Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios, si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Que opinas? Mata a la vaca.

  1. #1
    ForoParalelo: Miembro
    Registro
    12 dic, 16
    Mensajes
    3,968

    Que opinas? Mata a la vaca.

    Esta fábula comienza hablando de un maestro y su discípulo. Ambos peregrinaban compartiendo su sabiduría. Uno de sus trayectos les hizo pasar por un pueblo perdido en las montañas.

    Al llegar a las afueras, les sorprendió ver que no había apenas casas ni cultivos, solo unas pobres chabolas destartaladas. Iban andando por sus calles, si es que se les podía llamar así, y se toparon de frente con un hombre tan andrajoso como los demás. El discípulo no pudo contener más su curiosidad y le preguntó:

    Oye, ¿qué es lo que pasa en este pueblo?
    Mira – le dijo -, ¿ves aquella casa en el centro del pueblo? Pues allí dentro tenemos a nuestra vaca. Es el único sustento que tenemos en este pueblo y entre todos nos ocupamos de que no le falte de nada. La protegemos y la cuidamos como nuestro bien más preciado porque si un día faltara no sabríamos qué hacer. Ella nos da leche con la que hacemos mantequilla, yogures requesón… Y con eso se alimenta todo el pueblo.

    El discípulo y el maestro decidieron pernoctar en el pueblo. Era noche cerrada cuando el maestro habló por primera vez:

    Coge la vaca y empújala por el barranco.
    Con todo el dolor de su corazón, el discípulo sacó a la vaca de su chabola y la empujó por el barranco.

    Muy de madrugada maestro y discípulo se marcharon de aquel lugar sin decir nada a nadie.

    Muchos años después el discípulo, ya convertido en maestro, volvió a pasar por aquel pueblo. Su sorpresa fue mayúscula cuando ya desde lejos pudo vislumbrar la bonanza y el frenesí de actividad de aquel pueblo. Las casas se habían reconstruido, las calles asfaltado y la gente vestía con modestia pero con elegancia. Casualmente se topó con el mismo hombre con el que hablara años atrás, y no pudo evitar preguntarle:

    Qué es lo que ha pasado aquí? Vine hace años y erais un pueblo pobre que solo tenía una vaca.
    ¡Hombre, la vaca! – dijo divertido – ¡Cuánto tiempo! Pues mira, como bien sabrás, toda la economía de este pueblo estaba basada en aquella pobre vaca, pero una noche desapareció sin más y casi nos volvemos locos. Por más que buscábamos, no aparecía por ningún lado, estábamos todos desesperados. No me acuerdo quien la encontró, fue casi por casualidad, al fondo del barranco. Estaba muerta la pobrecilla. Se debió escapar y caer durante la noche. Parecía el fin, pero algo teníamos que hacer, no había más opción. Como para nosotros su carne es sagrada y no la podemos comer, la cortamos, antes de que se pusiera en mal estado, y la vendimos al pueblo de al lado. Con el dinero de esa venta compramos gallinas para que nos dieran huevos. Con los huevos que nos sobraron nos pusimos a comerciar y conseguimos comprar unos cerdos. Con su carne compramos bueyes con los que comenzamos a arar la tierra. Y, ¡fíjate! Ahora somos uno de los pueblos más prósperos de la comarca. Y, pensar que perdimos tanto tiempo con aquella pobre vaca...

  2. #2
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Palmeso
    Registro
    30 abr, 19
    Mensajes
    793
    Me da igual

  3. #3
    Guía espiritual Avatar de Inocencio
    Registro
    12 jun, 19
    Ubicación
    El infierno
    Mensajes
    525
    Igual me da

  4. #4
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Comunistoide
    Registro
    29 may, 15
    Ubicación
    Detrás de ti
    Mensajes
    16,455

  5. #5
    ForoParalelo: Miembro Avatar de apolladura
    Registro
    20 mar, 19
    Ubicación
    The North
    Mensajes
    1,350
    yo a las vacas me las follo



  6. #6
    ForoParalelo: Miembro Avatar de MrNecromancer
    Registro
    20 abr, 17
    Ubicación
    Una cueva en el Norte
    Mensajes
    17,500
    Cita Iniciado por Energetico Ver mensaje
    Esta fábula comienza hablando de un maestro y su discípulo. Ambos peregrinaban compartiendo su sabiduría. Uno de sus trayectos les hizo pasar por un pueblo perdido en las montañas.

    Al llegar a las afueras, les sorprendió ver que no había apenas casas ni cultivos, solo unas pobres chabolas destartaladas. Iban andando por sus calles, si es que se les podía llamar así, y se toparon de frente con un hombre tan andrajoso como los demás. El discípulo no pudo contener más su curiosidad y le preguntó:

    Oye, ¿qué es lo que pasa en este pueblo?
    Mira – le dijo -, ¿ves aquella casa en el centro del pueblo? Pues allí dentro tenemos a nuestra vaca. Es el único sustento que tenemos en este pueblo y entre todos nos ocupamos de que no le falte de nada. La protegemos y la cuidamos como nuestro bien más preciado porque si un día faltara no sabríamos qué hacer. Ella nos da leche con la que hacemos mantequilla, yogures requesón… Y con eso se alimenta todo el pueblo.

    El discípulo y el maestro decidieron pernoctar en el pueblo. Era noche cerrada cuando el maestro habló por primera vez:

    Coge la vaca y empújala por el barranco.
    Con todo el dolor de su corazón, el discípulo sacó a la vaca de su chabola y la empujó por el barranco.

    Muy de madrugada maestro y discípulo se marcharon de aquel lugar sin decir nada a nadie.

    Muchos años después el discípulo, ya convertido en maestro, volvió a pasar por aquel pueblo. Su sorpresa fue mayúscula cuando ya desde lejos pudo vislumbrar la bonanza y el frenesí de actividad de aquel pueblo. Las casas se habían reconstruido, las calles asfaltado y la gente vestía con modestia pero con elegancia. Casualmente se topó con el mismo hombre con el que hablara años atrás, y no pudo evitar preguntarle:

    Qué es lo que ha pasado aquí? Vine hace años y erais un pueblo pobre que solo tenía una vaca.
    ¡Hombre, la vaca! – dijo divertido – ¡Cuánto tiempo! Pues mira, como bien sabrás, toda la economía de este pueblo estaba basada en aquella pobre vaca, pero una noche desapareció sin más y casi nos volvemos locos. Por más que buscábamos, no aparecía por ningún lado, estábamos todos desesperados. No me acuerdo quien la encontró, fue casi por casualidad, al fondo del barranco. Estaba muerta la pobrecilla. Se debió escapar y caer durante la noche. Parecía el fin, pero algo teníamos que hacer, no había más opción. Como para nosotros su carne es sagrada y no la podemos comer, la cortamos, antes de que se pusiera en mal estado, y la vendimos al pueblo de al lado. Con el dinero de esa venta compramos gallinas para que nos dieran huevos. Con los huevos que nos sobraron nos pusimos a comerciar y conseguimos comprar unos cerdos. Con su carne compramos bueyes con los que comenzamos a arar la tierra. Y, ¡fíjate! Ahora somos uno de los pueblos más prósperos de la comarca. Y, pensar que perdimos tanto tiempo con aquella pobre vaca...
    En mi pueblo nos comemos a las vacas

  7. #7

  8. #8
    ForoParalelo: Miembro Avatar de BattleRunner
    Registro
    13 dic, 16
    Mensajes
    4,031
    Si matando vacas te hicieras rico, los matarifes conducirían Ferraris.

  9. #9
    ForoParalelo: Miembro Avatar de Firulay
    Registro
    22 oct, 18
    Mensajes
    10,973
    Cita Iniciado por Energetico Ver mensaje
    Esta fábula comienza hablando de un maestro y su discípulo. Ambos peregrinaban compartiendo su sabiduría. Uno de sus trayectos les hizo pasar por un pueblo perdido en las montañas.

    Al llegar a las afueras, les sorprendió ver que no había apenas casas ni cultivos, solo unas pobres chabolas destartaladas. Iban andando por sus calles, si es que se les podía llamar así, y se toparon de frente con un hombre tan andrajoso como los demás. El discípulo no pudo contener más su curiosidad y le preguntó:

    Oye, ¿qué es lo que pasa en este pueblo?
    Mira – le dijo -, ¿ves aquella casa en el centro del pueblo? Pues allí dentro tenemos a nuestra vaca. Es el único sustento que tenemos en este pueblo y entre todos nos ocupamos de que no le falte de nada. La protegemos y la cuidamos como nuestro bien más preciado porque si un día faltara no sabríamos qué hacer. Ella nos da leche con la que hacemos mantequilla, yogures requesón… Y con eso se alimenta todo el pueblo.

    El discípulo y el maestro decidieron pernoctar en el pueblo. Era noche cerrada cuando el maestro habló por primera vez:

    Coge la vaca y empújala por el barranco.
    Con todo el dolor de su corazón, el discípulo sacó a la vaca de su chabola y la empujó por el barranco.

    Muy de madrugada maestro y discípulo se marcharon de aquel lugar sin decir nada a nadie.

    Muchos años después el discípulo, ya convertido en maestro, volvió a pasar por aquel pueblo. Su sorpresa fue mayúscula cuando ya desde lejos pudo vislumbrar la bonanza y el frenesí de actividad de aquel pueblo. Las casas se habían reconstruido, las calles asfaltado y la gente vestía con modestia pero con elegancia. Casualmente se topó con el mismo hombre con el que hablara años atrás, y no pudo evitar preguntarle:

    Qué es lo que ha pasado aquí? Vine hace años y erais un pueblo pobre que solo tenía una vaca.
    ¡Hombre, la vaca! – dijo divertido – ¡Cuánto tiempo! Pues mira, como bien sabrás, toda la economía de este pueblo estaba basada en aquella pobre vaca, pero una noche desapareció sin más y casi nos volvemos locos. Por más que buscábamos, no aparecía por ningún lado, estábamos todos desesperados. No me acuerdo quien la encontró, fue casi por casualidad, al fondo del barranco. Estaba muerta la pobrecilla. Se debió escapar y caer durante la noche. Parecía el fin, pero algo teníamos que hacer, no había más opción. Como para nosotros su carne es sagrada y no la podemos comer, la cortamos, antes de que se pusiera en mal estado, y la vendimos al pueblo de al lado. Con el dinero de esa venta compramos gallinas para que nos dieran huevos. Con los huevos que nos sobraron nos pusimos a comerciar y conseguimos comprar unos cerdos. Con su carne compramos bueyes con los que comenzamos a arar la tierra. Y, ¡fíjate! Ahora somos uno de los pueblos más prósperos de la comarca. Y, pensar que perdimos tanto tiempo con aquella pobre vaca...
    Les ENCEFALOPATIES ESPONFIJORMES

  10. #10
    Turuturutututuru Avatar de fasilito
    Registro
    16 ago, 18
    Ubicación
    Una caja de cartón
    Mensajes
    1,920

  11. #11
    ForoParalelo: Miembro Avatar de can_tojevi
    Registro
    11 dic, 15
    Ubicación
    en el Almirante Benbow
    Mensajes
    15,781
    Llevaba en la cabeza
    una Lechera el cántaro al mercado
    con aquella presteza,
    aquel aire sencillo, aquel agrado,
    que va diciendo a todo el que lo advierte
    «¡Yo sí que estoy contenta con mi suerte!»
    Porque no apetecía
    más compañía que su pensamiento,
    que alegre la ofrecía
    inocentes ideas de contento,
    marchaba sola la feliz Lechera ,
    y decía entre sí de esta manera:
    «Esta leche vendida,
    en limpio me dará tanto dinero,
    y con esta partida
    un canasto de huevos comprar quiero,
    para sacar cien pollos, que al estío
    me rodeen cantando el pío, Pío.
    Del importe logrado
    de tanto pollo mercaré un cochino;
    con bellota, salvado,
    berza, castaña engordará sin tino,
    tanto, que puede ser que yo consiga
    ver cómo se le arrastra la barriga.

    Llevarélo al mercado,
    sacaré de él sin duda buen dinero;
    compraré de contado
    una robusta vaca y un ternero,
    que salte y corra toda la campaña,
    hasta el monte cercano a la cabaña.»
    Con este pensamiento
    enajenada, brinca de manera
    que a su salto violento
    el cántaro cayó. ¡Pobre Lechera!
    ¡Qué compasión! Adiós leche, dinero,
    huevos, pollos, lechón, vaca y ternero.
    ¡Oh loca fantasía!
    ¡Qué palacios fabricas en el viento!
    Modera tu alegría,
    no sea que saltando de contento,
    al contemplar dichosa tu mudanza,
    quiebre su cantarillo la esperanza.
    No seas ambiciosa
    de mejor o más próspera fortuna,
    que vivirás ansiosa
    sin que pueda saciarte cosa alguna.
    No anheles impaciente el bien fiaturo;
    mira que ni el presente está seguro
    ¿Un degenerado yo? Pues usted es una fasticia. Ve, yo tambien sé inventarme palabras.

  12. #12
    ForoParalelo: Miembro
    Registro
    31 mar, 18
    Mensajes
    1,306
    Cita Iniciado por BattleRunner Ver mensaje
    Si matando vacas te hicieras rico, los matarifes conducirían Ferraris.
    Es raro ver a un matsrife conduciendo un Dacia, todos los que conozco conducen Ferraris y Lamborghinis,

  13. #13
    Exhibicionista privado Avatar de Sexain Bolt
    Registro
    08 may, 15
    Mensajes
    9,232
    Si, eso, lo que has dicho de la correa. Por eso es mejor con cadena de distribución q
    Os matare a todos.

  14. #14
    Dancing Dog Avatar de issue2b
    Registro
    27 sep, 14
    Ubicación
    DoggyCom 2019
    Mensajes
    18,193
    Cita Iniciado por Energetico Ver mensaje
    Esta fábula comienza hablando de un maestro y su discípulo. Ambos peregrinaban compartiendo su sabiduría. Uno de sus trayectos les hizo pasar por un pueblo perdido en las montañas.

    Al llegar a las afueras, les sorprendió ver que no había apenas casas ni cultivos, solo unas pobres chabolas destartaladas. Iban andando por sus calles, si es que se les podía llamar así, y se toparon de frente con un hombre tan andrajoso como los demás. El discípulo no pudo contener más su curiosidad y le preguntó:

    Oye, ¿qué es lo que pasa en este pueblo?
    Mira – le dijo -, ¿ves aquella casa en el centro del pueblo? Pues allí dentro tenemos a nuestra vaca. Es el único sustento que tenemos en este pueblo y entre todos nos ocupamos de que no le falte de nada. La protegemos y la cuidamos como nuestro bien más preciado porque si un día faltara no sabríamos qué hacer. Ella nos da leche con la que hacemos mantequilla, yogures requesón… Y con eso se alimenta todo el pueblo.

    El discípulo y el maestro decidieron pernoctar en el pueblo. Era noche cerrada cuando el maestro habló por primera vez:

    Coge la vaca y empújala por el barranco.
    Con todo el dolor de su corazón, el discípulo sacó a la vaca de su chabola y la empujó por el barranco.

    Muy de madrugada maestro y discípulo se marcharon de aquel lugar sin decir nada a nadie.

    Muchos años después el discípulo, ya convertido en maestro, volvió a pasar por aquel pueblo. Su sorpresa fue mayúscula cuando ya desde lejos pudo vislumbrar la bonanza y el frenesí de actividad de aquel pueblo. Las casas se habían reconstruido, las calles asfaltado y la gente vestía con modestia pero con elegancia. Casualmente se topó con el mismo hombre con el que hablara años atrás, y no pudo evitar preguntarle:

    Qué es lo que ha pasado aquí? Vine hace años y erais un pueblo pobre que solo tenía una vaca.
    ¡Hombre, la vaca! – dijo divertido – ¡Cuánto tiempo! Pues mira, como bien sabrás, toda la economía de este pueblo estaba basada en aquella pobre vaca, pero una noche desapareció sin más y casi nos volvemos locos. Por más que buscábamos, no aparecía por ningún lado, estábamos todos desesperados. No me acuerdo quien la encontró, fue casi por casualidad, al fondo del barranco. Estaba muerta la pobrecilla. Se debió escapar y caer durante la noche. Parecía el fin, pero algo teníamos que hacer, no había más opción. Como para nosotros su carne es sagrada y no la podemos comer, la cortamos, antes de que se pusiera en mal estado, y la vendimos al pueblo de al lado. Con el dinero de esa venta compramos gallinas para que nos dieran huevos. Con los huevos que nos sobraron nos pusimos a comerciar y conseguimos comprar unos cerdos. Con su carne compramos bueyes con los que comenzamos a arar la tierra. Y, ¡fíjate! Ahora somos uno de los pueblos más prósperos de la comarca. Y, pensar que perdimos tanto tiempo con aquella pobre vaca...
    ¿no estarás insinuando que hay que matar a @falasio para que el foro crezca?
    El autentico y genuino.
    Si el sitio al que me llevas vale más de 20€ me piro con una rumana.

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •