĚs profundo amor. Al reconocer y admitir
    honestamente tanto el amor como el odio que siente,
    no confundirĚ una emoci█n con la otra. Si no eres
    capaz de experimentar una de ╚stas dos emociones,
    no podrĚs experimentar la otra completamente.
    75
    SEXUALIDAD SATúNICA
    A habido mucha controversia sobre los puntos
    de vista SatĚnicos sobre "el amor libre". A
    menudo se supone que la actividad sexual es el factor
    mĚs importante de la religi█n SatĚnica, y que la
    disponibilidad de participar en org╠as sexuales es un
    prerrequisito para convertirse en Satanista. ░Nada
    podr╠a estar mĚs lejos de la verdad! De hecho, a
    aquellos oportunistas que no tienen mayor inter╚s en
    el Satanismo que el de sus aspectos sexuales, se les
    recomienda enfĚticamente que no acudan a ╚l.
    El Satanismo s╠ preconiza la libertad sexual, pero
    ˙nicamente en el verdadero sentido de la palabra. En
    el concepto SatĚnico, el amor libre significa
    exactamente eso ˇlibertad de ser fiel a una persona o
    de satisfacer tus deseos sexuales con tantas personas
    como creas necesario para satisfacer tus necesidades
    particulares.
    El Satanismo no alienta la actividad orgiĚstica o el
    adulterio cuando se trata de gente que no podr╠a hacer
    eso de manera natural. Para muchas personas, ser╠a
    poco natural y perjudicial ser infiel a quien han
    escogido como pareja. Para otras, ser╠a frustrante
    estar sometida sexualmente a una sola. Cada uno
    debe decidir por s╠ mismo qu╚ forma de actividad
    sexual se adapta mejor a su personalidad. El forzarte
    a ti mismo a ser ad˙ltero, o a tener pareja sexual
    cuando no estĚs casado s█lo por querer probar a otros
    (o peor a˙n, probarte a ti mismo) que ya estĚs
    liberado de toda culpabilidad sexual, es tan err█neo
    ˇseg˙n los parĚmetros del Satanismoˇ como
    abstenerte de satisfacer tus deseos sexuales debido a
    sentimientos arraigados de culpa.
    H
    76
    Muchos de quienes se preocupan constantemente
    por demostrar su emancipaci█n de la culpa sexual, en
    realidad estĚn atados por una esclavitud sexual a˙n
    mayor que quienes aceptan la actividad sexual como
    una parte natural de la vida y no hacen tanta alharaca
    de su libertad sexual. Por ejemplo es un hecho
    establecido que la ninf█mana (la mujer de los sueĎos
    de todo hombre, y protagonista de toda novela
    er█tica) no es libre sexualmente, sino que en realidad
    es fr╠gida y va de hombre en hombre porque estĚ tan
    inhibida que no es capaz de tener una descarga sexual
    satisfactoria.
    Otra idea err█nea es que la capacidad de tener
    actividad sexual grupal es un indicio de libertad
    sexual. Todos los grupos de sexo-libre tienen una
    cosa en com˙n: No admiten actividad sexual
    fetichista o desviada.
    De hecho, los ejemplos mĚs reforzados de
    actividad sexual no-fetichista catalogados sutilmente
    como "sexo libre" tienen un formato en com˙n. Cada
    uno de los participantes en la org╠a se desviste,
    siguiendo el ejemplo de alguien, y fornican
    mecĚnicamente ˇsiguiendo el ejemplo del l╠der.
    Ninguno de los participantes considera que su forma
    de sexo "emancipado" pueda ser vista como algo
    regimentado e infantil por quienes no son miembros,
    incapaces de igualar la uniformidad con la libertad.
    El Satanista se da cuenta que si ha de ser un
    Űexperto en sexoÝ (y estar libre por completo de la
    culpa sexual), no puede sentirse atacado por los
    supuestos Űrevolucionarios sexualesÝ mĚs de lo que
    puede sentirse atacado por la mojigater╠a de su
    sociedad culpabilizada. Los grupos de Űlibertad
    sexualÝ no entienden el verdadero significado de la
    libertad sexual. A menos que la actividad sexual
    pueda expresarse a nivel individual, (lo cual incluye
    fetiches personales) no hay objeto en unirse a una
    organizaci█n de libertad sexual.
    77
    El Satanismo aprueba cualquier tipo de actividad
    sexual que tienda a satisfacer adecuadamente todos
    tus deseos individuales ˇya sean heterosexuales,
    homosexuales, bisexuales e incluso asexuales, si lo
    prefieres. El Satanismo aprueba tambi╚n cualquier
    fetichismo o desviaci█n que enriquezca tu vida
    sexual, siempre que en ello no se vea inaplicado
    alguien que no desee tomar parte en ello.
    El predominio de conductas desviadas y/o
    fetichistas en nuestra sociedad har╠a estremecer la
    imaginaci█n de quienes a˙n son sexualmente
    ingenuos. Hay mĚs variantes sexuales de las que
    puede percibir quien no estĚ versado en materia
    sexual: el travestismo, el sadismo, el masoquismo, el
    exhibicionismo ˇpor citar s█lo algunas de las
    desviaciones mĚs predominantes. Todo el mundo
    tiene alguna forma de fetiche, pero debido a que no
    perciben la preponderancia de la actividad fetichista
    en nuestra sociedad, creen que si se someten a sus
    anhelos ýantinaturalesţ, serĚn tomados por
    depravados.13
    Incluso el asexual tiene una desviaci█n: su
    asexualidad. Es much╠simo mĚs anorrnal tener una
    carencia de deseo sexual (a menos que se trate de un
    caso de enfermedad, de edad avanzada o de cualquier
    otra raz█n vĚlida haya causado la disminuci█n
    sexual) que ser sexualmente promiscuo. Sin embargo,
    si un satanista opta por elegir la sublimaci█n sexual
    prefiri╚ndola a cualquier otra expresi█n sexual
    abierta, eso es asunto suyo. En muchos casos de
    sublimaci█n sexual (o de asexualidad), cualquier

    13 El fetichismo no es una prĚctica exclusiva de los humanos; tambi╚n es
    practicado por los animales. El fetiche es un ingrediente principal en la vida
    sexual de los animales. Por ejemplo, los olores sexuales son necesarios para
    que un animal se sienta atra╠do sexualmente por otro. Pruebas de
    laboratorio han demostrado que cuando un animal es cient╠ficamente
    desodorizado, pierde atractivo sexual para los demĚs animales. La
    estimulaci█n proporcionada por el olor sexual tambi╚n es disfrutada por el
    hombre, aunque ╚ste lo niegue con frecuencia.
    78
    intento por emanciparse sexualmente podr╠a tener
    resultados devastadores para el asexual.
    Los asexuales son invariablemente individuos que
    estĚn sublimados sexualmente por sus empleos o por
    sus aficiones favoritas. Toda la energ╠a e impulsos
    que normalmente estar╠an a la actividad sexual son
    canalizados hacia otros pasatiempos o hacia las
    ocupaciones que prefieran. Si una persona favorece
    otros intereses a la actividad sexual, es su derecho, y
    nadie tiene por qu╚ a condenarla por ello. Sin
    embargo, esa persona deber╠a por lo menos reconocer
    el hecho de que ello es una sublimaci█n sexual.
    Debido a la falta de oportunidades para
    expresarse, muchos deseos sexuales secretos no
    llegan jamĚs a trasponer el estado de la fantas╠a. El
    no descargarlos suele llevar a la compulsi█n y, por lo
    tanto, una gran cantidad de personas idean
    indetectables para dar rienda suelta a sus deseos. No
    por el hecho de que gran parte de la actividad
    fetichista no sea aparente exteriormente, quienes no
    son duchos en materia sexual han de engaĎarse
    pensando que tal actividad no existe. Para citar
    ejemplos de las ingeniosas t╚cnicas utilizadas: El
    travestido masculino se darĚ gusto en su fetichismo
    llevando prendas interiores femeninas mientras se
    dedica a sus actividades cotidianas; o la mujer
    masoquista puede llevar una faja de goma varias
    tallas mĚs pequeĎa que la suya, y de este modo estarĚ
    todo el d╠a en condiciones de obtener un placer de su
    incomodidad fetichista sin que nadie se aperciba de
    ello. Estas ilustraciones constituyen ejemplos mucho
    mĚs suaves y prevalecientes que otros que podr╠an
    haberse dado.
    El Satanismo alienta cualquier forma de expresi█n
    sexual que desees, siempre y cuando no perjudiques
    a nadie mĚs. Para evitar confusiones, debemos
    aclarar la afirmaci█n anterior. Al decir que no se debe
    perjudicar a nadie, no incluimos el daĎo no
    79
    intencionado que pueda recaer sobre aquellas
    personas que, a causa de sus ansiedades
    concernientes a la moral sexual, puedan no estar de
    acuerdo con tus puntos de vista sobre el sexo.
    Naturalmente, deber╠as evitar el ofender a quienes
    signifiquen mucho para ti, y por ello me refiero a tus
    amigos y parientes mĚs mojigatos. Sin embargo, si te
    esfuerzas sinceramente a evitar ofenderlos, y a pesar
    de tus esfuerzos ellos se dan cuenta accidentalmente,
    no es responsabilidad tuya, y por lo tanto no deber╠as
    sentir culpa alguna ya sea respecto a tus
    convicciones sexuales, como al hecho de que ellos se
    hayan ofendido debido a ╚sas convicciones. Si con tus
    actitudes sexuales temes constantemente ofender a los
    mojigatos, entonces no tiene sentido el intentar
    liberarte de la culpa sexual. Sin embargo, de nada
    sirve que hagas ostentaci█n de tu permisividad.
    La otra excepci█n a la regla hace referencia a la
    relaci█n con los masoquistas. Un masoquista extrae
    placer de ser maltratado; en consecuencia, si se le
    niega al masoquista su placer a trav╚s del dolor, eso
    le hace sufrir tanto como el verdadero dolor f╠sico
    hace sufrir al que no es masoquista. La historia del
    sĚdico aut╚nticamente cruel ilustra bien la cuesti█n.
    El masoquista le dice al sĚdico: ┤golp╚ame¬. A lo
    cual el sĚdico despiadado responde: "░NO!" Si una
    persona quiere ser maltratada y disfruta sufriendo, no
    hay raz█n alguna para no darle gusto en lo que
    acostumbra.
    En el lenguaje popular, el t╚rmino "sĚdico"
    describe a alguien que obtiene placer de la brutalidad
    indiscriminada. Sin embargo, un verdadero sĚdico es
    selectivo. De la amplia reserva de v╠ctimas
    apropiadas, escoge cuidadosamente, y se deleita
    dĚndoles a quienes gustan vivir en el dolor la
    satisfacci█n de sus deseos. ░El sĚdico "bien adaptado"
    es epic˙reo al seleccionar aquellos en quienes su
    energ╠a serĚ bien invertida! ░Si una persona es lo
    80
    bastante saludable para admitir que es un masoquista
    y disfruta siendo esclavizado y azotado, un sĚdico
    verdadero estarĚ dichoso de participar!
    Aparte de las excepciones que citaremos a
    continuaci█n, el Satanista no herir╠a intencionalmente
    a otros violando sus derechos sexuales. Si intentas
    imponer tus deseos sexuales a quienes no acepten tus
    avances, estarĚs infringiendo su libertad sexual. Por
    lo tanto, el Satanista no defiende la violaci█n, acoso
    sexual a menores de edad, relaciones sexuales con
    animales, o cualquier otra forma de actividad sexual
    que implique la participaci█n de personas que no se
    presten voluntariamente, o que debido a su inocencia
    o ingenuidad puedan ser intimidados o engaĎados
    para actuar en contra de sus deseos.
    Si todas las partes envueltas son adultos maduros
    que conscientemente asumen toda responsabilidad de
    sus acciones y se comprometen voluntariamente en
    una forma dada de expresi█n sexual ˇa˙n si ╚sta es
    considerada generalmente como tab˙ˇ no existe
    raz█n para que repriman sus inclinaciones sexuales.
    Si eres consciente de todas las implicaciones,
    ventajas, y desventajas, y estĚs seguro que tus
    acciones no harĚn daĎo a quien no desee o se merezca
    dicho trato, no tienes raz█n alguna para suprimir tus
    preferencias sexuales.
    As╠ como no hay dos personas cuyas preferencias
    culinarias o capacidad para ingerir alimentos sean
    iguales, los gustos y apetitos sexuales variarĚn de una
    persona a otra. Ninguna persona o sociedad tiene
    derecho para imponer l╠mites a los parĚmetros
    sexuales o en la frecuencia sexual de otros. La
    conducta sexual apropiada s█lo puede ser juzgada
    dentro del contexto de cada situaci█n individual. Por
    lo tanto, lo que una persona considere moral y
    sexualmente correcto puede ser frustrante para otra.
    Lo contrario tambi╚n es cierto; una persona puede
    tener gran destreza sexual, pero despreciar a otra
    81
    persona cuya capacidad no iguale a la suya propia
    ser╠a algo injusto, e imponer sus gustos a otra
    persona ser╠a algo muy desconsiderado, por ejemplo,
    el hombre que tiene un voraz apetito sexual, pero que
    las necesidades sexuales de su esposa no se ajustan a
    las de ╚l. Es injusto de su parte esperar que ella
    responda de manera entusiasta a sus propuestas, pero
    ella a su vez debe mostrar el mismo grado de
    comprensi█n. En momentos en los que ella no sienta
    mucha pasi█n, deber╠a aceptarlo sexualmente, as╠ sea
    de manera pasiva, pero complaciente, o bien no
    quejarse si su esposo decide satisfacer sus
    necesidades en otra parte ˇincluyendo prĚcticas
    autoer█ticas.
    La relaci█n ideal es aquella en la que cada persona
    estĚ profundamente enamorada de la otra y son
    sexualmente compatibles. Sin embargo, las relaciones
    perfectas son relativamente poco comunes. Es
    importante seĎalar aqu╠ que el amor espiritual y el
    amor sexual pueden ir de la mano, aunque este no sea
    siempre el caso. Si existe cierto grado de
    compatibilidad sexual, casi siempre es limitado, y
    algunos deseos sexuales, si bien no todos, serĚn
    satisfechos.
    No existe mayor placer sexual que el derivado de
    asociarte con alguien de quien estĚs profundamente
    enamorado, si son sexualmente compatibles. Sin
    embargo, si no existe una compatibilidad mutua, ha
    de seĎalarse que la ausencia de compatibilidad no
    indica ausencia de amor espiritual. Uno puede existir
    sin el otro, y esto suele suceder. De hecho, la mayor╠a
    de las veces uno de los miembros de una pareja
    recurrirĚ a actividades sexuales extramaritales porque
    estĚ profundamente enamorado de su compaĎero, y
    no quiere herir al otro, o imponer sus exigencias
    sobre su amado. Un amor espiritual profundo es
    enriquecido por el amor sexual, y ciertamente es un
    ingrediente necesario para una relaci█n satisfactoria;
    82
    pero debido a los diversos gustos sexuales, la
    actividad sexual externa, o la masturbaci█n, proveen
    el suplemento necesario.
    La masturbaci█n, considerada por muchas
    personas como un tab˙ sexual, crea un problema de
    culpabilidad que no resulta fĚcil de afrontar. En este
    asunto es preciso hacer mucho hincapi╚, puesto que
    constituye el elemento extremadamente importante de
    muchos actos mĚgicos destinados a tener ╚xito. Desde
    que la Biblia judeo-cristiana describi█ el pecado de
    OnĚn (Gen 38:7-10), el hombre no ha cesado de
    considerar la gravedad y las consecuencias del ┤vicio
    solitario¬. Aunque los modernos sex█logos han
    explicado que el pecado de OnĚn es simplemente un
    coitus interruptus, siglos enteros de falsa
    interpretaci█n teol█gica han causado un daĎo casi
    irreparable.
    Prescindiendo de los verdaderos cr╠menes
    sexuales, la masturbaci█n es uno de los actos
    sexuales que peor estĚ visto. Durante el ˙ltimo siglo
    fueron escritos innumerables textos para describir las
    horrorosas consecuencias de la masturbaci█n. La
    palidez de la piel, la dificultad en la respiraci█n, los
    granos en la cara y una p╚rdida del apetito no eran
    mĚs que unas cuantas de las muchas caracter╠sticas
    que se supon╠a proven╠an de la prĚctica de la
    masturbaci█n. Se aseguraba que se producir╠a un
    total colapso f╠sico y mental si no se atend╠an las
    advertencias de aquellos manuales destinados a la
    juventud.
    Las espeluznantes descripciones de tales textos
    resultar╠an casi risibles si no fuera por el hecho
    lamentable de que, a pesar de que los sex█logos,
    doctores o escritores contemporĚneos han hecho
    mucho para elimina el estigma de la masturbaci█n,
    todos los muy arraigados sentimientos de culpabilidad
    creados por las absurdidades de aquellos primeros
    textos sexuales no han podido ser borrados sino de
    83
    una manera parcial. Un gran porcentaje de personas,
    en especial aquellas que han rebasado la edad de
    cuarenta aĎos, no pueden aceptar emocionalmente la
    circunstancia de que la masturbaci█n es natural y
    saludable. Hay ciertas personas que ahora logran
    aceptarla intelectualmente, pero, como siguen
    considerĚndola con repugnancia, sucede que de un
    modo inconsciente comunican su repugnancia a sus
    hijos.
    En otros tiempos se pensaba que uno se volver╠a
    loco si, a pesar de todas las advertencias, persist╠a en
    sus prĚcticas autoer█ticas. Este rid╠culo mito tom█
    cuerpo a causa de ciertos informes que pretend╠an que
    la masturbaci█n estaba muy extendida entre los
    residentes de los centros psiquiĚtricos. Se supon╠a
    que, puesto que casi todos los dementes se
    masturbaban, era su masturbaci█n la que les hab╠a
    vuelto locos. Nadie se deten╠a a pensar que la
    verdadera raz█n de que los dementes se entregaran a
    la prĚctica de la masturbaci█n hab╠a que ir a
    buscarla en la carencia de compaĎeros del sexo
    opuesto y en esa necesidad de liberar la inhibici█n que
    es la caracter╠stica de una locura extrema.
    Muchas personas preferir╠an que su pareja
    busque en otra parte la actividad sexual antes que
    dedicarse con ella a actos autoer█ticos. En esto
    influyen los propios sentimientos de culpabilidad, mĚs
    una repugnancia a realizar una masturbaci█n mutua.
    Hay casos en los que existe tambi╚n el temor a la
    repugnancia de la pareja ˇsi bien en un sorprendente
    n˙mero de casos se obtiene una excitaci█n vicaria al
    saber que nuestra pareja estĚ teniendo experiencias
    sexuales con otrosˇ aunque esto no sea com˙nmente
    admitido.
    Si se tiene cierta estimulaci█n sexual al imaginar a
    la pareja de no teniendo relaciones sexuales con otros,
    ╚sto deber╠a expresarse abiertamente, de modo que
    ambas partes salgan ganando. Sin embargo, si la
    84
    prohibici█n de la masturbaci█n se debe ˙nicamente a
    sentimientos de culpa de una o ambas partes,
    deber╠an hacer todo intento posible por borrar ╚sas
    culpas ˇo por utilizarlas. Muchas relaciones podr╠an
    salvarse de la destrucci█n si las personas
    involucradas no sintieran culpa de reaizar actos
    naturales de masturbaci█n.
    La masturbaci█n es considerada como mala
    porque produce placer derivado de acarciar
    intencionalmente con la mano un Ěrea ýprohibidaţ del
    cuerpo. Los sentimientos de culpa que suelen
    acompaĎar la mayor╠a de actos sexuales pueden ser
    mmitigados por la idea religiosamente aceptable de
    que los placweres sensuales son necesarios para la
    procreaci█n ˇaunque uno marque cudadosamente los
    d╠as ýsegurosţ en el calendario. Sin embargo, no
    puedes apaciguarte a t╠ mismo con ╚sta idea mientras
    sigas en tus prĚcticas masturbatorias.
    Por mucho que te hayan hablado de la
    ┤Inmaculada Concepci█n¬ ˇa˙n si la fe ciega te
    permite tragar esa absurdidadˇ, todos sabemos muy
    bien que si queremos traer al mundo a un niĎo
    tenemos que mantener un contacto sexual con una
    persona del sexo opuesto. Si uno se siente culpable al
    cometer el ýpecado originalţ, entonces no hay duda
    de que se sentirĚ mucho mĚs culpable al realizar un
    acto sexual pensando tan s█lo en uno mismo, y no en
    la necesidad de crear hijos.
    El Satanista se da plena cuenta de las razones por
    las cuales los sacerdotes declaran pecaminosa la
    masturbaci█n. Tal como ocurre con todos los otros
    actos naturales, las personas la realizarĚn por mucho
    que las reprendan severamente. Ahora bien, provocar
    un sentimiento de culpabilidad °es una importante
    faceta de su perverso plan para inducir a las personas
    a expiar sus ┤pecados¬. °Y qu╚ mejor manera de
    expiarlos que pagando las hipotecas sobre los templos
    de la abstinencia?
    85
    Aun cuando el hombre moderno no sienta ya (o
    crea no sentirse ya) bajo el peso de un sentimiento de
    culpabilidad provocado por la religi█n, la verdad es
    que todav╠a se siente avergonzado si cede al deseo de
    masturbarse. Un hombre puede sentirse privado de su
    masculinidad si se satisface autoer█ticamente en lugar
    de entregarse al juego competitivo de dar caza a una
    mujer. Es posible que una mujer se sienta tentada a
    satisfacerse a s╠ misma sexualmente, pero a˙n as╠
    echarĚ de menos esa satisfacci█n ego╠stica que
    proviene del deporte de la seducci█n. Ni el cuasiCasanova
    ni la ficticia vampiresa se sienten a gusto
    cuando estĚn ýobligadosţ a recurrir a la masturbaci█n
    para obtener una satisfacci█n sexual: ambos
    preferir╠an incluso un compaĎero inadecuado. Sin
    embargo, satĚnicamente hablando, es mucho mejor
    entregarse a una fantas╠a perfecta que participar con
    otra persona en una vacua experiencia. Con la
    masturbaci█n, uno domina completamente la
    situaci█n. Para ilustrar el hecho indiscutible de que la
    masturbaci█n es una prĚctica enteramente normal y
    saludable, diremos que es realizada por todos los
    miembros del reino animal. Los niĎos tambi╚n se
    rinden a sus instintivos deseos masturbatorios, salvo
    que hayan sido regaĎados por unos padres
    indignados. Desde luego, en esto suele haber una
    tradici█n que se remonta de hijos a padres a todo lo
    largo de una infinita l╠nea ascendente.
    Es lamentable, pero cierto, que los sentimientos de
    culpabilidad sexual de los padres se transmiten
    inmutablemente a sus hijos. Con el objeto de salvar a
    nuestros hijos del triste destino sexual de nuestros
    abuelos, nuestros padres, y posiblemente del nuestro
    propio, nuestra obligaci█n es conseguir que el
    perverso c█digo moral del pasado quede expuesto tal
    como es: una serie de reglas pragmĚticas organizadas
    que, si obedecemos de un modo r╠gido, nos destruirĚn.
    Podemos estar seguros de que, si no nos liberamos de
    86
    los rid╠culos niveles sexuales de nuestra sociedad
    actual, y en ellos incluimos a la pretendida revoluci█n
    sexual, persistirĚ la neurosis provocada por esas
    sofocantes regulaciones. La adhesi█n a la nueva
    moralidad del satanismo, que es razonable y
    humanitaria, servirĚ al desarrollo de una sociedad en
    la que nuestros hijos podrĚn crecer saludablemente y
    sin los devastadores inconvenientes morales de una
    sociedad actual que estĚ enferma.
    87
    Plataforma romana

  9. #9
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    NO TODOS LOS VAMPIROS
    CHUPAN SANGRE!
    L SATANISMO representa responsabilidad para
    el responsable, en lugar de preocuparse por
    vampiros ps╠quicos.
    Mucha gente que anda por el mundo practica el
    fino arte de hacer que otros se sientan responsables y
    hasta en deuda con ellos sin causa alguna. El
    Satanismo reconoce a estas alimaĎas por lo que son
    realmente. Los vampiros ps╠quicos son personas que
    privan a otros de su energ╠a vital. Este tipo de
    persona puede hallarse en todos los niveles de la
    sociedad. No sirven para nada ˙til en nuestras vidas,
    y no son ni objetos de amor ni amigos verdaderos. Sin
    embargo, nos sentimos responsables por el vampiro
    ps╠quico sin saber por qu╚.
    Si crees que puedes ser la v╠ctima de tal persona,
    hay unas cuantas reglas muy sencillas que te
    ayudarĚn a tomar una decisi█n. °Hay una persona
    que llames o visites frecuentemente ˇaunque
    realmente no quieras hacerloˇ porque sabes que te
    sentirĚs culpable si no lo haces? O bien, °te
    encuentras haciendo favores constantemente para
    alguien que no te lo pide de frente, sino que te lo
    insin˙a? La mayor╠a de las veces el vampiro ps╠quico
    utilizarĚ psicolog╠a inversa diciendo "░Oh, no podr╠a
    pedirte que hicieras esto!" ˝y t˙, en respuesta,
    insistirĚs en hacerlo. El vampiro ps╠quico nunca pide
    algo de ti. Eso ser╠a demasiado osado y presuntuoso.
    Simplemente dejan que sus deseos sean conocidos de
    maneras sutiles que evitarĚn que se les considere una
    plaga. Ellos ýnunca pensar╠an en imponerte algo" y
    E
    88
    siempre estarĚn felices y dispuestos a aceptar
    voluntariamente lo que les des, sin la menor queja ˇ
    aparentemente.
    Sus pecados no son de hecho, sino de omisi█n. No
    es lo que dicen, sino lo que no dicen, lo que hace que
    te sientas responsable por ellos. Son muy cuidadosos
    como para hacerte una exigencia, porque saben que te
    ofender╠a, y tendr╠as una raz█n tangible y leg╠tima
    para negĚrselas.
    Un gran porcentaje de estas personas tienen
    ýatributosţ especiales que hacen que el depender de ti
    sea mĚs factible y mucho mĚs efectivo. Muchos
    vampiros ps╠quicos son invĚlidos (o fingen serlo) o
    estĚn "mental o emocionalmente trastornados". Otros
    pueden fingir ignorancia o incompetencia para que t˙,
    por lĚstima ˇo la mayor╠a de las veces, por
    desesperaci█nˇ hagas las cosas por ellos.
    Una manera tradicional de desterrar un demonio o
    un elemental es reconocerlo por lo que es, y
    exorcizarlo. El reconocer estos demonios
    contemporĚneos y sus m╚todos, es el ˙nico ant╠doto
    para el efecto devastador que poseen sobre ti.
    La mayor╠a de las personas aceptan estos
    individuos pasivamente viciosos en su valor nominal
    solo porque nunca les han sido seĎaladas sus
    maniobras insidiosas. Se limitan a aceptar estas
    ýpobres almasţ por ser menos afortunadas que ellos,
    y sienten que deben ayudarlos de cualquier manera
    posible. Es un sentido equ╠voco de la responsabilidad
    (o un sentimiento infundado de culpa) ░el que nutre al
    ýaltruismoţ del cual se alimentan tales parĚsitos!
    Al vampiro ps╠quico se le permite existir porque
    escoge inteligentemente como v╠ctimas a personas
    conscientes y responsables ˇpersonas con gran
    dedicaci█n a sus ýobligaciones moralesţ.
    En algunos casos somos ývampirizadosţ por
    grupos de personas, al igual que por individuos. Toda
    organizaci█n que se dedique a recaudar fondos, sea
    89
    ╚sta una fundaci█n de caridad, un consejo de
    comunidad o asociaci█n religiosa o fraternal, etc,
    seleccionan cuidadosamente a una persona que sea
    hĚbil en hacer sentir culpable a otros. El trabajo de
    esta persona es el de intimidarnos para que primero
    abramos nuestros corazones, y luego nuestra cartera,
    a quienes se van a beneficiar de su ýbuena voluntadţ
    ˇsin mencionar que en muchos casos, no donan su
    tiempo desinteresadamente, sino que estĚn recibiendo
    un jugoso salario por su "noble acci█n". Son maestros
    en jugar con la compasi█n de la gente responsable.
    Cuan a menudo vemos niĎos pequeĎos que han sido
    enviados por estos Fag╠nes14 santurrones para extraer
    sin dolor donaciones de la gente de buen coraz█n.
    °Qui╚n puede resistirse al encanto y la inocencia de
    un niĎo?
    Estas son, obviamente, personas que no son felices
    a menos que est╚n dando, pero la mayor╠a de nosotros
    no encaja en esta categor╠a. Desafortunadamente, la
    mayor╠a de las veces estamos haciendo cosas que la
    verdad no sentimos que se necesite que hagamos. Una
    persona consciente halla muy dif╠cil el decidir entre la
    caridad voluntaria y la obligada. QuerrĚ hacer lo que
    sea mĚs justo y correcto, y lo mĚs seguro es que halle
    desconcertante el hecho de tratar de decidir a qui╚n
    deber╠a ayudar y qu╚ cantidad de ayuda se espera de
    ╚l ˇleg╠timamente.
    Cada persona debe decidir por s╠ misma cuĚles
    son sus obligaciones para con sus amigos, familia y
    comunidad respectivas. Antes de donar tiempo y
    dinero a personas fuera de su c╠rculo familiar y de
    amigos, debe decidir cuĚnto puede, sin privar de algo
    a sus seres queridos. Al considerar todo esto, debe de
    asegurarse que se incluirĚ a s╠ mismo entre sus seres
    queridos. Debe evaluar cuidadosamente la validez de

    14 Fag╠n ees un personaje de la novela Oliver Twist de Charles Dickens, y
    era un anciano que daba techo gratis a un grupo de niĎos con la condici█n
    de que robaran en la calle y le trajeran el producto de sus hurtos. (N. del T.)
    90
    la petici█n que se le hace, y la personalidad o motivos
    de quien le hace dicha petici█n. Para una persona
    resulta extremadamente dif╠cil aprender a decir ýnoţ
    cuando toda su vida ha dicho "s╠". Pero a menos que
    quiera que se aprovechen de ╚l constantemente, tiene
    que aprender a decir "no" cuando las circunstancias
    lo justifiquen. Si se los permites, los vampiros
    ps╠quicos se infiltrarĚn en tu vida gradualmente hasta
    que ya no tengas privacidad ˇy tu constante
    preocupaci█n por ellos te irĚ dejando sin ambici█n
    alguna.
    Un vampiro ps╠quico seleccionarĚ siempre a una
    persona que est╚ relativamente satisfecha con su vida
    ˝una persona que est╚ felizmente casada, satisfecha
    con su trabajo, y que por lo general estĚ bien
    adaptada al mundo que le rodea ˝para alimentarse de
    ella. El s█lo hecho que un vampiro ps╠quico escoge a
    una persona feliz para hacerla su v╠ctima demuestra
    que a ╚l le faltan todas las cosas que tiene la otra
    persona; harĚ todo lo que pueda para provocar
    problemas y discordia entre su v╠ctima y las personas
    a quienes mĚs estima.
    Por lo tanto, ten cuidado de cualquier persona que
    parezca no tener amigos de verdad y sin inter╚s
    aparente en la vida (excepto t˙). Lo mĚs seguro es
    que te diga que es muy selectivo con sus amistades, o
    que no hace amigos fĚcilmente debido a que sus
    parĚmetros son muy altos a la hora de escoger
    amigos. (Para conseguir y conservar amigos, uno
    debe estar dispuesto a dar algo de s╠ mismo ˇcosa
    que el vampiro ps╠quico es incapaz de hacer). Pero se
    apresurarĚ a aĎadir que t˙ llenas todos los requisitos
    y que verdaderamente eres una sobresaliente
    excepci█n sobre todo el g╚nero humano ˝que t˙ eres
    uno de los pocos que de son dignos de su amistad.
    A menos que confundas amor desesperado (que es
    una cosa bastante ego╠sta) con vampirismo ps╠quico,
    hay que aclarar la enorme diferencia entre ambos. La
    91
    ˙nica manera de determinar si estĚs siendo
    vampirizado es sopesar lo que le das a esa persona, y
    compararlo con lo que esa persona te da a cambio.
    Puede que a veces te irriten las obligaciones que te
    impone un ser querido, un amigo cercano, o hasta tu
    jefe. Pero antes de que los consideres vampiros
    ps╠quicos, debes preguntarte a ti mismo "°Qu╚ estoy
    obteniendo a cambio?" Si tu pareja insiste en que la
    llames con frecuencia, y le pides que tenga en cuenta
    el tiempo que pasa lejos de ti, has de saber que esa es
    una situaci█n de intercambio. O si un amigo tiene la
    costumbre de llamarte a pedirte favores en los
    momentos mĚs inoportunos, pero igualmente
    dependes de ellos para dar prioridad a tus necesidades
    mĚs inmediatas, consid╚ralo como un intercambio
    favorable. Si tu jefe te pide que hagas un poco mĚs de
    lo que normalmente se espera que hagas, pero en el
    futuro ignorarĚ una tardanza ocasional o te darĚ
    tiempo libre cuando lo necesites, seguramente no
    tienes raz█n alguna para quejarte ni necesitas sentir
    que se estĚ aprovechando de ti.
    En cambio, estarĚs siendo vampirizado si te
    llaman incesantemente o esperan que hagas alg˙n
    favor por alguien que, cuando necesites un favor,
    siempre resulta tener "otras ocupaciones mĚs
    importantes".
    Muchos vampiros ps╠quicos te darĚn cosas
    materiales con el prop█sito expreso de hacerte sentir
    que les debes algo a cambio, y de esta forma te atan a
    ellos. La diferencia entre tu dar, y el de ellos, es que
    tu forma de pagarles a cambio siempre ha de ser algo
    no-material. Quieren que te sientas obligado hacia
    ellos, estar╠an muy decepcionados y hasta resentidos
    si intentases compensarles con cosas materiales. En
    esencia, les habrĚs "vendido tu alma" y al no
    recordĚrtelo, te recordarĚn constantemente que estĚs
    en deuda con ellos.
    92
    Siendo puramente SatĚnico, la ˙nica manera de
    tratar con un vampiro ps╠quico es "hacerte el tonto" y
    actuar como si fueran altruistas genuinos, y que
    realmente no esperan nada a cambio. Ens╚Ďales una
    lecci█n al aceptar cort╚smente lo que te dan,
    agradeci╚ndoles lo suficiente como para que se entere
    todo el mundo, ░y luego te vas! De esta manera
    saldrĚs victorioso. °Qu╚ podrĚn decir? Y cuando,
    inevitablemente, se espere de ti que retribuyas su
    ýgenerosidadţ (░aqu╠ viene lo dif╠cil!) dices ýNOţ ˇ
    pero, una vez mĚs, ░cort╚smente! Cuando sientan que
    estĚs escapando de sus garras, pasarĚn dos cosas:
    Primero, actuarĚn "destrozados", esperando que tu
    antiguo sentimiento del deber y de compasi█n y de
    deber aflore nuevamente, y cuando (y si) nada
    sucediese, mostrarĚn su verdadera identidad y se
    mostrarĚn furiosos y vengativos.
    Una vez que los tengas en ╚ste punto, podrĚs hacer
    el papel de la parte ýofendidaţ. Despu╚s de todo, no
    has hecho nada malo ˇsimplemente ten╠as ýotras
    obligaciones mĚs urgentesţ en el momento, y ya que
    no se esperaba nada a cambio de su obsequio, no
    deber╠a haber resentimiento de parte de ellos.
    Por lo general, el vampiro ps╠quico se darĚ cuenta
    que sus m╚todos han sido descubiertos y no
    presionarĚ la situaci█n. No seguirĚ desperdiciando su
    valioso tiempo contigo, sino que se moverĚ hacia la
    siguiente v╠ctima indefensa.
    Sin embargo, hay momentos en los que el vampiro
    ps╠quico no soltarĚ su presa tan fĚcilmente, y harĚ
    todo lo que est╚ a su alcance para atormentarte. Para
    esto tendrĚn mucho tiempo disponible, ya que una vez
    rechazados, dejarĚn todo a un lado (es decir, lo poco
    que tengan) para dedicar cada momento de vigilia a
    planear la venganza a la que creen tener derecho. Por
    esta raz█n, lo mejor es, primero que todo, evitar una
    relaci█n con este tipo de personas. Su "adulaci█n" y
    dependencia de ti puede, al principio, ser muy
    93
    halagadora, y sus obsequios materiales muy
    atractivos, pero una y otra vez terminarĚs pagando un
    precio bastante alto por ellos.
    No desperdicies tu tiempo con personas que
    terminan destruy╚ndote; en vez de ello conc╚ntrate en
    quienes apreciarĚn tu responsabilidad hacia ellos y,
    de la misma manera, ellos hacia ti.
    Y si eres un vampiro ps╠quico ˇ░atiende este
    consejo! Cu╠date del Satanista ˇ░estĚ pronto y
    dispuesto a clavar gustoso la proverbial estaca en tu
    coraz█n!
    Plataforma romana

  10. #10
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    Libro del profeta
    Ezequiel
    CapÝtulo 1
    Ezequiel ve en visiˇn cuatro seres vivientes, cuatro ruedas y la gloria de Jehovß sobre Su trono.

    1 Y aconteciˇ en el a˝o treinta, en el mes cuarto, a los cinco dÝas del mes, que, estando yo en medio de los cautivos, junto al rÝo Quebar, los cielos se abrieron y vi visiones de Dios.

    2 A los cinco dÝas del mes, en el quinto a˝o del cautiverio del rey JoaquÝn,

    3 vino directamente la palabra de Jehovß al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos, junto al rÝo Quebar; y vino allÝ sobre Úl la mano de Jehovß.

    4 Y mirÚ, y he aquÝ, un viento tempestuoso venÝa del norte, una gran nube y un fuego relampagueante, y alrededor de Úl un resplandor, y en medio del fuego algo que parecÝa como de ßmbar,

    5 y en medio de ella, la figura de cuatro seres vivientes. Y esta era su apariencia: habÝa en ellos semejanza de hombre.

    6 Y cada uno tenÝa cuatro caras y cuatro alas.

    7 Y las piernas de ellos eran derechas, y la planta de sus pies como planta de pezu˝a de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bru˝ido.

    8 Y debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenÝan manos de hombre; y los cuatro tenÝan sus caras y sus alas.

    9 Con las alas se tocaban el uno al otro. No se desviaban cuando andaban; cada uno caminaba derecho hacia delante.

    10 Y el aspecto de sus caras era como cara de hombre, y cara de leˇn en el lado derecho de los cuatro, y cara de buey en el lado izquierdo de los cuatro; asimismo los cuatro tenÝan cara de ßguila.

    11 AsÝ eran sus caras; y sus alas estaban extendidas hacia arriba; dos de las cuales se tocaban entre sÝ y con las otras dos cubrÝan sus cuerpos.

    12 Y cada uno caminaba derecho hacia delante; hacia donde el espÝritu los llevaba, ellos iban; cuando andaban, no se desviaban.

    13 En cuanto a la semejanza de los seres vivientes, su apariencia era como de carbones de fuego encendidos, como la apariencia de antorchas que se movÝan entre los seres vivientes; y el fuego resplandecÝa, y del fuego salÝan relßmpagos.

    14 Y los seres vivientes corrÝan y regresaban a semejanza de relßmpagos.

    15 Y mirÚ a los seres vivientes, y he aquÝ, una rueda en la tierra junto a los seres vivientes con sus cuatro caras.

    16 Y el aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color del topacio. Y las cuatro tenÝan un mismo aspecto; su apariencia y su obra eran como una rueda en medio de otra rueda.

    17 Cuando andaban, se movÝan sobre sus cuatro costados; no se desviaban cuando andaban.

    18 Y sus aros eran altos y espantosos, y los aros estaban llenos de ojos alrededor en las cuatro.

    19 Y cuando los seres vivientes andaban, las ruedas andaban junto a ellos; y cuando los seres vivientes se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban.

    20 Hacia donde el espÝritu iba, ellos iban allÝ adonde el espÝritu iba, y las ruedas se levantaban juntamente con ellos, porque el espÝritu de los seres vivientes estaba en las ruedas.

    21 Cuando ellos andaban, andaban ellas; y cuando ellos se detenÝan, se detenÝan ellas; asimismo, cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban juntamente con ellos, porque el espÝritu de cada ser viviente estaba en las ruedas.

    22 Y sobre las cabezas de los seres vivientes aparecÝa un firmamento a manera de cristal maravilloso, extendido por encima de sus cabezas.

    23 Y debajo del firmamento sus alas se extendÝan derechas la una hacia la otra; cada uno tenÝa dos alas con las que cubrÝan sus cuerpos por un lado y por el otro.

    24 Y oÝ el ruido de sus alas cuando andaban, como sonido de muchas aguas, como la voz del Omnipotente, como ruido de muchedumbre, como la voz de un ejÚrcito. Cuando se detenÝan, bajaban sus alas.

    25 Y cuando se detenÝan y bajaban sus alas, se oÝa una voz por encima del firmamento que estaba sobre sus cabezas.

    26 Y sobre el firmamento que estaba sobre sus cabezas se veÝa la figura de un trono que parecÝa de piedra de zafiro; y en lo mßs alto, sobre la figura del trono, habÝa algo a semejanza de un hombre sentado sobre Úl.

    27 Y vi algo que tenÝa la apariencia de ßmbar, como la apariencia del fuego dentro de ella alrededor, desde el aspecto de sus lomos hacia arriba; y desde sus lomos hacia abajo, vi que parecÝa como fuego y que tenÝa un resplandor alrededor.

    28 Como el aspecto del arco iris que estß en las nubes en dÝa de lluvia, asÝ era el aspecto del resplandor alrededor. Esta fue la visiˇn de la semejanza de la gloria de Jehovß. Y cuando yo la vi, me postrÚ sobre mi rostro y oÝ la voz de uno que hablaba.

    Cada era exitosa del desarrollo cultural y ╚tico del
    ser humano ha producido su manifiesto literario ˇun
    argumento que desaf╠a las normas existentes y
    propone una aproximaci█n novedosa a las constantes
    problemĚticas de la civilizaci█n. No con poca
    frecuencia se ha dado el caso que las realidades del
    nacionalismo pol╠tico han sido mezcladas con el
    idealismo de ╚nfasis extranacional para producir lo
    que cautelosamente denominamos con el t╚rmino
    existencialismo. Una lista de obras pertinentes podr╠a
    incluir la Rep˙blica de Plat█n, la Pol╠tica de
    Arist█teles, El Pr╠ncipe de Maquiavelo, y los escritos
    de Nietzsche, Hobbes, Locke, Marx, y Sartre.
    Este es el libro de nuestra ╚poca.
    El amanecer de la Edad SatĚnica fue celebrado el
    30 de abril de 1966 ˇ el aĎo Uno. En esa fecha,
    Anton Szandor LaVey consagr█ la Iglesia de SatĚn en
    la ciudad de San Francisco y asumi█ el oficio de su
    primer Sumo Sacerdote. Lo que hab╠a comenzado
    varios aĎos antes como un foro intelectual dedicado a
    la investigaci█n y aplicaci█n de las Artes Negras se
    ha expandido desde entonces a un movimiento
    filos█fico internacional de primera magnitud. El
    Satanismo, que alguna vez fuera la provincia aislada

    * Michael A. Aquino form█ parte de la Administraci█n de la Iglesia de
    SatĚn dese 1969 hasta 1975. Esta introducci█n apareci█ en la edici█n de la
    Biblia SatĚnica de 1972. Se separ█ de la Iglesia de SatĚn por Űdiferencias
    ideol█gicasÝ con Anton LaVey y form˙ su propia organizaci█n, el Templo
    de Set, que cuenta hoy en d╠a con varios miles de miembros alrededor de
    todo el mundo. Es autor, entre otros libros, de un voluminoso tomo sobre la
    historia de la Iglesia de SatĚn desde 1966 hasta 1975. Actualmente goza de
    una merecida pensi█n como Teniente Coronel del Ej╚rcito de los Estados
    Unidos.
    15
    de exiliados furtivos y exc╚ntricos radicales, se ha
    convertido en una seria alternativa a las doctrinas del
    te╠smo y del materialismo. Al promulgar la
    complacencia en lugar de la abstinencia, el
    Satanismo rechaza la noci█n de que el progreso del
    hombre estĚ condicionado por su aceptaci█n de una
    moralidad auto-impuesta. Los Satanistas sostienen
    que un juicio deviene de la comparaci█n y resoluci█n
    de los opuestos, y uno no puede hacer alarde de
    justicia al honrar un solo parĚmetro de
    comportamiento.
    Una aproximaci█n emp╠rica a la moralidad no es
    una innovaci█n reciente; te█ricos como PitĚgoras,
    Hegel, Spencer, y Compte avanzaron la proposici█n
    original de la independencia intelectual del homb
    16
    patriarcal. La adoraadoraci█n de cualquier deidad o
    deidades ˇbajo cualquier aspectoˇ es repulsiva
    para el Mago Negro, quien considera todas las
    profesiones de fe o con fianza en una entidad
    protectora sobrenatural como demostraciones
    humillantes de cobard╠a e inseguridad emocional. El
    Satanismo ha sido malintepretado frecuentemente
    como mera ýadoraci█n al diabloţ, cuando de hecho
    constituye un claro rechazo de toda forma de
    adoraci█n como un componente deseable de la
    personalidad. No es tanto una anti-religi█n ˇun
    simple rechazo de cualquier creenciaˇ sino una noreligi█n,
    una negativa sin compromiso de todo
    misticismo sustancial. Como tal, representa una
    amenaza mucho mĚs seria a las teolog╠as organizadas
    que lo que pueden ser los escritos arcaicos de las
    viejas demonolog╠as.
    El Ritual y la Fantas╠a juegan un papel muy
    importante en las actividades de la Iglesia SatĚnica,
    trabajando sobre el supuesto que la experiencia y el
    control de la irracionalidad metaf╠sica y mental son
    necesarias para el fortalecimiento de la psique. De
    esta manera, se hace un esfuerzo para evitar lo que tal
    vez constitu╠a el tal█n de Aquiles de la escuela
    Gurdjieff-Ouspensky de evoluci█n psicol█gica
    subjetiva; los primer╠smos disc╠pulos de este
    trascendentalismo auto-determinado postularon que
    que todas las sensaciones no-materialistas eran un
    peligro para el estudiante. Un elemento crucial del
    Ritual SatĚnico es la apreciaci█n de sus cualidades
    inspiradoras e ilustrativas, sin que por ello sea
    necesario considerarlo como una realidad inflexible.
    El Satanismo queda mejor identificado como una
    disposici█n que como una religi█n, ya que se ocupa
    activamente de todas las facetas de la existencia
    humana, y no ˙nicamente de los as╠ llamados
    aspectos espirituales. Sin embargo quienes proclaman
    que el Satanismo constituye un peligro para el
    17
    sistema de justicia y el orden coo`peracional de la
    sociedad han pasado totalmente por alto la idea
    principal. El Satanismo defiende la libertad sin
    restricciones, pero s█lo hasta el punto que las
    preferencias propias no violen las de otrso. Cabe
    anptar que el Satanismo es una filosof╠a del
    individuo, no de las masas. No existen declaraciones
    pol╠ticas colectivas a excepci█n de la advertencia de
    Crowley: ýEl mĚs grave de todos los ŰpecadosÝ es el
    autoengaĎoţ.
    Mientras la mayor╠a de la poblaci█n puede
    inclinarse instintivamente a un Satanismo de hecho,
    hay que recordarles que los planteamientos del
    Satanismo no son para irresponsables. No existen
    misioneros SatĚnicos, y hay que cumplir ciertos
    requisitos precisos. La inexperiencia no es motivo de
    desdeĎo, pero la prwetenciosidad, la hipocres╠a, y la
    pomposidad son tratadas con el desprecio que
    merecen. El Satanismo no es menos arte que ciencia,
    y no habrĚ ýpatr█n de medida deificadoţ.
    El Dr. LaVey estĚ capacitado de modo singular
    para escribir la historia del nuevo Diabolismo.
    Estadounidense de ascendencia gitana, rumana y
    alsaciana, desde muy temprana edad hizo gala de la
    inquietud caracter╠stica de sus ancestros n█madas y
    mostr█ una simpat╠a inusual por su tradici█n arcana y
    mundana. Su temprana preocupaci█n por las ciencias
    militares lo motivaron a leer diversas publicaciones
    log╠sticas de la Segunda Guerra Mundial, s█lo para
    descubrir que las visiones de gloria militar que
    caracterizaron la primera guerra mundial hab╠an
    cedido lugar al realismo mercenario y desapegado
    durante la segunda conflagraci█n. Sus experiencias
    como estudiante nada hicieron para borrar el sabor de
    esta primera muestra del cinismo humano, y la
    creciente impaciencia de LaVey con la regimentaci█n
    est╚ril de la educaci█n convencional lo llevar╠an a
    buscar los extraĎos encantos surrealistas del circo.
    18
    Ayud█ a Clyde Beatty como domador de animales
    salvajes y muy pronto desarroll█ una fuerte afinidad
    por los grandes felinos, misma que marcar╠a de una
    manera bastante curiosa su personalidad. Todas las
    criaturas animadas son bĚsicamente bestiales ˇ
    razonaba LaVeyˇ y lo ˙nico que logran los █rdenes
    sociales mĚs refinados es, cuando mucho, una
    supresi█n endeble de este salvajismo innato. Del circo
    pasar╠a a las ferias ambulantes ˇcarnivalsˇ donde
    el brillo de las artes esc╚nicas estaba matizado con la
    lucha cotidiana por conseguir el sustento diario. Aqu╠
    LaVey trabaj█ en un mundo pat╚tico pero digno,
    poblado de rebeldes, fen█menos, patiĎos, y rarezas
    humanas; y aprender╠a el arte de la magia de escena,
    cuyo ╚xito depende de el nivevl de distracci█n que
    logre inducir en la atenci█n de su audiencia.
    Observar╠a, no sin cierta dureza, la fascinaci█n que el
    hombre "normal" parece tener por sus camaradas
    deformes ˇregodeĚndose de satisfacci█n al ver c█mo
    la desgracia se ensaĎa con su pr█jimo en lugar de
    ensaĎarse con uno mismo. Al interesarse cada vez
    mĚs en este cruel y licantr█pico atributo de la
    naturaleza humana, decidi█ estudiar criminolog╠a en
    la univrsidad, e incluso lleg█ a trabajar en calidad de
    fot█grafo con el Departamento de Polic╠a de San
    Francisco.
    Como profesional de circo hab╠a tenido la
    oportunidad de contemplar el lado carnal del hombre
    en su faceta mĚs art╠stica; ahora lo experimentar╠a en
    su aspecto mĚs violento y salvaje. Tres aĎos de vivir
    d╠a a d╠a con la sangre, brutalidad y abyecta miseria
    que permean la subcultura criminal lo dejaron
    hastiado, enfermo, desilusionado y leno de ira hacia la
    hipocres╠a imperante de la sociedad amable. Para
    ganarse la vida, se dedic█ a tocar el █rgano de tubos y
    dedic█ gran parte de sus esfuerzos a lo que habr╠a de
    convertirse en la labor de su vida ˇla Magia Negra
    LaVey hab╠a rechazado desde hace mucho tiempo
    19
    desde hace mucho tiempo los tratados estereot╠picos
    sobre hechicer╠a ceremonial por ser meros productos
    hist╚ricos de imagnaciones medievales. El ýViejo
    Culto5
    ţ, con sus supersticiones, ademanes afectados y
    sus juegos de sal█n infantiles no son para nosotros; lo
    que buscamos es una psicolog╠a metaf╠sica que
    atraiga al hombre intlectual ˙nicamente despu╚s de
    haberle dado a sus or╠genes brutales y animales las
    consideraciones apropiadas Esta es la raz█n por la
    cual nuestro s╠mbolo es la Cabra de Mendes6
    .
    SatĚn es, desde lejos, la figura mĚs enigmĚtica de
    la literatura. Poseedor de toda riqueza imaginable, y
    siendo el mĚs poderoso de los ArcĚngeles, rechaz█
    con desd╚n su excelsa lealtad para proclamar su
    independencia de todo lo que representaba su Jefe
    Celestial. Aunque condenado al mĚs espantoso de los
    dominios, un Infierno absolutamente rehu╠do por la
    divinidad, acept█ tales privaciones como la carga de
    su prerrogativa intelectual. En su Imperio Infernal
    uno podrĚ complacerse impunemente en los placeres
    mĚs extraordinarios, sin embargo en medio de tal
    licenciosidad desenfrenada, el Diablo ha mantenido
    una nobleza peculiar. Esta cualidad evasiva fue con
    la cual decidimos identificarnos.
    Este es el principio gu╠a del Satanismo: que la la
    consecuencia definitiva del hombre yace no en la
    unidad sino en la dualidad. ⁄nicamente la s╠ntesis
    ecide los valores; la adherencia a un orden ˙nico ea
    arbitraria y, por tanto insignificante.
    La Biblia SatĚnica es un documento de lo mĚs
    insidioso. Uno se siente fuertemente tentado a
    compararlo con esa mitolog╠a mal╚fica y oscura que
    es El Rey en Amarillo, un trabajo psicopl╠tico que
    supuestamente llevaba a sus lectores a la demencia y

    5 Old Craft en el texto original ˇN. del T. (Ver Ap╚ndice I). 6 La Cabra de Mendes o S╠mbolo de Bafomet es la imagen del Macho
    Cabr╠o insertado en una estrella de Cinco puntas (Ver Ap╚ndice I).
    20
    la perdici█n. Por muy cĚndida y coloquial que pueda
    parecer a primera vista, La Biblia SatĚnica no es un
    volumen que pueda ser pasado por alto fĚcilmente. Es
    un producto muy de nuestro tiempo, no s█lo porque
    un libro as╠ ˇa la par que su autorˇ probablemente
    habr╠a sido destruido en una ╚poca anterior, sino
    porque su creaci█n fue una inevitablidad
    evolucionaria.
    T˙, lector, estĚs a punto de ser empalado en los
    afilados cuernos de un dilema SatĚnico. Si aceptas los
    postulados de este libro, condenarĚs a tus mĚs
    preciados santuarios a la aniquilaci█n. A cambio
    despertarĚs ˇal mĚs feroz de los Infiernos. Si
    rechazas su argumento, te resignarĚs a una
    desintegraci█n cancerosa de tu hasta entonces
    inconsciente sentido de identidad. No es de extraĎar
    que el legado del Archienemigo le haya prodigado
    enemigos tan amargos!!
    Cualquiera que sea tu decisi█n, no podrĚs
    postergarla por mĚs tiempo. La Biblia SatĚnica
    finalmente articula lo que el hombre, instintivamente,
    siempre ha temido proclamar: que ╚l es,
    potencialmente, divino
    Michael A. Aquino
    IV║ Magister Templi
    Iglesia de SatĚn, 1972 (VII Anno Satanas)

    LAS NUEVE
    DECLARACIONES
    SATúNICAS
    1. ░SatĚn representa complacencia, en lugar de
    abstinencia!
    2. ░SatĚn representa la existencia vital, en lugar de
    sueĎos espirituales!
    3. ░SatĚn representa la sabidur╠a perfecta, en lugar
    del auto engaĎo hip█crita!
    4. ░SatĚn representa amabilidad hacia quienes la
    merecen, en lugar del amor malgastado en
    ingratos!
    5. ░SatĚn representa la venganza, en lugar de ofrecer
    la otra mejilla!
    6. ░SatĚn representa responsabilidad para el
    responsable, en lugar de preocuparse por
    vampiros ps╠quicos!
    7. ░SatĚn representa al hombre como otro animal,
    algunas veces mejor, la mayor╠a de las veces peor
    que aquellos que caminan en cuarto patas, el
    cual, por causa de su "divino desarrollo
    intelectual" se ha convertido en el animal mĚs
    vicioso de todos!
    8. ░SatĚn representa todos los llamados "pecados",
    mientras lleven a la gratificaci█n f╠sica, mental o
    emocional!
    9. ░SatĚn ha sido el mejor amigo que la Iglesia
    siempre ha tenido, ya que la ha mantenido en el
    negocio todos estos aĎos!

    El primer libro de la Biblia SatĚnica no es un intento
    de blasfemar, sino una declaraci█n de lo que podr╠a
    llamarse "indignaci█n diab█lica". El Diablo ha sido
    atacado por los hombres de Dios sin reservas ni
    miramientos. Nunca ha habido una oportunidad,
    hablando ficticiamente, para que el Pr╠ncipe Oscuro
    hable de la misma manera que los voceros del SeĎor
    del Bien. Los agitadores del pasado han gozado de
    libertad para definir el "bien" y el "mal" a su
    acomodo, y han relegado alegremente al olvido a
    cualquiera que no estuvise de acuerdo con sus
    mentiras ˇverbalmente y a veces, f╠sicamente. Su
    decir de caridad, a los ojos de Su Infernal Majestad,
    no es mĚs que una farsa vac╠a --y bastante injusta,
    teniendo en cuenta el hecho obvio que si no fuese por
    su adversario SatĚnico, sus religiones se colapsar╠an.
    Resulta triste, que el personaje aleg█rico que es el
    mayor responsable del ╚xito de las religiones
    espirituales, sea tratado con el m╠nimo de compasi█n
    y el abuso mĚs consistente ˇy por quienes mĚs
    untuosamente predican las reglas del juego limpio!
    Durante todos los siglos de insultos que ha recibido el
    Diablo, nunca ha contestado a sus detractores.
    Siempre ha quedado como el caballero, mientras los
    que ╚l apoya gritan y deliran. Ha demostrado ser un
    modelo de conducta, pero ahora siente que es hora de
    replicar. Ha decidido finalmente que es tiempo de
    recibir lo que le corresponde. Ahora ya no se
    necesitan los voluminosos reglamentos de hipocres╠a.
    Para poder volver a aprender la Ley de la Selva, serĚ
    suficiente una pequeĎa y breve diatriba. Cada verso
    es un infierno. Cada palabra es una lengua de fuego.
    Las llamas del Infierno arden ferozmente... y
    purifican! Leed y aprended la Ley.
    33
    EL
    LIBRO DE
    SATúN
    ˇ I ˇ
    1. En este Ěrido desierto de acero y piedra, elevo mi
    voz para que puedas o╠rla, Al Este y al Oeste
    hago una seĎa. Al Norte y al Sur muestro un
    signo que proclama: ░Muerte a los d╚biles, salud
    para los fuertes!
    2. ░Abrid los ojos para que podĚis ver, oh, hombres
    de mente enmohecida, y escuchadme bien,
    vosotros, la multitud de seres desorientados!
    3. ░Pues yo me alzo para desafiar a la sabidur╠a del
    mundo, para pedir explicaciones a las ┤leyes¬ del
    hombre y de ┤Dios¬!
    4. Yo exijo razones de vuestras reglas doradas y
    pregunto el porqu╚ de vuestros mandamientos
    5. No me inclino en seĎal de sumisi█n ante ninguno
    de vuestros ╠dolos pintados, y el que me d
    34
    7. Ninguna vetusta falsedad serĚ para m╠ una
    verdad; ning˙n dogma sofocante entorpecerĚ mi
    pluma.
    8. Me aparto de todos los convencionalismos que no
    me lleven al ╚xito y a la felicidad en la Tierra.
    9. Elevo con severa energ╠a el estandarte de los
    fuertes.
    10. Clavo mi mirada en los ojos vidriosos de vuestro
    espantoso JehovĚ, y le tiro de la barba. Alzo un
    hacha y abro en dos su crĚneo devorado por los
    gusanos.
    11. Hago estallar el horrible contenido de los
    sepulcros filos█ficos marchitos, y r╠o con ira
    sard█nica.
    ˇ II ˇ
    1. Mirad al crucifijo. °Qu╚ simboliza? PĚlida
    incompetencia colgada de un Ěrbol.
    2. Pongo en duda todas las cosas. ColocĚndome
    ante las podridas y barnizadas fachadas de
    vuestros mĚs excelsos dogmas morales, escribo
    con letras de llameante desprecio: ┤░ Ojo! ░Mucho
    cuidan! ░Todo esto es fraude!.
    3. ░Congregaos en torno a m╠, oh, vosotros que
    desafiĚis a la muerte, y la Tierra serĚ vuestra,
    para ahora y para siempre!
    4. A la mano muerta se le ha permitido durante
    demasiado tiempo que esterilice el pensamiento
    vivo.
    35
    5. ░Los falsos profetas han estado invirtiendo por
    mucho tiempo lo justo y lo injusto, lo bueno y lo
    malo!
    6. Ning˙n credo debe ser aceptado como imposici█n
    de la autoridad de una naturaleza ýdivinaţ. Las
    religiones deben ser puestas en duda. Ning˙n
    dogma moral debe ser aceptado dado por hecho;
    ˇninguna patr█n de medida debe ser deificado.
    En los c█digos morales no hay nada
    inherentemente sagrado. Al igual que los ╠dolos
    de madera de tiempos remotos, son obras de
    manos humanas, ░y lo que el hombre ha hecho
    puede destruirlo!
    7. El que no se apresura a creer en todo es
    sumamente inteligente, pues disponerse a creer en
    un falso principio es comenzar a carecer de
    sabidur╠a.
    8. El deber principal de toda nueva ╚poca es enseĎar
    a los nuevos hombres a determinar sus libertades,
    a dirigirlas hacia el ╚xito material, a rechazar los
    candados y cadenas oxidadas de las costumbres
    muertas que impiden siempre la expansi█n
    saludable, aquellas teor╠as e ideas que pudieron
    haber significado vida, esperanza y libertad para
    nuestros antepasados, es posible que ahora
    representen para nosotros destrucci█n, esclavitud
    y deshonor.
    9. ░CuĚndo el medio ambiente cambia, ning˙n ideal
    humano permanece seguro!
    10. Por lo tanto, cada vez que una mentira se haya
    instalado en un trono, asalt╚mosla sin piedad y
    sin escr˙pulos de conciencia, pues nadie puede
    36
    prosperar bajo el dominio de una falsedad
    inconveniente.
    11. ░Destronemos los sofismas establecidos,
    arranqu╚moslos de cuajo, quem╚moslos y
    destruyĚmoslos, pues son una amenaza para toda
    la aut╚ntica nobleza del pensamiento y la acci█n!
    12. ░Cada vez que por medio de los resultados quede
    demostrado que una pretendida ┤verdad¬ no es
    mĚs que una vana ficci█n!. ░Arroj╚mosla sin
    ceremonia hacia la oscuridad exterior, y que
    caiga entre los dioses muertos, los imperios
    muertos, las filosof╠as muertas y otras ruinas
    in˙tiles! ░Su puesto estĚ entre los trastos viejos!
    13. La mĚs peligrosa de todas las mentiras
    entronizadas es la mentira santa, santificada,
    privilegiada; la mentira que todo el mundo toma
    por un modelo de verdad. Es la madre nutricia de
    todos los otros espejismos y errores populares, Es
    el Ěrbol, con cabeza de hidra y mil ra╠ces de lo
    irrazonable, ░Es un cĚncer social!
    14. Aquella mentira que se muestra a nosotros como
    media mentira estĚ medio erradicada; Pero
    aquella mentira que incluso las personas
    inteligentes aceptan como un hecho -la mentira
    que le ha sido inculcada al niĎo cuando reposaba
    en las rodillas de su madre-, ░esa es mĚs peligrosa
    de afrontar que una pestilencia insidiosa!
    15. Las mentiras populares han sido siempre las mĚs
    potentes enemigas de la libertad personal. No
    existe mĚs que una forma de hacerles frente:
    arrancarlas, arrancarlas de cuajo, como si fueran
    cĚnceres. ░Aniquiladlas o ellas aniquilarĚn!
    37
    ˇ III ˇ
    1. ýAmaos los unos a los otrosţ. Se nos dice que
    esto es la ley suprema, Pero °qu╚ poder lo ha
    hecho as╠? °Sobre qu╚ autoridad racional reposa
    el evangelio del amor? °Por qu╚ no habr╠a yo de
    odiar a mis enemigos? Si los ┤amo¬, °no me
    pongo a merced de ellos?
    2. °Es natural que los enemigos se hagan el bien los
    unos a los otros? °Es bueno eso?
    3. °Puede la v╠ctima desgarrada y ensangrentada
    "amar" las fauces ensangrentadas que le van
    arrancando miembro tras miembro?
    4. °No somos todos por instinto animales de presa?
    Si los seres humanos cesaran totalmente de
    atacarse los unos a los otros, como animales de
    presa, °podr╠an continuar existiendo?
    5. °No es el ┤deseo lujurioso y camal¬ un t╚rmino
    mĚs veraz para definir al "amor" cuando lo
    aplicamos a la propagaci█n de la especie'? El
    "amor" de las aduladoras escrituras, °no es un
    simple eufemismo de la actividad sexual? °O
    acaso el ┤gran maestro¬ era un glorificador de los
    eunucos?
    6. Ama a tus enemigos y haz el bien a los que te
    odian y te explotan. °No es esta la despreciable
    filosof╠a del perro de aguas que gira sobre su
    lomo cuando le dan patadas?
    7. Odia a tus enemigos con todo tu coraz█n, y si un
    hombre te abofetea en la mejilla, ░Abofet╚ale en
    38
    la otra! Abofet╚ale con toda tu alma, pues el velar
    por uno mismo es la ley mĚs excelsa.
    8. ░El que ofrece la otra mejilla es un perro cobarde!
    9. Devuelve golpe por golpe, desprecio por
    39
    cicl█n, y despu╚s de que ellos hayan ca╠do,
    regoc╠jate de tu propia salvaci█n.
    5. Entonces todos tus huesos dirĚn orgullosamente;
    °Qui╚n estĚ por encima de m╠? °No he sido
    demasiado fuerte para mis adversarios? °No me
    he liberado yo mismo por medio de mi cerebro y
    mi cuerpo?
    ˇ V ˇ

    1. Benditos sean los fuertes, pues de ellos serĚ la
    Tierra. ░Malditos sean los d╚biles, pues ellos
    heredarĚn el yugo!
    2. Benditos sean los poderosos, pues ellos serĚn
    reverenciados por los hombres... ░Malditos sean
    los d╚biles, pues ellos serĚn borrados de la faz de
    la Tierra!
    3. Benditos sean los audaces, pues ellos serĚn los
    amos del mundo. ░Malditos sean los
    virtuosamente d╚biles, pues ellos quedarĚn
    aplastados bajo las pezuĎas del Diablo!.
    4. Benditos sean los triunfadores, pues la victoria es
    la base del derecho... ░Malditos sean los vencidos,
    pues ellos serĚn vasallos para siempre!
    5. Benditos sean los de la mano de hierro, pues los
    blandos huirĚn ante ellos... ░Malditos sean los
    pobres de esp╠ritu, pues serĚn escupidos!
    6. Benditos sean los que desaf╠an a la muerte, pues
    sus d╠as serĚn largos en la Tierra... ░Malditos
    sean los que sueĎan con una vida mĚs rica mĚs
    40
    allĚ de la tumba, pues ellos perecerĚn en medio
    de la abundancia!
    7. Benditos sean los destructores de la falsa
    esperanza, pues ellos son los verdaderos Mes╠as...
    ░Malditos sean los adoradores de Dios, pues ellos
    serĚn ovejas esquilmadas!
    8. Benditos sean los valientes, pues ellos obtendrĚn
    grandes tesoros... ░ Malditos sean los que creen
    en el bien y en el mal, pues se dejan asustar por
    sombras!
    9. Benditos sean aquellos que creen en lo que mĚs
    les conviene, pues su mente no se aterrorizarĚ
    nunca... ░Malditos sean los ┤corderos de Dios¬,
    pues serĚn desangrados hasta quedar mĚs blancos
    que la nieve!
    10. Bendito sea el hombre que tiene una legi█n de
    enemigos, pues ellos le harĚn h╚roe, ░Maldito sea
    el que hace el bien a quien le paga con desprecio,
    pues ╚l serĚ despreciado!
    11. Benditos sean los de mente poderosa, pues ellos
    superarĚn los torbellinos...░Malditos sean los que
    ofrecen mentiras como verdades y verdades como
    mentiras, pues ellos son una abominaci█n!
    12. ░Malditos sean tres veces los d╚biles a quienes la
    inseguridad les hace viles, pues ellos son una
    abominaci█n!
    13. El Ěngel del engaĎo que nos hacemos a nosotros
    mismos en el alma de los ┤justos¬. ░La llama
    eterna del poder alcanzado a trav╚s del placer
    mora en la carne del satanista!
    41
    42
    (AIRE)
    ˇ EL LIBRO DE LUCIFER ˇ
    LA ILUMINACI”N
    43
    44
    El dios romano, Lucifer, era el Portador de Luz, el
    esp╠ritu del aire, la personificaci█n de la Iluminaci█n
    y el Conocimiento. En la mitolog╠a Cristiana, se
    convirti█ en el sin█nimo del mal, ░qu╚ es lo ˙nico que
    habr╠a de esperarse de una religi█n cuya existencia
    misma es perpetuada por definiciones confusas y
    valores fraudulentos! Es hora de aclarar las cosas.
    Deben corregirse los falsos moralismos y los errores
    ocultistas. Tan entretenidas como puedan ser, la
    mayor╠a de historias y obras sobre adoraci█n del
    Diablo deben ser reconocidas como las ridiculeces
    obsoletas que son. Se ha dicho "la verdad os harĚ
    libres". La verdad por s╠ misma nunca ha liberado a
    alguien. Es la DUDA la que trae la emancipaci█n
    mental. Sin el maravilloso elemento de la duda, el
    portal por el cual llega la verdad permanecer╠a
    cerrado, imperturbable ante los golpes en╚rgicos de
    mil Luciferes. Cuan comprensible resulta que las
    Sagradas Escrituras se refieran al monarca Infernal
    como el "padre de las mentiras" ˇun magn╠fico
    ejemplo de inversi█n de carĚcter. Si uno va a creer
    ╚sta acusaci█n teol█gica de que el Diablo representa
    la falsedad, entonces debe concluirse que sea ░…L, NO
    DIOS, QUIEN ESTABLECI” TODAS LAS RELIGIONES
    ESPIRITUALES Y QUIEN ESCRIBI” TODOS LOS TEXTOS
    SAGRADOS! Cuando una duda es seguida por otra, la
    burbuja, ya repleta de tantas falacias desde hace
    tiempo acumuladas, amenaza con reventar. Para
    quienes ya dudan de las supuestas verdades, este libro
    es la revelaci█n. Entonces Lucifer se habrĚ levantado.
    ░Ya es tiempo de dudar! La burbuja de la falsedad se
    estĚ reventando y su sonido es el rugir del mundo.
    45
    SE BUSCA!
    ˇ DIOS ˇ
    VIVO O MUERTO!
    L que un Satanista no cree en Dios es un
    concepto popular bastante err█neo. El concepto
    de ýDiosţ, tal como es interpretado por el hombre, ha
    sido tan variado a trav╚s de todas las ╚pocas, que el
    Satanista simplemente aceptar la definici█n que mejor
    se ajuste a sus necesidades. El hombre siempre ha
    creado sus dioses, en vez de sus dioses haberlo creado
    a ╚l. Para unos, Dios es ben╚volo; para otros, resulta
    aterrador. Para el Satanista, ýDiosţ ˇpor cualquier
    nombre que se le llame, o bien por ning˙n nombre en
    absolutoˇ es visto como el factor de equilibrio en la
    Naturaleza, y no como un ser al que le preocupe el
    sufrimiento. Esta poderosa fuerza que permea y
    equilibra el universo es demasiado impersonal para
    preocuparse por la felicidad o la miseria de las
    criaturas de carne y hueso de esta bola de mierda
    sobre la cual vivimos.
    Cualquiera que piense en SatĚn como malo
    deber╠a tener en cuenta todos los hombres, mujeres,
    niĎos y animales que han muerto porque ello era
    ýVoluntad de Diosţ. Con toda seguridad, una persona
    que lamente la p╚rdida inoportuna de un ser querido
    ░preferir╠a mil veces tenerla otra vez junto a s╠ que en
    las manos de Dios! En cambio, son consolados
    melosamente por el cl╚rigo de turno que dice ýFue la
    voluntad de Dios, hija m╠aţ; o ýAhora descansa en las
    manos de Dios, hijo m╠oţ. Tales frases han sido una
    E
    46
    manera conveniente que los religiosos han utilizado
    para justificar o excusar la impiedad de Dios. Pero si
    Dios estĚ al mando y es tan ben╚volo como se supone
    que es, °por qu╚ permite que pasen estas cosas?
    Durante mucho tiempo los religiosos se han
    abalanzado sobre sus biblias y reglamentos para
    probar o refutar, justificar, condenar o interpretar.
    El Satanista se da cuenta que el hombre, y la
    acci█n y reacci█n del Universo, son responsables de
    todo lo que ocurre, y no se engaĎa creyendo que a
    alguien le importa. ░Ya no nos quedaremos sentados y
    aceptaremos el ýdestinoţ sin hacer algo al respecto,
    s█lo porque as╠ lo dice en el Cap╠tulo tal y cual,
    Salmo as╠ y asĚ, y baste con eso! El Satanista sabe
    que el rezar no ayudarĚ mucho ˇde hecho,
    disminuye las posibilidades de ╚xito, ya que lo que
    suelen hacer las personas devotas es sentarse
    complacidamente y rezar por una situaci█n que, si
    hicieran algo, la resolver╠an mucho mĚs rĚpido!
    El Satanista rehuye t╚rminos como ýesperanzaţ y
    ýoraci█nţ ya que son indicio de aprehensi█n. Si
    esperamos y rezamos para que suceda algo, no
    actuaremos en una forma positiva para hacer que
    suceda! El Satanista, dĚndose cuenta que cualquier
    cosa que consiga es gracias a sus propios actos, toma
    control de la situaci█n en lugar de rezarle a Dios para
    que ello suceda. El pensamiento positivo y la acci█n
    positiva aĎaden los resultados.
    As╠ como el Satanista no reza para pedir la ayuda
    de Dios, tampoco le reza para que lo perdone por sus
    propios errores. En otras religiones, cuando uno hace
    mal, va y se le reza a Dios, o se confiesa a un
    intermediario y le pide que ore a Dios para que le
    perdone por sus pecados. El Satanista sabe que si la
    oraci█n es de ning˙n provecho, el confesarse ante otro
    ser humano como ╚l mismo, es menos provechoso ˇy
    es por demĚs, degradante.
    47
    Cuando un Satanista comete un error, se da cuenta
    que cometer errores es algo natural ˇy si se siente
    mal por lo que ha hecho, aprenderĚ de ello y se
    cuidarĚ de no hacer lo mismo de nuevo. Si no se
    siente mal por lo que ha hecho, y sabe que harĚ lo
    mismo una y otra vez, no tiene por que ir a
    confesarse, mucho menos pedir perd█n. Pero esto es
    exactamente lo que sucede. La gente confiesa sus
    pecados para que puedan limpiar sus conciencias ˇy
    tener la libertad de seguir pecando una y otra vez,
    casi siempre cometiendo el mismo pecado.
    Hay tantas definiciones de Dios, en el sentido
    acostumbrado de la palabra, como tipos de personas.
    Las imĚgenes van desde la creencia en un dios que es
    mĚs bien una idea algo vaga, una especie de ýmente
    c█smica universalţ, hasta una deidad antropom█rfica
    con una larga barba blanca y sandalias que sigue con
    atenci█n todas las acciones de cada individuo.
    A˙n dentro de los confines de una religi█n dada,
    las interpretaciones personales de Dios difieren
    enormemente. Algunas religiones van hasta el punto
    de etiquetar a alguien que pertenece a una secta
    religiosa que no sea la de ellos, tildĚndolo de hereje,
    aunque las doctrinas generales e impresiones que se
    tienen de la divinidad sean bastante parecidas. Por
    ejemplo, los Cat█licos creen que los Protestantes
    estĚn condenados al Infierno simplemente porque no
    pertenecen a la Iglesia Cat█lica. De igual manera,
    muchos grupos que se han separado de la fe
    Cristiana, como las iglesias evang╚licas o
    revivalistas, creen que los Cat█licos son paganos que
    adoran imĚgenes. (Cristo es representado en una
    imagen que sea f╠sicamente mĚs parecida al individuo
    que lo est╚ adorando, y sin embargo los Cristianos
    critican a los 'paganos' por adorar imĚgenes
    labradas.) Y a los Jud╠os siempre se les ha
    identificado con el Diablo.
    48
    Si bien en todas estas religiones el dios es
    bĚsicamente el mismo, cada una se refiere al camino
    elegido por las otras como reprochable, y para colmo
    de males, cada uno de sus miembros REZA por los de
    las demĚs. Tienen desprecio por sus hermanos en la
    fe solo porque sus religiones portan distintas
    etiquetas, y tienen que liberar esa animosidad de
    alguna manera. Qu╚ mejor forma de hacerlo, en vez
    de ýorarţ! Qu╚ manera tan rid╠culamente cort╚s de
    decir ýte odioţ; tal es el apenas disimulado recurso
    conocido como "orar por tu enemigo"! Rezar por el
    propio enemigo no es mĚs que rabia disfrazada y
    reprimida, y decididamente de una calidad bastante
    rastrera e inferior!
    Si ha habido una discrepancia tan violenta en
    cuanto a la manera apropiada de adorar a Dios,
    °cuĚntas interpretaciones de Dios puede haber ˇy
    qui╚n tiene la raz█n?
    Todos los devotos a las ýreligiones de luz blancaţ
    se ocupan de complacer a su Dios para que, al morir,
    puedan tener abiertas para s╠ las ýPuertas Perladasţ.
    Sin embargo, si un hombre no ha vivido su vida
    seg˙n los reglamentos de su fe, puede, a ˙ltimo
    minuto, llamar un cl╚rigo a su lecho de muerte para la
    absoluci█n final. El sacerdote, pastor o ministro irĚ
    corriendo entonces, para que haga ýlas paces con
    Diosţ, y para cerciorarse de que el pasaporte para el
    Reino Celestial est╚ en toda regla. (Los Yezidis, una
    secta musulmana de adoradores del Diablo, adoptan
    un punto de vista muy distinto. Creen que Dios es
    todopoderoso, pero que tambi╚n lo perdona todo, y
    que su misericordia es infinita, y por ende, creen que
    es al Diablo al que deben complacer, ya que es el que
    rige sus vidas mientras est╚n aqu╠ en la Tierra. Creen
    tan firmemente que Dios perdonarĚ todos sus pecados
    una vez que se les den los ˙ltimos ritos, que no
    sienten necesidad alguna de preocuparse con la
    opini█n que de ellos tenga Dios mientras viven).
    49
    Con todas las contradicciones en las escrituras
    Cristianas, hoy en d╠a mucha gente no acepta
    racionalmente el Cristianismo de la manera en que ha
    sido practicado en el pasado. Un gran n˙mero de
    personas estĚ comenzando a dudar de la existencia de
    50
    EL DIOS AL QUE SALVAS
    PODRŇA SER T⁄ MISMO!
    ODAS las religiones de naturaleza espiritual son
    invenciones del hombre. …ste ha creado todo un
    sistema de dioses sin otra ayuda que la de su cerebro
    carnal. Solo porque tiene un ego y no puede
    aceptarlo, ha tenido que exteriorizarlo en un gran
    artificio espiritual al cual llama ýDiosţ.
    Dios puede hacer todo lo que al hombre le estĚ
    prohibido hacer ˇtales como matar gente, hacer
    milagros para gratificar su voluntad, ejercer control
    sin ninguna responsabilidad aparente, etc. Si el
    hombre necesita tal dios y reconoce a ╚se dios,
    entonces estĚ adorando una entidad que ha inventado
    un cerebro humano. Por lo tanto, ESTú ADORANDO AL
    HOMBRE QUE INVENT” A DIOS. °No es mĚs sensato
    adorar un dios que ╚l, ╚l mismo, ha creado, conforme
    a sus propias necesidades emocionales ˇuno que
    represente mejor su propio ser f╠sico y carnal que
    tiene la idea y el poder de inventar un dios en primer
    lugar?
    Si el hombre insiste en exteriorizar su propio ser
    verdadero en la forma de ýDiosţ, entonces °por qu╚
    temer a su propio ser, al temer a ýdiosţ ˇpor qu╚
    alabar su propio ser alabando a ýDiosţ?ˇ °por qu╚
    permanecer por fuera de Dios PARA PODER INMISCUIRSE
    EN RITUALES Y CEREMONIAS RELIGIOSAS EN SU NOMBRE?
    El hombre necesita del ritual y el dogma, pero
    ░ninguna ley establece que sea necesario un dios
    exteriorizado para poder realizar rituales y
    ceremonias hechas en el nombre de un dios! °Podr╠a
    ser que, cuando el hombre cierre el vac╠o entre s╠
    T
    51
    mismo y su ýDiosţ, vea al demonio del orgullo
    intentando salir ˇla personificaci█n misma de
    Lucifer apareciendo en medio? El hombre ya no
    puede verse a s╠ mismo como dos partes, la carnal y
    la espiritual, sino que las vea converger en una sola, y
    entonces descubrirĚ horrorizado que son una sola
    entidad carnal ˇ░Y QUE SIEMPRE FUE ASŇ! Entonces, o
    bien se odiarĚ a s╠ mismo hasta la muerte, d╠a tras d╠a
    ˇo se regocijarĚ de ser lo que es!
    Si se odia a s╠ mismo, buscarĚ caminos
    espirituales de ýiluminaci█nţ cada vez mĚs nuevos y
    mĚs complejos, con la esperanza de poder dividirse
    otra vez en su b˙squeda de ýdiosesţ mĚs fuertes y
    exteriorizados para que azoten su miserable cĚscara
    corporal. Si se acepta a s╠ mismo, pero reconoce que
    el ritual y la ceremonia son elementos importantes
    que sus religiones inventadas han utilizado para
    sustentar su fe en una mentira, entonces que sea EL
    MISMO TIPO DE RITUAL el que sustentarĚ su fe en la
    verdad ˇel espectĚculo primitivo que le harĚ
    consciente de la sustancia aĎadida a su propio ser
    majestuoso.
    Cuando se ha desvanecido toda fe religiosa en
    mentiras, se debe a que el hombre se ha acercado mĚs
    a s╠ mismo y se ha alejado de ýDiosţ; mĚs cerca al
    ýDiabloţ. Si esto es lo que el diablo representa, y un
    hombre vive su vida a la sombra del diablo, con todo
    el vigor de SatĚn moviendo su carne, entonces mejor
    que escape del cacareo y la criticonada de quienes se
    denominan ýjustosţ, o bien permanezca
    orgullosamente en sus lugares secretos de la tierra y
    manipule a las masas atontadas a trav╚s de su propio
    poder satĚnico, hasta el d╠a en que pueda
    manifestarse en todo su esplendor, proclamando
    ý░SOY UN SATANISTA, INCLINAOS, PORQUE SOY LA
    PERSONIFICACI”N MAS ALTA DE LA VIDA HUMANA!ţ
    52
    ALGUNAS EVIDENCIAS
    DE LA NUEVA
    EDAD SATúNICA
    OS siete pecados capitales de la Iglesia Cristiana
    son: codicia, orgullo, envidia, ira, gula, lujuria y
    pereza. El Satanismo recomienda complacerse en
    cada uno de estos ýpecadosţ, puesto que todos ellos
    conducen a la satisfacci█n f╠sica, mental o emocional.
    Un Satanista sabe que no tiene nada de reprobable
    el ser codicioso, ya que ello no significa otra cosa que
    desear mĚs de lo que ya tiene. La envidia representa
    considerar favorablemente lo que los otros poseen y
    aspirar a tener las mismas cosas por uno mismo. La
    envidia y la codicia son las fuerzas que motivan la
    ambici█n ˇy sin ambici█n, se lograr╠a bien poco
    verdaderamente importante.
    La gula es simplemente comer mĚs de lo que
    necesitas para mantenerte vivo. Cuando has comido
    en exceso hasta el punto de la obesidad, otro pecado
    ˇe1 orgulloˇ te motivarĚ a recobrar un aspecto que
    renovarĚ el respeto hacia ti mismo.
    Todo aquel que compra una prenda de vestir con
    otro objeto que no sea el de cubrir su cuerpo y el de
    protegerse de los elementos naturales, se hace
    culpable de orgullo. Con frecuencia, los satanistas
    encuentran esp╠ritus ┤progresistas¬ que sostienen que
    las etiquetas no son necesarias. A esos detractores de
    las etiquetas es preciso seĎalarles que una o varias de
    las prendas que ellos mismos llevan no son
    indispensables para mantenerlos abrigados. En esta
    Tierra no hay una sola persona que renuncie al
    L
    53
    omato. El Satanista seĎala que todo el omato que se
    advierta en la persona de esos esp╠ritus ┤progresistas¬
    viene a demostrar que tambi╚n ellos son culpables de
    orgullo. Por muy verbosos que esos c╠nicos sean en
    su descripci█n intelectual de lo muy libres que son, lo
    cierto es que siguen luciendo los elementos del
    orgullo.
    El mostrarse reacio a levantarse por la maĎana es
    ser culpable de pereza, y si permaneces bastante
    tiempo en la cama, puedes encontrarte cometiendo un
    nuevo pecado ˇlujuria. Sentir la mĚs leve agitaci█n
    del deseo sexual es incurrir en el pecado de la lujuria.
    Para poder asegurar la propagaci█n de la especie, la
    naturaleza ha hecho de la lujuria el segundo instinto
    mĚs poderoso; siendo el primero el instinto de
    conservaci█n. DĚndose cuenta de esto, la Iglesia
    Cristiana hizo de la fornicaci█n el "Pecado Original".
    De esta manera, se aseguraron de que nadie escapar╠a
    del pecado, Tu propia existencia es consecuencia del
    pecado ░el Pecado Original!
    El instinto mĚs fuerte en todos los seres vivos es el
    instinto de conservaci█n, lo cual nos lleva al ˙ltimo de
    los siete pecados mortales ˇla ira. °No es nuestro
    instinto de conservaci█n el que entra en juego cuando
    alguien nos perjudica, cuando nos encolerizamos lo
    suficiente para protegemos de ataques ulteriores? Un
    Satanista practica el lema: ý░Si un hombre te
    abofetea en la mejilla, r█mpele la otra!ţ. Que ning˙n
    ultraje quede sin castigar, S╚ como un le█n en el
    combate. ░S╚ peligroso incluso en la derrota!
    Puesto que los instintos naturales les conducen al
    pecado, todos los hombres son pecadores; y todos los
    pecadores van al Infierno. Si todo el mundo va al
    Infierno, entonces no hay duda de que encontrarĚs all╠
    a todos tus amigos. El Cielo debe estar poblado de
    criaturas mĚs bien extraĎas, habida cuenta de que
    todo su afĚn en la vida era ir a un lugar en el que
    pudieran taĎer eternamente un arpa.
    54
    "Los tiempos han cambiado. Los jerarcas de la
    Iglesia ya no predican que todos nuestros actos
    naturales son pecaminosos. Ya no pensamos que el
    sexo es sucio ˇo que sentir orgullo de nosotros
    mismos es vergonzosoˇ o que desear lo de los demĚs
    es perverso". ░Claro que no, los tiempos han
    cambiado! "Si deseas una prueba de ello, basta con
    que mires lo muy liberales que se han vuelto las
    Iglesias. Vamos, si estĚn practicando todas las cosas
    que ustedes predican!".
    Los Satanistas oyen constantemente estas
    afirmaciones y otras por el estilo, y no tienen
    inconveniente en admitir que es as╠. PERO, si el mundo
    ha cambiado tanto, °por qu╚ seguir aferrĚndose a los
    restos de una fe moribunda? Si tantas religiones han
    empezado a negar sus propias escrituras porque han
    quedado desfasadas, y si predican la filosof╠a del
    satanismo, °por qu╚ no llamarle a ╚ste por su leg╠timo
    nombre ˇes decir, Satanismo? Ciertamente, eso ser╠a
    much╠simo menos hip█crita.
    En aĎos mĚs recientes ha habido un intento de
    humanizar el concepto espiritual del Cristianismo.
    Esto se ha manifestado de las maneras menos
    espirituales posibles. Las misas que hab╠an sido
    dichas en lat╠n ahora son dichas en los idiomas
    comunes ˇlo cual lo ˙nico que logra es que todo el
    sin sentido sea mucho mas fĚcil de entender, y al
    mismo tiempo priva a la ceremonia de la naturaleza
    esot╚rica que es consistente con los principios del
    dogma. Es mucho mĚs fĚcil obtener una reacci█n
    emocional utilizando palabras y frases que no puedan
    ser entendidas, que con declaraciones que a˙n la
    mente mĚs simple cuestionarĚ cuando las escuche en
    un lenguaje mĚs comprensible.
    Si los sacerdotes y ministros hubiesen usado hace
    cien aĎos lo que utilizan hoy en d╠a en sus iglesias,
    hubieran sido acusados de herej╠a, llamados
    55
    demonios, la mayor╠a de las veces perseguidos, y sin
    duda hubieran sido excomulgados.
    Los religiosos se quejan: ýdebemos estar acorde
    con los tiempos, estar al tanto de las cosasţ olvidando
    que, debido a los factores limitantes y las leyes
    profundamente enraizadas de las religiones, nunca
    podrĚn cambiar lo suficiente para estar acorde con las
    necesidades del hombre.
    Las religiones del pasado siempre han
    representado la naturaleza espiritual del hombre, con
    muy poca o ninguna preocupaci█n por sus
    necesidades carnales o mundanas. Han considerado
    que esta vida no es mĚs que transitoria, que la carne
    no es mĚs que una envoltura; que los placeres f╠sicos
    son triviales, y el dolor una preparaci█n digna para el
    ýReino de Diosţ. ░Qu╚ bien se les nota la hipocres╠a
    cuando los ýreligiososţ hacen un cambio en su
    religi█n para confrontar las necesidades del hombre!
    La ˙nica manera que el Cristianismo puede servir por
    completo a las necesidades del hombre es
    convirti╚ndose en lo que el Satanismo es AHORA.
    Se ha hecho necesario que aparezca una nueva
    religi█n, basada en los instintos naturales del hombre.
    Y ya tiene un nombre. Se llama Satanismo. Es ese
    poder condenado el que ha causado la controversia
    religiosa sobre las medidas de control de la natalidad
    ˇuna admisi█n a regaĎadientes de que la actividad
    sexual, por el s█lo placer de tenerla, lleg█ para
    quedarse.
    Es el ýDiabloţ el que ha causado que las mujeres
    comiencen a mostrar sus piernas, para excitar a los
    hombres ˇel mismo tipo de piernas a las que ahora
    es socialmente aceptable mirar, que son mostradas
    por j█venes monjas luciendo hĚbitos mĚs cortos. ░Qu╚
    paso tan acertado en la direcci█n correcta! °Es
    posible acaso que muy pronto veamos monjas topless
    contoneĚndose sensualmente al ritmo de ýMisa
    Solemnis Rockţ? SatĚn sonr╠e y dice que por ╚l no
    56
    habr╠a ning˙n problema ˇmuchas monjas son niĎas
    muy lindas con bonitas piernas.
    Muchas iglesias con algunas de las
    congregaciones mĚs numerosas tienen la m˙sica mĚs
    r╠tmica y sensual ˇsatĚnicamente inspirada. Despu╚s
    de todo, el Diablo siempre ha tenido las mejores
    tonadas.
    A pesar de toda la habladur╠a de la T╠a Marta
    sobre la 'Generosa Cosecha del SeĎor', los picnic
    dominicales, no son mĚs que una buena excusa para
    la comilona dominical, y todos saben que tras los
    arbustos suceden cosas mĚs interesantes que leer la
    Biblia.
    Los bazares para recolectar fondos para la iglesia
    son lo que antes se conoc╠a como carnavales, nada
    mĚs que una excusa empleada para celebrar los
    placeres de la carne; y que ahora s█lo sirven para
    recoger fondos para la iglesia, y mientras el dinero
    siga entrando a la iglesia no hay problema, ya que as╠
    ░podrĚn seguir predicando contra las tentaciones del
    Demonio! Cabe anotar que estas cosas solo son
    ceremonias y elementos paganos ˇque los cristianos
    tomaron prestadas. Cierto, pero los paganos se
    deleitaban en los placeres de la carne, y fueron
    condenados por la misma gente que ahora celebran
    sus rituales, solo que ahora los llaman por nombres
    diferentes.
    Los sacerdotes y ministros siempre van en la
    primera fila en las manifestaciones en pro de la paz, y
    se tienden en las v╠as f╚rreas para detener a los trenes
    que llevan materiales de guerra al frente, con igual
    dedicaci█n que sus hermanos de hĚbito, de los
    mismos seminarios, que bendicen las balas, bombas y
    soldados, actuando como capellanes de las fuerzas
    armadas. Alguien, en alg˙n lado, debe estar
    equivocado. °Podr╠a ser que SatĚn sea el ˙nico
    calificado para actuar como acusador
    57
    Cuando un cachorro alcanza la madurez se
    convierte en perro; cuando el hielo se derrite se le
    llama agua; cuando han transcurrido doce meses,
    tenemos un nuevo calendario con el nombre
    cronol█gico apropiado; cuando la ýmagiaţ se
    convierte en hecho cient╠fico nos referimos a ella
    como medicina, astronom╠a, etc..., cuando un nombre
    ya no es apropiado para una cosa dada, lo mĚs l█gico
    es cambiarlo por uno nuevo que se ajuste mejor para
    tal prop█sito. °Por qu╚, pues, no hacemos lo mismo
    con la religi█n? °Por qu╚ seguir llamando a una
    religi█n con el mismo nombre cuando los principios
    de ╚sa religi█n ya no se ajustan al original? O, si la
    religi█n predica lo mismo que siempre ha predicado,
    pero sus seguidores no practican casi ninguna de sus
    enseĎanzas, °por qu╚ siguen llamĚndose a s╠ mismos
    por el nombre dado a los seguidores de esa religi█n?
    Si no crees en lo que enseĎa tu religi█n, °por qu╚
    continuar apoyando una creencia que es
    contradictoria con lo que sientes? Nunca votar╠as por
    una persona o una ideolog╠a en la cual no crees, as╠
    que por qu╚ dar tu voto eclesiĚstico por una religi█n
    que ya no es consistente con tus convicciones? No
    tienes derecho alguno para quejarte de una situaci█n
    pol╠tica por la cual has votado o a la que has apoyado
    de alguna manera ˇlo cual incluye sentarse y asentir
    complacientemente con los vecinos que aprueban esa
    situaci█n, simplemente porque eres muy perezoso o
    muy cobarde para dar tu opini█n. Lo mismo ocurre
    con los temas religiosos. A˙n si no puedes ser
    agresivamente honesto sobre tus opiniones debido a
    las consecuencias desfavorables de tus jefes, tus
    l╠deres de comunidad, etc. Puedes, al menos, ser
    honesto contigo mismo. En la privacidad de tu propio
    hogar, y con tus amigos mĚs cercanos debes apoyar
    la religi█n que abrigue tus mejores intereses.
    ýEl Satanismo estĚ basado en una filosof╠a muy
    razonableţ, dice el emancipado. ýPero °por qu╚
    58
    llamarlo Satanismo? °Por qu╚ no llamarlo algo como
    'Humanismo', o un nombre que no tenga
    connotaciones de un grupo de brujer╠a, algo un poco
    mĚs esot╚rico ˇalgo menos evidente?ţ Hay mĚs de
    una raz█n para esto. El humanismo no es una
    religi█n. Simplemente es una forma de vida sin
    ceremonia o dogma. El Satanismo tiene ceremonia y
    dogma. El dogma, como se explicarĚ despu╚s, es
    necesario.
    El Satanismo se diferencia enormemente de las
    demĚs religiones blancas, ýmagia blancaţ o grupos
    mĚgicos en el mundo de hoy. Estas religiones
    santurronas y desdeĎosas claman que sus miembros
    utilizan los poderes de la magia s█lo para fines
    altruistas. Los Satanistas miran con desd╚n a los
    grupos de magia ýblancaţ porque sienten que el
    altruismo es atentar contar la vida. El no tener un
    deseo de obtener las cosas por ti mismo es algo
    antinatural. El Satanismo representa una forma de
    ego╠smo controlado. Esto no significa que no debas de
    hacer cosas por alguien mĚs. Si haces algo para hacer
    feliz a alguien por quien te preocupas, su felicidad te
    darĚ una sensaci█n de gratificaci█n.
    El Satanismo defiende la prĚctica de una forma
    modificada de la Regla de Oro. Nuestra
    interpretaci█n de esta regla es: ýtrata a los demĚs
    como los demĚs te tratenţ; porque si tu ýhaces a los
    demĚs lo que te gustar╠a que te hicieranţ, y ellos, a su
    vez, te tratan mal, va contra la naturaleza humana
    seguir tratĚndolos con consideraci█n. Deber╠as tratar
    a los demĚs como te gustar╠a que te tratasen, pero si
    tu cortes╠a no es correspondida, deber╠an ser tratados
    con la furia que se merecen.
    Los grupos de brujer╠a blanca dicen que si
    maldices a alguien, ese mal se te devuelve el triple, o
    de manera parecida a la del boomerang, regresa a
    quien lo envi█. Esto es un indicio mĚs de la filosof╠a
    culpabilizante que tienen estos grupos neopaganos y
    59
    pseudocristianos. Los magos blancos quieren hurgar
    en la brujer╠a, pero no pueden divorciarse a s╠ mismos
    del estigma apegado a esto. Por lo tanto, se llaman a
    s╠ mismos magos blancos, y basan el 75% de su
    filosof╠a en los principios trillados y desgastados del
    Cristianismo. Cualquiera que pretenda estar
    interesado en la magia o en lo oculto por otras
    razones que no sea obtener mĚs poder personal, es la
    peor clase de hip█crita. El Satanista respeta al
    Cristianismo por, al menos, ser consistente con su
    filosof╠a culpabilizante, pero s█lo puede sentir
    desprecio por las personas que intentan aparecer
    emancipadas de la culpa uni╚ndose a un grupo de
    brujer╠a, y seguir practicando la misma filosof╠a
    bĚsica del Cristianismo.
    Supuestamente, la magia blanca solo es utilizada
    con prop█sitos buenos o no ego╠stas, y la magia
    negra, se nos dice, es utilizada s█lo por motivos
    ego╠stas o ýmalos.ţ El Satanismo no traza tal l╠nea
    divisoria. La magia es magia, no importa si es
    utilizada para ayudar u obstaculizar. El Satanista,
    siendo el mago, deber╠a tener la capacidad de decidir
    lo que es mĚs justo, y luego aplicar los poderes de la
    magia para alcanzar sus metas.
    Durante las ceremonias de magia blanca, los
    practicantes permanecen en el interior de un
    pentagrama para protegerse a s╠ mismos de las
    fuerzas "malvadasţ a las que invocan para pedir
    ayuda. Para el Satanista, es un tanto hip█crita el
    invocar a estas fuerzas para pedir ayuda, mientras
    que al mismo tiempo te proteges de los poderes a los
    que has recurrido. El Satanista se da cuenta que solo
    al aliarse con estas fuerzas puede utilizar del todo los
    Poderes de las Tinieblas para su mejor provecho.
    En una ceremonia de magia SatĚnica, los
    participantes no se toman de las manos y bailan en
    c╠rculo; queman velas de varios colores para varios
    deseos; invocan los nombres del ýPadre Hijo y
    60
    Esp╠ritu Santoţ a la vez que, supuestamente,
    practican las Artes Negras; escogen un ýsantoţ como
    gu╠a personal para que los ayude en sus problemas;
    se empapan de ungŞentos olorosos y esperan que el
    dinero les llueva; meditan para que poder llegar a un
    ýgran despertar espiritualţ; recitan largas letan╠as
    mencionando de vez en cuando el nombre de Jes˙s,
    etc, etc, etc, ad nauseam!
    PORQUE! ˇ…sta NO es la manera en que se practica
    la magia SatĚnica. Si no puedes separarte del
    autoengaĎo hip█crita, nunca tendrĚs ╚xito como
    mago, mucho menos como Satanista.
    La religi█n SatĚnica no s█lo ha levantado la
    moneda ˇle ha dado la vuelta por completo. Por lo
    tanto, °por qu╚ deber╠a apoyar los mismos principios
    a los cuales se opone por completo, llamĚndosele con
    un nombre que no fuese uno que se sea acorde con las
    doctrinas revertidas que integran la filosof╠a
    SatĚnica? El Satanismo no es una religi█n de luz
    blanca; ░es una religi█n de la carne, lo mundano, lo
    carnal! ˇtodo lo cual estĚ regido por SatĚn, la
    personificaci█n de la V╠a de la Mano Izquierda7
    .
    Inevitablemente, la siguiente pregunta que se harĚ
    es: ýEstĚ bien, no puedes llamarlo Humanismo
    porque el Humanismo no es una religi█n; °pero por
    qu╚ tener una religi█n primero que todo, si todo lo que
    hacen es lo mĚs natural del mundo? °Por qu╚ no
    hacerlo y ya?ţ.
    El hombre moderno ha avanzado mucho; se ha
    desencantado con los dogmas sin sentido de las
    religiones del pasado. Estamos viviendo en una era de
    conocimiento. La psiquiatr╠a ha avanzado a grandes
    pasos para ilustrar al hombre sobre su verdadera
    personalidad. Estamos viviendo en una era de
    conciencia intelectual como ninguna que el mundo
    haya visto.

    7 Ver Ap╚ndice I.
    61
    Esto estĚ bien, y tanto mejor ˇPERO hay una
    pequeĎa falla en ╚ste nuevo estado de conciencia. Una
    cosa es aceptar algo intelectualmente, pero aceptar la
    misma cosa emocionalmente es algo completamente
    distinto. La ˙nica necesidad que la psiquiatr╠a no
    puede llenar es la necesidad inherente del hombre de
    crear emociones a trav╚s del dogma. El hombre
    necesita de la ceremonia y del ritual, de la fantas╠a y
    del encantamiento. La psiquiatr╠a, a pesar de todo lo
    bueno que ha hecho, ha privado al hombre de la
    fantas╠a y el asombro que en el pasado le daba la
    religi█n.
    El Satanismo, dĚndose cuenta de las necesidades
    actuales del hombre, llena el enorme vac╠o gris que
    existe entre la religi█n y la psiquiatr╠a. La filosof╠a
    SatĚnica combina los fundamentos de la psicolog╠a y
    la creaci█n honesta de emociones, o dogma. Le da al
    hombre la fantas╠a de la que tanto necesita. No hay
    nada malo con el dogma, con tal que no est╚ basado
    en ideas y acciones que vayan completamente en
    contra de la naturaleza humana.
    La forma mĚs rĚpida de viajar entre dos puntos es
    en l╠nea recta. Si todas las culpas que se han
    construido pudieran convertirse en ventajas, ello
    elimina la necesidad de purgar intelectualmente a la
    psique en un intento de limpiarla de esas represiones.
    El Satanismo es la ˙nica religi█n conocida por el
    hombre que acepta al hombre tal como es, y
    promueve la idea de convertir algo malo en algo
    bueno, en lugar de hacer el mayor esfuerzo posible
    para eliminar lo malo.
    Por lo tanto, despu╚s de evaluar intelectualmente
    los problemas a trav╚s del sentido com˙n y partiendo
    de lo que nos ha enseĎado la psiquiatr╠a, si a˙n no
    puedes librarte emocionalmente de la culpa
    injustificada, y pones tus teor╠as en acci█n,
    aprender╠as a hacer que tu culpa trabaje en tu propio
    beneficio. Deber╠as actuar seg˙n tus instintos
    62
    naturales, y entonces, si no puedes actuar sin sentirte
    culpable, goza de tu culpa. Esto puede sonar como
    una contradicci█n de t╚rminos, pero si lo analizas con
    cuidado, la culpa puede aĎadir muchas veces un
    est╠mulo a los sentidos. Los adultos har╠an bien en
    aprender una lecci█n de los niĎos. Muchas veces, los
    niĎos disfrutan haciendo lo que saben que se supone
    no deber╠an estar haciendo.
    S╠, los tiempos han cambiado, pero el hombre no.
    Las bases del Satanismo siempre han existido. Lo
    ˙nico que es nuevo es la organizaci█n formal de una
    religi█n basada en las necesidades universales del
    hombre. Durante siglos, se han dedicado magnificas
    estructuras de piedra, concreto, mĚrmol y acero a la
    abstinencia del hombre. Ya es hora que los seres
    humanos dejen de luchar entre s╠, y dediquen su
    tiempo a construir templos diseĎados para las
    indulgencias del hombre.
    Aunque los tiempos han cambiado, y siempre lo
    harĚn, el hombre sigue siendo bĚsicamente el mismo.
    Por dos mil aĎos el hombre ha hecho penitencia por
    algo de lo que, en primer lugar, nunca tuvo que
    haberse sentido culpable. Estamos cansados de
    negarnos a nosotros mismos los placeres de la vida
    que nos merecemos. Hoy, como siempre, el hombre
    necesita pasarla bien aqu╠ y ahora, en lugar de
    esperar su recompensa en el cielo. As╠ que, °por qu╚
    no tener una religi█n basada en la indulgencia?
    Ciertamente es consistente con la naturaleza de la
    bestia. Ya no somos enclenques suplicantes
    temblando ante un Dios inmisericorde al que no le
    importa si vivimos o morimos. Somos personas
    orgullosas con respeto por nosotros mismos ˇsomos
    Satanistas!

    EL INFIERNO, EL DIABLO
    Y C”MO
    VENDER TU ALMA
    ATúN ha sido, con toda seguridad, el mejor
    amigo que la Iglesia jamĚs haya tenido, ya que ╚l
    la ha mantenido en el negocio todos estos aĎos. La
    falsa doctrina del Infierno y del Diablo ha permitido a
    las Iglesias protestantes y cat█licas prosperar durante
    demasiado tiempo. Sin un diablo al cual acusar, los
    religiosos de la V╠a de la Mano Derecha8
    , no tendr╠an
    con qu╚ amenazar y amedrentar a sus seguidores. A
    guisa de advertencia, dicen. ýSatĚn te gu╠a a la
    tentaci█nţ; ýSatĚn es el pr╠ncipe del malţ; ýSatĚn es
    maligno, cruel, brutalţ. ýSi cedes a las tentaciones del
    diablo, seguramente sufrirĚs condenaci█n eterna y te
    asarĚs en el Infiernoţ.
    El significado semĚntico de SatĚn es el de
    ýadversarioţ u ýoposici█nţ o el de ýacusadorţ. La
    misma palabra ýdiabloţ viene del hind˙ devi que
    significa ýdiosţ. SatĚn representa oposici█n a todo las
    religiones que sirven para frustrar y condenar al
    hombre por sus instintos naturales. Le ha sido dado el
    papel de malo simplemente porque representa los
    aspectos carnales, terrenales, y mundanos de vida.
    SatĚn, demonio por excelencia del Mundo
    Occidental, era originalmente un Ěngel cuyo deber era
    informar a Dios de los delitos e iniquidades humanas.
    No fue hasta el siglo XIV que empez█ a ser
    representado como una deidad maligna que era parte

    8 Ver Ap╚ndice I
    S
    64
    hombre y parte animal, con cuernos y pezuĎas de
    cabra. Antes que el Cristianismo le diera los nombres
    de SatĚn, Lucifer, etc., la parte carnal de la
    naturaleza humana era regida por el dios entonces
    conocido como Dionisios, o Pan, representado por los
    griegos como un sĚtiro o fauno. En sus or╠genes, Pan
    era el ýbuenoţ y simbolizaba la fertilidad y
    fecundidad.
    Siempre que una naci█n asume una nueva forma
    de gobierno, los h╚roes del pasado se convierten en
    los villanos del presente. Lo mismo sucede con la
    religi█n. Los primeros Cristianos cre╠an que las
    deidades Paganas eran demonios, y acudir a ellos era
    utilizar ýmagia negraţ. A los milagrosos eventos
    celestiales los llamaban ýmagia blancaţ; ╚sta era la
    ˙nica diferencia entre los dos. Los viejos dioses no
    murieron; cayeron al Infierno y se convirtieron en
    demonios. El coco9
    , los duendes, o esp╠ritus
    ýsalvajesţ empleados para asustar a los niĎos se
    derivan de varias creencias eslavas sobre esp╠ritus
    que habitaban en pantanos. La ra╠z eslava ýBogţ
    significa ýDiosţ lo mismo que la palabra hind˙
    Bhaga, que significa ýdiosţ.
    Muchos placeres reverenciados antes del
    advenimiento del Cristianismo fueron condenados por
    la nueva religi█n. ░Se necesit█ muy poco para
    transformar los cuernos y pezuĎas de Pan en un
    demonio mĚs convincente! Los atributos de Pan
    pudieron transformarse fĚcilmente en los pecados
    con-castigo-incluido, y as╠ quedaba complta la
    metamorfosis.
    La asociaci█n de la cabra con el Diablo se halla en
    la Biblia Cristiana. El d╠a mĚs sagrado del aĎo, el D╠a
    de la Expiaci█n, era celebrado cargando de pecados a
    dos cabras ýsin mĚculaţ, una como ofrenda al SeĎor,

    9
    En ingl╚s, el ýcocoţ se conoce como 'the bogey man' o simplemente
    'bogey', de all╠ la explicaci█n que da el autor. (N. del T.)
    65
    y una a Azazel. La cabra que llevaba los pecados del
    pueblo era arrojada al desierto y se convert╠a en
    ýchivo expiatorioţ. …ste es el origen de la cabra que
    a˙n hoy en d╠a se usa en ceremonias de logias, tal
    como sol╠a hacerse en Egipto, donde anualmente se la
    sacrificaba a un Dios.
    Los demonios de la humanidad son muchos, y sus
    or╠genes muy diversos. La celebraci█n del ritual
    SatĚnico no adopta la invocaci█n de demonios; esta
    prĚctica s█lo es seguida por aquellos que temen las
    fuerzas que ellos mismos conjuran.
    Supuestamente, los demonios son esp╠ritus
    mal╚volos cuyos atributos conducen a la degradaci█n
    de las personas o eventos con los que tienen contacto.
    La palabra griega demon denominaba a un esp╠ritu
    guardiĚn o fuente de inspiraci█n; para asegurarse, los
    te█logos inventar╠an posteriormente legi█n tras legi█n
    de ╚stos heraldos de ˇmalvadaˇ inspiraci█n.
    Un indicio de la cobard╠a de los ýmagosţ de la V╠a
    de la Mano Derecha es la prĚctica de invocar un
    demonio en particular (el cual, supuestamente, ser╠a
    un sirviente del diablo) para hacer lo que el mago le
    ordenase. El supuesto es que el demonio, no siendo
    mĚs que un lacayo del diablo, es mĚs fĚcil de
    controlar. La tradici█n Ocultista postula que s█lo un
    hechiceros formidablemente "protegidos" o bien
    dementemente temerario, intentar╠a invocar al Diablo
    en persona.
    El Satanista no llama furtivamente a ╚stos diablos
    ýmenoresţ, sino que invoca abiertamente aquellos que
    conforman ╚se ej╚rcito infernal de duradero ultraje ˇ
    ░los Diablos en persona!
    Como podr╠a esperarse, los te█logos han
    catalogado algunos de los nombres de diablos en sus
    listas de demonios, pero el registro que sigue a
    continuaci█n contiene los nombres usados mĚs
    eficazmente en el ritual satĚnico. Estos son los
    nombres y or╠genes de los Dioses y Diosas invocados,
    66
    que conforman gran parte de los moradores del
    Palacio Real del Infierno.
    LOS CUATRO PRŇNCIPES DE LA
    CORONA DEL INFIERNO
    SATúNˇ(Hebreo) adversario, opositor, acusador,
    SeĎor del Fuego, el infierno, el sur
    LUCIFERˇ(Romano) portador de luz, iluminaci█n, el
    aire, estrella matutina, el este
    BELIALˇ(Hebreo) sin amo, sustento de la tierra,
    independencia, el norte
    LEVIATúNˇ(Hebreo) la serpiente que emerge de las
    profunidades, el mar, el oeste
    LOS NOMBRES INFERNALES
    Abad█nˇ(Hebreo) el destructor
    Adramelecˇdiablo de Samaria
    Ahpuchˇdiablo Maya
    ArimĚnˇdiablo Mazdeo
    Am█nˇdios egipcio con cabeza de s╠mbolo de la
    vida y la reproducci█n
    Apoli█nˇsin█nimo Griego para SatĚn, el
    archienemigo
    Asmodeoˇdiablo Hebreo de la sensualidad y la
    lujuria, llamado originalmente "criatura del
    juicio".
    Astarotˇdiosa fenicia de la lascivia, equivalente a la
    babil█nica Ishtar
    Azazelˇ(Hebreo) Le enseĎ█ al hombre a fabricar
    armas de guerra, introdujo los cosm╚ticos.
    67
    BaalberithˇDios Cananita de la alianza, convertido
    despu╚s en diablo
    Balaamˇdiablo Hebreo de la avaricia y la codicia
    Bafomet (Baphomet)ˇadorado por los Templarios
    como un s╠mbolo de SatĚn
    BastˇDiosa Egipcia del placer, representada por el
    gato
    Belceb˙ (Beelzebub)ˇ(Hebreo) SeĎor de las
    Moscas, simbolizado por el escarabajo
    Behemotˇpersonificaci█n Hebrea de SatĚn en la
    forma de un elefante
    Beheritˇnombre Sirio para SatĚn
    Bile`ˇdios Celta del Infierno
    Chemoshˇdios nacional de los Moabitas, fue
    transformado en diablo.
    Cimeriesˇcabalga un caballo negro y gobierna
    úfrica
    Coyoteˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Dag█nˇdiablo vengador del mar; filisteo
    Damballaˇdios serpiente vud˙
    Demogorgonˇnombre Griego para el diablo, se dice
    que no deber╠a ser conocido para los humanos.
    Diabolusˇ(Griego) "el que fluye hacia abajo"
    DrĚculaˇPalabra Rumana para "diablo"
    Emma-Oˇdios Japon╚s del Infierno
    Eurinomio (Euronymous)ˇpr╠ncipe Griego de la
    muerte.
    Fenrizˇhijo de Loki, representado como un lobo
    Gorgoˇdiminutivo de Demogorgon, nombre Griego
    para el diablo
    Haborymˇsin█nimo Hebreo para SatĚn
    H╚cateˇdiosa Griega del submundo y la brujer╠a
    Ishtarˇdiosa Babilonia de la fertilidad
    Kaliˇ(Hind˙) hija de Shiva, suma sacerdotisa de los
    thugs
    Lilit (Liluth)ˇdiabla Hebrea, la primera esposa de
    AdĚn, quien le enseĎ█
    68
    Lokiˇdiablo teut█nico
    Mamm█nˇdios Arameo de la riqueza y la
    prosperidad
    Maniaˇdiosa Etrusca del Infierno
    Mantusˇdios Etrusco del Infierno
    Mardukˇdios de la ciudad de Babilonia
    Mastemaˇsin█nimo Hebreo para SatĚn
    Melek Tausˇdiablo Yezidi
    Mefist█felesˇ(Griego) "el que esconde la luz",
    conocido por el "Fausto" de Goethe, Marlow y
    Mann
    MetztliˇDiosa Azteca de la noche
    Mictianˇdios Azteca de la muerte
    Midgardˇhijo de Loki, representado como una
    serpiente
    Milcomˇdiablo Amonita
    Molocˇdiablo Fenicio y Cananita
    Mormoˇ(Griego) Rey de los esp╠ritus antrop█fagos,
    consorte de H╚cate
    NaamĚ (Naamah) ˇdemonio femenino Hebreo de la
    seducci█n
    Nergalˇdios babil█nico del Hades
    Nihasaˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Nijaˇdios polaco del submundo
    O-Yamaˇnombre Japon╚s para SatĚn
    Panˇdios Griego del deseo
    Plut█nˇdios Griego del inframundo
    Proserpinaˇreina Griega del inframundo
    Pwccaˇnombre gal╚s para SatĚn
    Rim█nˇdiablo Sirio adorado en Damasco
    Sabaziosˇde origen Frigio, identificado con
    Dionisio, culto de la serpiente
    Saitanˇequivalente enoquiano de SatĚn
    Samaelˇ(Hebreo) "el veneno de Dios"
    Samnuˇdiablo del Asia Central
    Seditˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Sekhmetˇdiosa egipcia de la venganza
    69
    Setˇdiablo Egipcio
    Shaitanˇnombre ArĚbigo para SatĚn
    Shivaˇ(Hind˙) el destructor
    Supayˇdios Inca del inframundo
    T'an-moˇcontraparte China del diablo, deseo
    desenfrenado
    Tchortˇnombre ruso para SatĚn, "el dios negro"
    Tezcatlipocaˇdios Azteca del Infierno
    Tammuzˇdios Sumerio que fue luego demonizado
    Tothˇdios Egipcio de la magia
    Tunridaˇdiabla Escandinava
    Tif█n (Typhon)ˇpersonificaci█n Griega de SatĚn
    Yaotzinˇdios Azteca del Infierno
    Yen-to-wangˇdios Chino del Infierno
    Los diablos de las religiones antiguas siempre han
    tenido, al menos en parte, caracter╠sticas animales,
    evidencia de la necesidad constante que tiene el
    hombre de negar que ╚l tambi╚n es un animal, porque
    el reconocerlo ser╠a como asestarle un poderoso golpe
    a su ego empobrecido.
    El cerdo fue despreciado por los Jud╠os y por los
    Egipcios. Simbolizaba a los dioses Osiris, Freya,
    Adonis, Pers╚fone, Atis y D╚meter, y era sacrificado
    a Osiris y a la Luna. Pero con el tiempo, fue
    degradado hasta convertirse en un diablo. Los
    Fenicios adoraban un dios mosca, Baal, del cual se
    deriva el demonio Belceb˙. Tanto Baal como Belceb˙
    se identificaban con el escarabajo de los Egipcios,
    que parec╠a revivir por s╠ mismo, de la misma manera
    que el ave m╠tica, el f╚nix, se levantaba de sus
    propias cenizas. Debido a su contacto con los Persas,
    los antiguos Jud╠os cre╠an que las dos grandes fuerzas
    en el mundo eran Ahura-Mazda, el dios del fuego, la
    luz, la vida y la bondad; y ArimĚn, la serpiente, el
    dios de la oscuridad, la destrucci█n, la muerte y el
    mal. …stos ejemplos, al igual que muchos otros, no
    s█lo representan a los diablos del hombre como
    70
    animales, sino que tambi╚n muestran su necesidad de
    sacrificar sus dioses-animales originales, y
    equipararlos a sus diablos.
    Durante la ╚poca de la Reforma, en el s. XIV, un
    alquimista, el Dr. Johann Faustus descubri█ un
    m╚todo para invocar un demonio ˇMefist█felesˇ
    del Infierno y hacer un pacto con ╚l. Firm█ un
    contrato con sangre para dar su alma a Mefist█feles a
    cambio de la sensaci█n de juventud, y volviose joven
    de una vez. Cuando lleg█ para Fausto la hora de su
    muerte, ╚ste se retir█ a sus aposentos, y vol█ en
    pedazos junto a su laboratorio. …sta historia es una
    protesta de la ╚poca (s. XVI) contra la ciencia, la
    qu╠mica y la magia.
    No es necesario vender tu alma al Diablo o hacer
    un pacto con SatĚn para convertirte en Satanista.
    …sta treta fue urdida por el Cristianismo para
    aterrorizar a la gente, de modo que no escaparan del
    redil. Con dedos acusadores y manos temblorosas, le
    enseĎaban a sus seguidores que si ced╠an a las
    tentaciones de SatĚn, y viv╠an su vida seg˙n sus
    preferencias naturales, tendr╠an que pagar por sus
    placeres pecaminosos entregando sus almas a SatĚn y
    sufriendo por toda la eternidad en el Infierno. Se les
    indujo a creer que el pasaporte a la vida eterna era un
    alma pura.
    P╠os profetas le han enseĎado al hombre a temerle
    a SatĚn. °Pero qu╚ hay de t╚rminos como ýtemeroso
    de Diosţ? Si Dios es tan misericordioso, °por qu╚ la
    gente ha de temerle? °Hemos de creer que no hay a
    d█nde escapar de dicho temor? Si has de temerle a
    Dios, °por qu╚ no ser ýtemerosos de SatĚnţ y tener la
    diversi█n que te niega el ser ýtemeroso de Diosţ? Sin
    ese temor, los religiosos no habr╠an tenido con qu╚
    esgrimir poder sobre sus seguidores.
    La Diosa Teutona de los muertos e hija de Loki se
    llamaba Hel, diosa pagana de castigo y tortura.
    Cuando se transcribieron los libros del Antiguo
    71
    Testamento, le ser╠a aĎadida una "L"10. Los profetas
    que escribieron la Biblia no conoc╠an la palabra
    ýHellţ; utilizaban el vocablo Hebreo Sheol y el
    vocablo griego Hades, que significaba ŰsepulcroÝ, as╠
    como el griego Tartaros que era la morada de los
    Ěngeles ca╠dos, el inframundo (bajo la tierra), y
    Gehenna, el cual era un valle cercano a Jerusal╚n
    donde reinaba Moloc, y que a la vez era donde se
    tiraba y quemaba la basura de la ciudad. Fue de all╠
    de donde la Iglesia Cristiana desarroll█ la idea del
    ýfuego y azufreţ del Infierno.
    El Infierno Protestante y el Infierno Cat█lico son
    lugares de castigo eterno; sin embargo, los Cat█licos
    tambi╚n creen que existe un ýPurgatorioţ donde todas
    las almas van durante un tiempo, y un ýLimboţ donde
    van las almas sin bautizar. El Infierno Budista estĚ
    dividido en ocho secciones, de los cuales son
    expiables las primeras siete. La descripci█n
    eclesiĚstica del Infierno es la de un lugar horrible de
    fuego y tormento; en el Infierno de Dante, y en los
    climas n█rdicos, se cre╠a que era una regi█n fr╠a y
    helada, como un refrigerador gigante.
    (A˙n con todas sus amenazas de condenaci█n
    eterna y almas rostizadas, los misioneros Cristianos
    se han topado con algunos que no eran tan rĚpidos
    para tragarse sus bober╠as. Al igual que la belleza, el
    dolor y el placer estĚn en el ojo de quien observa. As╠
    pues, cuando los misioneros se aventuraron a Alaska
    y advirtieron a los Esquimales de los horrores del
    Infierno y del lago de fuego que esperaba a todos los
    transgresores, preguntaron ansiosamente: ý°Y c█mo
    llegamos allĚ?ţ!)
    La mayor╠a de Satanistas no aceptan a SatĚn
    como un ser antropomorfo con pezuĎas hendidas,
    cuernos y cola terminada en punta. Simplemente
    representa una fuerza de la naturaleza: los poderes de
    10 En ingl╚s, "Hell", significa "Infierno" ˇN. del T.)
    72
    la oscuridad, que se les llama as╠ porque ninguna
    religi█n ha sacado esos poderes de la oscuridad. Ni la
    ciencia ha sido capaz de dar un t╚rmino t╚cnico a esta
    fuerza11. Es una reserva sin explotar, que muy pocas
    personas pueden utilizar, ya que carecen de la
    capacidad para utilizar una herramienta sin analizar e
    identificar previamente todos los mecanismos que la
    hacen funcionar. Es esta necesidad constante de
    analizar, lo que impide que la mayor╠a de la gente
    logre beneficiarse de esa polifac╚tica llave a lo
    desconocido ˇa la cual el Satanista prefiere llamar
    ýSatĚnţ.
    SatĚn, como un dios, semidi█s, salvador personal,
    o como quieras llamarle, fue inventado por los
    formuladores de toda religi█n sobre la faz de la Tierra
    con un ˙nico prop█sito ˇcontrolar las actividades y
    situaciones supuestamente reprobables del hombre
    aqu╠ en la Tierra. En consecuencia, cualquier cosa
    que llevara a la gratificaci█n f╠sica o mental fue
    definido como ýmalaţ, asegurando as╠ toda una vida
    de culpa injustificada para todos!
    De modo que, si nos han llamado ýmalosţ, malos
    somos ˇ░y qu╚! ░La Edad SatĚnica estĚ sobre
    nosotros! °Por qu╚ no aprovecharse de ello, y
    VIVIR12?

    11 En aĎos recientes, ciertos expositores del Satanismo identifican esta
    descripci█n de SatĚn con las caracter╠sticas de la Segunda Ley de
    TermodinĚmica, o entrop╠a. 12 Intraducible juego de palabras; el vocablo ingl╚s evil significa
    ýmaldadţ, y live ˇque es igual a evil, escrito al rev╚sˇ significa ývivirţ.
    73
    AMOR Y ODIO
    L Satanismo representa amabilidad con aquellos
    que se la merecen en lugar de amor desperdiciado
    en ingratos.
    No puedes amar a todo el mundo; es rid╠culo
    pensar que puedes. Si amas a todo y a todos perderĚs
    tus poderes naturales de selecci█n y acabarĚs siendo
    un p╚simo juez de carĚcter y de calidad. Si algo es
    usado con demasiada libertad pierde su verdadera
    importancia. Por lo tanto, el Satanista cree que debes
    amar fuertemente y por completo a quienes merecen
    tu cariĎo, pero ░nunca des la otra mejilla a tu
    enemigo!
    El amor es una de las emociones mĚs intensas
    sentidas por el hombre; otra es el odio. ObligĚndote a
    sentir amor indiscriminado es algo poco natural. Si
    tratas de amar a todo el mundo, lo ˙nico que
    consigues es disminuir tus sentimientos hacia quienes
    merecen tu amor. El odio reprimido puede causar
    muchas enfermedades f╠sicos y emocionales. Al
    aprender c█mo descargar tu odio y dirigirlo a quienes
    se lo merecen, te limpias a ti mismo de todas ╚sas
    emociones malignas y no necesitarĚs descargar tu
    odio reprimido sobre tus seres queridos.
    Nunca ha existido un gran movimiento de "amor"
    en la historia de la humanidad que no haya terminado
    asesinando un incontable n˙mero de personas ˇ
    ░debemos suponer que era para demostrar cuĚnto las
    amaban! ░Todo hip█crita que ha caminado sobre la
    faz de la Tierra ha tenido sus bolsillos rebosantes de
    amor!
    Todo religioso farisaico asegura amar a sus
    enemigos; a˙n cuando es atacado se consuela a s╠
    E
    74
    mismo pensando ýDios los castigarĚţ. En lugar de
    admitir que son capaces de odiar a sus enemigos y
    tratarlos de la forma que se merecen, dicen: ýBueno,
    pero por la gracia de Dios, voy a rezar por ellosţ.
    °Por que habr╠amos de humillarnos y rebajarnos a
    nosotros mismos al sacar una comparaci█n tan
    incorrecta?
    Se ha pensado que el Satanismo es sin█nimo de
    crueldad y brutalidad. Esto se debe ˙nicamente a que
    la gente tiene miedo de enfrentar la verdad ˇy la
    verdad es que el ser humano no es tan benigno ni
    amoroso. S█lo porque el Satanista admite que el ser
    humano es capaz tanto de amar como lo es de odiar,
    es considerado odioso. Al contrario, como es capaz de
    dar rienda suelta a su odio a trav╚s de una expresi█n
    ritualizada, es mucho mĚs capaz de amar ˇcon el
    mĚs profundo amor. Al reconocer y admitir
    honestamente tanto el amor como el odio que siente,
    no confundirĚ una emoci█n con la otra. Si no eres
    capaz de experimentar una de ╚stas dos emociones,
    no podrĚs experimentar la otra completamente.
    75
    SEXUALIDAD SATúNICA
    A habido mucha controversia sobre los puntos
    de vista SatĚnicos sobre "el amor libre". A
    menudo se supone que la actividad sexual es el factor
    mĚs importante de la religi█n SatĚnica, y que la
    disponibilidad de participar en org╠as sexuales es un
    prerrequisito para convertirse en Satanista. ░Nada
    podr╠a estar mĚs lejos de la verdad! De hecho, a
    aquellos oportunistas que no tienen mayor inter╚s en
    el Satanismo que el de sus aspectos sexuales, se les
    recomienda enfĚticamente que no acudan a ╚l.
    El Satanismo s╠ preconiza la libertad sexual, pero
    ˙nicamente en el verdadero sentido de la palabra. En
    el concepto SatĚnico, el amor libre significa
    exactamente eso ˇlibertad de ser fiel a una persona o
    de satisfacer tus deseos sexuales con tantas personas
    como creas necesario para satisfacer tus necesidades
    particulares.
    El Satanismo no alienta la actividad orgiĚstica o el
    adulterio cuando se trata de gente que no podr╠a hacer
    eso de manera natural. Para muchas personas, ser╠a
    poco natural y perjudicial ser infiel a quien han
    escogido como pareja. Para otras, ser╠a frustrante
    estar sometida sexualmente a una sola. Cada uno
    debe decidir por s╠ mismo qu╚ forma de actividad
    sexual se adapta mejor a su personalidad. El forzarte
    a ti mismo a ser ad˙ltero, o a tener pareja sexual
    cuando no estĚs casado s█lo por querer probar a otros
    (o peor a˙n, probarte a ti mismo) que ya estĚs
    liberado de toda culpabilidad sexual, es tan err█neo
    ˇseg˙n los parĚmetros del Satanismoˇ como
    abstenerte de satisfacer tus deseos sexuales debido a
    sentimientos arraigados de culpa.
    H
    76
    Muchos de quienes se preocupan constantemente
    por demostrar su emancipaci█n de la culpa sexual, en
    realidad estĚn atados por una esclavitud sexual a˙n
    mayor que quienes aceptan la actividad sexual como
    una parte natural de la vida y no hacen tanta alharaca
    de su libertad sexual. Por ejemplo es un hecho
    establecido que la ninf█mana (la mujer de los sueĎos
    de todo hombre, y protagonista de toda novela
    er█tica) no es libre sexualmente, sino que en realidad
    es fr╠gida y va de hombre en hombre porque estĚ tan
    inhibida que no es capaz de tener una descarga sexual
    satisfactoria.
    Otra idea err█nea es que la capacidad de tener
    actividad sexual grupal es un indicio de libertad
    sexual. Todos los grupos de sexo-libre tienen una
    cosa en com˙n: No admiten actividad sexual
    fetichista o desviada.
    De hecho, los ejemplos mĚs reforzados de
    actividad sexual no-fetichista catalogados sutilmente
    como "sexo libre" tienen un formato en com˙n. Cada
    uno de los participantes en la org╠a se desviste,
    siguiendo el ejemplo de alguien, y fornican
    mecĚnicamente ˇsiguiendo el ejemplo del l╠der.
    Ninguno de los participantes considera que su forma
    de sexo "emancipado" pueda ser vista como algo
    regimentado e infantil por quienes no son miembros,
    incapaces de igualar la uniformidad con la libertad.
    El Satanista se da cuenta que si ha de ser un
    Űexperto en sexoÝ (y estar libre por completo de la
    culpa sexual), no puede sentirse atacado por los
    supuestos Űrevolucionarios sexualesÝ mĚs de lo que
    puede sentirse atacado por la mojigater╠a de su
    sociedad culpabilizada. Los grupos de Űlibertad
    sexualÝ no entienden el verdadero significado de la
    libertad sexual. A menos que la actividad sexual
    pueda expresarse a nivel individual, (lo cual incluye
    fetiches personales) no hay objeto en unirse a una
    organizaci█n de libertad sexual.
    77
    El Satanismo aprueba cualquier tipo de actividad
    sexual que tienda a satisfacer adecuadamente todos
    tus deseos individuales ˇya sean heterosexuales,
    homosexuales, bisexuales e incluso asexuales, si lo
    prefieres. El Satanismo aprueba tambi╚n cualquier
    fetichismo o desviaci█n que enriquezca tu vida
    sexual, siempre que en ello no se vea inaplicado
    alguien que no desee tomar parte en ello.
    El predominio de conductas desviadas y/o
    fetichistas en nuestra sociedad har╠a estremecer la
    imaginaci█n de quienes a˙n son sexualmente
    ingenuos. Hay mĚs variantes sexuales de las que
    puede percibir quien no estĚ versado en materia
    sexual: el travestismo, el sadismo, el masoquismo, el
    exhibicionismo ˇpor citar s█lo algunas de las
    desviaciones mĚs predominantes. Todo el mundo
    tiene alguna forma de fetiche, pero debido a que no
    perciben la preponderancia de la actividad fetichista
    en nuestra sociedad, creen que si se someten a sus
    anhelos ýantinaturalesţ, serĚn tomados por
    depravados.13
    Incluso el asexual tiene una desviaci█n: su
    asexualidad. Es much╠simo mĚs anorrnal tener una
    carencia de deseo sexual (a menos que se trate de un
    caso de enfermedad, de edad avanzada o de cualquier
    otra raz█n vĚlida haya causado la disminuci█n
    sexual) que ser sexualmente promiscuo. Sin embargo,
    si un satanista opta por elegir la sublimaci█n sexual
    prefiri╚ndola a cualquier otra expresi█n sexual
    abierta, eso es asunto suyo. En muchos casos de
    sublimaci█n sexual (o de asexualidad), cualquier

    13 El fetichismo no es una prĚctica exclusiva de los humanos; tambi╚n es
    practicado por los animales. El fetiche es un ingrediente principal en la vida
    sexual de los animales. Por ejemplo, los olores sexuales son necesarios para
    que un animal se sienta atra╠do sexualmente por otro. Pruebas de
    laboratorio han demostrado que cuando un animal es cient╠ficamente
    desodorizado, pierde atractivo sexual para los demĚs animales. La
    estimulaci█n proporcionada por el olor sexual tambi╚n es disfrutada por el
    hombre, aunque ╚ste lo niegue con frecuencia.
    78
    intento por emanciparse sexualmente podr╠a tener
    resultados devastadores para el asexual.
    Los asexuales son invariablemente individuos que
    estĚn sublimados sexualmente por sus empleos o por
    sus aficiones favoritas. Toda la energ╠a e impulsos
    que normalmente estar╠an a la actividad sexual son
    canalizados hacia otros pasatiempos o hacia las
    ocupaciones que prefieran. Si una persona favorece
    otros intereses a la actividad sexual, es su derecho, y
    nadie tiene por qu╚ a condenarla por ello. Sin
    embargo, esa persona deber╠a por lo menos reconocer
    el hecho de que ello es una sublimaci█n sexual.
    Debido a la falta de oportunidades para
    expresarse, muchos deseos sexuales secretos no
    llegan jamĚs a trasponer el estado de la fantas╠a. El
    no descargarlos suele llevar a la compulsi█n y, por lo
    tanto, una gran cantidad de personas idean
    indetectables para dar rienda suelta a sus deseos. No
    por el hecho de que gran parte de la actividad
    fetichista no sea aparente exteriormente, quienes no
    son duchos en materia sexual han de engaĎarse
    pensando que tal actividad no existe. Para citar
    ejemplos de las ingeniosas t╚cnicas utilizadas: El
    travestido masculino se darĚ gusto en su fetichismo
    llevando prendas interiores femeninas mientras se
    dedica a sus actividades cotidianas; o la mujer
    masoquista puede llevar una faja de goma varias
    tallas mĚs pequeĎa que la suya, y de este modo estarĚ
    todo el d╠a en condiciones de obtener un placer de su
    incomodidad fetichista sin que nadie se aperciba de
    ello. Estas ilustraciones constituyen ejemplos mucho
    mĚs suaves y prevalecientes que otros que podr╠an
    haberse dado.
    El Satanismo alienta cualquier forma de expresi█n
    sexual que desees, siempre y cuando no perjudiques
    a nadie mĚs. Para evitar confusiones, debemos
    aclarar la afirmaci█n anterior. Al decir que no se debe
    perjudicar a nadie, no incluimos el daĎo no
    79
    intencionado que pueda recaer sobre aquellas
    personas que, a causa de sus ansiedades
    concernientes a la moral sexual, puedan no estar de
    acuerdo con tus puntos de vista sobre el sexo.
    Naturalmente, deber╠as evitar el ofender a quienes
    signifiquen mucho para ti, y por ello me refiero a tus
    amigos y parientes mĚs mojigatos. Sin embargo, si te
    esfuerzas sinceramente a evitar ofenderlos, y a pesar
    de tus esfuerzos ellos se dan cuenta accidentalmente,
    no es responsabilidad tuya, y por lo tanto no deber╠as
    sentir culpa alguna ya sea respecto a tus
    convicciones sexuales, como al hecho de que ellos se
    hayan ofendido debido a ╚sas convicciones. Si con tus
    actitudes sexuales temes constantemente ofender a los
    mojigatos, entonces no tiene sentido el intentar
    liberarte de la culpa sexual. Sin embargo, de nada
    sirve que hagas ostentaci█n de tu permisividad.
    La otra excepci█n a la regla hace referencia a la
    relaci█n con los masoquistas. Un masoquista extrae
    placer de ser maltratado; en consecuencia, si se le
    niega al masoquista su placer a trav╚s del dolor, eso
    le hace sufrir tanto como el verdadero dolor f╠sico
    hace sufrir al que no es masoquista. La historia del
    sĚdico aut╚nticamente cruel ilustra bien la cuesti█n.
    El masoquista le dice al sĚdico: ┤golp╚ame¬. A lo
    cual el sĚdico despiadado responde: "░NO!" Si una
    persona quiere ser maltratada y disfruta sufriendo, no
    hay raz█n alguna para no darle gusto en lo que
    acostumbra.
    En el lenguaje popular, el t╚rmino "sĚdico"
    describe a alguien que obtiene placer de la brutalidad
    indiscriminada. Sin embargo, un verdadero sĚdico es
    selectivo. De la amplia reserva de v╠ctimas
    apropiadas, escoge cuidadosamente, y se deleita
    dĚndoles a quienes gustan vivir en el dolor la
    satisfacci█n de sus deseos. ░El sĚdico "bien adaptado"
    es epic˙reo al seleccionar aquellos en quienes su
    energ╠a serĚ bien invertida! ░Si una persona es lo
    80
    bastante saludable para admitir que es un masoquista
    y disfruta siendo esclavizado y azotado, un sĚdico
    verdadero estarĚ dichoso de participar!
    Aparte de las excepciones que citaremos a
    continuaci█n, el Satanista no herir╠a intencionalmente
    a otros violando sus derechos sexuales. Si intentas
    imponer tus deseos sexuales a quienes no acepten tus
    avances, estarĚs infringiendo su libertad sexual. Por
    lo tanto, el Satanista no defiende la violaci█n, acoso
    sexual a menores de edad, relaciones sexuales con
    animales, o cualquier otra forma de actividad sexual
    que implique la participaci█n de personas que no se
    presten voluntariamente, o que debido a su inocencia
    o ingenuidad puedan ser intimidados o engaĎados
    para actuar en contra de sus deseos.
    Si todas las partes envueltas son adultos maduros
    que conscientemente asumen toda responsabilidad de
    sus acciones y se comprometen voluntariamente en
    una forma dada de expresi█n sexual ˇa˙n si ╚sta es
    considerada generalmente como tab˙ˇ no existe
    raz█n para que repriman sus inclinaciones sexuales.
    Si eres consciente de todas las implicaciones,
    ventajas, y desventajas, y estĚs seguro que tus
    acciones no harĚn daĎo a quien no desee o se merezca
    dicho trato, no tienes raz█n alguna para suprimir tus
    preferencias sexuales.
    As╠ como no hay dos personas cuyas preferencias
    culinarias o capacidad para ingerir alimentos sean
    iguales, los gustos y apetitos sexuales variarĚn de una
    persona a otra. Ninguna persona o sociedad tiene
    derecho para imponer l╠mites a los parĚmetros
    sexuales o en la frecuencia sexual de otros. La
    conducta sexual apropiada s█lo puede ser juzgada
    dentro del contexto de cada situaci█n individual. Por
    lo tanto, lo que una persona considere moral y
    sexualmente correcto puede ser frustrante para otra.
    Lo contrario tambi╚n es cierto; una persona puede
    tener gran destreza sexual, pero despreciar a otra
    81
    persona cuya capacidad no iguale a la suya propia
    ser╠a algo injusto, e imponer sus gustos a otra
    persona ser╠a algo muy desconsiderado, por ejemplo,
    el hombre que tiene un voraz apetito sexual, pero que
    las necesidades sexuales de su esposa no se ajustan a
    las de ╚l. Es injusto de su parte esperar que ella
    responda de manera entusiasta a sus propuestas, pero
    ella a su vez debe mostrar el mismo grado de
    comprensi█n. En momentos en los que ella no sienta
    mucha pasi█n, deber╠a aceptarlo sexualmente, as╠ sea
    de manera pasiva, pero complaciente, o bien no
    quejarse si su esposo decide satisfacer sus
    necesidades en otra parte ˇincluyendo prĚcticas
    autoer█ticas.
    La relaci█n ideal es aquella en la que cada persona
    estĚ profundamente enamorada de la otra y son
    sexualmente compatibles. Sin embargo, las relaciones
    perfectas son relativamente poco comunes. Es
    importante seĎalar aqu╠ que el amor espiritual y el
    amor sexual pueden ir de la mano, aunque este no sea
    siempre el caso. Si existe cierto grado de
    compatibilidad sexual, casi siempre es limitado, y
    algunos deseos sexuales, si bien no todos, serĚn
    satisfechos.
    No existe mayor placer sexual que el derivado de
    asociarte con alguien de quien estĚs profundamente
    enamorado, si son sexualmente compatibles. Sin
    embargo, si no existe una compatibilidad mutua, ha
    de seĎalarse que la ausencia de compatibilidad no
    indica ausencia de amor espiritual. Uno puede existir
    sin el otro, y esto suele suceder. De hecho, la mayor╠a
    de las veces uno de los miembros de una pareja
    recurrirĚ a actividades sexuales extramaritales porque
    estĚ profundamente enamorado de su compaĎero, y
    no quiere herir al otro, o imponer sus exigencias
    sobre su amado. Un amor espiritual profundo es
    enriquecido por el amor sexual, y ciertamente es un
    ingrediente necesario para una relaci█n satisfactoria;
    82
    pero debido a los diversos gustos sexuales, la
    actividad sexual externa, o la masturbaci█n, proveen
    el suplemento necesario.
    La masturbaci█n, considerada por muchas
    personas como un tab˙ sexual, crea un problema de
    culpabilidad que no resulta fĚcil de afrontar. En este
    asunto es preciso hacer mucho hincapi╚, puesto que
    constituye el elemento extremadamente importante de
    muchos actos mĚgicos destinados a tener ╚xito. Desde
    que la Biblia judeo-cristiana describi█ el pecado de
    OnĚn (Gen 38:7-10), el hombre no ha cesado de
    considerar la gravedad y las consecuencias del ┤vicio
    solitario¬. Aunque los modernos sex█logos han
    explicado que el pecado de OnĚn es simplemente un
    coitus interruptus, siglos enteros de falsa
    interpretaci█n teol█gica han causado un daĎo casi
    irreparable.
    Prescindiendo de los verdaderos cr╠menes
    sexuales, la masturbaci█n es uno de los actos
    sexuales que peor estĚ visto. Durante el ˙ltimo siglo
    fueron escritos innumerables textos para describir las
    horrorosas consecuencias de la masturbaci█n. La
    palidez de la piel, la dificultad en la respiraci█n, los
    granos en la cara y una p╚rdida del apetito no eran
    mĚs que unas cuantas de las muchas caracter╠sticas
    que se supon╠a proven╠an de la prĚctica de la
    masturbaci█n. Se aseguraba que se producir╠a un
    total colapso f╠sico y mental si no se atend╠an las
    advertencias de aquellos manuales destinados a la
    juventud.
    Las espeluznantes descripciones de tales textos
    resultar╠an casi risibles si no fuera por el hecho
    lamentable de que, a pesar de que los sex█logos,
    doctores o escritores contemporĚneos han hecho
    mucho para elimina el estigma de la masturbaci█n,
    todos los muy arraigados sentimientos de culpabilidad
    creados por las absurdidades de aquellos primeros
    textos sexuales no han podido ser borrados sino de
    83
    una manera parcial. Un gran porcentaje de personas,
    en especial aquellas que han rebasado la edad de
    cuarenta aĎos, no pueden aceptar emocionalmente la
    circunstancia de que la masturbaci█n es natural y
    saludable. Hay ciertas personas que ahora logran
    aceptarla intelectualmente, pero, como siguen
    considerĚndola con repugnancia, sucede que de un
    modo inconsciente comunican su repugnancia a sus
    hijos.
    En otros tiempos se pensaba que uno se volver╠a
    loco si, a pesar de todas las advertencias, persist╠a en
    sus prĚcticas autoer█ticas. Este rid╠culo mito tom█
    cuerpo a causa de ciertos informes que pretend╠an que
    la masturbaci█n estaba muy extendida entre los
    residentes de los centros psiquiĚtricos. Se supon╠a
    que, puesto que casi todos los dementes se
    masturbaban, era su masturbaci█n la que les hab╠a
    vuelto locos. Nadie se deten╠a a pensar que la
    verdadera raz█n de que los dementes se entregaran a
    la prĚctica de la masturbaci█n hab╠a que ir a
    buscarla en la carencia de compaĎeros del sexo
    opuesto y en esa necesidad de liberar la inhibici█n que
    es la caracter╠stica de una locura extrema.
    Muchas personas preferir╠an que su pareja
    busque en otra parte la actividad sexual antes que
    dedicarse con ella a actos autoer█ticos. En esto
    influyen los propios sentimientos de culpabilidad, mĚs
    una repugnancia a realizar una masturbaci█n mutua.
    Hay casos en los que existe tambi╚n el temor a la
    repugnancia de la pareja ˇsi bien en un sorprendente
    n˙mero de casos se obtiene una excitaci█n vicaria al
    saber que nuestra pareja estĚ teniendo experiencias
    sexuales con otrosˇ aunque esto no sea com˙nmente
    admitido.
    Si se tiene cierta estimulaci█n sexual al imaginar a
    la pareja de no teniendo relaciones sexuales con otros,
    ╚sto deber╠a expresarse abiertamente, de modo que
    ambas partes salgan ganando. Sin embargo, si la
    84
    prohibici█n de la masturbaci█n se debe ˙nicamente a
    sentimientos de culpa de una o ambas partes,
    deber╠an hacer todo intento posible por borrar ╚sas
    culpas ˇo por utilizarlas. Muchas relaciones podr╠an
    salvarse de la destrucci█n si las personas
    involucradas no sintieran culpa de reaizar actos
    naturales de masturbaci█n.
    La masturbaci█n es considerada como mala
    porque produce placer derivado de acarciar
    intencionalmente con la mano un Ěrea ýprohibidaţ del
    cuerpo. Los sentimientos de culpa que suelen
    acompaĎar la mayor╠a de actos sexuales pueden ser
    mmitigados por la idea religiosamente aceptable de
    que los placweres sensuales son necesarios para la
    procreaci█n ˇaunque uno marque cudadosamente los
    d╠as ýsegurosţ en el calendario. Sin embargo, no
    puedes apaciguarte a t╠ mismo con ╚sta idea mientras
    sigas en tus prĚcticas masturbatorias.
    Por mucho que te hayan hablado de la
    ┤Inmaculada Concepci█n¬ ˇa˙n si la fe ciega te
    permite tragar esa absurdidadˇ, todos sabemos muy
    bien que si queremos traer al mundo a un niĎo
    tenemos que mantener un contacto sexual con una
    persona del sexo opuesto. Si uno se siente culpable al
    cometer el ýpecado originalţ, entonces no hay duda
    de que se sentirĚ mucho mĚs culpable al realizar un
    acto sexual pensando tan s█lo en uno mismo, y no en
    la necesidad de crear hijos.
    El Satanista se da plena cuenta de las razones por
    las cuales los sacerdotes declaran pecaminosa la
    masturbaci█n. Tal como ocurre con todos los otros
    actos naturales, las personas la realizarĚn por mucho
    que las reprendan severamente. Ahora bien, provocar
    un sentimiento de culpabilidad °es una importante
    faceta de su perverso plan para inducir a las personas
    a expiar sus ┤pecados¬. °Y qu╚ mejor manera de
    expiarlos que pagando las hipotecas sobre los templos
    de la abstinencia?
    85
    Aun cuando el hombre moderno no sienta ya (o
    crea no sentirse ya) bajo el peso de un sentimiento de
    culpabilidad provocado por la religi█n, la verdad es
    que todav╠a se siente avergonzado si cede al deseo de
    masturbarse. Un hombre puede sentirse privado de su
    masculinidad si se satisface autoer█ticamente en lugar
    de entregarse al juego competitivo de dar caza a una
    mujer. Es posible que una mujer se sienta tentada a
    satisfacerse a s╠ misma sexualmente, pero a˙n as╠
    echarĚ de menos esa satisfacci█n ego╠stica que
    proviene del deporte de la seducci█n. Ni el cuasiCasanova
    ni la ficticia vampiresa se sienten a gusto
    cuando estĚn ýobligadosţ a recurrir a la masturbaci█n
    para obtener una satisfacci█n sexual: ambos
    preferir╠an incluso un compaĎero inadecuado.
    Plataforma romana

  11. #11
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    Libro del profeta
    Ezequiel
    CapÝtulo 1
    Ezequiel ve en visiˇn cuatro seres vivientes, cuatro ruedas y la gloria de Jehovß sobre Su trono.

    1 Y aconteciˇ en el a˝o treinta, en el mes cuarto, a los cinco dÝas del mes, que, estando yo en medio de los cautivos, junto al rÝo Quebar, los cielos se abrieron y vi visiones de Dios.

    2 A los cinco dÝas del mes, en el quinto a˝o del cautiverio del rey JoaquÝn,

    3 vino directamente la palabra de Jehovß al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos, junto al rÝo Quebar; y vino allÝ sobre Úl la mano de Jehovß.

    4 Y mirÚ, y he aquÝ, un viento tempestuoso venÝa del norte, una gran nube y un fuego relampagueante, y alrededor de Úl un resplandor, y en medio del fuego algo que parecÝa como de ßmbar,

    5 y en medio de ella, la figura de cuatro seres vivientes. Y esta era su apariencia: habÝa en ellos semejanza de hombre.

    6 Y cada uno tenÝa cuatro caras y cuatro alas.

    7 Y las piernas de ellos eran derechas, y la planta de sus pies como planta de pezu˝a de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bru˝ido.

    8 Y debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenÝan manos de hombre; y los cuatro tenÝan sus caras y sus alas.

    9 Con las alas se tocaban el uno al otro. No se desviaban cuando andaban; cada uno caminaba derecho hacia delante.

    10 Y el aspecto de sus caras era como cara de hombre, y cara de leˇn en el lado derecho de los cuatro, y cara de buey en el lado izquierdo de los cuatro; asimismo los cuatro tenÝan cara de ßguila.

    11 AsÝ eran sus caras; y sus alas estaban extendidas hacia arriba; dos de las cuales se tocaban entre sÝ y con las otras dos cubrÝan sus cuerpos.

    12 Y cada uno caminaba derecho hacia delante; hacia donde el espÝritu los llevaba, ellos iban; cuando andaban, no se desviaban.

    13 En cuanto a la semejanza de los seres vivientes, su apariencia era como de carbones de fuego encendidos, como la apariencia de antorchas que se movÝan entre los seres vivientes; y el fuego resplandecÝa, y del fuego salÝan relßmpagos.

    14 Y los seres vivientes corrÝan y regresaban a semejanza de relßmpagos.

    15 Y mirÚ a los seres vivientes, y he aquÝ, una rueda en la tierra junto a los seres vivientes con sus cuatro caras.

    16 Y el aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color del topacio. Y las cuatro tenÝan un mismo aspecto; su apariencia y su obra eran como una rueda en medio de otra rueda.

    17 Cuando andaban, se movÝan sobre sus cuatro costados; no se desviaban cuando andaban.

    18 Y sus aros eran altos y espantosos, y los aros estaban llenos de ojos alrededor en las cuatro.

    19 Y cuando los seres vivientes andaban, las ruedas andaban junto a ellos; y cuando los seres vivientes se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban.

    20 Hacia donde el espÝritu iba, ellos iban allÝ adonde el espÝritu iba, y las ruedas se levantaban juntamente con ellos, porque el espÝritu de los seres vivientes estaba en las ruedas.

    21 Cuando ellos andaban, andaban ellas; y cuando ellos se detenÝan, se detenÝan ellas; asimismo, cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban juntamente con ellos, porque el espÝritu de cada ser viviente estaba en las ruedas.

    22 Y sobre las cabezas de los seres vivientes aparecÝa un firmamento a manera de cristal maravilloso, extendido por encima de sus cabezas.

    23 Y debajo del firmamento sus alas se extendÝan derechas la una hacia la otra; cada uno tenÝa dos alas con las que cubrÝan sus cuerpos por un lado y por el otro.

    24 Y oÝ el ruido de sus alas cuando andaban, como sonido de muchas aguas, como la voz del Omnipotente, como ruido de muchedumbre, como la voz de un ejÚrcito. Cuando se detenÝan, bajaban sus alas.

    25 Y cuando se detenÝan y bajaban sus alas, se oÝa una voz por encima del firmamento que estaba sobre sus cabezas.

    26 Y sobre el firmamento que estaba sobre sus cabezas se veÝa la figura de un trono que parecÝa de piedra de zafiro; y en lo mßs alto, sobre la figura del trono, habÝa algo a semejanza de un hombre sentado sobre Úl.

    27 Y vi algo que tenÝa la apariencia de ßmbar, como la apariencia del fuego dentro de ella alrededor, desde el aspecto de sus lomos hacia arriba; y desde sus lomos hacia abajo, vi que parecÝa como fuego y que tenÝa un resplandor alrededor.

    28 Como el aspecto del arco iris que estß en las nubes en dÝa de lluvia, asÝ era el aspecto del resplandor alrededor. Esta fue la visiˇn de la semejanza de la gloria de Jehovß. Y cuando yo la vi, me postrÚ sobre mi rostro y oÝ la voz de uno que hablaba.

    Cada era exitosa del desarrollo cultural y ╚tico del
    ser humano ha producido su manifiesto literario ˇun
    argumento que desaf╠a las normas existentes y
    propone una aproximaci█n novedosa a las constantes
    problemĚticas de la civilizaci█n. No con poca
    frecuencia se ha dado el caso que las realidades del
    nacionalismo pol╠tico han sido mezcladas con el
    idealismo de ╚nfasis extranacional para producir lo
    que cautelosamente denominamos con el t╚rmino
    existencialismo. Una lista de obras pertinentes podr╠a
    incluir la Rep˙blica de Plat█n, la Pol╠tica de
    Arist█teles, El Pr╠ncipe de Maquiavelo, y los escritos
    de Nietzsche, Hobbes, Locke, Marx, y Sartre.
    Este es el libro de nuestra ╚poca.
    El amanecer de la Edad SatĚnica fue celebrado el
    30 de abril de 1966 ˇ el aĎo Uno. En esa fecha,
    Anton Szandor LaVey consagr█ la Iglesia de SatĚn en
    la ciudad de San Francisco y asumi█ el oficio de su
    primer Sumo Sacerdote. Lo que hab╠a comenzado
    varios aĎos antes como un foro intelectual dedicado a
    la investigaci█n y aplicaci█n de las Artes Negras se
    ha expandido desde entonces a un movimiento
    filos█fico internacional de primera magnitud. El
    Satanismo, que alguna vez fuera la provincia aislada

    * Michael A. Aquino form█ parte de la Administraci█n de la Iglesia de
    SatĚn dese 1969 hasta 1975. Esta introducci█n apareci█ en la edici█n de la
    Biblia SatĚnica de 1972. Se separ█ de la Iglesia de SatĚn por Űdiferencias
    ideol█gicasÝ con Anton LaVey y form˙ su propia organizaci█n, el Templo
    de Set, que cuenta hoy en d╠a con varios miles de miembros alrededor de
    todo el mundo. Es autor, entre otros libros, de un voluminoso tomo sobre la
    historia de la Iglesia de SatĚn desde 1966 hasta 1975. Actualmente goza de
    una merecida pensi█n como Teniente Coronel del Ej╚rcito de los Estados
    Unidos.
    15
    de exiliados furtivos y exc╚ntricos radicales, se ha
    convertido en una seria alternativa a las doctrinas del
    te╠smo y del materialismo. Al promulgar la
    complacencia en lugar de la abstinencia, el
    Satanismo rechaza la noci█n de que el progreso del
    hombre estĚ condicionado por su aceptaci█n de una
    moralidad auto-impuesta. Los Satanistas sostienen
    que un juicio deviene de la comparaci█n y resoluci█n
    de los opuestos, y uno no puede hacer alarde de
    justicia al honrar un solo parĚmetro de
    comportamiento.
    Una aproximaci█n emp╠rica a la moralidad no es
    una innovaci█n reciente; te█ricos como PitĚgoras,
    Hegel, Spencer, y Compte avanzaron la proposici█n
    original de la independencia intelectual del homb
    16
    patriarcal. La adoraadoraci█n de cualquier deidad o
    deidades ˇbajo cualquier aspectoˇ es repulsiva
    para el Mago Negro, quien considera todas las
    profesiones de fe o con fianza en una entidad
    protectora sobrenatural como demostraciones
    humillantes de cobard╠a e inseguridad emocional. El
    Satanismo ha sido malintepretado frecuentemente
    como mera ýadoraci█n al diabloţ, cuando de hecho
    constituye un claro rechazo de toda forma de
    adoraci█n como un componente deseable de la
    personalidad. No es tanto una anti-religi█n ˇun
    simple rechazo de cualquier creenciaˇ sino una noreligi█n,
    una negativa sin compromiso de todo
    misticismo sustancial. Como tal, representa una
    amenaza mucho mĚs seria a las teolog╠as organizadas
    que lo que pueden ser los escritos arcaicos de las
    viejas demonolog╠as.
    El Ritual y la Fantas╠a juegan un papel muy
    importante en las actividades de la Iglesia SatĚnica,
    trabajando sobre el supuesto que la experiencia y el
    control de la irracionalidad metaf╠sica y mental son
    necesarias para el fortalecimiento de la psique. De
    esta manera, se hace un esfuerzo para evitar lo que tal
    vez constitu╠a el tal█n de Aquiles de la escuela
    Gurdjieff-Ouspensky de evoluci█n psicol█gica
    subjetiva; los primer╠smos disc╠pulos de este
    trascendentalismo auto-determinado postularon que
    que todas las sensaciones no-materialistas eran un
    peligro para el estudiante. Un elemento crucial del
    Ritual SatĚnico es la apreciaci█n de sus cualidades
    inspiradoras e ilustrativas, sin que por ello sea
    necesario considerarlo como una realidad inflexible.
    El Satanismo queda mejor identificado como una
    disposici█n que como una religi█n, ya que se ocupa
    activamente de todas las facetas de la existencia
    humana, y no ˙nicamente de los as╠ llamados
    aspectos espirituales. Sin embargo quienes proclaman
    que el Satanismo constituye un peligro para el
    17
    sistema de justicia y el orden coo`peracional de la
    sociedad han pasado totalmente por alto la idea
    principal. El Satanismo defiende la libertad sin
    restricciones, pero s█lo hasta el punto que las
    preferencias propias no violen las de otrso. Cabe
    anptar que el Satanismo es una filosof╠a del
    individuo, no de las masas. No existen declaraciones
    pol╠ticas colectivas a excepci█n de la advertencia de
    Crowley: ýEl mĚs grave de todos los ŰpecadosÝ es el
    autoengaĎoţ.
    Mientras la mayor╠a de la poblaci█n puede
    inclinarse instintivamente a un Satanismo de hecho,
    hay que recordarles que los planteamientos del
    Satanismo no son para irresponsables. No existen
    misioneros SatĚnicos, y hay que cumplir ciertos
    requisitos precisos. La inexperiencia no es motivo de
    desdeĎo, pero la prwetenciosidad, la hipocres╠a, y la
    pomposidad son tratadas con el desprecio que
    merecen. El Satanismo no es menos arte que ciencia,
    y no habrĚ ýpatr█n de medida deificadoţ.
    El Dr. LaVey estĚ capacitado de modo singular
    para escribir la historia del nuevo Diabolismo.
    Estadounidense de ascendencia gitana, rumana y
    alsaciana, desde muy temprana edad hizo gala de la
    inquietud caracter╠stica de sus ancestros n█madas y
    mostr█ una simpat╠a inusual por su tradici█n arcana y
    mundana. Su temprana preocupaci█n por las ciencias
    militares lo motivaron a leer diversas publicaciones
    log╠sticas de la Segunda Guerra Mundial, s█lo para
    descubrir que las visiones de gloria militar que
    caracterizaron la primera guerra mundial hab╠an
    cedido lugar al realismo mercenario y desapegado
    durante la segunda conflagraci█n. Sus experiencias
    como estudiante nada hicieron para borrar el sabor de
    esta primera muestra del cinismo humano, y la
    creciente impaciencia de LaVey con la regimentaci█n
    est╚ril de la educaci█n convencional lo llevar╠an a
    buscar los extraĎos encantos surrealistas del circo.
    18
    Ayud█ a Clyde Beatty como domador de animales
    salvajes y muy pronto desarroll█ una fuerte afinidad
    por los grandes felinos, misma que marcar╠a de una
    manera bastante curiosa su personalidad. Todas las
    criaturas animadas son bĚsicamente bestiales ˇ
    razonaba LaVeyˇ y lo ˙nico que logran los █rdenes
    sociales mĚs refinados es, cuando mucho, una
    supresi█n endeble de este salvajismo innato. Del circo
    pasar╠a a las ferias ambulantes ˇcarnivalsˇ donde
    el brillo de las artes esc╚nicas estaba matizado con la
    lucha cotidiana por conseguir el sustento diario. Aqu╠
    LaVey trabaj█ en un mundo pat╚tico pero digno,
    poblado de rebeldes, fen█menos, patiĎos, y rarezas
    humanas; y aprender╠a el arte de la magia de escena,
    cuyo ╚xito depende de el nivevl de distracci█n que
    logre inducir en la atenci█n de su audiencia.
    Observar╠a, no sin cierta dureza, la fascinaci█n que el
    hombre "normal" parece tener por sus camaradas
    deformes ˇregodeĚndose de satisfacci█n al ver c█mo
    la desgracia se ensaĎa con su pr█jimo en lugar de
    ensaĎarse con uno mismo. Al interesarse cada vez
    mĚs en este cruel y licantr█pico atributo de la
    naturaleza humana, decidi█ estudiar criminolog╠a en
    la univrsidad, e incluso lleg█ a trabajar en calidad de
    fot█grafo con el Departamento de Polic╠a de San
    Francisco.
    Como profesional de circo hab╠a tenido la
    oportunidad de contemplar el lado carnal del hombre
    en su faceta mĚs art╠stica; ahora lo experimentar╠a en
    su aspecto mĚs violento y salvaje. Tres aĎos de vivir
    d╠a a d╠a con la sangre, brutalidad y abyecta miseria
    que permean la subcultura criminal lo dejaron
    hastiado, enfermo, desilusionado y leno de ira hacia la
    hipocres╠a imperante de la sociedad amable. Para
    ganarse la vida, se dedic█ a tocar el █rgano de tubos y
    dedic█ gran parte de sus esfuerzos a lo que habr╠a de
    convertirse en la labor de su vida ˇla Magia Negra
    LaVey hab╠a rechazado desde hace mucho tiempo
    19
    desde hace mucho tiempo los tratados estereot╠picos
    sobre hechicer╠a ceremonial por ser meros productos
    hist╚ricos de imagnaciones medievales. El ýViejo
    Culto5
    ţ, con sus supersticiones, ademanes afectados y
    sus juegos de sal█n infantiles no son para nosotros; lo
    que buscamos es una psicolog╠a metaf╠sica que
    atraiga al hombre intlectual ˙nicamente despu╚s de
    haberle dado a sus or╠genes brutales y animales las
    consideraciones apropiadas Esta es la raz█n por la
    cual nuestro s╠mbolo es la Cabra de Mendes6
    .
    SatĚn es, desde lejos, la figura mĚs enigmĚtica de
    la literatura. Poseedor de toda riqueza imaginable, y
    siendo el mĚs poderoso de los ArcĚngeles, rechaz█
    con desd╚n su excelsa lealtad para proclamar su
    independencia de todo lo que representaba su Jefe
    Celestial. Aunque condenado al mĚs espantoso de los
    dominios, un Infierno absolutamente rehu╠do por la
    divinidad, acept█ tales privaciones como la carga de
    su prerrogativa intelectual. En su Imperio Infernal
    uno podrĚ complacerse impunemente en los placeres
    mĚs extraordinarios, sin embargo en medio de tal
    licenciosidad desenfrenada, el Diablo ha mantenido
    una nobleza peculiar. Esta cualidad evasiva fue con
    la cual decidimos identificarnos.
    Este es el principio gu╠a del Satanismo: que la la
    consecuencia definitiva del hombre yace no en la
    unidad sino en la dualidad. ⁄nicamente la s╠ntesis
    ecide los valores; la adherencia a un orden ˙nico ea
    arbitraria y, por tanto insignificante.
    La Biblia SatĚnica es un documento de lo mĚs
    insidioso. Uno se siente fuertemente tentado a
    compararlo con esa mitolog╠a mal╚fica y oscura que
    es El Rey en Amarillo, un trabajo psicopl╠tico que
    supuestamente llevaba a sus lectores a la demencia y

    5 Old Craft en el texto original ˇN. del T. (Ver Ap╚ndice I). 6 La Cabra de Mendes o S╠mbolo de Bafomet es la imagen del Macho
    Cabr╠o insertado en una estrella de Cinco puntas (Ver Ap╚ndice I).
    20
    la perdici█n. Por muy cĚndida y coloquial que pueda
    parecer a primera vista, La Biblia SatĚnica no es un
    volumen que pueda ser pasado por alto fĚcilmente. Es
    un producto muy de nuestro tiempo, no s█lo porque
    un libro as╠ ˇa la par que su autorˇ probablemente
    habr╠a sido destruido en una ╚poca anterior, sino
    porque su creaci█n fue una inevitablidad
    evolucionaria.
    T˙, lector, estĚs a punto de ser empalado en los
    afilados cuernos de un dilema SatĚnico. Si aceptas los
    postulados de este libro, condenarĚs a tus mĚs
    preciados santuarios a la aniquilaci█n. A cambio
    despertarĚs ˇal mĚs feroz de los Infiernos. Si
    rechazas su argumento, te resignarĚs a una
    desintegraci█n cancerosa de tu hasta entonces
    inconsciente sentido de identidad. No es de extraĎar
    que el legado del Archienemigo le haya prodigado
    enemigos tan amargos!!
    Cualquiera que sea tu decisi█n, no podrĚs
    postergarla por mĚs tiempo. La Biblia SatĚnica
    finalmente articula lo que el hombre, instintivamente,
    siempre ha temido proclamar: que ╚l es,
    potencialmente, divino
    Michael A. Aquino
    IV║ Magister Templi
    Iglesia de SatĚn, 1972 (VII Anno Satanas)

    LAS NUEVE
    DECLARACIONES
    SATúNICAS
    1. ░SatĚn representa complacencia, en lugar de
    abstinencia!
    2. ░SatĚn representa la existencia vital, en lugar de
    sueĎos espirituales!
    3. ░SatĚn representa la sabidur╠a perfecta, en lugar
    del auto engaĎo hip█crita!
    4. ░SatĚn representa amabilidad hacia quienes la
    merecen, en lugar del amor malgastado en
    ingratos!
    5. ░SatĚn representa la venganza, en lugar de ofrecer
    la otra mejilla!
    6. ░SatĚn representa responsabilidad para el
    responsable, en lugar de preocuparse por
    vampiros ps╠quicos!
    7. ░SatĚn representa al hombre como otro animal,
    algunas veces mejor, la mayor╠a de las veces peor
    que aquellos que caminan en cuarto patas, el
    cual, por causa de su "divino desarrollo
    intelectual" se ha convertido en el animal mĚs
    vicioso de todos!
    8. ░SatĚn representa todos los llamados "pecados",
    mientras lleven a la gratificaci█n f╠sica, mental o
    emocional!
    9. ░SatĚn ha sido el mejor amigo que la Iglesia
    siempre ha tenido, ya que la ha mantenido en el
    negocio todos estos aĎos!

    El primer libro de la Biblia SatĚnica no es un intento
    de blasfemar, sino una declaraci█n de lo que podr╠a
    llamarse "indignaci█n diab█lica". El Diablo ha sido
    atacado por los hombres de Dios sin reservas ni
    miramientos. Nunca ha habido una oportunidad,
    hablando ficticiamente, para que el Pr╠ncipe Oscuro
    hable de la misma manera que los voceros del SeĎor
    del Bien. Los agitadores del pasado han gozado de
    libertad para definir el "bien" y el "mal" a su
    acomodo, y han relegado alegremente al olvido a
    cualquiera que no estuvise de acuerdo con sus
    mentiras ˇverbalmente y a veces, f╠sicamente. Su
    decir de caridad, a los ojos de Su Infernal Majestad,
    no es mĚs que una farsa vac╠a --y bastante injusta,
    teniendo en cuenta el hecho obvio que si no fuese por
    su adversario SatĚnico, sus religiones se colapsar╠an.
    Resulta triste, que el personaje aleg█rico que es el
    mayor responsable del ╚xito de las religiones
    espirituales, sea tratado con el m╠nimo de compasi█n
    y el abuso mĚs consistente ˇy por quienes mĚs
    untuosamente predican las reglas del juego limpio!
    Durante todos los siglos de insultos que ha recibido el
    Diablo, nunca ha contestado a sus detractores.
    Siempre ha quedado como el caballero, mientras los
    que ╚l apoya gritan y deliran. Ha demostrado ser un
    modelo de conducta, pero ahora siente que es hora de
    replicar. Ha decidido finalmente que es tiempo de
    recibir lo que le corresponde. Ahora ya no se
    necesitan los voluminosos reglamentos de hipocres╠a.
    Para poder volver a aprender la Ley de la Selva, serĚ
    suficiente una pequeĎa y breve diatriba. Cada verso
    es un infierno. Cada palabra es una lengua de fuego.
    Las llamas del Infierno arden ferozmente... y
    purifican! Leed y aprended la Ley.
    33
    EL
    LIBRO DE
    SATúN
    ˇ I ˇ
    1. En este Ěrido desierto de acero y piedra, elevo mi
    voz para que puedas o╠rla, Al Este y al Oeste
    hago una seĎa. Al Norte y al Sur muestro un
    signo que proclama: ░Muerte a los d╚biles, salud
    para los fuertes!
    2. ░Abrid los ojos para que podĚis ver, oh, hombres
    de mente enmohecida, y escuchadme bien,
    vosotros, la multitud de seres desorientados!
    3. ░Pues yo me alzo para desafiar a la sabidur╠a del
    mundo, para pedir explicaciones a las ┤leyes¬ del
    hombre y de ┤Dios¬!
    4. Yo exijo razones de vuestras reglas doradas y
    pregunto el porqu╚ de vuestros mandamientos
    5. No me inclino en seĎal de sumisi█n ante ninguno
    de vuestros ╠dolos pintados, y el que me d
    34
    7. Ninguna vetusta falsedad serĚ para m╠ una
    verdad; ning˙n dogma sofocante entorpecerĚ mi
    pluma.
    8. Me aparto de todos los convencionalismos que no
    me lleven al ╚xito y a la felicidad en la Tierra.
    9. Elevo con severa energ╠a el estandarte de los
    fuertes.
    10. Clavo mi mirada en los ojos vidriosos de vuestro
    espantoso JehovĚ, y le tiro de la barba. Alzo un
    hacha y abro en dos su crĚneo devorado por los
    gusanos.
    11. Hago estallar el horrible contenido de los
    sepulcros filos█ficos marchitos, y r╠o con ira
    sard█nica.
    ˇ II ˇ
    1. Mirad al crucifijo. °Qu╚ simboliza? PĚlida
    incompetencia colgada de un Ěrbol.
    2. Pongo en duda todas las cosas. ColocĚndome
    ante las podridas y barnizadas fachadas de
    vuestros mĚs excelsos dogmas morales, escribo
    con letras de llameante desprecio: ┤░ Ojo! ░Mucho
    cuidan! ░Todo esto es fraude!.
    3. ░Congregaos en torno a m╠, oh, vosotros que
    desafiĚis a la muerte, y la Tierra serĚ vuestra,
    para ahora y para siempre!
    4. A la mano muerta se le ha permitido durante
    demasiado tiempo que esterilice el pensamiento
    vivo.
    35
    5. ░Los falsos profetas han estado invirtiendo por
    mucho tiempo lo justo y lo injusto, lo bueno y lo
    malo!
    6. Ning˙n credo debe ser aceptado como imposici█n
    de la autoridad de una naturaleza ýdivinaţ. Las
    religiones deben ser puestas en duda. Ning˙n
    dogma moral debe ser aceptado dado por hecho;
    ˇninguna patr█n de medida debe ser deificado.
    En los c█digos morales no hay nada
    inherentemente sagrado. Al igual que los ╠dolos
    de madera de tiempos remotos, son obras de
    manos humanas, ░y lo que el hombre ha hecho
    puede destruirlo!
    7. El que no se apresura a creer en todo es
    sumamente inteligente, pues disponerse a creer en
    un falso principio es comenzar a carecer de
    sabidur╠a.
    8. El deber principal de toda nueva ╚poca es enseĎar
    a los nuevos hombres a determinar sus libertades,
    a dirigirlas hacia el ╚xito material, a rechazar los
    candados y cadenas oxidadas de las costumbres
    muertas que impiden siempre la expansi█n
    saludable, aquellas teor╠as e ideas que pudieron
    haber significado vida, esperanza y libertad para
    nuestros antepasados, es posible que ahora
    representen para nosotros destrucci█n, esclavitud
    y deshonor.
    9. ░CuĚndo el medio ambiente cambia, ning˙n ideal
    humano permanece seguro!
    10. Por lo tanto, cada vez que una mentira se haya
    instalado en un trono, asalt╚mosla sin piedad y
    sin escr˙pulos de conciencia, pues nadie puede
    36
    prosperar bajo el dominio de una falsedad
    inconveniente.
    11. ░Destronemos los sofismas establecidos,
    arranqu╚moslos de cuajo, quem╚moslos y
    destruyĚmoslos, pues son una amenaza para toda
    la aut╚ntica nobleza del pensamiento y la acci█n!
    12. ░Cada vez que por medio de los resultados quede
    demostrado que una pretendida ┤verdad¬ no es
    mĚs que una vana ficci█n!. ░Arroj╚mosla sin
    ceremonia hacia la oscuridad exterior, y que
    caiga entre los dioses muertos, los imperios
    muertos, las filosof╠as muertas y otras ruinas
    in˙tiles! ░Su puesto estĚ entre los trastos viejos!
    13. La mĚs peligrosa de todas las mentiras
    entronizadas es la mentira santa, santificada,
    privilegiada; la mentira que todo el mundo toma
    por un modelo de verdad. Es la madre nutricia de
    todos los otros espejismos y errores populares, Es
    el Ěrbol, con cabeza de hidra y mil ra╠ces de lo
    irrazonable, ░Es un cĚncer social!
    14. Aquella mentira que se muestra a nosotros como
    media mentira estĚ medio erradicada; Pero
    aquella mentira que incluso las personas
    inteligentes aceptan como un hecho -la mentira
    que le ha sido inculcada al niĎo cuando reposaba
    en las rodillas de su madre-, ░esa es mĚs peligrosa
    de afrontar que una pestilencia insidiosa!
    15. Las mentiras populares han sido siempre las mĚs
    potentes enemigas de la libertad personal. No
    existe mĚs que una forma de hacerles frente:
    arrancarlas, arrancarlas de cuajo, como si fueran
    cĚnceres. ░Aniquiladlas o ellas aniquilarĚn!
    37
    ˇ III ˇ
    1. ýAmaos los unos a los otrosţ. Se nos dice que
    esto es la ley suprema, Pero °qu╚ poder lo ha
    hecho as╠? °Sobre qu╚ autoridad racional reposa
    el evangelio del amor? °Por qu╚ no habr╠a yo de
    odiar a mis enemigos? Si los ┤amo¬, °no me
    pongo a merced de ellos?
    2. °Es natural que los enemigos se hagan el bien los
    unos a los otros? °Es bueno eso?
    3. °Puede la v╠ctima desgarrada y ensangrentada
    "amar" las fauces ensangrentadas que le van
    arrancando miembro tras miembro?
    4. °No somos todos por instinto animales de presa?
    Si los seres humanos cesaran totalmente de
    atacarse los unos a los otros, como animales de
    presa, °podr╠an continuar existiendo?
    5. °No es el ┤deseo lujurioso y camal¬ un t╚rmino
    mĚs veraz para definir al "amor" cuando lo
    aplicamos a la propagaci█n de la especie'? El
    "amor" de las aduladoras escrituras, °no es un
    simple eufemismo de la actividad sexual? °O
    acaso el ┤gran maestro¬ era un glorificador de los
    eunucos?
    6. Ama a tus enemigos y haz el bien a los que te
    odian y te explotan. °No es esta la despreciable
    filosof╠a del perro de aguas que gira sobre su
    lomo cuando le dan patadas?
    7. Odia a tus enemigos con todo tu coraz█n, y si un
    hombre te abofetea en la mejilla, ░Abofet╚ale en
    38
    la otra! Abofet╚ale con toda tu alma, pues el velar
    por uno mismo es la ley mĚs excelsa.
    8. ░El que ofrece la otra mejilla es un perro cobarde!
    9. Devuelve golpe por golpe, desprecio por
    39
    cicl█n, y despu╚s de que ellos hayan ca╠do,
    regoc╠jate de tu propia salvaci█n.
    5. Entonces todos tus huesos dirĚn orgullosamente;
    °Qui╚n estĚ por encima de m╠? °No he sido
    demasiado fuerte para mis adversarios? °No me
    he liberado yo mismo por medio de mi cerebro y
    mi cuerpo?
    ˇ V ˇ

    1. Benditos sean los fuertes, pues de ellos serĚ la
    Tierra. ░Malditos sean los d╚biles, pues ellos
    heredarĚn el yugo!
    2. Benditos sean los poderosos, pues ellos serĚn
    reverenciados por los hombres... ░Malditos sean
    los d╚biles, pues ellos serĚn borrados de la faz de
    la Tierra!
    3. Benditos sean los audaces, pues ellos serĚn los
    amos del mundo. ░Malditos sean los
    virtuosamente d╚biles, pues ellos quedarĚn
    aplastados bajo las pezuĎas del Diablo!.
    4. Benditos sean los triunfadores, pues la victoria es
    la base del derecho... ░Malditos sean los vencidos,
    pues ellos serĚn vasallos para siempre!
    5. Benditos sean los de la mano de hierro, pues los
    blandos huirĚn ante ellos... ░Malditos sean los
    pobres de esp╠ritu, pues serĚn escupidos!
    6. Benditos sean los que desaf╠an a la muerte, pues
    sus d╠as serĚn largos en la Tierra... ░Malditos
    sean los que sueĎan con una vida mĚs rica mĚs
    40
    allĚ de la tumba, pues ellos perecerĚn en medio
    de la abundancia!
    7. Benditos sean los destructores de la falsa
    esperanza, pues ellos son los verdaderos Mes╠as...
    ░Malditos sean los adoradores de Dios, pues ellos
    serĚn ovejas esquilmadas!
    8. Benditos sean los valientes, pues ellos obtendrĚn
    grandes tesoros... ░ Malditos sean los que creen
    en el bien y en el mal, pues se dejan asustar por
    sombras!
    9. Benditos sean aquellos que creen en lo que mĚs
    les conviene, pues su mente no se aterrorizarĚ
    nunca... ░Malditos sean los ┤corderos de Dios¬,
    pues serĚn desangrados hasta quedar mĚs blancos
    que la nieve!
    10. Bendito sea el hombre que tiene una legi█n de
    enemigos, pues ellos le harĚn h╚roe, ░Maldito sea
    el que hace el bien a quien le paga con desprecio,
    pues ╚l serĚ despreciado!
    11. Benditos sean los de mente poderosa, pues ellos
    superarĚn los torbellinos...░Malditos sean los que
    ofrecen mentiras como verdades y verdades como
    mentiras, pues ellos son una abominaci█n!
    12. ░Malditos sean tres veces los d╚biles a quienes la
    inseguridad les hace viles, pues ellos son una
    abominaci█n!
    13. El Ěngel del engaĎo que nos hacemos a nosotros
    mismos en el alma de los ┤justos¬. ░La llama
    eterna del poder alcanzado a trav╚s del placer
    mora en la carne del satanista!
    41
    42
    (AIRE)
    ˇ EL LIBRO DE LUCIFER ˇ
    LA ILUMINACI”N
    43
    44
    El dios romano, Lucifer, era el Portador de Luz, el
    esp╠ritu del aire, la personificaci█n de la Iluminaci█n
    y el Conocimiento. En la mitolog╠a Cristiana, se
    convirti█ en el sin█nimo del mal, ░qu╚ es lo ˙nico que
    habr╠a de esperarse de una religi█n cuya existencia
    misma es perpetuada por definiciones confusas y
    valores fraudulentos! Es hora de aclarar las cosas.
    Deben corregirse los falsos moralismos y los errores
    ocultistas. Tan entretenidas como puedan ser, la
    mayor╠a de historias y obras sobre adoraci█n del
    Diablo deben ser reconocidas como las ridiculeces
    obsoletas que son. Se ha dicho "la verdad os harĚ
    libres". La verdad por s╠ misma nunca ha liberado a
    alguien. Es la DUDA la que trae la emancipaci█n
    mental. Sin el maravilloso elemento de la duda, el
    portal por el cual llega la verdad permanecer╠a
    cerrado, imperturbable ante los golpes en╚rgicos de
    mil Luciferes. Cuan comprensible resulta que las
    Sagradas Escrituras se refieran al monarca Infernal
    como el "padre de las mentiras" ˇun magn╠fico
    ejemplo de inversi█n de carĚcter. Si uno va a creer
    ╚sta acusaci█n teol█gica de que el Diablo representa
    la falsedad, entonces debe concluirse que sea ░…L, NO
    DIOS, QUIEN ESTABLECI” TODAS LAS RELIGIONES
    ESPIRITUALES Y QUIEN ESCRIBI” TODOS LOS TEXTOS
    SAGRADOS! Cuando una duda es seguida por otra, la
    burbuja, ya repleta de tantas falacias desde hace
    tiempo acumuladas, amenaza con reventar. Para
    quienes ya dudan de las supuestas verdades, este libro
    es la revelaci█n. Entonces Lucifer se habrĚ levantado.
    ░Ya es tiempo de dudar! La burbuja de la falsedad se
    estĚ reventando y su sonido es el rugir del mundo.
    45
    SE BUSCA!
    ˇ DIOS ˇ
    VIVO O MUERTO!
    L que un Satanista no cree en Dios es un
    concepto popular bastante err█neo. El concepto
    de ýDiosţ, tal como es interpretado por el hombre, ha
    sido tan variado a trav╚s de todas las ╚pocas, que el
    Satanista simplemente aceptar la definici█n que mejor
    se ajuste a sus necesidades. El hombre siempre ha
    creado sus dioses, en vez de sus dioses haberlo creado
    a ╚l. Para unos, Dios es ben╚volo; para otros, resulta
    aterrador. Para el Satanista, ýDiosţ ˇpor cualquier
    nombre que se le llame, o bien por ning˙n nombre en
    absolutoˇ es visto como el factor de equilibrio en la
    Naturaleza, y no como un ser al que le preocupe el
    sufrimiento. Esta poderosa fuerza que permea y
    equilibra el universo es demasiado impersonal para
    preocuparse por la felicidad o la miseria de las
    criaturas de carne y hueso de esta bola de mierda
    sobre la cual vivimos.
    Cualquiera que piense en SatĚn como malo
    deber╠a tener en cuenta todos los hombres, mujeres,
    niĎos y animales que han muerto porque ello era
    ýVoluntad de Diosţ. Con toda seguridad, una persona
    que lamente la p╚rdida inoportuna de un ser querido
    ░preferir╠a mil veces tenerla otra vez junto a s╠ que en
    las manos de Dios! En cambio, son consolados
    melosamente por el cl╚rigo de turno que dice ýFue la
    voluntad de Dios, hija m╠aţ; o ýAhora descansa en las
    manos de Dios, hijo m╠oţ. Tales frases han sido una
    E
    46
    manera conveniente que los religiosos han utilizado
    para justificar o excusar la impiedad de Dios. Pero si
    Dios estĚ al mando y es tan ben╚volo como se supone
    que es, °por qu╚ permite que pasen estas cosas?
    Durante mucho tiempo los religiosos se han
    abalanzado sobre sus biblias y reglamentos para
    probar o refutar, justificar, condenar o interpretar.
    El Satanista se da cuenta que el hombre, y la
    acci█n y reacci█n del Universo, son responsables de
    todo lo que ocurre, y no se engaĎa creyendo que a
    alguien le importa. ░Ya no nos quedaremos sentados y
    aceptaremos el ýdestinoţ sin hacer algo al respecto,
    s█lo porque as╠ lo dice en el Cap╠tulo tal y cual,
    Salmo as╠ y asĚ, y baste con eso! El Satanista sabe
    que el rezar no ayudarĚ mucho ˇde hecho,
    disminuye las posibilidades de ╚xito, ya que lo que
    suelen hacer las personas devotas es sentarse
    complacidamente y rezar por una situaci█n que, si
    hicieran algo, la resolver╠an mucho mĚs rĚpido!
    El Satanista rehuye t╚rminos como ýesperanzaţ y
    ýoraci█nţ ya que son indicio de aprehensi█n. Si
    esperamos y rezamos para que suceda algo, no
    actuaremos en una forma positiva para hacer que
    suceda! El Satanista, dĚndose cuenta que cualquier
    cosa que consiga es gracias a sus propios actos, toma
    control de la situaci█n en lugar de rezarle a Dios para
    que ello suceda. El pensamiento positivo y la acci█n
    positiva aĎaden los resultados.
    As╠ como el Satanista no reza para pedir la ayuda
    de Dios, tampoco le reza para que lo perdone por sus
    propios errores. En otras religiones, cuando uno hace
    mal, va y se le reza a Dios, o se confiesa a un
    intermediario y le pide que ore a Dios para que le
    perdone por sus pecados. El Satanista sabe que si la
    oraci█n es de ning˙n provecho, el confesarse ante otro
    ser humano como ╚l mismo, es menos provechoso ˇy
    es por demĚs, degradante.
    47
    Cuando un Satanista comete un error, se da cuenta
    que cometer errores es algo natural ˇy si se siente
    mal por lo que ha hecho, aprenderĚ de ello y se
    cuidarĚ de no hacer lo mismo de nuevo. Si no se
    siente mal por lo que ha hecho, y sabe que harĚ lo
    mismo una y otra vez, no tiene por que ir a
    confesarse, mucho menos pedir perd█n. Pero esto es
    exactamente lo que sucede. La gente confiesa sus
    pecados para que puedan limpiar sus conciencias ˇy
    tener la libertad de seguir pecando una y otra vez,
    casi siempre cometiendo el mismo pecado.
    Hay tantas definiciones de Dios, en el sentido
    acostumbrado de la palabra, como tipos de personas.
    Las imĚgenes van desde la creencia en un dios que es
    mĚs bien una idea algo vaga, una especie de ýmente
    c█smica universalţ, hasta una deidad antropom█rfica
    con una larga barba blanca y sandalias que sigue con
    atenci█n todas las acciones de cada individuo.
    A˙n dentro de los confines de una religi█n dada,
    las interpretaciones personales de Dios difieren
    enormemente. Algunas religiones van hasta el punto
    de etiquetar a alguien que pertenece a una secta
    religiosa que no sea la de ellos, tildĚndolo de hereje,
    aunque las doctrinas generales e impresiones que se
    tienen de la divinidad sean bastante parecidas. Por
    ejemplo, los Cat█licos creen que los Protestantes
    estĚn condenados al Infierno simplemente porque no
    pertenecen a la Iglesia Cat█lica. De igual manera,
    muchos grupos que se han separado de la fe
    Cristiana, como las iglesias evang╚licas o
    revivalistas, creen que los Cat█licos son paganos que
    adoran imĚgenes. (Cristo es representado en una
    imagen que sea f╠sicamente mĚs parecida al individuo
    que lo est╚ adorando, y sin embargo los Cristianos
    critican a los 'paganos' por adorar imĚgenes
    labradas.) Y a los Jud╠os siempre se les ha
    identificado con el Diablo.
    48
    Si bien en todas estas religiones el dios es
    bĚsicamente el mismo, cada una se refiere al camino
    elegido por las otras como reprochable, y para colmo
    de males, cada uno de sus miembros REZA por los de
    las demĚs. Tienen desprecio por sus hermanos en la
    fe solo porque sus religiones portan distintas
    etiquetas, y tienen que liberar esa animosidad de
    alguna manera. Qu╚ mejor forma de hacerlo, en vez
    de ýorarţ! Qu╚ manera tan rid╠culamente cort╚s de
    decir ýte odioţ; tal es el apenas disimulado recurso
    conocido como "orar por tu enemigo"! Rezar por el
    propio enemigo no es mĚs que rabia disfrazada y
    reprimida, y decididamente de una calidad bastante
    rastrera e inferior!
    Si ha habido una discrepancia tan violenta en
    cuanto a la manera apropiada de adorar a Dios,
    °cuĚntas interpretaciones de Dios puede haber ˇy
    qui╚n tiene la raz█n?
    Todos los devotos a las ýreligiones de luz blancaţ
    se ocupan de complacer a su Dios para que, al morir,
    puedan tener abiertas para s╠ las ýPuertas Perladasţ.
    Sin embargo, si un hombre no ha vivido su vida
    seg˙n los reglamentos de su fe, puede, a ˙ltimo
    minuto, llamar un cl╚rigo a su lecho de muerte para la
    absoluci█n final. El sacerdote, pastor o ministro irĚ
    corriendo entonces, para que haga ýlas paces con
    Diosţ, y para cerciorarse de que el pasaporte para el
    Reino Celestial est╚ en toda regla. (Los Yezidis, una
    secta musulmana de adoradores del Diablo, adoptan
    un punto de vista muy distinto. Creen que Dios es
    todopoderoso, pero que tambi╚n lo perdona todo, y
    que su misericordia es infinita, y por ende, creen que
    es al Diablo al que deben complacer, ya que es el que
    rige sus vidas mientras est╚n aqu╠ en la Tierra. Creen
    tan firmemente que Dios perdonarĚ todos sus pecados
    una vez que se les den los ˙ltimos ritos, que no
    sienten necesidad alguna de preocuparse con la
    opini█n que de ellos tenga Dios mientras viven).
    49
    Con todas las contradicciones en las escrituras
    Cristianas, hoy en d╠a mucha gente no acepta
    racionalmente el Cristianismo de la manera en que ha
    sido practicado en el pasado. Un gran n˙mero de
    personas estĚ comenzando a dudar de la existencia de
    50
    EL DIOS AL QUE SALVAS
    PODRŇA SER T⁄ MISMO!
    ODAS las religiones de naturaleza espiritual son
    invenciones del hombre. …ste ha creado todo un
    sistema de dioses sin otra ayuda que la de su cerebro
    carnal. Solo porque tiene un ego y no puede
    aceptarlo, ha tenido que exteriorizarlo en un gran
    artificio espiritual al cual llama ýDiosţ.
    Dios puede hacer todo lo que al hombre le estĚ
    prohibido hacer ˇtales como matar gente, hacer
    milagros para gratificar su voluntad, ejercer control
    sin ninguna responsabilidad aparente, etc. Si el
    hombre necesita tal dios y reconoce a ╚se dios,
    entonces estĚ adorando una entidad que ha inventado
    un cerebro humano. Por lo tanto, ESTú ADORANDO AL
    HOMBRE QUE INVENT” A DIOS. °No es mĚs sensato
    adorar un dios que ╚l, ╚l mismo, ha creado, conforme
    a sus propias necesidades emocionales ˇuno que
    represente mejor su propio ser f╠sico y carnal que
    tiene la idea y el poder de inventar un dios en primer
    lugar?
    Si el hombre insiste en exteriorizar su propio ser
    verdadero en la forma de ýDiosţ, entonces °por qu╚
    temer a su propio ser, al temer a ýdiosţ ˇpor qu╚
    alabar su propio ser alabando a ýDiosţ?ˇ °por qu╚
    permanecer por fuera de Dios PARA PODER INMISCUIRSE
    EN RITUALES Y CEREMONIAS RELIGIOSAS EN SU NOMBRE?
    El hombre necesita del ritual y el dogma, pero
    ░ninguna ley establece que sea necesario un dios
    exteriorizado para poder realizar rituales y
    ceremonias hechas en el nombre de un dios! °Podr╠a
    ser que, cuando el hombre cierre el vac╠o entre s╠
    T
    51
    mismo y su ýDiosţ, vea al demonio del orgullo
    intentando salir ˇla personificaci█n misma de
    Lucifer apareciendo en medio? El hombre ya no
    puede verse a s╠ mismo como dos partes, la carnal y
    la espiritual, sino que las vea converger en una sola, y
    entonces descubrirĚ horrorizado que son una sola
    entidad carnal ˇ░Y QUE SIEMPRE FUE ASŇ! Entonces, o
    bien se odiarĚ a s╠ mismo hasta la muerte, d╠a tras d╠a
    ˇo se regocijarĚ de ser lo que es!
    Si se odia a s╠ mismo, buscarĚ caminos
    espirituales de ýiluminaci█nţ cada vez mĚs nuevos y
    mĚs complejos, con la esperanza de poder dividirse
    otra vez en su b˙squeda de ýdiosesţ mĚs fuertes y
    exteriorizados para que azoten su miserable cĚscara
    corporal. Si se acepta a s╠ mismo, pero reconoce que
    el ritual y la ceremonia son elementos importantes
    que sus religiones inventadas han utilizado para
    sustentar su fe en una mentira, entonces que sea EL
    MISMO TIPO DE RITUAL el que sustentarĚ su fe en la
    verdad ˇel espectĚculo primitivo que le harĚ
    consciente de la sustancia aĎadida a su propio ser
    majestuoso.
    Cuando se ha desvanecido toda fe religiosa en
    mentiras, se debe a que el hombre se ha acercado mĚs
    a s╠ mismo y se ha alejado de ýDiosţ; mĚs cerca al
    ýDiabloţ. Si esto es lo que el diablo representa, y un
    hombre vive su vida a la sombra del diablo, con todo
    el vigor de SatĚn moviendo su carne, entonces mejor
    que escape del cacareo y la criticonada de quienes se
    denominan ýjustosţ, o bien permanezca
    orgullosamente en sus lugares secretos de la tierra y
    manipule a las masas atontadas a trav╚s de su propio
    poder satĚnico, hasta el d╠a en que pueda
    manifestarse en todo su esplendor, proclamando
    ý░SOY UN SATANISTA, INCLINAOS, PORQUE SOY LA
    PERSONIFICACI”N MAS ALTA DE LA VIDA HUMANA!ţ
    52
    ALGUNAS EVIDENCIAS
    DE LA NUEVA
    EDAD SATúNICA
    OS siete pecados capitales de la Iglesia Cristiana
    son: codicia, orgullo, envidia, ira, gula, lujuria y
    pereza. El Satanismo recomienda complacerse en
    cada uno de estos ýpecadosţ, puesto que todos ellos
    conducen a la satisfacci█n f╠sica, mental o emocional.
    Un Satanista sabe que no tiene nada de reprobable
    el ser codicioso, ya que ello no significa otra cosa que
    desear mĚs de lo que ya tiene. La envidia representa
    considerar favorablemente lo que los otros poseen y
    aspirar a tener las mismas cosas por uno mismo. La
    envidia y la codicia son las fuerzas que motivan la
    ambici█n ˇy sin ambici█n, se lograr╠a bien poco
    verdaderamente importante.
    La gula es simplemente comer mĚs de lo que
    necesitas para mantenerte vivo. Cuando has comido
    en exceso hasta el punto de la obesidad, otro pecado
    ˇe1 orgulloˇ te motivarĚ a recobrar un aspecto que
    renovarĚ el respeto hacia ti mismo.
    Todo aquel que compra una prenda de vestir con
    otro objeto que no sea el de cubrir su cuerpo y el de
    protegerse de los elementos naturales, se hace
    culpable de orgullo. Con frecuencia, los satanistas
    encuentran esp╠ritus ┤progresistas¬ que sostienen que
    las etiquetas no son necesarias. A esos detractores de
    las etiquetas es preciso seĎalarles que una o varias de
    las prendas que ellos mismos llevan no son
    indispensables para mantenerlos abrigados. En esta
    Tierra no hay una sola persona que renuncie al
    L
    53
    omato. El Satanista seĎala que todo el omato que se
    advierta en la persona de esos esp╠ritus ┤progresistas¬
    viene a demostrar que tambi╚n ellos son culpables de
    orgullo. Por muy verbosos que esos c╠nicos sean en
    su descripci█n intelectual de lo muy libres que son, lo
    cierto es que siguen luciendo los elementos del
    orgullo.
    El mostrarse reacio a levantarse por la maĎana es
    ser culpable de pereza, y si permaneces bastante
    tiempo en la cama, puedes encontrarte cometiendo un
    nuevo pecado ˇlujuria. Sentir la mĚs leve agitaci█n
    del deseo sexual es incurrir en el pecado de la lujuria.
    Para poder asegurar la propagaci█n de la especie, la
    naturaleza ha hecho de la lujuria el segundo instinto
    mĚs poderoso; siendo el primero el instinto de
    conservaci█n. DĚndose cuenta de esto, la Iglesia
    Cristiana hizo de la fornicaci█n el "Pecado Original".
    De esta manera, se aseguraron de que nadie escapar╠a
    del pecado, Tu propia existencia es consecuencia del
    pecado ░el Pecado Original!
    El instinto mĚs fuerte en todos los seres vivos es el
    instinto de conservaci█n, lo cual nos lleva al ˙ltimo de
    los siete pecados mortales ˇla ira. °No es nuestro
    instinto de conservaci█n el que entra en juego cuando
    alguien nos perjudica, cuando nos encolerizamos lo
    suficiente para protegemos de ataques ulteriores? Un
    Satanista practica el lema: ý░Si un hombre te
    abofetea en la mejilla, r█mpele la otra!ţ. Que ning˙n
    ultraje quede sin castigar, S╚ como un le█n en el
    combate. ░S╚ peligroso incluso en la derrota!
    Puesto que los instintos naturales les conducen al
    pecado, todos los hombres son pecadores; y todos los
    pecadores van al Infierno. Si todo el mundo va al
    Infierno, entonces no hay duda de que encontrarĚs all╠
    a todos tus amigos. El Cielo debe estar poblado de
    criaturas mĚs bien extraĎas, habida cuenta de que
    todo su afĚn en la vida era ir a un lugar en el que
    pudieran taĎer eternamente un arpa.
    54
    "Los tiempos han cambiado. Los jerarcas de la
    Iglesia ya no predican que todos nuestros actos
    naturales son pecaminosos. Ya no pensamos que el
    sexo es sucio ˇo que sentir orgullo de nosotros
    mismos es vergonzosoˇ o que desear lo de los demĚs
    es perverso". ░Claro que no, los tiempos han
    cambiado! "Si deseas una prueba de ello, basta con
    que mires lo muy liberales que se han vuelto las
    Iglesias. Vamos, si estĚn practicando todas las cosas
    que ustedes predican!".
    Los Satanistas oyen constantemente estas
    afirmaciones y otras por el estilo, y no tienen
    inconveniente en admitir que es as╠. PERO, si el mundo
    ha cambiado tanto, °por qu╚ seguir aferrĚndose a los
    restos de una fe moribunda? Si tantas religiones han
    empezado a negar sus propias escrituras porque han
    quedado desfasadas, y si predican la filosof╠a del
    satanismo, °por qu╚ no llamarle a ╚ste por su leg╠timo
    nombre ˇes decir, Satanismo? Ciertamente, eso ser╠a
    much╠simo menos hip█crita.
    En aĎos mĚs recientes ha habido un intento de
    humanizar el concepto espiritual del Cristianismo.
    Esto se ha manifestado de las maneras menos
    espirituales posibles. Las misas que hab╠an sido
    dichas en lat╠n ahora son dichas en los idiomas
    comunes ˇlo cual lo ˙nico que logra es que todo el
    sin sentido sea mucho mas fĚcil de entender, y al
    mismo tiempo priva a la ceremonia de la naturaleza
    esot╚rica que es consistente con los principios del
    dogma. Es mucho mĚs fĚcil obtener una reacci█n
    emocional utilizando palabras y frases que no puedan
    ser entendidas, que con declaraciones que a˙n la
    mente mĚs simple cuestionarĚ cuando las escuche en
    un lenguaje mĚs comprensible.
    Si los sacerdotes y ministros hubiesen usado hace
    cien aĎos lo que utilizan hoy en d╠a en sus iglesias,
    hubieran sido acusados de herej╠a, llamados
    55
    demonios, la mayor╠a de las veces perseguidos, y sin
    duda hubieran sido excomulgados.
    Los religiosos se quejan: ýdebemos estar acorde
    con los tiempos, estar al tanto de las cosasţ olvidando
    que, debido a los factores limitantes y las leyes
    profundamente enraizadas de las religiones, nunca
    podrĚn cambiar lo suficiente para estar acorde con las
    necesidades del hombre.
    Las religiones del pasado siempre han
    representado la naturaleza espiritual del hombre, con
    muy poca o ninguna preocupaci█n por sus
    necesidades carnales o mundanas. Han considerado
    que esta vida no es mĚs que transitoria, que la carne
    no es mĚs que una envoltura; que los placeres f╠sicos
    son triviales, y el dolor una preparaci█n digna para el
    ýReino de Diosţ. ░Qu╚ bien se les nota la hipocres╠a
    cuando los ýreligiososţ hacen un cambio en su
    religi█n para confrontar las necesidades del hombre!
    La ˙nica manera que el Cristianismo puede servir por
    completo a las necesidades del hombre es
    convirti╚ndose en lo que el Satanismo es AHORA.
    Se ha hecho necesario que aparezca una nueva
    religi█n, basada en los instintos naturales del hombre.
    Y ya tiene un nombre. Se llama Satanismo. Es ese
    poder condenado el que ha causado la controversia
    religiosa sobre las medidas de control de la natalidad
    ˇuna admisi█n a regaĎadientes de que la actividad
    sexual, por el s█lo placer de tenerla, lleg█ para
    quedarse.
    Es el ýDiabloţ el que ha causado que las mujeres
    comiencen a mostrar sus piernas, para excitar a los
    hombres ˇel mismo tipo de piernas a las que ahora
    es socialmente aceptable mirar, que son mostradas
    por j█venes monjas luciendo hĚbitos mĚs cortos. ░Qu╚
    paso tan acertado en la direcci█n correcta! °Es
    posible acaso que muy pronto veamos monjas topless
    contoneĚndose sensualmente al ritmo de ýMisa
    Solemnis Rockţ? SatĚn sonr╠e y dice que por ╚l no
    56
    habr╠a ning˙n problema ˇmuchas monjas son niĎas
    muy lindas con bonitas piernas.
    Muchas iglesias con algunas de las
    congregaciones mĚs numerosas tienen la m˙sica mĚs
    r╠tmica y sensual ˇsatĚnicamente inspirada. Despu╚s
    de todo, el Diablo siempre ha tenido las mejores
    tonadas.
    A pesar de toda la habladur╠a de la T╠a Marta
    sobre la 'Generosa Cosecha del SeĎor', los picnic
    dominicales, no son mĚs que una buena excusa para
    la comilona dominical, y todos saben que tras los
    arbustos suceden cosas mĚs interesantes que leer la
    Biblia.
    Los bazares para recolectar fondos para la iglesia
    son lo que antes se conoc╠a como carnavales, nada
    mĚs que una excusa empleada para celebrar los
    placeres de la carne; y que ahora s█lo sirven para
    recoger fondos para la iglesia, y mientras el dinero
    siga entrando a la iglesia no hay problema, ya que as╠
    ░podrĚn seguir predicando contra las tentaciones del
    Demonio! Cabe anotar que estas cosas solo son
    ceremonias y elementos paganos ˇque los cristianos
    tomaron prestadas. Cierto, pero los paganos se
    deleitaban en los placeres de la carne, y fueron
    condenados por la misma gente que ahora celebran
    sus rituales, solo que ahora los llaman por nombres
    diferentes.
    Los sacerdotes y ministros siempre van en la
    primera fila en las manifestaciones en pro de la paz, y
    se tienden en las v╠as f╚rreas para detener a los trenes
    que llevan materiales de guerra al frente, con igual
    dedicaci█n que sus hermanos de hĚbito, de los
    mismos seminarios, que bendicen las balas, bombas y
    soldados, actuando como capellanes de las fuerzas
    armadas. Alguien, en alg˙n lado, debe estar
    equivocado. °Podr╠a ser que SatĚn sea el ˙nico
    calificado para actuar como acusador
    57
    Cuando un cachorro alcanza la madurez se
    convierte en perro; cuando el hielo se derrite se le
    llama agua; cuando han transcurrido doce meses,
    tenemos un nuevo calendario con el nombre
    cronol█gico apropiado; cuando la ýmagiaţ se
    convierte en hecho cient╠fico nos referimos a ella
    como medicina, astronom╠a, etc..., cuando un nombre
    ya no es apropiado para una cosa dada, lo mĚs l█gico
    es cambiarlo por uno nuevo que se ajuste mejor para
    tal prop█sito. °Por qu╚, pues, no hacemos lo mismo
    con la religi█n? °Por qu╚ seguir llamando a una
    religi█n con el mismo nombre cuando los principios
    de ╚sa religi█n ya no se ajustan al original? O, si la
    religi█n predica lo mismo que siempre ha predicado,
    pero sus seguidores no practican casi ninguna de sus
    enseĎanzas, °por qu╚ siguen llamĚndose a s╠ mismos
    por el nombre dado a los seguidores de esa religi█n?
    Si no crees en lo que enseĎa tu religi█n, °por qu╚
    continuar apoyando una creencia que es
    contradictoria con lo que sientes? Nunca votar╠as por
    una persona o una ideolog╠a en la cual no crees, as╠
    que por qu╚ dar tu voto eclesiĚstico por una religi█n
    que ya no es consistente con tus convicciones? No
    tienes derecho alguno para quejarte de una situaci█n
    pol╠tica por la cual has votado o a la que has apoyado
    de alguna manera ˇlo cual incluye sentarse y asentir
    complacientemente con los vecinos que aprueban esa
    situaci█n, simplemente porque eres muy perezoso o
    muy cobarde para dar tu opini█n. Lo mismo ocurre
    con los temas religiosos. A˙n si no puedes ser
    agresivamente honesto sobre tus opiniones debido a
    las consecuencias desfavorables de tus jefes, tus
    l╠deres de comunidad, etc. Puedes, al menos, ser
    honesto contigo mismo. En la privacidad de tu propio
    hogar, y con tus amigos mĚs cercanos debes apoyar
    la religi█n que abrigue tus mejores intereses.
    ýEl Satanismo estĚ basado en una filosof╠a muy
    razonableţ, dice el emancipado. ýPero °por qu╚
    58
    llamarlo Satanismo? °Por qu╚ no llamarlo algo como
    'Humanismo', o un nombre que no tenga
    connotaciones de un grupo de brujer╠a, algo un poco
    mĚs esot╚rico ˇalgo menos evidente?ţ Hay mĚs de
    una raz█n para esto. El humanismo no es una
    religi█n. Simplemente es una forma de vida sin
    ceremonia o dogma. El Satanismo tiene ceremonia y
    dogma. El dogma, como se explicarĚ despu╚s, es
    necesario.
    El Satanismo se diferencia enormemente de las
    demĚs religiones blancas, ýmagia blancaţ o grupos
    mĚgicos en el mundo de hoy. Estas religiones
    santurronas y desdeĎosas claman que sus miembros
    utilizan los poderes de la magia s█lo para fines
    altruistas. Los Satanistas miran con desd╚n a los
    grupos de magia ýblancaţ porque sienten que el
    altruismo es atentar contar la vida. El no tener un
    deseo de obtener las cosas por ti mismo es algo
    antinatural. El Satanismo representa una forma de
    ego╠smo controlado. Esto no significa que no debas de
    hacer cosas por alguien mĚs. Si haces algo para hacer
    feliz a alguien por quien te preocupas, su felicidad te
    darĚ una sensaci█n de gratificaci█n.
    El Satanismo defiende la prĚctica de una forma
    modificada de la Regla de Oro. Nuestra
    interpretaci█n de esta regla es: ýtrata a los demĚs
    como los demĚs te tratenţ; porque si tu ýhaces a los
    demĚs lo que te gustar╠a que te hicieranţ, y ellos, a su
    vez, te tratan mal, va contra la naturaleza humana
    seguir tratĚndolos con consideraci█n. Deber╠as tratar
    a los demĚs como te gustar╠a que te tratasen, pero si
    tu cortes╠a no es correspondida, deber╠an ser tratados
    con la furia que se merecen.
    Los grupos de brujer╠a blanca dicen que si
    maldices a alguien, ese mal se te devuelve el triple, o
    de manera parecida a la del boomerang, regresa a
    quien lo envi█. Esto es un indicio mĚs de la filosof╠a
    culpabilizante que tienen estos grupos neopaganos y
    59
    pseudocristianos. Los magos blancos quieren hurgar
    en la brujer╠a, pero no pueden divorciarse a s╠ mismos
    del estigma apegado a esto. Por lo tanto, se llaman a
    s╠ mismos magos blancos, y basan el 75% de su
    filosof╠a en los principios trillados y desgastados del
    Cristianismo. Cualquiera que pretenda estar
    interesado en la magia o en lo oculto por otras
    razones que no sea obtener mĚs poder personal, es la
    peor clase de hip█crita. El Satanista respeta al
    Cristianismo por, al menos, ser consistente con su
    filosof╠a culpabilizante, pero s█lo puede sentir
    desprecio por las personas que intentan aparecer
    emancipadas de la culpa uni╚ndose a un grupo de
    brujer╠a, y seguir practicando la misma filosof╠a
    bĚsica del Cristianismo.
    Supuestamente, la magia blanca solo es utilizada
    con prop█sitos buenos o no ego╠stas, y la magia
    negra, se nos dice, es utilizada s█lo por motivos
    ego╠stas o ýmalos.ţ El Satanismo no traza tal l╠nea
    divisoria. La magia es magia, no importa si es
    utilizada para ayudar u obstaculizar. El Satanista,
    siendo el mago, deber╠a tener la capacidad de decidir
    lo que es mĚs justo, y luego aplicar los poderes de la
    magia para alcanzar sus metas.
    Durante las ceremonias de magia blanca, los
    practicantes permanecen en el interior de un
    pentagrama para protegerse a s╠ mismos de las
    fuerzas "malvadasţ a las que invocan para pedir
    ayuda. Para el Satanista, es un tanto hip█crita el
    invocar a estas fuerzas para pedir ayuda, mientras
    que al mismo tiempo te proteges de los poderes a los
    que has recurrido. El Satanista se da cuenta que solo
    al aliarse con estas fuerzas puede utilizar del todo los
    Poderes de las Tinieblas para su mejor provecho.
    En una ceremonia de magia SatĚnica, los
    participantes no se toman de las manos y bailan en
    c╠rculo; queman velas de varios colores para varios
    deseos; invocan los nombres del ýPadre Hijo y
    60
    Esp╠ritu Santoţ a la vez que, supuestamente,
    practican las Artes Negras; escogen un ýsantoţ como
    gu╠a personal para que los ayude en sus problemas;
    se empapan de ungŞentos olorosos y esperan que el
    dinero les llueva; meditan para que poder llegar a un
    ýgran despertar espiritualţ; recitan largas letan╠as
    mencionando de vez en cuando el nombre de Jes˙s,
    etc, etc, etc, ad nauseam!
    PORQUE! ˇ…sta NO es la manera en que se practica
    la magia SatĚnica. Si no puedes separarte del
    autoengaĎo hip█crita, nunca tendrĚs ╚xito como
    mago, mucho menos como Satanista.
    La religi█n SatĚnica no s█lo ha levantado la
    moneda ˇle ha dado la vuelta por completo. Por lo
    tanto, °por qu╚ deber╠a apoyar los mismos principios
    a los cuales se opone por completo, llamĚndosele con
    un nombre que no fuese uno que se sea acorde con las
    doctrinas revertidas que integran la filosof╠a
    SatĚnica? El Satanismo no es una religi█n de luz
    blanca; ░es una religi█n de la carne, lo mundano, lo
    carnal! ˇtodo lo cual estĚ regido por SatĚn, la
    personificaci█n de la V╠a de la Mano Izquierda7
    .
    Inevitablemente, la siguiente pregunta que se harĚ
    es: ýEstĚ bien, no puedes llamarlo Humanismo
    porque el Humanismo no es una religi█n; °pero por
    qu╚ tener una religi█n primero que todo, si todo lo que
    hacen es lo mĚs natural del mundo? °Por qu╚ no
    hacerlo y ya?ţ.
    El hombre moderno ha avanzado mucho; se ha
    desencantado con los dogmas sin sentido de las
    religiones del pasado. Estamos viviendo en una era de
    conocimiento. La psiquiatr╠a ha avanzado a grandes
    pasos para ilustrar al hombre sobre su verdadera
    personalidad. Estamos viviendo en una era de
    conciencia intelectual como ninguna que el mundo
    haya visto.

    7 Ver Ap╚ndice I.
    61
    Esto estĚ bien, y tanto mejor ˇPERO hay una
    pequeĎa falla en ╚ste nuevo estado de conciencia. Una
    cosa es aceptar algo intelectualmente, pero aceptar la
    misma cosa emocionalmente es algo completamente
    distinto. La ˙nica necesidad que la psiquiatr╠a no
    puede llenar es la necesidad inherente del hombre de
    crear emociones a trav╚s del dogma. El hombre
    necesita de la ceremonia y del ritual, de la fantas╠a y
    del encantamiento. La psiquiatr╠a, a pesar de todo lo
    bueno que ha hecho, ha privado al hombre de la
    fantas╠a y el asombro que en el pasado le daba la
    religi█n.
    El Satanismo, dĚndose cuenta de las necesidades
    actuales del hombre, llena el enorme vac╠o gris que
    existe entre la religi█n y la psiquiatr╠a. La filosof╠a
    SatĚnica combina los fundamentos de la psicolog╠a y
    la creaci█n honesta de emociones, o dogma. Le da al
    hombre la fantas╠a de la que tanto necesita. No hay
    nada malo con el dogma, con tal que no est╚ basado
    en ideas y acciones que vayan completamente en
    contra de la naturaleza humana.
    La forma mĚs rĚpida de viajar entre dos puntos es
    en l╠nea recta. Si todas las culpas que se han
    construido pudieran convertirse en ventajas, ello
    elimina la necesidad de purgar intelectualmente a la
    psique en un intento de limpiarla de esas represiones.
    El Satanismo es la ˙nica religi█n conocida por el
    hombre que acepta al hombre tal como es, y
    promueve la idea de convertir algo malo en algo
    bueno, en lugar de hacer el mayor esfuerzo posible
    para eliminar lo malo.
    Por lo tanto, despu╚s de evaluar intelectualmente
    los problemas a trav╚s del sentido com˙n y partiendo
    de lo que nos ha enseĎado la psiquiatr╠a, si a˙n no
    puedes librarte emocionalmente de la culpa
    injustificada, y pones tus teor╠as en acci█n,
    aprender╠as a hacer que tu culpa trabaje en tu propio
    beneficio. Deber╠as actuar seg˙n tus instintos
    62
    naturales, y entonces, si no puedes actuar sin sentirte
    culpable, goza de tu culpa. Esto puede sonar como
    una contradicci█n de t╚rminos, pero si lo analizas con
    cuidado, la culpa puede aĎadir muchas veces un
    est╠mulo a los sentidos. Los adultos har╠an bien en
    aprender una lecci█n de los niĎos. Muchas veces, los
    niĎos disfrutan haciendo lo que saben que se supone
    no deber╠an estar haciendo.
    S╠, los tiempos han cambiado, pero el hombre no.
    Las bases del Satanismo siempre han existido. Lo
    ˙nico que es nuevo es la organizaci█n formal de una
    religi█n basada en las necesidades universales del
    hombre. Durante siglos, se han dedicado magnificas
    estructuras de piedra, concreto, mĚrmol y acero a la
    abstinencia del hombre. Ya es hora que los seres
    humanos dejen de luchar entre s╠, y dediquen su
    tiempo a construir templos diseĎados para las
    indulgencias del hombre.
    Aunque los tiempos han cambiado, y siempre lo
    harĚn, el hombre sigue siendo bĚsicamente el mismo.
    Por dos mil aĎos el hombre ha hecho penitencia por
    algo de lo que, en primer lugar, nunca tuvo que
    haberse sentido culpable. Estamos cansados de
    negarnos a nosotros mismos los placeres de la vida
    que nos merecemos. Hoy, como siempre, el hombre
    necesita pasarla bien aqu╠ y ahora, en lugar de
    esperar su recompensa en el cielo. As╠ que, °por qu╚
    no tener una religi█n basada en la indulgencia?
    Ciertamente es consistente con la naturaleza de la
    bestia. Ya no somos enclenques suplicantes
    temblando ante un Dios inmisericorde al que no le
    importa si vivimos o morimos. Somos personas
    orgullosas con respeto por nosotros mismos ˇsomos
    Satanistas!

    EL INFIERNO, EL DIABLO
    Y C”MO
    VENDER TU ALMA
    ATúN ha sido, con toda seguridad, el mejor
    amigo que la Iglesia jamĚs haya tenido, ya que ╚l
    la ha mantenido en el negocio todos estos aĎos. La
    falsa doctrina del Infierno y del Diablo ha permitido a
    las Iglesias protestantes y cat█licas prosperar durante
    demasiado tiempo. Sin un diablo al cual acusar, los
    religiosos de la V╠a de la Mano Derecha8
    , no tendr╠an
    con qu╚ amenazar y amedrentar a sus seguidores. A
    guisa de advertencia, dicen. ýSatĚn te gu╠a a la
    tentaci█nţ; ýSatĚn es el pr╠ncipe del malţ; ýSatĚn es
    maligno, cruel, brutalţ. ýSi cedes a las tentaciones del
    diablo, seguramente sufrirĚs condenaci█n eterna y te
    asarĚs en el Infiernoţ.
    El significado semĚntico de SatĚn es el de
    ýadversarioţ u ýoposici█nţ o el de ýacusadorţ. La
    misma palabra ýdiabloţ viene del hind˙ devi que
    significa ýdiosţ. SatĚn representa oposici█n a todo las
    religiones que sirven para frustrar y condenar al
    hombre por sus instintos naturales. Le ha sido dado el
    papel de malo simplemente porque representa los
    aspectos carnales, terrenales, y mundanos de vida.
    SatĚn, demonio por excelencia del Mundo
    Occidental, era originalmente un Ěngel cuyo deber era
    informar a Dios de los delitos e iniquidades humanas.
    No fue hasta el siglo XIV que empez█ a ser
    representado como una deidad maligna que era parte

    8 Ver Ap╚ndice I
    S
    64
    hombre y parte animal, con cuernos y pezuĎas de
    cabra. Antes que el Cristianismo le diera los nombres
    de SatĚn, Lucifer, etc., la parte carnal de la
    naturaleza humana era regida por el dios entonces
    conocido como Dionisios, o Pan, representado por los
    griegos como un sĚtiro o fauno. En sus or╠genes, Pan
    era el ýbuenoţ y simbolizaba la fertilidad y
    fecundidad.
    Siempre que una naci█n asume una nueva forma
    de gobierno, los h╚roes del pasado se convierten en
    los villanos del presente. Lo mismo sucede con la
    religi█n. Los primeros Cristianos cre╠an que las
    deidades Paganas eran demonios, y acudir a ellos era
    utilizar ýmagia negraţ. A los milagrosos eventos
    celestiales los llamaban ýmagia blancaţ; ╚sta era la
    ˙nica diferencia entre los dos. Los viejos dioses no
    murieron; cayeron al Infierno y se convirtieron en
    demonios. El coco9
    , los duendes, o esp╠ritus
    ýsalvajesţ empleados para asustar a los niĎos se
    derivan de varias creencias eslavas sobre esp╠ritus
    que habitaban en pantanos. La ra╠z eslava ýBogţ
    significa ýDiosţ lo mismo que la palabra hind˙
    Bhaga, que significa ýdiosţ.
    Muchos placeres reverenciados antes del
    advenimiento del Cristianismo fueron condenados por
    la nueva religi█n. ░Se necesit█ muy poco para
    transformar los cuernos y pezuĎas de Pan en un
    demonio mĚs convincente! Los atributos de Pan
    pudieron transformarse fĚcilmente en los pecados
    con-castigo-incluido, y as╠ quedaba complta la
    metamorfosis.
    La asociaci█n de la cabra con el Diablo se halla en
    la Biblia Cristiana. El d╠a mĚs sagrado del aĎo, el D╠a
    de la Expiaci█n, era celebrado cargando de pecados a
    dos cabras ýsin mĚculaţ, una como ofrenda al SeĎor,

    9
    En ingl╚s, el ýcocoţ se conoce como 'the bogey man' o simplemente
    'bogey', de all╠ la explicaci█n que da el autor. (N. del T.)
    65
    y una a Azazel. La cabra que llevaba los pecados del
    pueblo era arrojada al desierto y se convert╠a en
    ýchivo expiatorioţ. …ste es el origen de la cabra que
    a˙n hoy en d╠a se usa en ceremonias de logias, tal
    como sol╠a hacerse en Egipto, donde anualmente se la
    sacrificaba a un Dios.
    Los demonios de la humanidad son muchos, y sus
    or╠genes muy diversos. La celebraci█n del ritual
    SatĚnico no adopta la invocaci█n de demonios; esta
    prĚctica s█lo es seguida por aquellos que temen las
    fuerzas que ellos mismos conjuran.
    Supuestamente, los demonios son esp╠ritus
    mal╚volos cuyos atributos conducen a la degradaci█n
    de las personas o eventos con los que tienen contacto.
    La palabra griega demon denominaba a un esp╠ritu
    guardiĚn o fuente de inspiraci█n; para asegurarse, los
    te█logos inventar╠an posteriormente legi█n tras legi█n
    de ╚stos heraldos de ˇmalvadaˇ inspiraci█n.
    Un indicio de la cobard╠a de los ýmagosţ de la V╠a
    de la Mano Derecha es la prĚctica de invocar un
    demonio en particular (el cual, supuestamente, ser╠a
    un sirviente del diablo) para hacer lo que el mago le
    ordenase. El supuesto es que el demonio, no siendo
    mĚs que un lacayo del diablo, es mĚs fĚcil de
    controlar. La tradici█n Ocultista postula que s█lo un
    hechiceros formidablemente "protegidos" o bien
    dementemente temerario, intentar╠a invocar al Diablo
    en persona.
    El Satanista no llama furtivamente a ╚stos diablos
    ýmenoresţ, sino que invoca abiertamente aquellos que
    conforman ╚se ej╚rcito infernal de duradero ultraje ˇ
    ░los Diablos en persona!
    Como podr╠a esperarse, los te█logos han
    catalogado algunos de los nombres de diablos en sus
    listas de demonios, pero el registro que sigue a
    continuaci█n contiene los nombres usados mĚs
    eficazmente en el ritual satĚnico. Estos son los
    nombres y or╠genes de los Dioses y Diosas invocados,
    66
    que conforman gran parte de los moradores del
    Palacio Real del Infierno.
    LOS CUATRO PRŇNCIPES DE LA
    CORONA DEL INFIERNO
    SATúNˇ(Hebreo) adversario, opositor, acusador,
    SeĎor del Fuego, el infierno, el sur
    LUCIFERˇ(Romano) portador de luz, iluminaci█n, el
    aire, estrella matutina, el este
    BELIALˇ(Hebreo) sin amo, sustento de la tierra,
    independencia, el norte
    LEVIATúNˇ(Hebreo) la serpiente que emerge de las
    profunidades, el mar, el oeste
    LOS NOMBRES INFERNALES
    Abad█nˇ(Hebreo) el destructor
    Adramelecˇdiablo de Samaria
    Ahpuchˇdiablo Maya
    ArimĚnˇdiablo Mazdeo
    Am█nˇdios egipcio con cabeza de s╠mbolo de la
    vida y la reproducci█n
    Apoli█nˇsin█nimo Griego para SatĚn, el
    archienemigo
    Asmodeoˇdiablo Hebreo de la sensualidad y la
    lujuria, llamado originalmente "criatura del
    juicio".
    Astarotˇdiosa fenicia de la lascivia, equivalente a la
    babil█nica Ishtar
    Azazelˇ(Hebreo) Le enseĎ█ al hombre a fabricar
    armas de guerra, introdujo los cosm╚ticos.
    67
    BaalberithˇDios Cananita de la alianza, convertido
    despu╚s en diablo
    Balaamˇdiablo Hebreo de la avaricia y la codicia
    Bafomet (Baphomet)ˇadorado por los Templarios
    como un s╠mbolo de SatĚn
    BastˇDiosa Egipcia del placer, representada por el
    gato
    Belceb˙ (Beelzebub)ˇ(Hebreo) SeĎor de las
    Moscas, simbolizado por el escarabajo
    Behemotˇpersonificaci█n Hebrea de SatĚn en la
    forma de un elefante
    Beheritˇnombre Sirio para SatĚn
    Bile`ˇdios Celta del Infierno
    Chemoshˇdios nacional de los Moabitas, fue
    transformado en diablo.
    Cimeriesˇcabalga un caballo negro y gobierna
    úfrica
    Coyoteˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Dag█nˇdiablo vengador del mar; filisteo
    Damballaˇdios serpiente vud˙
    Demogorgonˇnombre Griego para el diablo, se dice
    que no deber╠a ser conocido para los humanos.
    Diabolusˇ(Griego) "el que fluye hacia abajo"
    DrĚculaˇPalabra Rumana para "diablo"
    Emma-Oˇdios Japon╚s del Infierno
    Eurinomio (Euronymous)ˇpr╠ncipe Griego de la
    muerte.
    Fenrizˇhijo de Loki, representado como un lobo
    Gorgoˇdiminutivo de Demogorgon, nombre Griego
    para el diablo
    Haborymˇsin█nimo Hebreo para SatĚn
    H╚cateˇdiosa Griega del submundo y la brujer╠a
    Ishtarˇdiosa Babilonia de la fertilidad
    Kaliˇ(Hind˙) hija de Shiva, suma sacerdotisa de los
    thugs
    Lilit (Liluth)ˇdiabla Hebrea, la primera esposa de
    AdĚn, quien le enseĎ█
    68
    Lokiˇdiablo teut█nico
    Mamm█nˇdios Arameo de la riqueza y la
    prosperidad
    Maniaˇdiosa Etrusca del Infierno
    Mantusˇdios Etrusco del Infierno
    Mardukˇdios de la ciudad de Babilonia
    Mastemaˇsin█nimo Hebreo para SatĚn
    Melek Tausˇdiablo Yezidi
    Mefist█felesˇ(Griego) "el que esconde la luz",
    conocido por el "Fausto" de Goethe, Marlow y
    Mann
    MetztliˇDiosa Azteca de la noche
    Mictianˇdios Azteca de la muerte
    Midgardˇhijo de Loki, representado como una
    serpiente
    Milcomˇdiablo Amonita
    Molocˇdiablo Fenicio y Cananita
    Mormoˇ(Griego) Rey de los esp╠ritus antrop█fagos,
    consorte de H╚cate
    NaamĚ (Naamah) ˇdemonio femenino Hebreo de la
    seducci█n
    Nergalˇdios babil█nico del Hades
    Nihasaˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Nijaˇdios polaco del submundo
    O-Yamaˇnombre Japon╚s para SatĚn
    Panˇdios Griego del deseo
    Plut█nˇdios Griego del inframundo
    Proserpinaˇreina Griega del inframundo
    Pwccaˇnombre gal╚s para SatĚn
    Rim█nˇdiablo Sirio adorado en Damasco
    Sabaziosˇde origen Frigio, identificado con
    Dionisio, culto de la serpiente
    Saitanˇequivalente enoquiano de SatĚn
    Samaelˇ(Hebreo) "el veneno de Dios"
    Samnuˇdiablo del Asia Central
    Seditˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Sekhmetˇdiosa egipcia de la venganza
    69
    Setˇdiablo Egipcio
    Shaitanˇnombre ArĚbigo para SatĚn
    Shivaˇ(Hind˙) el destructor
    Supayˇdios Inca del inframundo
    T'an-moˇcontraparte China del diablo, deseo
    desenfrenado
    Tchortˇnombre ruso para SatĚn, "el dios negro"
    Tezcatlipocaˇdios Azteca del Infierno
    Tammuzˇdios Sumerio que fue luego demonizado
    Tothˇdios Egipcio de la magia
    Tunridaˇdiabla Escandinava
    Tif█n (Typhon)ˇpersonificaci█n Griega de SatĚn
    Yaotzinˇdios Azteca del Infierno
    Yen-to-wangˇdios Chino del Infierno
    Los diablos de las religiones antiguas siempre han
    tenido, al menos en parte, caracter╠sticas animales,
    evidencia de la necesidad constante que tiene el
    hombre de negar que ╚l tambi╚n es un animal, porque
    el reconocerlo ser╠a como asestarle un poderoso golpe
    a su ego empobrecido.
    El cerdo fue despreciado por los Jud╠os y por los
    Egipcios. Simbolizaba a los dioses Osiris, Freya,
    Adonis, Pers╚fone, Atis y D╚meter, y era sacrificado
    a Osiris y a la Luna. Pero con el tiempo, fue
    degradado hasta convertirse en un diablo. Los
    Fenicios adoraban un dios mosca, Baal, del cual se
    deriva el demonio Belceb˙. Tanto Baal como Belceb˙
    se identificaban con el escarabajo de los Egipcios,
    que parec╠a revivir por s╠ mismo, de la misma manera
    que el ave m╠tica, el f╚nix, se levantaba de sus
    propias cenizas. Debido a su contacto con los Persas,
    los antiguos Jud╠os cre╠an que las dos grandes fuerzas
    en el mundo eran Ahura-Mazda, el dios del fuego, la
    luz, la vida y la bondad; y ArimĚn, la serpiente, el
    dios de la oscuridad, la destrucci█n, la muerte y el
    mal. …stos ejemplos, al igual que muchos otros, no
    s█lo representan a los diablos del hombre como
    70
    animales, sino que tambi╚n muestran su necesidad de
    sacrificar sus dioses-animales originales, y
    equipararlos a sus diablos.
    Durante la ╚poca de la Reforma, en el s. XIV, un
    alquimista, el Dr. Johann Faustus descubri█ un
    m╚todo para invocar un demonio ˇMefist█felesˇ
    del Infierno y hacer un pacto con ╚l. Firm█ un
    contrato con sangre para dar su alma a Mefist█feles a
    cambio de la sensaci█n de juventud, y volviose joven
    de una vez. Cuando lleg█ para Fausto la hora de su
    muerte, ╚ste se retir█ a sus aposentos, y vol█ en
    pedazos junto a su laboratorio. …sta historia es una
    protesta de la ╚poca (s. XVI) contra la ciencia, la
    qu╠mica y la magia.
    No es necesario vender tu alma al Diablo o hacer
    un pacto con SatĚn para convertirte en Satanista.
    …sta treta fue urdida por el Cristianismo para
    aterrorizar a la gente, de modo que no escaparan del
    redil. Con dedos acusadores y manos temblorosas, le
    enseĎaban a sus seguidores que si ced╠an a las
    tentaciones de SatĚn, y viv╠an su vida seg˙n sus
    preferencias naturales, tendr╠an que pagar por sus
    placeres pecaminosos entregando sus almas a SatĚn y
    sufriendo por toda la eternidad en el Infierno. Se les
    indujo a creer que el pasaporte a la vida eterna era un
    alma pura.
    P╠os profetas le han enseĎado al hombre a temerle
    a SatĚn. °Pero qu╚ hay de t╚rminos como ýtemeroso
    de Diosţ? Si Dios es tan misericordioso, °por qu╚ la
    gente ha de temerle? °Hemos de creer que no hay a
    d█nde escapar de dicho temor? Si has de temerle a
    Dios, °por qu╚ no ser ýtemerosos de SatĚnţ y tener la
    diversi█n que te niega el ser ýtemeroso de Diosţ? Sin
    ese temor, los religiosos no habr╠an tenido con qu╚
    esgrimir poder sobre sus seguidores.
    La Diosa Teutona de los muertos e hija de Loki se
    llamaba Hel, diosa pagana de castigo y tortura.
    Cuando se transcribieron los libros del Antiguo
    71
    Testamento, le ser╠a aĎadida una "L"10. Los profetas
    que escribieron la Biblia no conoc╠an la palabra
    ýHellţ; utilizaban el vocablo Hebreo Sheol y el
    vocablo griego Hades, que significaba ŰsepulcroÝ, as╠
    como el griego Tartaros que era la morada de los
    Ěngeles ca╠dos, el inframundo (bajo la tierra), y
    Gehenna, el cual era un valle cercano a Jerusal╚n
    donde reinaba Moloc, y que a la vez era donde se
    tiraba y quemaba la basura de la ciudad. Fue de all╠
    de donde la Iglesia Cristiana desarroll█ la idea del
    ýfuego y azufreţ del Infierno.
    El Infierno Protestante y el Infierno Cat█lico son
    lugares de castigo eterno; sin embargo, los Cat█licos
    tambi╚n creen que existe un ýPurgatorioţ donde todas
    las almas van durante un tiempo, y un ýLimboţ donde
    van las almas sin bautizar. El Infierno Budista estĚ
    dividido en ocho secciones, de los cuales son
    expiables las primeras siete. La descripci█n
    eclesiĚstica del Infierno es la de un lugar horrible de
    fuego y tormento; en el Infierno de Dante, y en los
    climas n█rdicos, se cre╠a que era una regi█n fr╠a y
    helada, como un refrigerador gigante.
    (A˙n con todas sus amenazas de condenaci█n
    eterna y almas rostizadas, los misioneros Cristianos
    se han topado con algunos que no eran tan rĚpidos
    para tragarse sus bober╠as. Al igual que la belleza, el
    dolor y el placer estĚn en el ojo de quien observa. As╠
    pues, cuando los misioneros se aventuraron a Alaska
    y advirtieron a los Esquimales de los horrores del
    Infierno y del lago de fuego que esperaba a todos los
    transgresores, preguntaron ansiosamente: ý°Y c█mo
    llegamos allĚ?ţ!)
    La mayor╠a de Satanistas no aceptan a SatĚn
    como un ser antropomorfo con pezuĎas hendidas,
    cuernos y cola terminada en punta. Simplemente
    representa una fuerza de la naturaleza: los poderes de
    10 En ingl╚s, "Hell", significa "Infierno" ˇN. del T.)
    72
    la oscuridad, que se les llama as╠ porque ninguna
    religi█n ha sacado esos poderes de la oscuridad. Ni la
    ciencia ha sido capaz de dar un t╚rmino t╚cnico a esta
    fuerza11. Es una reserva sin explotar, que muy pocas
    personas pueden utilizar, ya que carecen de la
    capacidad para utilizar una herramienta sin analizar e
    identificar previamente todos los mecanismos que la
    hacen funcionar. Es esta necesidad constante de
    analizar, lo que impide que la mayor╠a de la gente
    logre beneficiarse de esa polifac╚tica llave a lo
    desconocido ˇa la cual el Satanista prefiere llamar
    ýSatĚnţ.
    SatĚn, como un dios, semidi█s, salvador personal,
    o como quieras llamarle, fue inventado por los
    formuladores de toda religi█n sobre la faz de la Tierra
    con un ˙nico prop█sito ˇcontrolar las actividades y
    situaciones supuestamente reprobables del hombre
    aqu╠ en la Tierra. En consecuencia, cualquier cosa
    que llevara a la gratificaci█n f╠sica o mental fue
    definido como ýmalaţ, asegurando as╠ toda una vida
    de culpa injustificada para todos!
    De modo que, si nos han llamado ýmalosţ, malos
    somos ˇ░y qu╚! ░La Edad SatĚnica estĚ sobre
    nosotros! °Por qu╚ no aprovecharse de ello, y
    VIVIR12?

    11 En aĎos recientes, ciertos expositores del Satanismo identifican esta
    descripci█n de SatĚn con las caracter╠sticas de la Segunda Ley de
    TermodinĚmica, o entrop╠a. 12 Intraducible juego de palabras; el vocablo ingl╚s evil significa
    ýmaldadţ, y live ˇque es igual a evil, escrito al rev╚sˇ significa ývivirţ.
    73
    AMOR Y ODIO
    L Satanismo representa amabilidad con aquellos
    que se la merecen en lugar de amor desperdiciado
    en ingratos.
    No puedes amar a todo el mundo; es rid╠culo
    pensar que puedes. Si amas a todo y a todos perderĚs
    tus poderes naturales de selecci█n y acabarĚs siendo
    un p╚simo juez de carĚcter y de calidad. Si algo es
    usado con demasiada libertad pierde su verdadera
    importancia. Por lo tanto, el Satanista cree que debes
    amar fuertemente y por completo a quienes merecen
    tu cariĎo, pero ░nunca des la otra mejilla a tu
    enemigo!
    El amor es una de las emociones mĚs intensas
    sentidas por el hombre; otra es el odio. ObligĚndote a
    sentir amor indiscriminado es algo poco natural. Si
    tratas de amar a todo el mundo, lo ˙nico que
    consigues es disminuir tus sentimientos hacia quienes
    merecen tu amor. El odio reprimido puede causar
    muchas enfermedades f╠sicos y emocionales. Al
    aprender c█mo descargar tu odio y dirigirlo a quienes
    se lo merecen, te limpias a ti mismo de todas ╚sas
    emociones malignas y no necesitarĚs descargar tu
    odio reprimido sobre tus seres queridos.
    Nunca ha existido un gran movimiento de "amor"
    en la historia de la humanidad que no haya terminado
    asesinando un incontable n˙mero de personas ˇ
    ░debemos suponer que era para demostrar cuĚnto las
    amaban! ░Todo hip█crita que ha caminado sobre la
    faz de la Tierra ha tenido sus bolsillos rebosantes de
    amor!
    Todo religioso farisaico asegura amar a sus
    enemigos; a˙n cuando es atacado se consuela a s╠
    E
    74
    mismo pensando ýDios los castigarĚţ. En lugar de
    admitir que son capaces de odiar a sus enemigos y
    tratarlos de la forma que se merecen, dicen: ýBueno,
    pero por la gracia de Dios, voy a rezar por ellosţ.
    °Por que habr╠amos de humillarnos y rebajarnos a
    nosotros mismos al sacar una comparaci█n tan
    incorrecta?
    Se ha pensado que el Satanismo es sin█nimo de
    crueldad y brutalidad. Esto se debe ˙nicamente a que
    la gente tiene miedo de enfrentar la verdad ˇy la
    verdad es que el ser humano no es tan benigno ni
    amoroso. S█lo porque el Satanista admite que el ser
    humano es capaz tanto de amar como lo es de odiar,
    es considerado odioso. Al contrario, como es capaz de
    dar rienda suelta a su odio a trav╚s de una expresi█n
    ritualizada, es mucho mĚs capaz de amar ˇcon el
    mĚs profundo amor. Al reconocer y admitir
    honestamente tanto el amor como el odio que siente,
    no confundirĚ una emoci█n con la otra. Si no eres
    capaz de experimentar una de ╚stas dos emociones,
    no podrĚs experimentar la otra completamente.
    75
    SEXUALIDAD SATúNICA
    A habido mucha controversia sobre los puntos
    de vista SatĚnicos sobre "el amor libre". A
    menudo se supone que la actividad sexual es el factor
    mĚs importante de la religi█n SatĚnica, y que la
    disponibilidad de participar en org╠as sexuales es un
    prerrequisito para convertirse en Satanista. ░Nada
    podr╠a estar mĚs lejos de la verdad! De hecho, a
    aquellos oportunistas que no tienen mayor inter╚s en
    el Satanismo que el de sus aspectos sexuales, se les
    recomienda enfĚticamente que no acudan a ╚l.
    El Satanismo s╠ preconiza la libertad sexual, pero
    ˙nicamente en el verdadero sentido de la palabra. En
    el concepto SatĚnico, el amor libre significa
    exactamente eso ˇlibertad de ser fiel a una persona o
    de satisfacer tus deseos sexuales con tantas personas
    como creas necesario para satisfacer tus necesidades
    particulares.
    El Satanismo no alienta la actividad orgiĚstica o el
    adulterio cuando se trata de gente que no podr╠a hacer
    eso de manera natural. Para muchas personas, ser╠a
    poco natural y perjudicial ser infiel a quien han
    escogido como pareja. Para otras, ser╠a frustrante
    estar sometida sexualmente a una sola. Cada uno
    debe decidir por s╠ mismo qu╚ forma de actividad
    sexual se adapta mejor a su personalidad. El forzarte
    a ti mismo a ser ad˙ltero, o a tener pareja sexual
    cuando no estĚs casado s█lo por querer probar a otros
    (o peor a˙n, probarte a ti mismo) que ya estĚs
    liberado de toda culpabilidad sexual, es tan err█neo
    ˇseg˙n los parĚmetros del Satanismoˇ como
    abstenerte de satisfacer tus deseos sexuales debido a
    sentimientos arraigados de culpa.
    H
    76
    Muchos de quienes se preocupan constantemente
    por demostrar su emancipaci█n de la culpa sexual, en
    realidad estĚn atados por una esclavitud sexual a˙n
    mayor que quienes aceptan la actividad sexual como
    una parte natural de la vida y no hacen tanta alharaca
    de su libertad sexual. Por ejemplo es un hecho
    establecido que la ninf█mana (la mujer de los sueĎos
    de todo hombre, y protagonista de toda novela
    er█tica) no es libre sexualmente, sino que en realidad
    es fr╠gida y va de hombre en hombre porque estĚ tan
    inhibida que no es capaz de tener una descarga sexual
    satisfactoria.
    Otra idea err█nea es que la capacidad de tener
    actividad sexual grupal es un indicio de libertad
    sexual. Todos los grupos de sexo-libre tienen una
    cosa en com˙n: No admiten actividad sexual
    fetichista o desviada.
    De hecho, los ejemplos mĚs reforzados de
    actividad sexual no-fetichista catalogados sutilmente
    como "sexo libre" tienen un formato en com˙n. Cada
    uno de los participantes en la org╠a se desviste,
    siguiendo el ejemplo de alguien, y fornican
    mecĚnicamente ˇsiguiendo el ejemplo del l╠der.
    Ninguno de los participantes considera que su forma
    de sexo "emancipado" pueda ser vista como algo
    regimentado e infantil por quienes no son miembros,
    incapaces de igualar la uniformidad con la libertad.
    El Satanista se da cuenta que si ha de ser un
    Űexperto en sexoÝ (y estar libre por completo de la
    culpa sexual), no puede sentirse atacado por los
    supuestos Űrevolucionarios sexualesÝ mĚs de lo que
    puede sentirse atacado por la mojigater╠a de su
    sociedad culpabilizada. Los grupos de Űlibertad
    sexualÝ no entienden el verdadero significado de la
    libertad sexual. A menos que la actividad sexual
    pueda expresarse a nivel individual, (lo cual incluye
    fetiches personales) no hay objeto en unirse a una
    organizaci█n de libertad sexual.
    77
    El Satanismo aprueba cualquier tipo de actividad
    sexual que tienda a satisfacer adecuadamente todos
    tus deseos individuales ˇya sean heterosexuales,
    homosexuales, bisexuales e incluso asexuales, si lo
    prefieres. El Satanismo aprueba tambi╚n cualquier
    fetichismo o desviaci█n que enriquezca tu vida
    sexual, siempre que en ello no se vea inaplicado
    alguien que no desee tomar parte en ello.
    El predominio de conductas desviadas y/o
    fetichistas en nuestra sociedad har╠a estremecer la
    imaginaci█n de quienes a˙n son sexualmente
    ingenuos. Hay mĚs variantes sexuales de las que
    puede percibir quien no estĚ versado en materia
    sexual: el travestismo, el sadismo, el masoquismo, el
    exhibicionismo ˇpor citar s█lo algunas de las
    desviaciones mĚs predominantes. Todo el mundo
    tiene alguna forma de fetiche, pero debido a que no
    perciben la preponderancia de la actividad fetichista
    en nuestra sociedad, creen que si se someten a sus
    anhelos ýantinaturalesţ, serĚn tomados por
    depravados.13
    Incluso el asexual tiene una desviaci█n: su
    asexualidad. Es much╠simo mĚs anorrnal tener una
    carencia de deseo sexual (a menos que se trate de un
    caso de enfermedad, de edad avanzada o de cualquier
    otra raz█n vĚlida haya causado la disminuci█n
    sexual) que ser sexualmente promiscuo. Sin embargo,
    si un satanista opta por elegir la sublimaci█n sexual
    prefiri╚ndola a cualquier otra expresi█n sexual
    abierta, eso es asunto suyo. En muchos casos de
    sublimaci█n sexual (o de asexualidad), cualquier

    13 El fetichismo no es una prĚctica exclusiva de los humanos; tambi╚n es
    practicado por los animales. El fetiche es un ingrediente principal en la vida
    sexual de los animales. Por ejemplo, los olores sexuales son necesarios para
    que un animal se sienta atra╠do sexualmente por otro. Pruebas de
    laboratorio han demostrado que cuando un animal es cient╠ficamente
    desodorizado, pierde atractivo sexual para los demĚs animales. La
    estimulaci█n proporcionada por el olor sexual tambi╚n es disfrutada por el
    hombre, aunque ╚ste lo niegue con frecuencia.
    78
    intento por emanciparse sexualmente podr╠a tener
    resultados devastadores para el asexual.
    Los asexuales son invariablemente individuos que
    estĚn sublimados sexualmente por sus empleos o por
    sus aficiones favoritas. Toda la energ╠a e impulsos
    que normalmente estar╠an a la actividad sexual son
    canalizados hacia otros pasatiempos o hacia las
    ocupaciones que prefieran. Si una persona favorece
    otros intereses a la actividad sexual, es su derecho, y
    nadie tiene por qu╚ a condenarla por ello. Sin
    embargo, esa persona deber╠a por lo menos reconocer
    el hecho de que ello es una sublimaci█n sexual.
    Debido a la falta de oportunidades para
    expresarse, muchos deseos sexuales secretos no
    llegan jamĚs a trasponer el estado de la fantas╠a. El
    no descargarlos suele llevar a la compulsi█n y, por lo
    tanto, una gran cantidad de personas idean
    indetectables para dar rienda suelta a sus deseos. No
    por el hecho de que gran parte de la actividad
    fetichista no sea aparente exteriormente, quienes no
    son duchos en materia sexual han de engaĎarse
    pensando que tal actividad no existe. Para citar
    ejemplos de las ingeniosas t╚cnicas utilizadas: El
    travestido masculino se darĚ gusto en su fetichismo
    llevando prendas interiores femeninas mientras se
    dedica a sus actividades cotidianas; o la mujer
    masoquista puede llevar una faja de goma varias
    tallas mĚs pequeĎa que la suya, y de este modo estarĚ
    todo el d╠a en condiciones de obtener un placer de su
    incomodidad fetichista sin que nadie se aperciba de
    ello. Estas ilustraciones constituyen ejemplos mucho
    mĚs suaves y prevalecientes que otros que podr╠an
    haberse dado.
    El Satanismo alienta cualquier forma de expresi█n
    sexual que desees, siempre y cuando no perjudiques
    a nadie mĚs. Para evitar confusiones, debemos
    aclarar la afirmaci█n anterior. Al decir que no se debe
    perjudicar a nadie, no incluimos el daĎo no
    79
    intencionado que pueda recaer sobre aquellas
    personas que, a causa de sus ansiedades
    concernientes a la moral sexual, puedan no estar de
    acuerdo con tus puntos de vista sobre el sexo.
    Naturalmente, deber╠as evitar el ofender a quienes
    signifiquen mucho para ti, y por ello me refiero a tus
    amigos y parientes mĚs mojigatos. Sin embargo, si te
    esfuerzas sinceramente a evitar ofenderlos, y a pesar
    de tus esfuerzos ellos se dan cuenta accidentalmente,
    no es responsabilidad tuya, y por lo tanto no deber╠as
    sentir culpa alguna ya sea respecto a tus
    convicciones sexuales, como al hecho de que ellos se
    hayan ofendido debido a ╚sas convicciones. Si con tus
    actitudes sexuales temes constantemente ofender a los
    mojigatos, entonces no tiene sentido el intentar
    liberarte de la culpa sexual. Sin embargo, de nada
    sirve que hagas ostentaci█n de tu permisividad.
    La otra excepci█n a la regla hace referencia a la
    relaci█n con los masoquistas. Un masoquista extrae
    placer de ser maltratado; en consecuencia, si se le
    niega al masoquista su placer a trav╚s del dolor, eso
    le hace sufrir tanto como el verdadero dolor f╠sico
    hace sufrir al que no es masoquista. La historia del
    sĚdico aut╚nticamente cruel ilustra bien la cuesti█n.
    El masoquista le dice al sĚdico: ┤golp╚ame¬. A lo
    cual el sĚdico despiadado responde: "░NO!" Si una
    persona quiere ser maltratada y disfruta sufriendo, no
    hay raz█n alguna para no darle gusto en lo que
    acostumbra.
    En el lenguaje popular, el t╚rmino "sĚdico"
    describe a alguien que obtiene placer de la brutalidad
    indiscriminada. Sin embargo, un verdadero sĚdico es
    selectivo. De la amplia reserva de v╠ctimas
    apropiadas, escoge cuidadosamente, y se deleita
    dĚndoles a quienes gustan vivir en el dolor la
    satisfacci█n de sus deseos. ░El sĚdico "bien adaptado"
    es epic˙reo al seleccionar aquellos en quienes su
    energ╠a serĚ bien invertida! ░Si una persona es lo
    80
    bastante saludable para admitir que es un masoquista
    y disfruta siendo esclavizado y azotado, un sĚdico
    verdadero estarĚ dichoso de participar!
    Aparte de las excepciones que citaremos a
    continuaci█n, el Satanista no herir╠a intencionalmente
    a otros violando sus derechos sexuales. Si intentas
    imponer tus deseos sexuales a quienes no acepten tus
    avances, estarĚs infringiendo su libertad sexual. Por
    lo tanto, el Satanista no defiende la violaci█n, acoso
    sexual a menores de edad, relaciones sexuales con
    animales, o cualquier otra forma de actividad sexual
    que implique la participaci█n de personas que no se
    presten voluntariamente, o que debido a su inocencia
    o ingenuidad puedan ser intimidados o engaĎados
    para actuar en contra de sus deseos.
    Si todas las partes envueltas son adultos maduros
    que conscientemente asumen toda responsabilidad de
    sus acciones y se comprometen voluntariamente en
    una forma dada de expresi█n sexual ˇa˙n si ╚sta es
    considerada generalmente como tab˙ˇ no existe
    raz█n para que repriman sus inclinaciones sexuales.
    Si eres consciente de todas las implicaciones,
    ventajas, y desventajas, y estĚs seguro que tus
    acciones no harĚn daĎo a quien no desee o se merezca
    dicho trato, no tienes raz█n alguna para suprimir tus
    preferencias sexuales.
    As╠ como no hay dos personas cuyas preferencias
    culinarias o capacidad para ingerir alimentos sean
    iguales, los gustos y apetitos sexuales variarĚn de una
    persona a otra. Ninguna persona o sociedad tiene
    derecho para imponer l╠mites a los parĚmetros
    sexuales o en la frecuencia sexual de otros. La
    conducta sexual apropiada s█lo puede ser juzgada
    dentro del contexto de cada situaci█n individual. Por
    lo tanto, lo que una persona considere moral y
    sexualmente correcto puede ser frustrante para otra.
    Lo contrario tambi╚n es cierto; una persona puede
    tener gran destreza sexual, pero despreciar a otra
    81
    persona cuya capacidad no iguale a la suya propia
    ser╠a algo injusto, e imponer sus gustos a otra
    persona ser╠a algo muy desconsiderado, por ejemplo,
    el hombre que tiene un voraz apetito sexual, pero que
    las necesidades sexuales de su esposa no se ajustan a
    las de ╚l. Es injusto de su parte esperar que ella
    responda de manera entusiasta a sus propuestas, pero
    ella a su vez debe mostrar el mismo grado de
    comprensi█n. En momentos en los que ella no sienta
    mucha pasi█n, deber╠a aceptarlo sexualmente, as╠ sea
    de manera pasiva, pero complaciente, o bien no
    quejarse si su esposo decide satisfacer sus
    necesidades en otra parte ˇincluyendo prĚcticas
    autoer█ticas.
    La relaci█n ideal es aquella en la que cada persona
    estĚ profundamente enamorada de la otra y son
    sexualmente compatibles. Sin embargo, las relaciones
    perfectas son relativamente poco comunes. Es
    importante seĎalar aqu╠ que el amor espiritual y el
    amor sexual pueden ir de la mano, aunque este no sea
    siempre el caso. Si existe cierto grado de
    compatibilidad sexual, casi siempre es limitado, y
    algunos deseos sexuales, si bien no todos, serĚn
    satisfechos.
    No existe mayor placer sexual que el derivado de
    asociarte con alguien de quien estĚs profundamente
    enamorado, si son sexualmente compatibles. Sin
    embargo, si no existe una compatibilidad mutua, ha
    de seĎalarse que la ausencia de compatibilidad no
    indica ausencia de amor espiritual. Uno puede existir
    sin el otro, y esto suele suceder. De hecho, la mayor╠a
    de las veces uno de los miembros de una pareja
    recurrirĚ a actividades sexuales extramaritales porque
    estĚ profundamente enamorado de su compaĎero, y
    no quiere herir al otro, o imponer sus exigencias
    sobre su amado. Un amor espiritual profundo es
    enriquecido por el amor sexual, y ciertamente es un
    ingrediente necesario para una relaci█n satisfactoria;
    82
    pero debido a los diversos gustos sexuales, la
    actividad sexual externa, o la masturbaci█n, proveen
    el suplemento necesario.
    La masturbaci█n, considerada por muchas
    personas como un tab˙ sexual, crea un problema de
    culpabilidad que no resulta fĚcil de afrontar. En este
    asunto es preciso hacer mucho hincapi╚, puesto que
    constituye el elemento extremadamente importante de
    muchos actos mĚgicos destinados a tener ╚xito. Desde
    que la Biblia judeo-cristiana describi█ el pecado de
    OnĚn (Gen 38:7-10), el hombre no ha cesado de
    considerar la gravedad y las consecuencias del ┤vicio
    solitario¬. Aunque los modernos sex█logos han
    explicado que el pecado de OnĚn es simplemente un
    coitus interruptus, siglos enteros de falsa
    interpretaci█n teol█gica han causado un daĎo casi
    irreparable.
    Prescindiendo de los verdaderos cr╠menes
    sexuales, la masturbaci█n es uno de los actos
    sexuales que peor estĚ visto. Durante el ˙ltimo siglo
    fueron escritos innumerables textos para describir las
    horrorosas consecuencias de la masturbaci█n. La
    palidez de la piel, la dificultad en la respiraci█n, los
    granos en la cara y una p╚rdida del apetito no eran
    mĚs que unas cuantas de las muchas caracter╠sticas
    que se supon╠a proven╠an de la prĚctica de la
    masturbaci█n. Se aseguraba que se producir╠a un
    total colapso f╠sico y mental si no se atend╠an las
    advertencias de aquellos manuales destinados a la
    juventud.
    Las espeluznantes descripciones de tales textos
    resultar╠an casi risibles si no fuera por el hecho
    lamentable de que, a pesar de que los sex█logos,
    doctores o escritores contemporĚneos han hecho
    mucho para elimina el estigma de la masturbaci█n,
    todos los muy arraigados sentimientos de culpabilidad
    creados por las absurdidades de aquellos primeros
    textos sexuales no han podido ser borrados sino de
    83
    una manera parcial. Un gran porcentaje de personas,
    en especial aquellas que han rebasado la edad de
    cuarenta aĎos, no pueden aceptar emocionalmente la
    circunstancia de que la masturbaci█n es natural y
    saludable. Hay ciertas personas que ahora logran
    aceptarla intelectualmente, pero, como siguen
    considerĚndola con repugnancia, sucede que de un
    modo inconsciente comunican su repugnancia a sus
    hijos.
    En otros tiempos se pensaba que uno se volver╠a
    loco si, a pesar de todas las advertencias, persist╠a en
    sus prĚcticas autoer█ticas. Este rid╠culo mito tom█
    cuerpo a causa de ciertos informes que pretend╠an que
    la masturbaci█n estaba muy extendida entre los
    residentes de los centros psiquiĚtricos. Se supon╠a
    que, puesto que casi todos los dementes se
    masturbaban, era su masturbaci█n la que les hab╠a
    vuelto locos. Nadie se deten╠a a pensar que la
    verdadera raz█n de que los dementes se entregaran a
    la prĚctica de la masturbaci█n hab╠a que ir a
    buscarla en la carencia de compaĎeros del sexo
    opuesto y en esa necesidad de liberar la inhibici█n que
    es la caracter╠stica de una locura extrema.
    Muchas personas preferir╠an que su pareja
    busque en otra parte la actividad sexual antes que
    dedicarse con ella a actos autoer█ticos. En esto
    influyen los propios sentimientos de culpabilidad, mĚs
    una repugnancia a realizar una masturbaci█n mutua.
    Hay casos en los que existe tambi╚n el temor a la
    repugnancia de la pareja ˇsi bien en un sorprendente
    n˙mero de casos se obtiene una excitaci█n vicaria al
    saber que nuestra pareja estĚ teniendo experiencias
    sexuales con otrosˇ aunque esto no sea com˙nmente
    admitido.
    Si se tiene cierta estimulaci█n sexual al imaginar a
    la pareja de no teniendo relaciones sexuales con otros,
    ╚sto deber╠a expresarse abiertamente, de modo que
    ambas partes salgan ganando. Sin embargo, si la
    84
    prohibici█n de la masturbaci█n se debe ˙nicamente a
    sentimientos de culpa de una o ambas partes,
    deber╠an hacer todo intento posible por borrar ╚sas
    culpas ˇo por utilizarlas. Muchas relaciones podr╠an
    salvarse de la destrucci█n si las personas
    involucradas no sintieran culpa de reaizar actos
    naturales de masturbaci█n.
    La masturbaci█n es considerada como mala
    porque produce placer derivado de acarciar
    intencionalmente con la mano un Ěrea ýprohibidaţ del
    cuerpo. Los sentimientos de culpa que suelen
    acompaĎar la mayor╠a de actos sexuales pueden ser
    mmitigados por la idea religiosamente aceptable de
    que los placweres sensuales son necesarios para la
    procreaci█n ˇaunque uno marque cudadosamente los
    d╠as ýsegurosţ en el calendario. Sin embargo, no
    puedes apaciguarte a t╠ mismo con ╚sta idea mientras
    sigas en tus prĚcticas masturbatorias.
    Por mucho que te hayan hablado de la
    ┤Inmaculada Concepci█n¬ ˇa˙n si la fe ciega te
    permite tragar esa absurdidadˇ, todos sabemos muy
    bien que si queremos traer al mundo a un niĎo
    tenemos que mantener un contacto sexual con una
    persona del sexo opuesto. Si uno se siente culpable al
    cometer el ýpecado originalţ, entonces no hay duda
    de que se sentirĚ mucho mĚs culpable al realizar un
    acto sexual pensando tan s█lo en uno mismo, y no en
    la necesidad de crear hijos.
    El Satanista se da plena cuenta de las razones por
    las cuales los sacerdotes declaran pecaminosa la
    masturbaci█n. Tal como ocurre con todos los otros
    actos naturales, las personas la realizarĚn por mucho
    que las reprendan severamente. Ahora bien, provocar
    un sentimiento de culpabilidad °es una importante
    faceta de su perverso plan para inducir a las personas
    a expiar sus ┤pecados¬. °Y qu╚ mejor manera de
    expiarlos que pagando las hipotecas sobre los templos
    de la abstinencia?
    85
    Aun cuando el hombre moderno no sienta ya (o
    crea no sentirse ya) bajo el peso de un sentimiento de
    culpabilidad provocado por la religi█n, la verdad es
    que todav╠a se siente avergonzado si cede al deseo de
    masturbarse. Un hombre puede sentirse privado de su
    masculinidad si se satisface autoer█ticamente en lugar
    de entregarse al juego competitivo de dar caza a una
    mujer. Es posible que una mujer se sienta tentada a
    satisfacerse a s╠ misma sexualmente, pero a˙n as╠
    echarĚ de menos esa satisfacci█n ego╠stica que
    proviene del deporte de la seducci█n. Ni el cuasiCasanova
    ni la ficticia vampiresa se sienten a gusto
    cuando estĚn ýobligadosţ a recurrir a la masturbaci█n
    para obtener una satisfacci█n sexual: ambos
    preferir╠an incluso un compaĎero inadecuada.
    Plataforma romana
    Me gusta A T1000 le gusta esto

  12. #12
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    Cita Iniciado por ThErik Ver mensaje
    Estß completa?
    Si, he seguido un algoritmo mediante el cual las segundas letras de cada tercera letra expresa una inducciˇn lˇgica que permite deducir la composiciˇn ordenada de las palabras, siempre que encuentras una frase que haga referencia al Maligno, o al Malogrado, la palabra siguiente contiene la regla fundamental sobre como realizar dicha composiciˇn para reformular la frase y poder acceder al siguiente capÝtulo
    Plataforma romana

  13. #13
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Auron_Play
    Registro
    24 mar, 18
    Mensajes
    549
    Me gusta (Dados)
    93
    Me gusta (Recibidos)
    130
    Que me LOL

    Libro del profeta
    Ezequiel
    CapÝtulo 1
    Ezequiel ve en visiˇn cuatro seres vivientes, cuatro ruedas y la gloria de Jehovß sobre Su trono.

    1 Y aconteciˇ en el a˝o treinta, en el mes cuarto, a los cinco dÝas del mes, que, estando yo en medio de los cautivos, junto al rÝo Quebar, los cielos se abrieron y vi visiones de Dios.

    2 A los cinco dÝas del mes, en el quinto a˝o del cautiverio del rey JoaquÝn,

    3 vino directamente la palabra de Jehovß al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos, junto al rÝo Quebar; y vino allÝ sobre Úl la mano de Jehovß.

    4 Y mirÚ, y he aquÝ, un viento tempestuoso venÝa del norte, una gran nube y un fuego relampagueante, y alrededor de Úl un resplandor, y en medio del fuego algo que parecÝa como de ßmbar,

    5 y en medio de ella, la figura de cuatro seres vivientes. Y esta era su apariencia: habÝa en ellos semejanza de hombre.

    6 Y cada uno tenÝa cuatro caras y cuatro alas.

    7 Y las piernas de ellos eran derechas, y la planta de sus pies como planta de pezu˝a de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bru˝ido.

    8 Y debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenÝan manos de hombre; y los cuatro tenÝan sus caras y sus alas.

    9 Con las alas se tocaban el uno al otro. No se desviaban cuando andaban; cada uno caminaba derecho hacia delante.

    10 Y el aspecto de sus caras era como cara de hombre, y cara de leˇn en el lado derecho de los cuatro, y cara de buey en el lado izquierdo de los cuatro; asimismo los cuatro tenÝan cara de ßguila.

    11 AsÝ eran sus caras; y sus alas estaban extendidas hacia arriba; dos de las cuales se tocaban entre sÝ y con las otras dos cubrÝan sus cuerpos.

    12 Y cada uno caminaba derecho hacia delante; hacia donde el espÝritu los llevaba, ellos iban; cuando andaban, no se desviaban.

    13 En cuanto a la semejanza de los seres vivientes, su apariencia era como de carbones de fuego encendidos, como la apariencia de antorchas que se movÝan entre los seres vivientes; y el fuego resplandecÝa, y del fuego salÝan relßmpagos.

    14 Y los seres vivientes corrÝan y regresaban a semejanza de relßmpagos.

    15 Y mirÚ a los seres vivientes, y he aquÝ, una rueda en la tierra junto a los seres vivientes con sus cuatro caras.

    16 Y el aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color del topacio. Y las cuatro tenÝan un mismo aspecto; su apariencia y su obra eran como una rueda en medio de otra rueda.

    17 Cuando andaban, se movÝan sobre sus cuatro costados; no se desviaban cuando andaban.

    18 Y sus aros eran altos y espantosos, y los aros estaban llenos de ojos alrededor en las cuatro.

    19 Y cuando los seres vivientes andaban, las ruedas andaban junto a ellos; y cuando los seres vivientes se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban.

    20 Hacia donde el espÝritu iba, ellos iban allÝ adonde el espÝritu iba, y las ruedas se levantaban juntamente con ellos, porque el espÝritu de los seres vivientes estaba en las ruedas.

    21 Cuando ellos andaban, andaban ellas; y cuando ellos se detenÝan, se detenÝan ellas; asimismo, cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban juntamente con ellos, porque el espÝritu de cada ser viviente estaba en las ruedas.

    22 Y sobre las cabezas de los seres vivientes aparecÝa un firmamento a manera de cristal maravilloso, extendido por encima de sus cabezas.

    23 Y debajo del firmamento sus alas se extendÝan derechas la una hacia la otra; cada uno tenÝa dos alas con las que cubrÝan sus cuerpos por un lado y por el otro.

    24 Y oÝ el ruido de sus alas cuando andaban, como sonido de muchas aguas, como la voz del Omnipotente, como ruido de muchedumbre, como la voz de un ejÚrcito. Cuando se detenÝan, bajaban sus alas.

    25 Y cuando se detenÝan y bajaban sus alas, se oÝa una voz por encima del firmamento que estaba sobre sus cabezas.

    26 Y sobre el firmamento que estaba sobre sus cabezas se veÝa la figura de un trono que parecÝa de piedra de zafiro; y en lo mßs alto, sobre la figura del trono, habÝa algo a semejanza de un hombre sentado sobre Úl.

    27 Y vi algo que tenÝa la apariencia de ßmbar, como la apariencia del fuego dentro de ella alrededor, desde el aspecto de sus lomos hacia arriba; y desde sus lomos hacia abajo, vi que parecÝa como fuego y que tenÝa un resplandor alrededor.

    28 Como el aspecto del arco iris que estß en las nubes en dÝa de lluvia, asÝ era el aspecto del resplandor alrededor. Esta fue la visiˇn de la semejanza de la gloria de Jehovß. Y cuando yo la vi, me postrÚ sobre mi rostro y oÝ la voz de uno que hablaba.

    Cada era exitosa del desarrollo cultural y ╚tico del
    ser humano ha producido su manifiesto literario ˇun
    argumento que desaf╠a las normas existentes y
    propone una aproximaci█n novedosa a las constantes
    problemĚticas de la civilizaci█n. No con poca
    frecuencia se ha dado el caso que las realidades del
    nacionalismo pol╠tico han sido mezcladas con el
    idealismo de ╚nfasis extranacional para producir lo
    que cautelosamente denominamos con el t╚rmino
    existencialismo. Una lista de obras pertinentes podr╠a
    incluir la Rep˙blica de Plat█n, la Pol╠tica de
    Arist█teles, El Pr╠ncipe de Maquiavelo, y los escritos
    de Nietzsche, Hobbes, Locke, Marx, y Sartre.
    Este es el libro de nuestra ╚poca.
    El amanecer de la Edad SatĚnica fue celebrado el
    30 de abril de 1966 ˇ el aĎo Uno. En esa fecha,
    Anton Szandor LaVey consagr█ la Iglesia de SatĚn en
    la ciudad de San Francisco y asumi█ el oficio de su
    primer Sumo Sacerdote. Lo que hab╠a comenzado
    varios aĎos antes como un foro intelectual dedicado a
    la investigaci█n y aplicaci█n de las Artes Negras se
    ha expandido desde entonces a un movimiento
    filos█fico internacional de primera magnitud. El
    Satanismo, que alguna vez fuera la provincia aislada

    * Michael A. Aquino form█ parte de la Administraci█n de la Iglesia de
    SatĚn dese 1969 hasta 1975. Esta introducci█n apareci█ en la edici█n de la
    Biblia SatĚnica de 1972. Se separ█ de la Iglesia de SatĚn por Űdiferencias
    ideol█gicasÝ con Anton LaVey y form˙ su propia organizaci█n, el Templo
    de Set, que cuenta hoy en d╠a con varios miles de miembros alrededor de
    todo el mundo. Es autor, entre otros libros, de un voluminoso tomo sobre la
    historia de la Iglesia de SatĚn desde 1966 hasta 1975. Actualmente goza de
    una merecida pensi█n como Teniente Coronel del Ej╚rcito de los Estados
    Unidos.
    15
    de exiliados furtivos y exc╚ntricos radicales, se ha
    convertido en una seria alternativa a las doctrinas del
    te╠smo y del materialismo. Al promulgar la
    complacencia en lugar de la abstinencia, el
    Satanismo rechaza la noci█n de que el progreso del
    hombre estĚ condicionado por su aceptaci█n de una
    moralidad auto-impuesta. Los Satanistas sostienen
    que un juicio deviene de la comparaci█n y resoluci█n
    de los opuestos, y uno no puede hacer alarde de
    justicia al honrar un solo parĚmetro de
    comportamiento.
    Una aproximaci█n emp╠rica a la moralidad no es
    una innovaci█n reciente; te█ricos como PitĚgoras,
    Hegel, Spencer, y Compte avanzaron la proposici█n
    original de la independencia intelectual del homb
    16
    patriarcal. La adoraadoraci█n de cualquier deidad o
    deidades ˇbajo cualquier aspectoˇ es repulsiva
    para el Mago Negro, quien considera todas las
    profesiones de fe o con fianza en una entidad
    protectora sobrenatural como demostraciones
    humillantes de cobard╠a e inseguridad emocional. El
    Satanismo ha sido malintepretado frecuentemente
    como mera ýadoraci█n al diabloţ, cuando de hecho
    constituye un claro rechazo de toda forma de
    adoraci█n como un componente deseable de la
    personalidad. No es tanto una anti-religi█n ˇun
    simple rechazo de cualquier creenciaˇ sino una noreligi█n,
    una negativa sin compromiso de todo
    misticismo sustancial. Como tal, representa una
    amenaza mucho mĚs seria a las teolog╠as organizadas
    que lo que pueden ser los escritos arcaicos de las
    viejas demonolog╠as.
    El Ritual y la Fantas╠a juegan un papel muy
    importante en las actividades de la Iglesia SatĚnica,
    trabajando sobre el supuesto que la experiencia y el
    control de la irracionalidad metaf╠sica y mental son
    necesarias para el fortalecimiento de la psique. De
    esta manera, se hace un esfuerzo para evitar lo que tal
    vez constitu╠a el tal█n de Aquiles de la escuela
    Gurdjieff-Ouspensky de evoluci█n psicol█gica
    subjetiva; los primer╠smos disc╠pulos de este
    trascendentalismo auto-determinado postularon que
    que todas las sensaciones no-materialistas eran un
    peligro para el estudiante. Un elemento crucial del
    Ritual SatĚnico es la apreciaci█n de sus cualidades
    inspiradoras e ilustrativas, sin que por ello sea
    necesario considerarlo como una realidad inflexible.
    El Satanismo queda mejor identificado como una
    disposici█n que como una religi█n, ya que se ocupa
    activamente de todas las facetas de la existencia
    humana, y no ˙nicamente de los as╠ llamados
    aspectos espirituales. Sin embargo quienes proclaman
    que el Satanismo constituye un peligro para el
    17
    sistema de justicia y el orden coo`peracional de la
    sociedad han pasado totalmente por alto la idea
    principal. El Satanismo defiende la libertad sin
    restricciones, pero s█lo hasta el punto que las
    preferencias propias no violen las de otrso. Cabe
    anptar que el Satanismo es una filosof╠a del
    individuo, no de las masas. No existen declaraciones
    pol╠ticas colectivas a excepci█n de la advertencia de
    Crowley: ýEl mĚs grave de todos los ŰpecadosÝ es el
    autoengaĎoţ.
    Mientras la mayor╠a de la poblaci█n puede
    inclinarse instintivamente a un Satanismo de hecho,
    hay que recordarles que los planteamientos del
    Satanismo no son para irresponsables. No existen
    misioneros SatĚnicos, y hay que cumplir ciertos
    requisitos precisos. La inexperiencia no es motivo de
    desdeĎo, pero la prwetenciosidad, la hipocres╠a, y la
    pomposidad son tratadas con el desprecio que
    merecen. El Satanismo no es menos arte que ciencia,
    y no habrĚ ýpatr█n de medida deificadoţ.
    El Dr. LaVey estĚ capacitado de modo singular
    para escribir la historia del nuevo Diabolismo.
    Estadounidense de ascendencia gitana, rumana y
    alsaciana, desde muy temprana edad hizo gala de la
    inquietud caracter╠stica de sus ancestros n█madas y
    mostr█ una simpat╠a inusual por su tradici█n arcana y
    mundana. Su temprana preocupaci█n por las ciencias
    militares lo motivaron a leer diversas publicaciones
    log╠sticas de la Segunda Guerra Mundial, s█lo para
    descubrir que las visiones de gloria militar que
    caracterizaron la primera guerra mundial hab╠an
    cedido lugar al realismo mercenario y desapegado
    durante la segunda conflagraci█n. Sus experiencias
    como estudiante nada hicieron para borrar el sabor de
    esta primera muestra del cinismo humano, y la
    creciente impaciencia de LaVey con la regimentaci█n
    est╚ril de la educaci█n convencional lo llevar╠an a
    buscar los extraĎos encantos surrealistas del circo.
    18
    Ayud█ a Clyde Beatty como domador de animales
    salvajes y muy pronto desarroll█ una fuerte afinidad
    por los grandes felinos, misma que marcar╠a de una
    manera bastante curiosa su personalidad. Todas las
    criaturas animadas son bĚsicamente bestiales ˇ
    razonaba LaVeyˇ y lo ˙nico que logran los █rdenes
    sociales mĚs refinados es, cuando mucho, una
    supresi█n endeble de este salvajismo innato. Del circo
    pasar╠a a las ferias ambulantes ˇcarnivalsˇ donde
    el brillo de las artes esc╚nicas estaba matizado con la
    lucha cotidiana por conseguir el sustento diario. Aqu╠
    LaVey trabaj█ en un mundo pat╚tico pero digno,
    poblado de rebeldes, fen█menos, patiĎos, y rarezas
    humanas; y aprender╠a el arte de la magia de escena,
    cuyo ╚xito depende de el nivevl de distracci█n que
    logre inducir en la atenci█n de su audiencia.
    Observar╠a, no sin cierta dureza, la fascinaci█n que el
    hombre "normal" parece tener por sus camaradas
    deformes ˇregodeĚndose de satisfacci█n al ver c█mo
    la desgracia se ensaĎa con su pr█jimo en lugar de
    ensaĎarse con uno mismo. Al interesarse cada vez
    mĚs en este cruel y licantr█pico atributo de la
    naturaleza humana, decidi█ estudiar criminolog╠a en
    la univrsidad, e incluso lleg█ a trabajar en calidad de
    fot█grafo con el Departamento de Polic╠a de San
    Francisco.
    Como profesional de circo hab╠a tenido la
    oportunidad de contemplar el lado carnal del hombre
    en su faceta mĚs art╠stica; ahora lo experimentar╠a en
    su aspecto mĚs violento y salvaje. Tres aĎos de vivir
    d╠a a d╠a con la sangre, brutalidad y abyecta miseria
    que permean la subcultura criminal lo dejaron
    hastiado, enfermo, desilusionado y leno de ira hacia la
    hipocres╠a imperante de la sociedad amable. Para
    ganarse la vida, se dedic█ a tocar el █rgano de tubos y
    dedic█ gran parte de sus esfuerzos a lo que habr╠a de
    convertirse en la labor de su vida ˇla Magia Negra
    LaVey hab╠a rechazado desde hace mucho tiempo
    19
    desde hace mucho tiempo los tratados estereot╠picos
    sobre hechicer╠a ceremonial por ser meros productos
    hist╚ricos de imagnaciones medievales. El ýViejo
    Culto5
    ţ, con sus supersticiones, ademanes afectados y
    sus juegos de sal█n infantiles no son para nosotros; lo
    que buscamos es una psicolog╠a metaf╠sica que
    atraiga al hombre intlectual ˙nicamente despu╚s de
    haberle dado a sus or╠genes brutales y animales las
    consideraciones apropiadas Esta es la raz█n por la
    cual nuestro s╠mbolo es la Cabra de Mendes6
    .
    SatĚn es, desde lejos, la figura mĚs enigmĚtica de
    la literatura. Poseedor de toda riqueza imaginable, y
    siendo el mĚs poderoso de los ArcĚngeles, rechaz█
    con desd╚n su excelsa lealtad para proclamar su
    independencia de todo lo que representaba su Jefe
    Celestial. Aunque condenado al mĚs espantoso de los
    dominios, un Infierno absolutamente rehu╠do por la
    divinidad, acept█ tales privaciones como la carga de
    su prerrogativa intelectual. En su Imperio Infernal
    uno podrĚ complacerse impunemente en los placeres
    mĚs extraordinarios, sin embargo en medio de tal
    licenciosidad desenfrenada, el Diablo ha mantenido
    una nobleza peculiar. Esta cualidad evasiva fue con
    la cual decidimos identificarnos.
    Este es el principio gu╠a del Satanismo: que la la
    consecuencia definitiva del hombre yace no en la
    unidad sino en la dualidad. ⁄nicamente la s╠ntesis
    ecide los valores; la adherencia a un orden ˙nico ea
    arbitraria y, por tanto insignificante.
    La Biblia SatĚnica es un documento de lo mĚs
    insidioso. Uno se siente fuertemente tentado a
    compararlo con esa mitolog╠a mal╚fica y oscura que
    es El Rey en Amarillo, un trabajo psicopl╠tico que
    supuestamente llevaba a sus lectores a la demencia y

    5 Old Craft en el texto original ˇN. del T. (Ver Ap╚ndice I). 6 La Cabra de Mendes o S╠mbolo de Bafomet es la imagen del Macho
    Cabr╠o insertado en una estrella de Cinco puntas (Ver Ap╚ndice I).
    20
    la perdici█n. Por muy cĚndida y coloquial que pueda
    parecer a primera vista, La Biblia SatĚnica no es un
    volumen que pueda ser pasado por alto fĚcilmente. Es
    un producto muy de nuestro tiempo, no s█lo porque
    un libro as╠ ˇa la par que su autorˇ probablemente
    habr╠a sido destruido en una ╚poca anterior, sino
    porque su creaci█n fue una inevitablidad
    evolucionaria.
    T˙, lector, estĚs a punto de ser empalado en los
    afilados cuernos de un dilema SatĚnico. Si aceptas los
    postulados de este libro, condenarĚs a tus mĚs
    preciados santuarios a la aniquilaci█n. A cambio
    despertarĚs ˇal mĚs feroz de los Infiernos. Si
    rechazas su argumento, te resignarĚs a una
    desintegraci█n cancerosa de tu hasta entonces
    inconsciente sentido de identidad. No es de extraĎar
    que el legado del Archienemigo le haya prodigado
    enemigos tan amargos!!
    Cualquiera que sea tu decisi█n, no podrĚs
    postergarla por mĚs tiempo. La Biblia SatĚnica
    finalmente articula lo que el hombre, instintivamente,
    siempre ha temido proclamar: que ╚l es,
    potencialmente, divino
    Michael A. Aquino
    IV║ Magister Templi
    Iglesia de SatĚn, 1972 (VII Anno Satanas)

    LAS NUEVE
    DECLARACIONES
    SATúNICAS
    1. ░SatĚn representa complacencia, en lugar de
    abstinencia!
    2. ░SatĚn representa la existencia vital, en lugar de
    sueĎos espirituales!
    3. ░SatĚn representa la sabidur╠a perfecta, en lugar
    del auto engaĎo hip█crita!
    4. ░SatĚn representa amabilidad hacia quienes la
    merecen, en lugar del amor malgastado en
    ingratos!
    5. ░SatĚn representa la venganza, en lugar de ofrecer
    la otra mejilla!
    6. ░SatĚn representa responsabilidad para el
    responsable, en lugar de preocuparse por
    vampiros ps╠quicos!
    7. ░SatĚn representa al hombre como otro animal,
    algunas veces mejor, la mayor╠a de las veces peor
    que aquellos que caminan en cuarto patas, el
    cual, por causa de su "divino desarrollo
    intelectual" se ha convertido en el animal mĚs
    vicioso de todos!
    8. ░SatĚn representa todos los llamados "pecados",
    mientras lleven a la gratificaci█n f╠sica, mental o
    emocional!
    9. ░SatĚn ha sido el mejor amigo que la Iglesia
    siempre ha tenido, ya que la ha mantenido en el
    negocio todos estos aĎos!

    El primer libro de la Biblia SatĚnica no es un intento
    de blasfemar, sino una declaraci█n de lo que podr╠a
    llamarse "indignaci█n diab█lica". El Diablo ha sido
    atacado por los hombres de Dios sin reservas ni
    miramientos. Nunca ha habido una oportunidad,
    hablando ficticiamente, para que el Pr╠ncipe Oscuro
    hable de la misma manera que los voceros del SeĎor
    del Bien. Los agitadores del pasado han gozado de
    libertad para definir el "bien" y el "mal" a su
    acomodo, y han relegado alegremente al olvido a
    cualquiera que no estuvise de acuerdo con sus
    mentiras ˇverbalmente y a veces, f╠sicamente. Su
    decir de caridad, a los ojos de Su Infernal Majestad,
    no es mĚs que una farsa vac╠a --y bastante injusta,
    teniendo en cuenta el hecho obvio que si no fuese por
    su adversario SatĚnico, sus religiones se colapsar╠an.
    Resulta triste, que el personaje aleg█rico que es el
    mayor responsable del ╚xito de las religiones
    espirituales, sea tratado con el m╠nimo de compasi█n
    y el abuso mĚs consistente ˇy por quienes mĚs
    untuosamente predican las reglas del juego limpio!
    Durante todos los siglos de insultos que ha recibido el
    Diablo, nunca ha contestado a sus detractores.
    Siempre ha quedado como el caballero, mientras los
    que ╚l apoya gritan y deliran. Ha demostrado ser un
    modelo de conducta, pero ahora siente que es hora de
    replicar. Ha decidido finalmente que es tiempo de
    recibir lo que le corresponde. Ahora ya no se
    necesitan los voluminosos reglamentos de hipocres╠a.
    Para poder volver a aprender la Ley de la Selva, serĚ
    suficiente una pequeĎa y breve diatriba. Cada verso
    es un infierno. Cada palabra es una lengua de fuego.
    Las llamas del Infierno arden ferozmente... y
    purifican! Leed y aprended la Ley.
    33
    EL
    LIBRO DE
    SATúN
    ˇ I ˇ
    1. En este Ěrido desierto de acero y piedra, elevo mi
    voz para que puedas o╠rla, Al Este y al Oeste
    hago una seĎa. Al Norte y al Sur muestro un
    signo que proclama: ░Muerte a los d╚biles, salud
    para los fuertes!
    2. ░Abrid los ojos para que podĚis ver, oh, hombres
    de mente enmohecida, y escuchadme bien,
    vosotros, la multitud de seres desorientados!
    3. ░Pues yo me alzo para desafiar a la sabidur╠a del
    mundo, para pedir explicaciones a las ┤leyes¬ del
    hombre y de ┤Dios¬!
    4. Yo exijo razones de vuestras reglas doradas y
    pregunto el porqu╚ de vuestros mandamientos
    5. No me inclino en seĎal de sumisi█n ante ninguno
    de vuestros ╠dolos pintados, y el que me d
    34
    7. Ninguna vetusta falsedad serĚ para m╠ una
    verdad; ning˙n dogma sofocante entorpecerĚ mi
    pluma.
    8. Me aparto de todos los convencionalismos que no
    me lleven al ╚xito y a la felicidad en la Tierra.
    9. Elevo con severa energ╠a el estandarte de los
    fuertes.
    10. Clavo mi mirada en los ojos vidriosos de vuestro
    espantoso JehovĚ, y le tiro de la barba. Alzo un
    hacha y abro en dos su crĚneo devorado por los
    gusanos.
    11. Hago estallar el horrible contenido de los
    sepulcros filos█ficos marchitos, y r╠o con ira
    sard█nica.
    ˇ II ˇ
    1. Mirad al crucifijo. °Qu╚ simboliza? PĚlida
    incompetencia colgada de un Ěrbol.
    2. Pongo en duda todas las cosas. ColocĚndome
    ante las podridas y barnizadas fachadas de
    vuestros mĚs excelsos dogmas morales, escribo
    con letras de llameante desprecio: ┤░ Ojo! ░Mucho
    cuidan! ░Todo esto es fraude!.
    3. ░Congregaos en torno a m╠, oh, vosotros que
    desafiĚis a la muerte, y la Tierra serĚ vuestra,
    para ahora y para siempre!
    4. A la mano muerta se le ha permitido durante
    demasiado tiempo que esterilice el pensamiento
    vivo.
    35
    5. ░Los falsos profetas han estado invirtiendo por
    mucho tiempo lo justo y lo injusto, lo bueno y lo
    malo!
    6. Ning˙n credo debe ser aceptado como imposici█n
    de la autoridad de una naturaleza ýdivinaţ. Las
    religiones deben ser puestas en duda. Ning˙n
    dogma moral debe ser aceptado dado por hecho;
    ˇninguna patr█n de medida debe ser deificado.
    En los c█digos morales no hay nada
    inherentemente sagrado. Al igual que los ╠dolos
    de madera de tiempos remotos, son obras de
    manos humanas, ░y lo que el hombre ha hecho
    puede destruirlo!
    7. El que no se apresura a creer en todo es
    sumamente inteligente, pues disponerse a creer en
    un falso principio es comenzar a carecer de
    sabidur╠a.
    8. El deber principal de toda nueva ╚poca es enseĎar
    a los nuevos hombres a determinar sus libertades,
    a dirigirlas hacia el ╚xito material, a rechazar los
    candados y cadenas oxidadas de las costumbres
    muertas que impiden siempre la expansi█n
    saludable, aquellas teor╠as e ideas que pudieron
    haber significado vida, esperanza y libertad para
    nuestros antepasados, es posible que ahora
    representen para nosotros destrucci█n, esclavitud
    y deshonor.
    9. ░CuĚndo el medio ambiente cambia, ning˙n ideal
    humano permanece seguro!
    10. Por lo tanto, cada vez que una mentira se haya
    instalado en un trono, asalt╚mosla sin piedad y
    sin escr˙pulos de conciencia, pues nadie puede
    36
    prosperar bajo el dominio de una falsedad
    inconveniente.
    11. ░Destronemos los sofismas establecidos,
    arranqu╚moslos de cuajo, quem╚moslos y
    destruyĚmoslos, pues son una amenaza para toda
    la aut╚ntica nobleza del pensamiento y la acci█n!
    12. ░Cada vez que por medio de los resultados quede
    demostrado que una pretendida ┤verdad¬ no es
    mĚs que una vana ficci█n!. ░Arroj╚mosla sin
    ceremonia hacia la oscuridad exterior, y que
    caiga entre los dioses muertos, los imperios
    muertos, las filosof╠as muertas y otras ruinas
    in˙tiles! ░Su puesto estĚ entre los trastos viejos!
    13. La mĚs peligrosa de todas las mentiras
    entronizadas es la mentira santa, santificada,
    privilegiada; la mentira que todo el mundo toma
    por un modelo de verdad. Es la madre nutricia de
    todos los otros espejismos y errores populares, Es
    el Ěrbol, con cabeza de hidra y mil ra╠ces de lo
    irrazonable, ░Es un cĚncer social!
    14. Aquella mentira que se muestra a nosotros como
    media mentira estĚ medio erradicada; Pero
    aquella mentira que incluso las personas
    inteligentes aceptan como un hecho -la mentira
    que le ha sido inculcada al niĎo cuando reposaba
    en las rodillas de su madre-, ░esa es mĚs peligrosa
    de afrontar que una pestilencia insidiosa!
    15. Las mentiras populares han sido siempre las mĚs
    potentes enemigas de la libertad personal. No
    existe mĚs que una forma de hacerles frente:
    arrancarlas, arrancarlas de cuajo, como si fueran
    cĚnceres. ░Aniquiladlas o ellas aniquilarĚn!
    37
    ˇ III ˇ
    1. ýAmaos los unos a los otrosţ. Se nos dice que
    esto es la ley suprema, Pero °qu╚ poder lo ha
    hecho as╠? °Sobre qu╚ autoridad racional reposa
    el evangelio del amor? °Por qu╚ no habr╠a yo de
    odiar a mis enemigos? Si los ┤amo¬, °no me
    pongo a merced de ellos?
    2. °Es natural que los enemigos se hagan el bien los
    unos a los otros? °Es bueno eso?
    3. °Puede la v╠ctima desgarrada y ensangrentada
    "amar" las fauces ensangrentadas que le van
    arrancando miembro tras miembro?
    4. °No somos todos por instinto animales de presa?
    Si los seres humanos cesaran totalmente de
    atacarse los unos a los otros, como animales de
    presa, °podr╠an continuar existiendo?
    5. °No es el ┤deseo lujurioso y camal¬ un t╚rmino
    mĚs veraz para definir al "amor" cuando lo
    aplicamos a la propagaci█n de la especie'? El
    "amor" de las aduladoras escrituras, °no es un
    simple eufemismo de la actividad sexual? °O
    acaso el ┤gran maestro¬ era un glorificador de los
    eunucos?
    6. Ama a tus enemigos y haz el bien a los que te
    odian y te explotan. °No es esta la despreciable
    filosof╠a del perro de aguas que gira sobre su
    lomo cuando le dan patadas?
    7. Odia a tus enemigos con todo tu coraz█n, y si un
    hombre te abofetea en la mejilla, ░Abofet╚ale en
    38
    la otra! Abofet╚ale con toda tu alma, pues el velar
    por uno mismo es la ley mĚs excelsa.
    8. ░El que ofrece la otra mejilla es un perro cobarde!
    9. Devuelve golpe por golpe, desprecio por
    39
    cicl█n, y despu╚s de que ellos hayan ca╠do,
    regoc╠jate de tu propia salvaci█n.
    5. Entonces todos tus huesos dirĚn orgullosamente;
    °Qui╚n estĚ por encima de m╠? °No he sido
    demasiado fuerte para mis adversarios? °No me
    he liberado yo mismo por medio de mi cerebro y
    mi cuerpo?
    ˇ V ˇ

    1. Benditos sean los fuertes, pues de ellos serĚ la
    Tierra. ░Malditos sean los d╚biles, pues ellos
    heredarĚn el yugo!
    2. Benditos sean los poderosos, pues ellos serĚn
    reverenciados por los hombres... ░Malditos sean
    los d╚biles, pues ellos serĚn borrados de la faz de
    la Tierra!
    3. Benditos sean los audaces, pues ellos serĚn los
    amos del mundo. ░Malditos sean los
    virtuosamente d╚biles, pues ellos quedarĚn
    aplastados bajo las pezuĎas del Diablo!.
    4. Benditos sean los triunfadores, pues la victoria es
    la base del derecho... ░Malditos sean los vencidos,
    pues ellos serĚn vasallos para siempre!
    5. Benditos sean los de la mano de hierro, pues los
    blandos huirĚn ante ellos... ░Malditos sean los
    pobres de esp╠ritu, pues serĚn escupidos!
    6. Benditos sean los que desaf╠an a la muerte, pues
    sus d╠as serĚn largos en la Tierra... ░Malditos
    sean los que sueĎan con una vida mĚs rica mĚs
    40
    allĚ de la tumba, pues ellos perecerĚn en medio
    de la abundancia!
    7. Benditos sean los destructores de la falsa
    esperanza, pues ellos son los verdaderos Mes╠as...
    ░Malditos sean los adoradores de Dios, pues ellos
    serĚn ovejas esquilmadas!
    8. Benditos sean los valientes, pues ellos obtendrĚn
    grandes tesoros... ░ Malditos sean los que creen
    en el bien y en el mal, pues se dejan asustar por
    sombras!
    9. Benditos sean aquellos que creen en lo que mĚs
    les conviene, pues su mente no se aterrorizarĚ
    nunca... ░Malditos sean los ┤corderos de Dios¬,
    pues serĚn desangrados hasta quedar mĚs blancos
    que la nieve!
    10. Bendito sea el hombre que tiene una legi█n de
    enemigos, pues ellos le harĚn h╚roe, ░Maldito sea
    el que hace el bien a quien le paga con desprecio,
    pues ╚l serĚ despreciado!
    11. Benditos sean los de mente poderosa, pues ellos
    superarĚn los torbellinos...░Malditos sean los que
    ofrecen mentiras como verdades y verdades como
    mentiras, pues ellos son una abominaci█n!
    12. ░Malditos sean tres veces los d╚biles a quienes la
    inseguridad les hace viles, pues ellos son una
    abominaci█n!
    13. El Ěngel del engaĎo que nos hacemos a nosotros
    mismos en el alma de los ┤justos¬. ░La llama
    eterna del poder alcanzado a trav╚s del placer
    mora en la carne del satanista!
    41
    42
    (AIRE)
    ˇ EL LIBRO DE LUCIFER ˇ
    LA ILUMINACI”N
    43
    44
    El dios romano, Lucifer, era el Portador de Luz, el
    esp╠ritu del aire, la personificaci█n de la Iluminaci█n
    y el Conocimiento. En la mitolog╠a Cristiana, se
    convirti█ en el sin█nimo del mal, ░qu╚ es lo ˙nico que
    habr╠a de esperarse de una religi█n cuya existencia
    misma es perpetuada por definiciones confusas y
    valores fraudulentos! Es hora de aclarar las cosas.
    Deben corregirse los falsos moralismos y los errores
    ocultistas. Tan entretenidas como puedan ser, la
    mayor╠a de historias y obras sobre adoraci█n del
    Diablo deben ser reconocidas como las ridiculeces
    obsoletas que son. Se ha dicho "la verdad os harĚ
    libres". La verdad por s╠ misma nunca ha liberado a
    alguien. Es la DUDA la que trae la emancipaci█n
    mental. Sin el maravilloso elemento de la duda, el
    portal por el cual llega la verdad permanecer╠a
    cerrado, imperturbable ante los golpes en╚rgicos de
    mil Luciferes. Cuan comprensible resulta que las
    Sagradas Escrituras se refieran al monarca Infernal
    como el "padre de las mentiras" ˇun magn╠fico
    ejemplo de inversi█n de carĚcter. Si uno va a creer
    ╚sta acusaci█n teol█gica de que el Diablo representa
    la falsedad, entonces debe concluirse que sea ░…L, NO
    DIOS, QUIEN ESTABLECI” TODAS LAS RELIGIONES
    ESPIRITUALES Y QUIEN ESCRIBI” TODOS LOS TEXTOS
    SAGRADOS! Cuando una duda es seguida por otra, la
    burbuja, ya repleta de tantas falacias desde hace
    tiempo acumuladas, amenaza con reventar. Para
    quienes ya dudan de las supuestas verdades, este libro
    es la revelaci█n. Entonces Lucifer se habrĚ levantado.
    ░Ya es tiempo de dudar! La burbuja de la falsedad se
    estĚ reventando y su sonido es el rugir del mundo.
    45
    SE BUSCA!
    ˇ DIOS ˇ
    VIVO O MUERTO!
    L que un Satanista no cree en Dios es un
    concepto popular bastante err█neo. El concepto
    de ýDiosţ, tal como es interpretado por el hombre, ha
    sido tan variado a trav╚s de todas las ╚pocas, que el
    Satanista simplemente aceptar la definici█n que mejor
    se ajuste a sus necesidades. El hombre siempre ha
    creado sus dioses, en vez de sus dioses haberlo creado
    a ╚l. Para unos, Dios es ben╚volo; para otros, resulta
    aterrador. Para el Satanista, ýDiosţ ˇpor cualquier
    nombre que se le llame, o bien por ning˙n nombre en
    absolutoˇ es visto como el factor de equilibrio en la
    Naturaleza, y no como un ser al que le preocupe el
    sufrimiento. Esta poderosa fuerza que permea y
    equilibra el universo es demasiado impersonal para
    preocuparse por la felicidad o la miseria de las
    criaturas de carne y hueso de esta bola de mierda
    sobre la cual vivimos.
    Cualquiera que piense en SatĚn como malo
    deber╠a tener en cuenta todos los hombres, mujeres,
    niĎos y animales que han muerto porque ello era
    ýVoluntad de Diosţ. Con toda seguridad, una persona
    que lamente la p╚rdida inoportuna de un ser querido
    ░preferir╠a mil veces tenerla otra vez junto a s╠ que en
    las manos de Dios! En cambio, son consolados
    melosamente por el cl╚rigo de turno que dice ýFue la
    voluntad de Dios, hija m╠aţ; o ýAhora descansa en las
    manos de Dios, hijo m╠oţ. Tales frases han sido una
    E
    46
    manera conveniente que los religiosos han utilizado
    para justificar o excusar la impiedad de Dios. Pero si
    Dios estĚ al mando y es tan ben╚volo como se supone
    que es, °por qu╚ permite que pasen estas cosas?
    Durante mucho tiempo los religiosos se han
    abalanzado sobre sus biblias y reglamentos para
    probar o refutar, justificar, condenar o interpretar.
    El Satanista se da cuenta que el hombre, y la
    acci█n y reacci█n del Universo, son responsables de
    todo lo que ocurre, y no se engaĎa creyendo que a
    alguien le importa. ░Ya no nos quedaremos sentados y
    aceptaremos el ýdestinoţ sin hacer algo al respecto,
    s█lo porque as╠ lo dice en el Cap╠tulo tal y cual,
    Salmo as╠ y asĚ, y baste con eso! El Satanista sabe
    que el rezar no ayudarĚ mucho ˇde hecho,
    disminuye las posibilidades de ╚xito, ya que lo que
    suelen hacer las personas devotas es sentarse
    complacidamente y rezar por una situaci█n que, si
    hicieran algo, la resolver╠an mucho mĚs rĚpido!
    El Satanista rehuye t╚rminos como ýesperanzaţ y
    ýoraci█nţ ya que son indicio de aprehensi█n. Si
    esperamos y rezamos para que suceda algo, no
    actuaremos en una forma positiva para hacer que
    suceda! El Satanista, dĚndose cuenta que cualquier
    cosa que consiga es gracias a sus propios actos, toma
    control de la situaci█n en lugar de rezarle a Dios para
    que ello suceda. El pensamiento positivo y la acci█n
    positiva aĎaden los resultados.
    As╠ como el Satanista no reza para pedir la ayuda
    de Dios, tampoco le reza para que lo perdone por sus
    propios errores. En otras religiones, cuando uno hace
    mal, va y se le reza a Dios, o se confiesa a un
    intermediario y le pide que ore a Dios para que le
    perdone por sus pecados. El Satanista sabe que si la
    oraci█n es de ning˙n provecho, el confesarse ante otro
    ser humano como ╚l mismo, es menos provechoso ˇy
    es por demĚs, degradante.
    47
    Cuando un Satanista comete un error, se da cuenta
    que cometer errores es algo natural ˇy si se siente
    mal por lo que ha hecho, aprenderĚ de ello y se
    cuidarĚ de no hacer lo mismo de nuevo. Si no se
    siente mal por lo que ha hecho, y sabe que harĚ lo
    mismo una y otra vez, no tiene por que ir a
    confesarse, mucho menos pedir perd█n. Pero esto es
    exactamente lo que sucede. La gente confiesa sus
    pecados para que puedan limpiar sus conciencias ˇy
    tener la libertad de seguir pecando una y otra vez,
    casi siempre cometiendo el mismo pecado.
    Hay tantas definiciones de Dios, en el sentido
    acostumbrado de la palabra, como tipos de personas.
    Las imĚgenes van desde la creencia en un dios que es
    mĚs bien una idea algo vaga, una especie de ýmente
    c█smica universalţ, hasta una deidad antropom█rfica
    con una larga barba blanca y sandalias que sigue con
    atenci█n todas las acciones de cada individuo.
    A˙n dentro de los confines de una religi█n dada,
    las interpretaciones personales de Dios difieren
    enormemente. Algunas religiones van hasta el punto
    de etiquetar a alguien que pertenece a una secta
    religiosa que no sea la de ellos, tildĚndolo de hereje,
    aunque las doctrinas generales e impresiones que se
    tienen de la divinidad sean bastante parecidas. Por
    ejemplo, los Cat█licos creen que los Protestantes
    estĚn condenados al Infierno simplemente porque no
    pertenecen a la Iglesia Cat█lica. De igual manera,
    muchos grupos que se han separado de la fe
    Cristiana, como las iglesias evang╚licas o
    revivalistas, creen que los Cat█licos son paganos que
    adoran imĚgenes. (Cristo es representado en una
    imagen que sea f╠sicamente mĚs parecida al individuo
    que lo est╚ adorando, y sin embargo los Cristianos
    critican a los 'paganos' por adorar imĚgenes
    labradas.) Y a los Jud╠os siempre se les ha
    identificado con el Diablo.
    48
    Si bien en todas estas religiones el dios es
    bĚsicamente el mismo, cada una se refiere al camino
    elegido por las otras como reprochable, y para colmo
    de males, cada uno de sus miembros REZA por los de
    las demĚs. Tienen desprecio por sus hermanos en la
    fe solo porque sus religiones portan distintas
    etiquetas, y tienen que liberar esa animosidad de
    alguna manera. Qu╚ mejor forma de hacerlo, en vez
    de ýorarţ! Qu╚ manera tan rid╠culamente cort╚s de
    decir ýte odioţ; tal es el apenas disimulado recurso
    conocido como "orar por tu enemigo"! Rezar por el
    propio enemigo no es mĚs que rabia disfrazada y
    reprimida, y decididamente de una calidad bastante
    rastrera e inferior!
    Si ha habido una discrepancia tan violenta en
    cuanto a la manera apropiada de adorar a Dios,
    °cuĚntas interpretaciones de Dios puede haber ˇy
    qui╚n tiene la raz█n?
    Todos los devotos a las ýreligiones de luz blancaţ
    se ocupan de complacer a su Dios para que, al morir,
    puedan tener abiertas para s╠ las ýPuertas Perladasţ.
    Sin embargo, si un hombre no ha vivido su vida
    seg˙n los reglamentos de su fe, puede, a ˙ltimo
    minuto, llamar un cl╚rigo a su lecho de muerte para la
    absoluci█n final. El sacerdote, pastor o ministro irĚ
    corriendo entonces, para que haga ýlas paces con
    Diosţ, y para cerciorarse de que el pasaporte para el
    Reino Celestial est╚ en toda regla. (Los Yezidis, una
    secta musulmana de adoradores del Diablo, adoptan
    un punto de vista muy distinto. Creen que Dios es
    todopoderoso, pero que tambi╚n lo perdona todo, y
    que su misericordia es infinita, y por ende, creen que
    es al Diablo al que deben complacer, ya que es el que
    rige sus vidas mientras est╚n aqu╠ en la Tierra. Creen
    tan firmemente que Dios perdonarĚ todos sus pecados
    una vez que se les den los ˙ltimos ritos, que no
    sienten necesidad alguna de preocuparse con la
    opini█n que de ellos tenga Dios mientras viven).
    49
    Con todas las contradicciones en las escrituras
    Cristianas, hoy en d╠a mucha gente no acepta
    racionalmente el Cristianismo de la manera en que ha
    sido practicado en el pasado. Un gran n˙mero de
    personas estĚ comenzando a dudar de la existencia de
    50
    EL DIOS AL QUE SALVAS
    PODRŇA SER T⁄ MISMO!
    ODAS las religiones de naturaleza espiritual son
    invenciones del hombre. …ste ha creado todo un
    sistema de dioses sin otra ayuda que la de su cerebro
    carnal. Solo porque tiene un ego y no puede
    aceptarlo, ha tenido que exteriorizarlo en un gran
    artificio espiritual al cual llama ýDiosţ.
    Dios puede hacer todo lo que al hombre le estĚ
    prohibido hacer ˇtales como matar gente, hacer
    milagros para gratificar su voluntad, ejercer control
    sin ninguna responsabilidad aparente, etc. Si el
    hombre necesita tal dios y reconoce a ╚se dios,
    entonces estĚ adorando una entidad que ha inventado
    un cerebro humano. Por lo tanto, ESTú ADORANDO AL
    HOMBRE QUE INVENT” A DIOS. °No es mĚs sensato
    adorar un dios que ╚l, ╚l mismo, ha creado, conforme
    a sus propias necesidades emocionales ˇuno que
    represente mejor su propio ser f╠sico y carnal que
    tiene la idea y el poder de inventar un dios en primer
    lugar?
    Si el hombre insiste en exteriorizar su propio ser
    verdadero en la forma de ýDiosţ, entonces °por qu╚
    temer a su propio ser, al temer a ýdiosţ ˇpor qu╚
    alabar su propio ser alabando a ýDiosţ?ˇ °por qu╚
    permanecer por fuera de Dios PARA PODER INMISCUIRSE
    EN RITUALES Y CEREMONIAS RELIGIOSAS EN SU NOMBRE?
    El hombre necesita del ritual y el dogma, pero
    ░ninguna ley establece que sea necesario un dios
    exteriorizado para poder realizar rituales y
    ceremonias hechas en el nombre de un dios! °Podr╠a
    ser que, cuando el hombre cierre el vac╠o entre s╠
    T
    51
    mismo y su ýDiosţ, vea al demonio del orgullo
    intentando salir ˇla personificaci█n misma de
    Lucifer apareciendo en medio? El hombre ya no
    puede verse a s╠ mismo como dos partes, la carnal y
    la espiritual, sino que las vea converger en una sola, y
    entonces descubrirĚ horrorizado que son una sola
    entidad carnal ˇ░Y QUE SIEMPRE FUE ASŇ! Entonces, o
    bien se odiarĚ a s╠ mismo hasta la muerte, d╠a tras d╠a
    ˇo se regocijarĚ de ser lo que es!
    Si se odia a s╠ mismo, buscarĚ caminos
    espirituales de ýiluminaci█nţ cada vez mĚs nuevos y
    mĚs complejos, con la esperanza de poder dividirse
    otra vez en su b˙squeda de ýdiosesţ mĚs fuertes y
    exteriorizados para que azoten su miserable cĚscara
    corporal. Si se acepta a s╠ mismo, pero reconoce que
    el ritual y la ceremonia son elementos importantes
    que sus religiones inventadas han utilizado para
    sustentar su fe en una mentira, entonces que sea EL
    MISMO TIPO DE RITUAL el que sustentarĚ su fe en la
    verdad ˇel espectĚculo primitivo que le harĚ
    consciente de la sustancia aĎadida a su propio ser
    majestuoso.
    Cuando se ha desvanecido toda fe religiosa en
    mentiras, se debe a que el hombre se ha acercado mĚs
    a s╠ mismo y se ha alejado de ýDiosţ; mĚs cerca al
    ýDiabloţ. Si esto es lo que el diablo representa, y un
    hombre vive su vida a la sombra del diablo, con todo
    el vigor de SatĚn moviendo su carne, entonces mejor
    que escape del cacareo y la criticonada de quienes se
    denominan ýjustosţ, o bien permanezca
    orgullosamente en sus lugares secretos de la tierra y
    manipule a las masas atontadas a trav╚s de su propio
    poder satĚnico, hasta el d╠a en que pueda
    manifestarse en todo su esplendor, proclamando
    ý░SOY UN SATANISTA, INCLINAOS, PORQUE SOY LA
    PERSONIFICACI”N MAS ALTA DE LA VIDA HUMANA!ţ
    52
    ALGUNAS EVIDENCIAS
    DE LA NUEVA
    EDAD SATúNICA
    OS siete pecados capitales de la Iglesia Cristiana
    son: codicia, orgullo, envidia, ira, gula, lujuria y
    pereza. El Satanismo recomienda complacerse en
    cada uno de estos ýpecadosţ, puesto que todos ellos
    conducen a la satisfacci█n f╠sica, mental o emocional.
    Un Satanista sabe que no tiene nada de reprobable
    el ser codicioso, ya que ello no significa otra cosa que
    desear mĚs de lo que ya tiene. La envidia representa
    considerar favorablemente lo que los otros poseen y
    aspirar a tener las mismas cosas por uno mismo. La
    envidia y la codicia son las fuerzas que motivan la
    ambici█n ˇy sin ambici█n, se lograr╠a bien poco
    verdaderamente importante.
    La gula es simplemente comer mĚs de lo que
    necesitas para mantenerte vivo. Cuando has comido
    en exceso hasta el punto de la obesidad, otro pecado
    ˇe1 orgulloˇ te motivarĚ a recobrar un aspecto que
    renovarĚ el respeto hacia ti mismo.
    Todo aquel que compra una prenda de vestir con
    otro objeto que no sea el de cubrir su cuerpo y el de
    protegerse de los elementos naturales, se hace
    culpable de orgullo. Con frecuencia, los satanistas
    encuentran esp╠ritus ┤progresistas¬ que sostienen que
    las etiquetas no son necesarias. A esos detractores de
    las etiquetas es preciso seĎalarles que una o varias de
    las prendas que ellos mismos llevan no son
    indispensables para mantenerlos abrigados. En esta
    Tierra no hay una sola persona que renuncie al
    L
    53
    omato. El Satanista seĎala que todo el omato que se
    advierta en la persona de esos esp╠ritus ┤progresistas¬
    viene a demostrar que tambi╚n ellos son culpables de
    orgullo. Por muy verbosos que esos c╠nicos sean en
    su descripci█n intelectual de lo muy libres que son, lo
    cierto es que siguen luciendo los elementos del
    orgullo.
    El mostrarse reacio a levantarse por la maĎana es
    ser culpable de pereza, y si permaneces bastante
    tiempo en la cama, puedes encontrarte cometiendo un
    nuevo pecado ˇlujuria. Sentir la mĚs leve agitaci█n
    del deseo sexual es incurrir en el pecado de la lujuria.
    Para poder asegurar la propagaci█n de la especie, la
    naturaleza ha hecho de la lujuria el segundo instinto
    mĚs poderoso; siendo el primero el instinto de
    conservaci█n. DĚndose cuenta de esto, la Iglesia
    Cristiana hizo de la fornicaci█n el "Pecado Original".
    De esta manera, se aseguraron de que nadie escapar╠a
    del pecado, Tu propia existencia es consecuencia del
    pecado ░el Pecado Original!
    El instinto mĚs fuerte en todos los seres vivos es el
    instinto de conservaci█n, lo cual nos lleva al ˙ltimo de
    los siete pecados mortales ˇla ira. °No es nuestro
    instinto de conservaci█n el que entra en juego cuando
    alguien nos perjudica, cuando nos encolerizamos lo
    suficiente para protegemos de ataques ulteriores? Un
    Satanista practica el lema: ý░Si un hombre te
    abofetea en la mejilla, r█mpele la otra!ţ. Que ning˙n
    ultraje quede sin castigar, S╚ como un le█n en el
    combate. ░S╚ peligroso incluso en la derrota!
    Puesto que los instintos naturales les conducen al
    pecado, todos los hombres son pecadores; y todos los
    pecadores van al Infierno. Si todo el mundo va al
    Infierno, entonces no hay duda de que encontrarĚs all╠
    a todos tus amigos. El Cielo debe estar poblado de
    criaturas mĚs bien extraĎas, habida cuenta de que
    todo su afĚn en la vida era ir a un lugar en el que
    pudieran taĎer eternamente un arpa.
    54
    "Los tiempos han cambiado. Los jerarcas de la
    Iglesia ya no predican que todos nuestros actos
    naturales son pecaminosos. Ya no pensamos que el
    sexo es sucio ˇo que sentir orgullo de nosotros
    mismos es vergonzosoˇ o que desear lo de los demĚs
    es perverso". ░Claro que no, los tiempos han
    cambiado! "Si deseas una prueba de ello, basta con
    que mires lo muy liberales que se han vuelto las
    Iglesias. Vamos, si estĚn practicando todas las cosas
    que ustedes predican!".
    Los Satanistas oyen constantemente estas
    afirmaciones y otras por el estilo, y no tienen
    inconveniente en admitir que es as╠. PERO, si el mundo
    ha cambiado tanto, °por qu╚ seguir aferrĚndose a los
    restos de una fe moribunda? Si tantas religiones han
    empezado a negar sus propias escrituras porque han
    quedado desfasadas, y si predican la filosof╠a del
    satanismo, °por qu╚ no llamarle a ╚ste por su leg╠timo
    nombre ˇes decir, Satanismo? Ciertamente, eso ser╠a
    much╠simo menos hip█crita.
    En aĎos mĚs recientes ha habido un intento de
    humanizar el concepto espiritual del Cristianismo.
    Esto se ha manifestado de las maneras menos
    espirituales posibles. Las misas que hab╠an sido
    dichas en lat╠n ahora son dichas en los idiomas
    comunes ˇlo cual lo ˙nico que logra es que todo el
    sin sentido sea mucho mas fĚcil de entender, y al
    mismo tiempo priva a la ceremonia de la naturaleza
    esot╚rica que es consistente con los principios del
    dogma. Es mucho mĚs fĚcil obtener una reacci█n
    emocional utilizando palabras y frases que no puedan
    ser entendidas, que con declaraciones que a˙n la
    mente mĚs simple cuestionarĚ cuando las escuche en
    un lenguaje mĚs comprensible.
    Si los sacerdotes y ministros hubiesen usado hace
    cien aĎos lo que utilizan hoy en d╠a en sus iglesias,
    hubieran sido acusados de herej╠a, llamados
    55
    demonios, la mayor╠a de las veces perseguidos, y sin
    duda hubieran sido excomulgados.
    Los religiosos se quejan: ýdebemos estar acorde
    con los tiempos, estar al tanto de las cosasţ olvidando
    que, debido a los factores limitantes y las leyes
    profundamente enraizadas de las religiones, nunca
    podrĚn cambiar lo suficiente para estar acorde con las
    necesidades del hombre.
    Las religiones del pasado siempre han
    representado la naturaleza espiritual del hombre, con
    muy poca o ninguna preocupaci█n por sus
    necesidades carnales o mundanas. Han considerado
    que esta vida no es mĚs que transitoria, que la carne
    no es mĚs que una envoltura; que los placeres f╠sicos
    son triviales, y el dolor una preparaci█n digna para el
    ýReino de Diosţ. ░Qu╚ bien se les nota la hipocres╠a
    cuando los ýreligiososţ hacen un cambio en su
    religi█n para confrontar las necesidades del hombre!
    La ˙nica manera que el Cristianismo puede servir por
    completo a las necesidades del hombre es
    convirti╚ndose en lo que el Satanismo es AHORA.
    Se ha hecho necesario que aparezca una nueva
    religi█n, basada en los instintos naturales del hombre.
    Y ya tiene un nombre. Se llama Satanismo. Es ese
    poder condenado el que ha causado la controversia
    religiosa sobre las medidas de control de la natalidad
    ˇuna admisi█n a regaĎadientes de que la actividad
    sexual, por el s█lo placer de tenerla, lleg█ para
    quedarse.
    Es el ýDiabloţ el que ha causado que las mujeres
    comiencen a mostrar sus piernas, para excitar a los
    hombres ˇel mismo tipo de piernas a las que ahora
    es socialmente aceptable mirar, que son mostradas
    por j█venes monjas luciendo hĚbitos mĚs cortos. ░Qu╚
    paso tan acertado en la direcci█n correcta! °Es
    posible acaso que muy pronto veamos monjas topless
    contoneĚndose sensualmente al ritmo de ýMisa
    Solemnis Rockţ? SatĚn sonr╠e y dice que por ╚l no
    56
    habr╠a ning˙n problema ˇmuchas monjas son niĎas
    muy lindas con bonitas piernas.
    Muchas iglesias con algunas de las
    congregaciones mĚs numerosas tienen la m˙sica mĚs
    r╠tmica y sensual ˇsatĚnicamente inspirada. Despu╚s
    de todo, el Diablo siempre ha tenido las mejores
    tonadas.
    A pesar de toda la habladur╠a de la T╠a Marta
    sobre la 'Generosa Cosecha del SeĎor', los picnic
    dominicales, no son mĚs que una buena excusa para
    la comilona dominical, y todos saben que tras los
    arbustos suceden cosas mĚs interesantes que leer la
    Biblia.
    Los bazares para recolectar fondos para la iglesia
    son lo que antes se conoc╠a como carnavales, nada
    mĚs que una excusa empleada para celebrar los
    placeres de la carne; y que ahora s█lo sirven para
    recoger fondos para la iglesia, y mientras el dinero
    siga entrando a la iglesia no hay problema, ya que as╠
    ░podrĚn seguir predicando contra las tentaciones del
    Demonio! Cabe anotar que estas cosas solo son
    ceremonias y elementos paganos ˇque los cristianos
    tomaron prestadas. Cierto, pero los paganos se
    deleitaban en los placeres de la carne, y fueron
    condenados por la misma gente que ahora celebran
    sus rituales, solo que ahora los llaman por nombres
    diferentes.
    Los sacerdotes y ministros siempre van en la
    primera fila en las manifestaciones en pro de la paz, y
    se tienden en las v╠as f╚rreas para detener a los trenes
    que llevan materiales de guerra al frente, con igual
    dedicaci█n que sus hermanos de hĚbito, de los
    mismos seminarios, que bendicen las balas, bombas y
    soldados, actuando como capellanes de las fuerzas
    armadas. Alguien, en alg˙n lado, debe estar
    equivocado. °Podr╠a ser que SatĚn sea el ˙nico
    calificado para actuar como acusador
    57
    Cuando un cachorro alcanza la madurez se
    convierte en perro; cuando el hielo se derrite se le
    llama agua; cuando han transcurrido doce meses,
    tenemos un nuevo calendario con el nombre
    cronol█gico apropiado; cuando la ýmagiaţ se
    convierte en hecho cient╠fico nos referimos a ella
    como medicina, astronom╠a, etc..., cuando un nombre
    ya no es apropiado para una cosa dada, lo mĚs l█gico
    es cambiarlo por uno nuevo que se ajuste mejor para
    tal prop█sito. °Por qu╚, pues, no hacemos lo mismo
    con la religi█n? °Por qu╚ seguir llamando a una
    religi█n con el mismo nombre cuando los principios
    de ╚sa religi█n ya no se ajustan al original? O, si la
    religi█n predica lo mismo que siempre ha predicado,
    pero sus seguidores no practican casi ninguna de sus
    enseĎanzas, °por qu╚ siguen llamĚndose a s╠ mismos
    por el nombre dado a los seguidores de esa religi█n?
    Si no crees en lo que enseĎa tu religi█n, °por qu╚
    continuar apoyando una creencia que es
    contradictoria con lo que sientes? Nunca votar╠as por
    una persona o una ideolog╠a en la cual no crees, as╠
    que por qu╚ dar tu voto eclesiĚstico por una religi█n
    que ya no es consistente con tus convicciones? No
    tienes derecho alguno para quejarte de una situaci█n
    pol╠tica por la cual has votado o a la que has apoyado
    de alguna manera ˇlo cual incluye sentarse y asentir
    complacientemente con los vecinos que aprueban esa
    situaci█n, simplemente porque eres muy perezoso o
    muy cobarde para dar tu opini█n. Lo mismo ocurre
    con los temas religiosos. A˙n si no puedes ser
    agresivamente honesto sobre tus opiniones debido a
    las consecuencias desfavorables de tus jefes, tus
    l╠deres de comunidad, etc. Puedes, al menos, ser
    honesto contigo mismo. En la privacidad de tu propio
    hogar, y con tus amigos mĚs cercanos debes apoyar
    la religi█n que abrigue tus mejores intereses.
    ýEl Satanismo estĚ basado en una filosof╠a muy
    razonableţ, dice el emancipado. ýPero °por qu╚
    58
    llamarlo Satanismo? °Por qu╚ no llamarlo algo como
    'Humanismo', o un nombre que no tenga
    connotaciones de un grupo de brujer╠a, algo un poco
    mĚs esot╚rico ˇalgo menos evidente?ţ Hay mĚs de
    una raz█n para esto. El humanismo no es una
    religi█n. Simplemente es una forma de vida sin
    ceremonia o dogma. El Satanismo tiene ceremonia y
    dogma. El dogma, como se explicarĚ despu╚s, es
    necesario.
    El Satanismo se diferencia enormemente de las
    demĚs religiones blancas, ýmagia blancaţ o grupos
    mĚgicos en el mundo de hoy. Estas religiones
    santurronas y desdeĎosas claman que sus miembros
    utilizan los poderes de la magia s█lo para fines
    altruistas. Los Satanistas miran con desd╚n a los
    grupos de magia ýblancaţ porque sienten que el
    altruismo es atentar contar la vida. El no tener un
    deseo de obtener las cosas por ti mismo es algo
    antinatural. El Satanismo representa una forma de
    ego╠smo controlado. Esto no significa que no debas de
    hacer cosas por alguien mĚs. Si haces algo para hacer
    feliz a alguien por quien te preocupas, su felicidad te
    darĚ una sensaci█n de gratificaci█n.
    El Satanismo defiende la prĚctica de una forma
    modificada de la Regla de Oro. Nuestra
    interpretaci█n de esta regla es: ýtrata a los demĚs
    como los demĚs te tratenţ; porque si tu ýhaces a los
    demĚs lo que te gustar╠a que te hicieranţ, y ellos, a su
    vez, te tratan mal, va contra la naturaleza humana
    seguir tratĚndolos con consideraci█n. Deber╠as tratar
    a los demĚs como te gustar╠a que te tratasen, pero si
    tu cortes╠a no es correspondida, deber╠an ser tratados
    con la furia que se merecen.
    Los grupos de brujer╠a blanca dicen que si
    maldices a alguien, ese mal se te devuelve el triple, o
    de manera parecida a la del boomerang, regresa a
    quien lo envi█. Esto es un indicio mĚs de la filosof╠a
    culpabilizante que tienen estos grupos neopaganos y
    59
    pseudocristianos. Los magos blancos quieren hurgar
    en la brujer╠a, pero no pueden divorciarse a s╠ mismos
    del estigma apegado a esto. Por lo tanto, se llaman a
    s╠ mismos magos blancos, y basan el 75% de su
    filosof╠a en los principios trillados y desgastados del
    Cristianismo. Cualquiera que pretenda estar
    interesado en la magia o en lo oculto por otras
    razones que no sea obtener mĚs poder personal, es la
    peor clase de hip█crita. El Satanista respeta al
    Cristianismo por, al menos, ser consistente con su
    filosof╠a culpabilizante, pero s█lo puede sentir
    desprecio por las personas que intentan aparecer
    emancipadas de la culpa uni╚ndose a un grupo de
    brujer╠a, y seguir practicando la misma filosof╠a
    bĚsica del Cristianismo.
    Supuestamente, la magia blanca solo es utilizada
    con prop█sitos buenos o no ego╠stas, y la magia
    negra, se nos dice, es utilizada s█lo por motivos
    ego╠stas o ýmalos.ţ El Satanismo no traza tal l╠nea
    divisoria. La magia es magia, no importa si es
    utilizada para ayudar u obstaculizar. El Satanista,
    siendo el mago, deber╠a tener la capacidad de decidir
    lo que es mĚs justo, y luego aplicar los poderes de la
    magia para alcanzar sus metas.
    Durante las ceremonias de magia blanca, los
    practicantes permanecen en el interior de un
    pentagrama para protegerse a s╠ mismos de las
    fuerzas "malvadasţ a las que invocan para pedir
    ayuda. Para el Satanista, es un tanto hip█crita el
    invocar a estas fuerzas para pedir ayuda, mientras
    que al mismo tiempo te proteges de los poderes a los
    que has recurrido. El Satanista se da cuenta que solo
    al aliarse con estas fuerzas puede utilizar del todo los
    Poderes de las Tinieblas para su mejor provecho.
    En una ceremonia de magia SatĚnica, los
    participantes no se toman de las manos y bailan en
    c╠rculo; queman velas de varios colores para varios
    deseos; invocan los nombres del ýPadre Hijo y
    60
    Esp╠ritu Santoţ a la vez que, supuestamente,
    practican las Artes Negras; escogen un ýsantoţ como
    gu╠a personal para que los ayude en sus problemas;
    se empapan de ungŞentos olorosos y esperan que el
    dinero les llueva; meditan para que poder llegar a un
    ýgran despertar espiritualţ; recitan largas letan╠as
    mencionando de vez en cuando el nombre de Jes˙s,
    etc, etc, etc, ad nauseam!
    PORQUE! ˇ…sta NO es la manera en que se practica
    la magia SatĚnica. Si no puedes separarte del
    autoengaĎo hip█crita, nunca tendrĚs ╚xito como
    mago, mucho menos como Satanista.
    La religi█n SatĚnica no s█lo ha levantado la
    moneda ˇle ha dado la vuelta por completo. Por lo
    tanto, °por qu╚ deber╠a apoyar los mismos principios
    a los cuales se opone por completo, llamĚndosele con
    un nombre que no fuese uno que se sea acorde con las
    doctrinas revertidas que integran la filosof╠a
    SatĚnica? El Satanismo no es una religi█n de luz
    blanca; ░es una religi█n de la carne, lo mundano, lo
    carnal! ˇtodo lo cual estĚ regido por SatĚn, la
    personificaci█n de la V╠a de la Mano Izquierda7
    .
    Inevitablemente, la siguiente pregunta que se harĚ
    es: ýEstĚ bien, no puedes llamarlo Humanismo
    porque el Humanismo no es una religi█n; °pero por
    qu╚ tener una religi█n primero que todo, si todo lo que
    hacen es lo mĚs natural del mundo? °Por qu╚ no
    hacerlo y ya?ţ.
    El hombre moderno ha avanzado mucho; se ha
    desencantado con los dogmas sin sentido de las
    religiones del pasado. Estamos viviendo en una era de
    conocimiento. La psiquiatr╠a ha avanzado a grandes
    pasos para ilustrar al hombre sobre su verdadera
    personalidad. Estamos viviendo en una era de
    conciencia intelectual como ninguna que el mundo
    haya visto.

    7 Ver Ap╚ndice I.
    61
    Esto estĚ bien, y tanto mejor ˇPERO hay una
    pequeĎa falla en ╚ste nuevo estado de conciencia. Una
    cosa es aceptar algo intelectualmente, pero aceptar la
    misma cosa emocionalmente es algo completamente
    distinto. La ˙nica necesidad que la psiquiatr╠a no
    puede llenar es la necesidad inherente del hombre de
    crear emociones a trav╚s del dogma. El hombre
    necesita de la ceremonia y del ritual, de la fantas╠a y
    del encantamiento. La psiquiatr╠a, a pesar de todo lo
    bueno que ha hecho, ha privado al hombre de la
    fantas╠a y el asombro que en el pasado le daba la
    religi█n.
    El Satanismo, dĚndose cuenta de las necesidades
    actuales del hombre, llena el enorme vac╠o gris que
    existe entre la religi█n y la psiquiatr╠a. La filosof╠a
    SatĚnica combina los fundamentos de la psicolog╠a y
    la creaci█n honesta de emociones, o dogma. Le da al
    hombre la fantas╠a de la que tanto necesita. No hay
    nada malo con el dogma, con tal que no est╚ basado
    en ideas y acciones que vayan completamente en
    contra de la naturaleza humana.
    La forma mĚs rĚpida de viajar entre dos puntos es
    en l╠nea recta. Si todas las culpas que se han
    construido pudieran convertirse en ventajas, ello
    elimina la necesidad de purgar intelectualmente a la
    psique en un intento de limpiarla de esas represiones.
    El Satanismo es la ˙nica religi█n conocida por el
    hombre que acepta al hombre tal como es, y
    promueve la idea de convertir algo malo en algo
    bueno, en lugar de hacer el mayor esfuerzo posible
    para eliminar lo malo.
    Por lo tanto, despu╚s de evaluar intelectualmente
    los problemas a trav╚s del sentido com˙n y partiendo
    de lo que nos ha enseĎado la psiquiatr╠a, si a˙n no
    puedes librarte emocionalmente de la culpa
    injustificada, y pones tus teor╠as en acci█n,
    aprender╠as a hacer que tu culpa trabaje en tu propio
    beneficio. Deber╠as actuar seg˙n tus instintos
    62
    naturales, y entonces, si no puedes actuar sin sentirte
    culpable, goza de tu culpa. Esto puede sonar como
    una contradicci█n de t╚rminos, pero si lo analizas con
    cuidado, la culpa puede aĎadir muchas veces un
    est╠mulo a los sentidos. Los adultos har╠an bien en
    aprender una lecci█n de los niĎos. Muchas veces, los
    niĎos disfrutan haciendo lo que saben que se supone
    no deber╠an estar haciendo.
    S╠, los tiempos han cambiado, pero el hombre no.
    Las bases del Satanismo siempre han existido. Lo
    ˙nico que es nuevo es la organizaci█n formal de una
    religi█n basada en las necesidades universales del
    hombre. Durante siglos, se han dedicado magnificas
    estructuras de piedra, concreto, mĚrmol y acero a la
    abstinencia del hombre. Ya es hora que los seres
    humanos dejen de luchar entre s╠, y dediquen su
    tiempo a construir templos diseĎados para las
    indulgencias del hombre.
    Aunque los tiempos han cambiado, y siempre lo
    harĚn, el hombre sigue siendo bĚsicamente el mismo.
    Por dos mil aĎos el hombre ha hecho penitencia por
    algo de lo que, en primer lugar, nunca tuvo que
    haberse sentido culpable. Estamos cansados de
    negarnos a nosotros mismos los placeres de la vida
    que nos merecemos. Hoy, como siempre, el hombre
    necesita pasarla bien aqu╠ y ahora, en lugar de
    esperar su recompensa en el cielo. As╠ que, °por qu╚
    no tener una religi█n basada en la indulgencia?
    Ciertamente es consistente con la naturaleza de la
    bestia. Ya no somos enclenques suplicantes
    temblando ante un Dios inmisericorde al que no le
    importa si vivimos o morimos. Somos personas
    orgullosas con respeto por nosotros mismos ˇsomos
    Satanistas!

    EL INFIERNO, EL DIABLO
    Y C”MO
    VENDER TU ALMA
    ATúN ha sido, con toda seguridad, el mejor
    amigo que la Iglesia jamĚs haya tenido, ya que ╚l
    la ha mantenido en el negocio todos estos aĎos. La
    falsa doctrina del Infierno y del Diablo ha permitido a
    las Iglesias protestantes y cat█licas prosperar durante
    demasiado tiempo. Sin un diablo al cual acusar, los
    religiosos de la V╠a de la Mano Derecha8
    , no tendr╠an
    con qu╚ amenazar y amedrentar a sus seguidores. A
    guisa de advertencia, dicen. ýSatĚn te gu╠a a la
    tentaci█nţ; ýSatĚn es el pr╠ncipe del malţ; ýSatĚn es
    maligno, cruel, brutalţ. ýSi cedes a las tentaciones del
    diablo, seguramente sufrirĚs condenaci█n eterna y te
    asarĚs en el Infiernoţ.
    El significado semĚntico de SatĚn es el de
    ýadversarioţ u ýoposici█nţ o el de ýacusadorţ. La
    misma palabra ýdiabloţ viene del hind˙ devi que
    significa ýdiosţ. SatĚn representa oposici█n a todo las
    religiones que sirven para frustrar y condenar al
    hombre por sus instintos naturales. Le ha sido dado el
    papel de malo simplemente porque representa los
    aspectos carnales, terrenales, y mundanos de vida.
    SatĚn, demonio por excelencia del Mundo
    Occidental, era originalmente un Ěngel cuyo deber era
    informar a Dios de los delitos e iniquidades humanas.
    No fue hasta el siglo XIV que empez█ a ser
    representado como una deidad maligna que era parte

    8 Ver Ap╚ndice I
    S
    64
    hombre y parte animal, con cuernos y pezuĎas de
    cabra. Antes que el Cristianismo le diera los nombres
    de SatĚn, Lucifer, etc., la parte carnal de la
    naturaleza humana era regida por el dios entonces
    conocido como Dionisios, o Pan, representado por los
    griegos como un sĚtiro o fauno. En sus or╠genes, Pan
    era el ýbuenoţ y simbolizaba la fertilidad y
    fecundidad.
    Siempre que una naci█n asume una nueva forma
    de gobierno, los h╚roes del pasado se convierten en
    los villanos del presente. Lo mismo sucede con la
    religi█n. Los primeros Cristianos cre╠an que las
    deidades Paganas eran demonios, y acudir a ellos era
    utilizar ýmagia negraţ. A los milagrosos eventos
    celestiales los llamaban ýmagia blancaţ; ╚sta era la
    ˙nica diferencia entre los dos. Los viejos dioses no
    murieron; cayeron al Infierno y se convirtieron en
    demonios. El coco9
    , los duendes, o esp╠ritus
    ýsalvajesţ empleados para asustar a los niĎos se
    derivan de varias creencias eslavas sobre esp╠ritus
    que habitaban en pantanos. La ra╠z eslava ýBogţ
    significa ýDiosţ lo mismo que la palabra hind˙
    Bhaga, que significa ýdiosţ.
    Muchos placeres reverenciados antes del
    advenimiento del Cristianismo fueron condenados por
    la nueva religi█n. ░Se necesit█ muy poco para
    transformar los cuernos y pezuĎas de Pan en un
    demonio mĚs convincente! Los atributos de Pan
    pudieron transformarse fĚcilmente en los pecados
    con-castigo-incluido, y as╠ quedaba complta la
    metamorfosis.
    La asociaci█n de la cabra con el Diablo se halla en
    la Biblia Cristiana. El d╠a mĚs sagrado del aĎo, el D╠a
    de la Expiaci█n, era celebrado cargando de pecados a
    dos cabras ýsin mĚculaţ, una como ofrenda al SeĎor,

    9
    En ingl╚s, el ýcocoţ se conoce como 'the bogey man' o simplemente
    'bogey', de all╠ la explicaci█n que da el autor. (N. del T.)
    65
    y una a Azazel. La cabra que llevaba los pecados del
    pueblo era arrojada al desierto y se convert╠a en
    ýchivo expiatorioţ. …ste es el origen de la cabra que
    a˙n hoy en d╠a se usa en ceremonias de logias, tal
    como sol╠a hacerse en Egipto, donde anualmente se la
    sacrificaba a un Dios.
    Los demonios de la humanidad son muchos, y sus
    or╠genes muy diversos. La celebraci█n del ritual
    SatĚnico no adopta la invocaci█n de demonios; esta
    prĚctica s█lo es seguida por aquellos que temen las
    fuerzas que ellos mismos conjuran.
    Supuestamente, los demonios son esp╠ritus
    mal╚volos cuyos atributos conducen a la degradaci█n
    de las personas o eventos con los que tienen contacto.
    La palabra griega demon denominaba a un esp╠ritu
    guardiĚn o fuente de inspiraci█n; para asegurarse, los
    te█logos inventar╠an posteriormente legi█n tras legi█n
    de ╚stos heraldos de ˇmalvadaˇ inspiraci█n.
    Un indicio de la cobard╠a de los ýmagosţ de la V╠a
    de la Mano Derecha es la prĚctica de invocar un
    demonio en particular (el cual, supuestamente, ser╠a
    un sirviente del diablo) para hacer lo que el mago le
    ordenase. El supuesto es que el demonio, no siendo
    mĚs que un lacayo del diablo, es mĚs fĚcil de
    controlar. La tradici█n Ocultista postula que s█lo un
    hechiceros formidablemente "protegidos" o bien
    dementemente temerario, intentar╠a invocar al Diablo
    en persona.
    El Satanista no llama furtivamente a ╚stos diablos
    ýmenoresţ, sino que invoca abiertamente aquellos que
    conforman ╚se ej╚rcito infernal de duradero ultraje ˇ
    ░los Diablos en persona!
    Como podr╠a esperarse, los te█logos han
    catalogado algunos de los nombres de diablos en sus
    listas de demonios, pero el registro que sigue a
    continuaci█n contiene los nombres usados mĚs
    eficazmente en el ritual satĚnico. Estos son los
    nombres y or╠genes de los Dioses y Diosas invocados,
    66
    que conforman gran parte de los moradores del
    Palacio Real del Infierno.
    LOS CUATRO PRŇNCIPES DE LA
    CORONA DEL INFIERNO
    SATúNˇ(Hebreo) adversario, opositor, acusador,
    SeĎor del Fuego, el infierno, el sur
    LUCIFERˇ(Romano) portador de luz, iluminaci█n, el
    aire, estrella matutina, el este
    BELIALˇ(Hebreo) sin amo, sustento de la tierra,
    independencia, el norte
    LEVIATúNˇ(Hebreo) la serpiente que emerge de las
    profunidades, el mar, el oeste
    LOS NOMBRES INFERNALES
    Abad█nˇ(Hebreo) el destructor
    Adramelecˇdiablo de Samaria
    Ahpuchˇdiablo Maya
    ArimĚnˇdiablo Mazdeo
    Am█nˇdios egipcio con cabeza de s╠mbolo de la
    vida y la reproducci█n
    Apoli█nˇsin█nimo Griego para SatĚn, el
    archienemigo
    Asmodeoˇdiablo Hebreo de la sensualidad y la
    lujuria, llamado originalmente "criatura del
    juicio".
    Astarotˇdiosa fenicia de la lascivia, equivalente a la
    babil█nica Ishtar
    Azazelˇ(Hebreo) Le enseĎ█ al hombre a fabricar
    armas de guerra, introdujo los cosm╚ticos.
    67
    BaalberithˇDios Cananita de la alianza, convertido
    despu╚s en diablo
    Balaamˇdiablo Hebreo de la avaricia y la codicia
    Bafomet (Baphomet)ˇadorado por los Templarios
    como un s╠mbolo de SatĚn
    BastˇDiosa Egipcia del placer, representada por el
    gato
    Belceb˙ (Beelzebub)ˇ(Hebreo) SeĎor de las
    Moscas, simbolizado por el escarabajo
    Behemotˇpersonificaci█n Hebrea de SatĚn en la
    forma de un elefante
    Beheritˇnombre Sirio para SatĚn
    Bile`ˇdios Celta del Infierno
    Chemoshˇdios nacional de los Moabitas, fue
    transformado en diablo.
    Cimeriesˇcabalga un caballo negro y gobierna
    úfrica
    Coyoteˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Dag█nˇdiablo vengador del mar; filisteo
    Damballaˇdios serpiente vud˙
    Demogorgonˇnombre Griego para el diablo, se dice
    que no deber╠a ser conocido para los humanos.
    Diabolusˇ(Griego) "el que fluye hacia abajo"
    DrĚculaˇPalabra Rumana para "diablo"
    Emma-Oˇdios Japon╚s del Infierno
    Eurinomio (Euronymous)ˇpr╠ncipe Griego de la
    muerte.
    Fenrizˇhijo de Loki, representado como un lobo
    Gorgoˇdiminutivo de Demogorgon, nombre Griego
    para el diablo
    Haborymˇsin█nimo Hebreo para SatĚn
    H╚cateˇdiosa Griega del submundo y la brujer╠a
    Ishtarˇdiosa Babilonia de la fertilidad
    Kaliˇ(Hind˙) hija de Shiva, suma sacerdotisa de los
    thugs
    Lilit (Liluth)ˇdiabla Hebrea, la primera esposa de
    AdĚn, quien le enseĎ█
    68
    Lokiˇdiablo teut█nico
    Mamm█nˇdios Arameo de la riqueza y la
    prosperidad
    Maniaˇdiosa Etrusca del Infierno
    Mantusˇdios Etrusco del Infierno
    Mardukˇdios de la ciudad de Babilonia
    Mastemaˇsin█nimo Hebreo para SatĚn
    Melek Tausˇdiablo Yezidi
    Mefist█felesˇ(Griego) "el que esconde la luz",
    conocido por el "Fausto" de Goethe, Marlow y
    Mann
    MetztliˇDiosa Azteca de la noche
    Mictianˇdios Azteca de la muerte
    Midgardˇhijo de Loki, representado como una
    serpiente
    Milcomˇdiablo Amonita
    Molocˇdiablo Fenicio y Cananita
    Mormoˇ(Griego) Rey de los esp╠ritus antrop█fagos,
    consorte de H╚cate
    NaamĚ (Naamah) ˇdemonio femenino Hebreo de la
    seducci█n
    Nergalˇdios babil█nico del Hades
    Nihasaˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Nijaˇdios polaco del submundo
    O-Yamaˇnombre Japon╚s para SatĚn
    Panˇdios Griego del deseo
    Plut█nˇdios Griego del inframundo
    Proserpinaˇreina Griega del inframundo
    Pwccaˇnombre gal╚s para SatĚn
    Rim█nˇdiablo Sirio adorado en Damasco
    Sabaziosˇde origen Frigio, identificado con
    Dionisio, culto de la serpiente
    Saitanˇequivalente enoquiano de SatĚn
    Samaelˇ(Hebreo) "el veneno de Dios"
    Samnuˇdiablo del Asia Central
    Seditˇdiablo de los Indios de Norteam╚rica
    Sekhmetˇdiosa egipcia de la venganza
    69
    Setˇdiablo Egipcio
    Shaitanˇnombre ArĚbigo para SatĚn
    Shivaˇ(Hind˙) el destructor
    Supayˇdios Inca del inframundo
    T'an-moˇcontraparte China del diablo, deseo
    desenfrenado
    Tchortˇnombre ruso para SatĚn, "el dios negro"
    Tezcatlipocaˇdios Azteca del Infierno
    Tammuzˇdios Sumerio que fue luego demonizado
    Tothˇdios Egipcio de la magia
    Tunridaˇdiabla Escandinava
    Tif█n (Typhon)ˇpersonificaci█n Griega de SatĚn
    Yaotzinˇdios Azteca del Infierno
    Yen-to-wangˇdios Chino del Infierno
    Los diablos de las religiones antiguas siempre han
    tenido, al menos en parte, caracter╠sticas animales,
    evidencia de la necesidad constante que tiene el
    hombre de negar que ╚l tambi╚n es un animal, porque
    el reconocerlo ser╠a como asestarle un poderoso golpe
    a su ego empobrecido.
    El cerdo fue despreciado por los Jud╠os y por los
    Egipcios. Simbolizaba a los dioses Osiris, Freya,
    Adonis, Pers╚fone, Atis y D╚meter, y era sacrificado
    a Osiris y a la Luna. Pero con el tiempo, fue
    degradado hasta convertirse en un diablo. Los
    Fenicios adoraban un dios mosca, Baal, del cual se
    deriva el demonio Belceb˙. Tanto Baal como Belceb˙
    se identificaban con el escarabajo de los Egipcios,
    que parec╠a revivir por s╠ mismo, de la misma manera
    que el ave m╠tica, el f╚nix, se levantaba de sus
    propias cenizas. Debido a su contacto con los Persas,
    los antiguos Jud╠os cre╠an que las dos grandes fuerzas
    en el mundo eran Ahura-Mazda, el dios del fuego, la
    luz, la vida y la bondad; y ArimĚn, la serpiente, el
    dios de la oscuridad, la destrucci█n, la muerte y el
    mal. …stos ejemplos, al igual que muchos otros, no
    s█lo representan a los diablos del hombre como
    70
    animales, sino que tambi╚n muestran su necesidad de
    sacrificar sus dioses-animales originales, y
    equipararlos a sus diablos.
    Durante la ╚poca de la Reforma, en el s. XIV, un
    alquimista, el Dr. Johann Faustus descubri█ un
    m╚todo para invocar un demonio ˇMefist█felesˇ
    del Infierno y hacer un pacto con ╚l. Firm█ un
    contrato con sangre para dar su alma a Mefist█feles a
    cambio de la sensaci█n de juventud, y volviose joven
    de una vez. Cuando lleg█ para Fausto la hora de su
    muerte, ╚ste se retir█ a sus aposentos, y vol█ en
    pedazos junto a su laboratorio. …sta historia es una
    protesta de la ╚poca (s. XVI) contra la ciencia, la
    qu╠mica y la magia.
    No es necesario vender tu alma al Diablo o hacer
    un pacto con SatĚn para convertirte en Satanista.
    …sta treta fue urdida por el Cristianismo para
    aterrorizar a la gente, de modo que no escaparan del
    redil. Con dedos acusadores y manos temblorosas, le
    enseĎaban a sus seguidores que si ced╠an a las
    tentaciones de SatĚn, y viv╠an su vida seg˙n sus
    preferencias naturales, tendr╠an que pagar por sus
    placeres pecaminosos entregando sus almas a SatĚn y
    sufriendo por toda la eternidad en el Infierno. Se les
    indujo a creer que el pasaporte a la vida eterna era un
    alma pura.
    P╠os profetas le han enseĎado al hombre a temerle
    a SatĚn. °Pero qu╚ hay de t╚rminos como ýtemeroso
    de Diosţ? Si Dios es tan misericordioso, °por qu╚ la
    gente ha de temerle? °Hemos de creer que no hay a
    d█nde escapar de dicho temor? Si has de temerle a
    Dios, °por qu╚ no ser ýtemerosos de SatĚnţ y tener la
    diversi█n que te niega el ser ýtemeroso de Diosţ? Sin
    ese temor, los religiosos no habr╠an tenido con qu╚
    esgrimir poder sobre sus seguidores.
    La Diosa Teutona de los muertos e hija de Loki se
    llamaba Hel, diosa pagana de castigo y tortura.
    Cuando se transcribieron los libros del Antiguo
    71
    Testamento, le ser╠a aĎadida una "L"10. Los profetas
    que escribieron la Biblia no conoc╠an la palabra
    ýHellţ; utilizaban el vocablo Hebreo Sheol y el
    vocablo griego Hades, que significaba ŰsepulcroÝ, as╠
    como el griego Tartaros que era la morada de los
    Ěngeles ca╠dos, el inframundo (bajo la tierra), y
    Gehenna, el cual era un valle cercano a Jerusal╚n
    donde reinaba Moloc, y que a la vez era donde se
    tiraba y quemaba la basura de la ciudad. Fue de all╠
    de donde la Iglesia Cristiana desarroll█ la idea del
    ýfuego y azufreţ del Infierno.
    El Infierno Protestante y el Infierno Cat█lico son
    lugares de castigo eterno; sin embargo, los Cat█licos
    tambi╚n creen que existe un ýPurgatorioţ donde todas
    las almas van durante un tiempo, y un ýLimboţ donde
    van las almas sin bautizar. El Infierno Budista estĚ
    dividido en ocho secciones, de los cuales son
    expiables las primeras siete. La descripci█n
    eclesiĚstica del Infierno es la de un lugar horrible de
    fuego y tormento; en el Infierno de Dante, y en los
    climas n█rdicos, se cre╠a que era una regi█n fr╠a y
    helada, como un refrigerador gigante.
    (A˙n con todas sus amenazas de condenaci█n
    eterna y almas rostizadas, los misioneros Cristianos
    se han topado con algunos que no eran tan rĚpidos
    para tragarse sus bober╠as. Al igual que la belleza, el
    dolor y el placer estĚn en el ojo de quien observa. As╠
    pues, cuando los misioneros se aventuraron a Alaska
    y advirtieron a los Esquimales de los horrores del
    Infierno y del lago de fuego que esperaba a todos los
    transgresores, preguntaron ansiosamente: ý°Y c█mo
    llegamos allĚ?ţ!)
    La mayor╠a de Satanistas no aceptan a SatĚn
    como un ser antropomorfo con pezuĎas hendidas,
    cuernos y cola terminada en punta. Simplemente
    representa una fuerza de la naturaleza: los poderes de
    10 En ingl╚s, "Hell", significa "Infierno" ˇN. del T.)
    72
    la oscuridad, que se les llama as╠ porque ninguna
    religi█n ha sacado esos poderes de la oscuridad. Ni la
    ciencia ha sido capaz de dar un t╚rmino t╚cnico a esta
    fuerza11. Es una reserva sin explotar, que muy pocas
    personas pueden utilizar, ya que carecen de la
    capacidad para utilizar una herramienta sin analizar e
    identificar previamente todos los mecanismos que la
    hacen funcionar. Es esta necesidad constante de
    analizar, lo que impide que la mayor╠a de la gente
    logre beneficiarse de esa polifac╚tica llave a lo
    desconocido ˇa la cual el Satanista prefiere llamar
    ýSatĚnţ.
    SatĚn, como un dios, semidi█s, salvador personal,
    o como quieras llamarle, fue inventado por los
    formuladores de toda religi█n sobre la faz de la Tierra
    con un ˙nico prop█sito ˇcontrolar las actividades y
    situaciones supuestamente reprobables del hombre
    aqu╠ en la Tierra. En consecuencia, cualquier cosa
    que llevara a la gratificaci█n f╠sica o mental fue
    definido como ýmalaţ, asegurando as╠ toda una vida
    de culpa injustificada para todos!
    De modo que, si nos han llamado ýmalosţ, malos
    somos ˇ░y qu╚! ░La Edad SatĚnica estĚ sobre
    nosotros! °Por qu╚ no aprovecharse de ello, y
    VIVIR12?

    11 En aĎos recientes, ciertos expositores del Satanismo identifican esta
    descripci█n de SatĚn con las caracter╠sticas de la Segunda Ley de
    TermodinĚmica, o entrop╠a. 12 Intraducible juego de palabras; el vocablo ingl╚s evil significa
    ýmaldadţ, y live ˇque es igual a evil, escrito al rev╚sˇ significa ývivirţ.
    73
    AMOR Y ODIO
    L Satanismo representa amabilidad con aquellos
    que se la merecen en lugar de amor desperdiciado
    en ingratos.
    No puedes amar a todo el mundo; es rid╠culo
    pensar que puedes. Si amas a todo y a todos perderĚs
    tus poderes naturales de selecci█n y acabarĚs siendo
    un p╚simo juez de carĚcter y de calidad. Si algo es
    usado con demasiada libertad pierde su verdadera
    importancia. Por lo tanto, el Satanista cree que debes
    amar fuertemente y por completo a quienes merecen
    tu cariĎo, pero ░nunca des la otra mejilla a tu
    enemigo!
    El amor es una de las emociones mĚs intensas
    sentidas por el hombre; otra es el odio. ObligĚndote a
    sentir amor indiscriminado es algo poco natural. Si
    tratas de amar a todo el mundo, lo ˙nico que
    consigues es disminuir tus sentimientos hacia quienes
    merecen tu amor. El odio reprimido puede causar
    muchas enfermedades f╠sicos y emocionales. Al
    aprender c█mo descargar tu odio y dirigirlo a quienes
    se lo merecen, te limpias a ti mismo de todas ╚sas
    emociones malignas y no necesitarĚs descargar tu
    odio reprimido sobre tus seres queridos.
    Nunca ha existido un gran movimiento de "amor"
    en la historia de la humanidad que no haya terminado
    asesinando un incontable n˙mero de personas ˇ
    ░debemos suponer que era para demostrar cuĚnto las
    amaban! ░Todo hip█crita que ha caminado sobre la
    faz de la Tierra ha tenido sus bolsillos rebosantes de
    amor!
    Todo religioso farisaico asegura amar a sus
    enemigos; a˙n cuando es atacado se consuela a s╠
    E
    74
    mismo pensando ýDios los castigarĚţ. En lugar de
    admitir que son capaces de odiar a sus enemigos y
    tratarlos de la forma que se merecen, dicen: ýBueno,
    pero por la gracia de Dios, voy a rezar por ellosţ.
    °Por que habr╠amos de humillarnos y rebajarnos a
    nosotros mismos al sacar una comparaci█n tan
    incorrecta?
    Se ha pensado que el Satanismo es sin█nimo de
    crueldad y brutalidad. Esto se debe ˙nicamente a que
    la gente tiene miedo de enfrentar la verdad ˇy la
    verdad es que el ser humano no es tan benigno ni
    amoroso. S█lo porque el Satanista admite que el ser
    humano es capaz tanto de amar como lo es de odiar,
    es considerado odioso. Al contrario, como es capaz de
    dar rienda suelta a su odio a trav╚s de una expresi█n
    ritualizada, es mucho mĚs capaz de amar ˇcon el
    mĚs profundo amor. Al reconocer y admitir
    honestamente tanto el amor como el odio que siente,
    no confundirĚ una emoci█n con la otra. Si no eres
    capaz de experimentar una de ╚stas dos emociones,
    no podrĚs experimentar la otra completamente.
    75
    SEXUALIDAD SATúNICA
    A habido mucha controversia sobre los puntos
    de vista SatĚnicos sobre "el amor libre". A
    menudo se supone que la actividad sexual es el factor
    mĚs importante de la religi█n SatĚnica, y que la
    disponibilidad de participar en org╠as sexuales es un
    prerrequisito para convertirse en Satanista. ░Nada
    podr╠a estar mĚs lejos de la verdad! De hecho, a
    aquellos oportunistas que no tienen mayor inter╚s en
    el Satanismo que el de sus aspectos sexuales, se les
    recomienda enfĚticamente que no acudan a ╚l.
    El Satanismo s╠ preconiza la libertad sexual, pero
    ˙nicamente en el verdadero sentido de la palabra. En
    el concepto SatĚnico, el amor libre significa
    exactamente eso ˇlibertad de ser fiel a una persona o
    de satisfacer tus deseos sexuales con tantas personas
    como creas necesario para satisfacer tus necesidades
    particulares.
    El Satanismo no alienta la actividad orgiĚstica o el
    adulterio cuando se trata de gente que no podr╠a hacer
    eso de manera natural. Para muchas personas, ser╠a
    poco natural y perjudicial ser infiel a quien han
    escogido como pareja. Para otras, ser╠a frustrante
    estar sometida sexualmente a una sola. Cada uno
    debe decidir por s╠ mismo qu╚ forma de actividad
    sexual se adapta mejor a su personalidad. El forzarte
    a ti mismo a ser ad˙ltero, o a tener pareja sexual
    cuando no estĚs casado s█lo por querer probar a otros
    (o peor a˙n, probarte a ti mismo) que ya estĚs
    liberado de toda culpabilidad sexual, es tan err█neo
    ˇseg˙n los parĚmetros del Satanismoˇ como
    abstenerte de satisfacer tus deseos sexuales debido a
    sentimientos arraigados de culpa.
    H
    76
    Muchos de quienes se preocupan constantemente
    por demostrar su emancipaci█n de la culpa sexual, en
    realidad estĚn atados por una esclavitud sexual a˙n
    mayor que quienes aceptan la actividad sexual como
    una parte natural de la vida y no hacen tanta alharaca
    de su libertad sexual. Por ejemplo es un hecho
    establecido que la ninf█mana (la mujer de los sueĎos
    de todo hombre, y protagonista de toda novela
    er█tica) no es libre sexualmente, sino que en realidad
    es fr╠gida y va de hombre en hombre porque estĚ tan
    inhibida que no es capaz de tener una descarga sexual
    satisfactoria.
    Otra idea err█nea es que la capacidad de tener
    actividad sexual grupal es un indicio de libertad
    sexual. Todos los grupos de sexo-libre tienen una
    cosa en com˙n: No admiten actividad sexual
    fetichista o desviada.
    De hecho, los ejemplos mĚs reforzados de
    actividad sexual no-fetichista catalogados sutilmente
    como "sexo libre" tienen un formato en com˙n. Cada
    uno de los participantes en la org╠a se desviste,
    siguiendo el ejemplo de alguien, y fornican
    mecĚnicamente ˇsiguiendo el ejemplo del l╠der.
    Ninguno de los participantes considera que su forma
    de sexo "emancipado" pueda ser vista como algo
    regimentado e infantil por quienes no son miembros,
    incapaces de igualar la uniformidad con la libertad.
    El Satanista se da cuenta que si ha de ser un
    Űexperto en sexoÝ (y estar libre por completo de la
    culpa sexual), no puede sentirse atacado por los
    supuestos Űrevolucionarios sexualesÝ mĚs de lo que
    puede sentirse atacado por la mojigater╠a de su
    sociedad culpabilizada. Los grupos de Űlibertad
    sexualÝ no entienden el verdadero significado de la
    libertad sexual. A menos que la actividad sexual
    pueda expresarse a nivel individual, (lo cual incluye
    fetiches personales) no hay objeto en unirse a una
    organizaci█n de libertad sexual.
    77
    El Satanismo aprueba cualquier tipo de actividad
    sexual que tienda a satisfacer adecuadamente todos
    tus deseos individuales ˇya sean heterosexuales,
    homosexuales, bisexuales e incluso asexuales, si lo
    prefieres. El Satanismo aprueba tambi╚n cualquier
    fetichismo o desviaci█n que enriquezca tu vida
    sexual, siempre que en ello no se vea inaplicado
    alguien que no desee tomar parte en ello.
    El predominio de conductas desviadas y/o
    fetichistas en nuestra sociedad har╠a estremecer la
    imaginaci█n de quienes a˙n son sexualmente
    ingenuos. Hay mĚs variantes sexuales de las que
    puede percibir quien no estĚ versado en materia
    sexual: el travestismo, el sadismo, el masoquismo, el
    exhibicionismo ˇpor citar s█lo algunas de las
    desviaciones mĚs predominantes. Todo el mundo
    tiene alguna forma de fetiche, pero debido a que no
    perciben la preponderancia de la actividad fetichista
    en nuestra sociedad, creen que si se someten a sus
    anhelos ýantinaturalesţ, serĚn tomados por
    depravados.13
    Incluso el asexual tiene una desviaci█n: su
    asexualidad. Es much╠simo mĚs anorrnal tener una
    carencia de deseo sexual (a menos que se trate de un
    caso de enfermedad, de edad avanzada o de cualquier
    otra raz█n vĚlida haya causado la disminuci█n
    sexual) que ser sexualmente promiscuo. Sin embargo,
    si un satanista opta por elegir la sublimaci█n sexual
    prefiri╚ndola a cualquier otra expresi█n sexual
    abierta, eso es asunto suyo. En muchos casos de
    sublimaci█n sexual (o de asexualidad), cualquier

    13 El fetichismo no es una prĚctica exclusiva de los humanos; tambi╚n es
    practicado por los animales. El fetiche es un ingrediente principal en la vida
    sexual de los animales. Por ejemplo, los olores sexuales son necesarios para
    que un animal se sienta atra╠do sexualmente por otro. Pruebas de
    laboratorio han demostrado que cuando un animal es cient╠ficamente
    desodorizado, pierde atractivo sexual para los demĚs animales. La
    estimulaci█n proporcionada por el olor sexual tambi╚n es disfrutada por el
    hombre, aunque ╚ste lo niegue con frecuencia.
    78
    intento por emanciparse sexualmente podr╠a tener
    resultados devastadores para el asexual.
    Los asexuales son invariablemente individuos que
    estĚn sublimados sexualmente por sus empleos o por
    sus aficiones favoritas. Toda la energ╠a e impulsos
    que normalmente estar╠an a la actividad sexual son
    canalizados hacia otros pasatiempos o hacia las
    ocupaciones que prefieran. Si una persona favorece
    otros intereses a la actividad sexual, es su derecho, y
    nadie tiene por qu╚ a condenarla por ello. Sin
    embargo, esa persona deber╠a por lo menos reconocer
    el hecho de que ello es una sublimaci█n sexual.
    Debido a la falta de oportunidades para
    expresarse, muchos deseos sexuales secretos no
    llegan jamĚs a trasponer el estado de la fantas╠a. El
    no descargarlos suele llevar a la compulsi█n y, por lo
    tanto, una gran cantidad de personas idean
    indetectables para dar rienda suelta a sus deseos. No
    por el hecho de que gran parte de la actividad
    fetichista no sea aparente exteriormente, quienes no
    son duchos en materia sexual han de engaĎarse
    pensando que tal actividad no existe. Para citar
    ejemplos de las ingeniosas t╚cnicas utilizadas: El
    travestido masculino se darĚ gusto en su fetichismo
    llevando prendas interiores femeninas mientras se
    dedica a sus actividades cotidianas; o la mujer
    masoquista puede llevar una faja de goma varias
    tallas mĚs pequeĎa que la suya, y de este modo estarĚ
    todo el d╠a en condiciones de obtener un placer de su
    incomodidad fetichista sin que nadie se aperciba de
    ello. Estas ilustraciones constituyen ejemplos mucho
    mĚs suaves y prevalecientes que otros que podr╠an
    haberse dado.
    El Satanismo alienta cualquier forma de expresi█n
    sexual que desees, siempre y cuando no perjudiques
    a nadie mĚs. Para evitar confusiones, debemos
    aclarar la afirmaci█n anterior. Al decir que no se debe
    perjudicar a nadie, no incluimos el daĎo no
    79
    intencionado que pueda recaer sobre aquellas
    personas que, a causa de sus ansiedades
    concernientes a la moral sexual, puedan no estar de
    acuerdo con tus puntos de vista sobre el sexo.
    Naturalmente, deber╠as evitar el ofender a quienes
    signifiquen mucho para ti, y por ello me refiero a tus
    amigos y parientes mĚs mojigatos. Sin embargo, si te
    esfuerzas sinceramente a evitar ofenderlos, y a pesar
    de tus esfuerzos ellos se dan cuenta accidentalmente,
    no es responsabilidad tuya, y por lo tanto no deber╠as
    sentir culpa alguna ya sea respecto a tus
    convicciones sexuales, como al hecho de que ellos se
    hayan ofendido debido a ╚sas convicciones. Si con tus
    actitudes sexuales temes constantemente ofender a los
    mojigatos, entonces no tiene sentido el intentar
    liberarte de la culpa sexual. Sin embargo, de nada
    sirve que hagas ostentaci█n de tu permisividad.
    La otra excepci█n a la regla hace referencia a la
    relaci█n con los masoquistas. Un masoquista extrae
    placer de ser maltratado; en consecuencia, si se le
    niega al masoquista su placer a trav╚s del dolor, eso
    le hace sufrir tanto como el verdadero dolor f╠sico
    hace sufrir al que no es masoquista. La historia del
    sĚdico aut╚nticamente cruel ilustra bien la cuesti█n.
    El masoquista le dice al sĚdico: ┤golp╚ame¬. A lo
    cual el sĚdico despiadado responde: "░NO!" Si una
    persona quiere ser maltratada y disfruta sufriendo, no
    hay raz█n alguna para no darle gusto en lo que
    acostumbra.
    En el lenguaje popular, el t╚rmino "sĚdico"
    describe a alguien que obtiene placer de la brutalidad
    indiscriminada. Sin embargo, un verdadero sĚdico es
    selectivo. De la amplia reserva de v╠ctimas
    apropiadas, escoge cuidadosamente, y se deleita
    dĚndoles a quienes gustan vivir en el dolor la
    satisfacci█n de sus deseos. ░El sĚdico "bien adaptado"
    es epic˙reo al seleccionar aquellos en quienes su
    energ╠a serĚ bien invertida! ░Si una persona es lo
    80
    bastante saludable para admitir que es un masoquista
    y disfruta siendo esclavizado y azotado, un sĚdico
    verdadero estarĚ dichoso de participar!
    Aparte de las excepciones que citaremos a
    continuaci█n, el Satanista no herir╠a intencionalmente
    a otros violando sus derechos sexuales. Si intentas
    imponer tus deseos sexuales a quienes no acepten tus
    avances, estarĚs infringiendo su libertad sexual. Por
    lo tanto, el Satanista no defiende la violaci█n, acoso
    sexual a menores de edad, relaciones sexuales con
    animales, o cualquier otra forma de actividad sexual
    que implique la participaci█n de personas que no se
    presten voluntariamente, o que debido a su inocencia
    o ingenuidad puedan ser intimidados o engaĎados
    para actuar en contra de sus deseos.
    Si todas las partes envueltas son adultos maduros
    que conscientemente asumen toda responsabilidad de
    sus acciones y se comprometen voluntariamente en
    una forma dada de expresi█n sexual ˇa˙n si ╚sta es
    considerada generalmente como tab˙ˇ no existe
    raz█n para que repriman sus inclinaciones sexuales.
    Si eres consciente de todas las implicaciones,
    ventajas, y desventajas, y estĚs seguro que tus
    acciones no harĚn daĎo a quien no desee o se merezca
    dicho trato, no tienes raz█n alguna para suprimir tus
    preferencias sexuales.
    As╠ como no hay dos personas cuyas preferencias
    culinarias o capacidad para ingerir alimentos sean
    iguales, los gustos y apetitos sexuales variarĚn de una
    persona a otra. Ninguna persona o sociedad tiene
    derecho para imponer l╠mites a los parĚmetros
    sexuales o en la frecuencia sexual de otros. La
    conducta sexual apropiada s█lo puede ser juzgada
    dentro del contexto de cada situaci█n individual. Por
    lo tanto, lo que una persona considere moral y
    sexualmente correcto puede ser frustrante para otra.
    Lo contrario tambi╚n es cierto; una persona puede
    tener gran destreza sexual, pero despreciar a otra
    81
    persona cuya capacidad no iguale a la suya propia
    ser╠a algo injusto, e imponer sus gustos a otra
    persona ser╠a algo muy desconsiderado, por ejemplo,
    el hombre que tiene un voraz apetito sexual, pero que
    las necesidades sexuales de su esposa no se ajustan a
    las de ╚l. Es injusto de su parte esperar que ella
    responda de manera entusiasta a sus propuestas, pero
    ella a su vez debe mostrar el mismo grado de
    comprensi█n. En momentos en los que ella no sienta
    mucha pasi█n, deber╠a aceptarlo sexualmente, as╠ sea
    de manera pasiva, pero complaciente, o bien no
    quejarse si su esposo decide satisfacer sus
    necesidades en otra parte ˇincluyendo prĚcticas
    autoer█ticas.
    La relaci█n ideal es aquella en la que cada persona
    estĚ profundamente enamorada de la otra y son
    sexualmente compatibles. Sin embargo, las relaciones
    perfectas son relativamente poco comunes. Es
    importante seĎalar aqu╠ que el amor espiritual y el
    amor sexual pueden ir de la mano, aunque este no sea
    siempre el caso. Si existe cierto grado de
    compatibilidad sexual, casi siempre es limitado, y
    algunos deseos sexuales, si bien no todos, serĚn
    satisfechos.
    No existe mayor placer sexual que el derivado de
    asociarte con alguien de quien estĚs profundamente
    enamorado, si son sexualmente compatibles. Sin
    embargo, si no existe una compatibilidad mutua, ha
    de seĎalarse que la ausencia de compatibilidad no
    indica ausencia de amor espiritual. Uno puede existir
    sin el otro, y esto suele suceder. De hecho, la mayor╠a
    de las veces uno de los miembros de una pareja
    recurrirĚ a actividades sexuales extramaritales porque
    estĚ profundamente enamorado de su compaĎero, y
    no quiere herir al otro, o imponer sus exigencias
    sobre su amado. Un amor espiritual profundo es
    enriquecido por el amor sexual, y ciertamente es un
    ingrediente necesario para una relaci█n satisfactoria;
    82
    pero debido a los diversos gustos sexuales, la
    actividad sexual externa, o la masturbaci█n, proveen
    el suplemento necesario.
    La masturbaci█n, considerada por muchas
    personas como un tab˙ sexual, crea un problema de
    culpabilidad que no resulta fĚcil de afrontar. En este
    asunto es preciso hacer mucho hincapi╚, puesto que
    constituye el elemento extremadamente importante de
    muchos actos mĚgicos destinados a tener ╚xito. Desde
    que la Biblia judeo-cristiana describi█ el pecado de
    OnĚn (Gen 38:7-10), el hombre no ha cesado de
    considerar la gravedad y las consecuencias del ┤vicio
    solitario¬. Aunque los modernos sex█logos han
    explicado que el pecado de OnĚn es simplemente un
    coitus interruptus, siglos enteros de falsa
    interpretaci█n teol█gica han causado un daĎo casi
    irreparable.
    Prescindiendo de los verdaderos cr╠menes
    sexuales, la masturbaci█n es uno de los actos
    sexuales que peor estĚ visto. Durante el ˙ltimo siglo
    fueron escritos innumerables textos para describir las
    horrorosas consecuencias de la masturbaci█n. La
    palidez de la piel, la dificultad en la respiraci█n, los
    granos en la cara y una p╚rdida del apetito no eran
    mĚs que unas cuantas de las muchas caracter╠sticas
    que se supon╠a proven╠an de la prĚctica de la
    masturbaci█n. Se aseguraba que se producir╠a un
    total colapso f╠sico y mental si no se atend╠an las
    advertencias de aquellos manuales destinados a la
    juventud.
    Las espeluznantes descripciones de tales textos
    resultar╠an casi risibles si no fuera por el hecho
    lamentable de que, a pesar de que los sex█logos,
    doctores o escritores contemporĚneos han hecho
    mucho para elimina el estigma de la masturbaci█n,
    todos los muy arraigados sentimientos de culpabilidad
    creados por las absurdidades de aquellos primeros
    textos sexuales no han podido ser borrados sino de
    83
    una manera parcial. Un gran porcentaje de personas,
    en especial aquellas que han rebasado la edad de
    cuarenta aĎos, no pueden aceptar emocionalmente la
    circunstancia de que la masturbaci█n es natural y
    saludable. Hay ciertas personas que ahora logran
    aceptarla intelectualmente, pero, como siguen
    considerĚndola con repugnancia, sucede que de un
    modo inconsciente comunican su repugnancia a sus
    hijos.
    En otros tiempos se pensaba que uno se volver╠a
    loco si, a pesar de todas las advertencias, persist╠a en
    sus prĚcticas autoer█ticas. Este rid╠culo mito tom█
    cuerpo a causa de ciertos informes que pretend╠an que
    la masturbaci█n estaba muy extendida entre los
    residentes de los centros psiquiĚtricos. Se supon╠a
    que, puesto que casi todos los dementes se
    masturbaban, era su masturbaci█n la que les hab╠a
    vuelto locos. Nadie se deten╠a a pensar que la
    verdadera raz█n de que los dementes se entregaran a
    la prĚctica de la masturbaci█n hab╠a que ir a
    buscarla en la carencia de compaĎeros del sexo
    opuesto y en esa necesidad de liberar la inhibici█n que
    es la caracter╠stica de una locura extrema.
    Muchas personas preferir╠an que su pareja
    busque en otra parte la actividad sexual antes que
    dedicarse con ella a actos autoer█ticos. En esto
    influyen los propios sentimientos de culpabilidad, mĚs
    una repugnancia a realizar una masturbaci█n mutua.
    Hay casos en los que existe tambi╚n el temor a la
    repugnancia de la pareja ˇsi bien en un sorprendente
    n˙mero de casos se obtiene una excitaci█n vicaria al
    saber que nuestra pareja estĚ teniendo experiencias
    sexuales con otrosˇ aunque esto no sea com˙nmente
    admitido.
    Si se tiene cierta estimulaci█n sexual al imaginar a
    la pareja de no teniendo relaciones sexuales con otros,
    ╚sto deber╠a expresarse abiertamente, de modo que
    ambas partes salgan ganando. Sin embargo, si la
    84
    prohibici█n de la masturbaci█n se debe ˙nicamente a
    sentimientos de culpa de una o ambas partes,
    deber╠an hacer todo intento posible por borrar ╚sas
    culpas ˇo por utilizarlas. Muchas relaciones podr╠an
    salvarse de la destrucci█n si las personas
    involucradas no sintieran culpa de reaizar actos
    naturales de masturbaci█n.
    La masturbaci█n es considerada como mala
    porque produce placer derivado de acarciar
    intencionalmente con la mano un Ěrea ýprohibidaţ del
    cuerpo. Los sentimientos de culpa que suelen
    acompaĎar la mayor╠a de actos sexuales pueden ser
    mmitigados por la idea religiosamente aceptable de
    que los placweres sensuales son necesarios para la
    procreaci█n ˇaunque uno marque cudadosamente los
    d╠as ýsegurosţ en el calendario. Sin embargo, no
    puedes apaciguarte a t╠ mismo con ╚sta idea mientras
    sigas en tus prĚcticas masturbatorias.
    Por mucho que te hayan hablado de la
    ┤Inmaculada Concepci█n¬ ˇa˙n si la fe ciega te
    permite tragar esa absurdidadˇ, todos sabemos muy
    bien que si queremos traer al mundo a un niĎo
    tenemos que mantener un contacto sexual con una
    persona del sexo opuesto. Si uno se siente culpable al
    cometer el ýpecado originalţ, entonces no hay duda
    de que se sentirĚ mucho mĚs culpable al realizar un
    acto sexual pensando tan s█lo en uno mismo, y no en
    la necesidad de crear hijos.
    El Satanista se da plena cuenta de las razones por
    las cuales los sacerdotes declaran pecaminosa la
    masturbaci█n. Tal como ocurre con todos los otros
    actos naturales, las personas la realizarĚn por mucho
    que las reprendan severamente. Ahora bien, provocar
    un sentimiento de culpabilidad °es una importante
    faceta de su perverso plan para inducir a las personas
    a expiar sus ┤pecados¬. °Y qu╚ mejor manera de
    expiarlos que pagando las hipotecas sobre los templos
    de la abstinencia?
    85
    Aun cuando el hombre moderno no sienta ya (o
    crea no sentirse ya) bajo el peso de un sentimiento de
    culpabilidad provocado por la religi█n, la verdad es
    que todav╠a se siente avergonzado si cede al deseo de
    masturbarse. Un hombre puede sentirse privado de su
    masculinidad si se satisface autoer█ticamente en lugar
    de entregarse al juego competitivo de dar caza a una
    mujer. Es posible que una mujer se sienta tentada a
    satisfacerse a s╠ misma sexualmente, pero a˙n as╠
    echarĚ de menos esa satisfacci█n ego╠stica que
    proviene del deporte de la seducci█n. Ni el cuasiCasanova
    ni la ficticia vampiresa se sienten a gusto
    cuando estĚn ýobligadosţ a recurrir a la masturbaci█n
    para obtener una satisfacci█n sexual: ambos
    preferir╠an incluso un compaĎero inadecuada.

  14. #14
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    Cita Iniciado por ThErik Ver mensaje
    Perfecto, tambiÚn me harß falta el nuevo testamento por favor
    Te lo he incluido dentro del algoritmo, tambiÚn estßn los Evangelios y todo el material del Vaticano
    Plataforma romana

  15. #15
    ****Ban Spam/Flood/Troll Avatar de Centurion
    Registro
    10 jun, 13
    Ubicaciˇn
    En la cama de tu hermana
    Mensajes
    8,432
    Me gusta (Dados)
    1379
    Me gusta (Recibidos)
    2675
    Cita Iniciado por ThErik Ver mensaje
    TambiÚn me interesan los salmos, y si puedes incluir las concordancias mejor, mersi eres un crack
    Mmmm me lo pones dificil, pero creo que tengo la soluciˇn.

    Hay una manera, el prior Matthew Macfadyen estableciˇ una tÚcnica milenaria en sus tratados, utilizando los datos que te he proporcionado, salir a la calle con los primeros rayos del sol, desnudo y tendrßs que entonar el siguiente salmo gritando por todos los santos:

    Uhehehehhehehe, Uhehehehehehehe Cum invocarem, exaudivit me Deus iustitiae meae.
    Uhehehehehhe, Uhjeheehehehhehe In tribulatione dilatasti mihi;

    miserere mei et exaudi orationem meam.

    Uheheheheheheh uhehehehehehehehhehehe

    Eso lo tienes que repetir 666 +1 veces para negar al anticristo y resistir sus tentaciones.

    Ademßs, mientras lo haces, debes retorcerle el cuello a un pollo, y golpear con una maza contra un tambor para expulsar a los espÝritus malignos.

    Te garantizo que funciona y lograrßs tu propˇsito
    Plataforma romana

Permisos de publicaciˇn

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •