Avéstico. Primitiva lengua de Irán. Pairi Daeza significa alrededor del muro. Alude a los jardines. Lugares privilegiados interiores en donde se libraba uno de los enemigos. Algo así como un Oasis guarecido como un fuerte. De ahí viene " paraíso".



Desde siempre hemos pensado que la vida es potencialmente maravillosa y un asco en su actualización. El estado de paraíso sería simplemente la misma vida en otras circunstancias mejores. Nada de muerte, vejez ni enfermedad. La tecnología podrá permitir ese escenario. Pero paradójicamente, el problema peor que nos enfrentamos es precisamente el que supuestamente es resolvible de manera más directa: la sociedad, la otra cara de la realidad natural.



Para tener un buen paraíso es preciso el apocalipsis. De ese modo todo el planeta sería el jardín del edén. Y no harían falta muros. Puesto que el enemigo yacería podrido.

¿ Por qué está de moda comprarse perros peligrosos?. Para usarlos con los vecinos como los rompehielos usan las cuchillas de proa para abrir camino. La gente tiende a apartarse. La gente quiere perros para apartarlos. Y lugares fortificados bien vigilados. Pero nada de eso se podría equiparar a simplemente eliminarlos a todos.



Si logramos la inmortalidad, es planteable el acabar con el resto del género humano. Para ello tendríamos que tener la autarquía industrial. Y mientras tanto vivir en un estado de insidia histórica. Con sucesivos cambios de identidad. Existir es delito a largo plazo. Si tuviérais un sistema para tener dieciocho años biológicos a la edad de ochenta biográficos, las autoridades os detendrían por indocumentados o por falsedad documental ( supuesto, claro está, no resolviésemos correctamente ese problema). Nadie se creería lo de vuestra inmortalidad. Porque no es lo mismo imposible tecnológico que imposible social. La sociedad tiende a creer que ciertas cosas son imposibles aunque tengan base científica. Pero si se convencieran, pronto tendríamos una buena revuelta armada. Grupos de inteligencia querrían daros caza para tener el secreto para el Estado. Grupos de humanos querrían daros caza para mataros por demonios. Igual que los tripulantes de globos aerostáticos eran atacados por los pueblerinos lugareños cuando aterrizaban forzosos. Eliminar al enemigo es la única opción para una " daeza" definitiva.

Lo bueno de las historias bíblicas es que tienen sentido miradas como escatología. Dios no funciona como Soy el que Soy. Pero tiene sentido como Seré el que Seré. Porque es planteable crear inteligencias artificiales muy evolucionadas. El jardín del edén se viene abajo como historia considerando como lo debieron de pasar los primitivos humanos rodeados de fieras y enfermedades infecciosas. Pero es planteable un paraíso futuro fruto de la tecnología. En donde todo esté controlado. La naturaleza no es tan mala porque te puedes poner de acuerdo con ella. Cosa que no sucede con los humanos. Cualquier esfuerzo colectivo queda destinado al fracaso debido a que no es posible imaginar una ruta común que conduzca a parte alguna que no sea el mantenimiento de la cretinez y mediocridad de las masas.

El primer paso para librarse de la sociedad es engañarla. Porque a la naturaleza no puedes. Pero a la gente sí. El siguiente paso es medrar por las armas. En época de la antigua China, aparecieron las ballestas. El arma permitía mejorar la potencia y puntería del arquero. Se consideró que era un arma de cobardes. Pero todo el mundo la usó. Ahora los norteamericanos se follan al tercer mundo usando drones. El no va más de la cobardía... Sentados cómodos delante de una pantalla de videojuegos. La guerra es así.



El tercer paso para librarse de la sociedad es aislarse profundamente de ella. Lo que significa hacerlo de modo líquido. El poder líquido es el que te permitiría sobrevivir aquí y en cualquier otro sitio. Gadgets estudiados para camuflarse, cazar, dormir, beber, robar, atacar, neutralizar, asesinar... A manos desnudas es más valiente. No tiene futuro... Con objetos tecnológicos existe alguna posibilidad.

Cuando la humanidad se vaya a la mierda, será difícil saber en qué lugares poder refugiarse. El azar lo es todo en último término. Pero con tecnología existe la posibilidad. El poder líquido significa que has de tener capacidad de desplazarte, de ser tu mismo el garante de tu defensa. No hace falta ser fuerte. Tan sólo inteligente y decidido. La ley no apoya la inteligencia. El sistema jurídico penal no sirve para nada. Cualquiera que habite en alguno de los muchos sitios miserables que en el mundo hay, lo sabe con creces. Es el juego sucio, la trampa, el adelantarse a los acontecimientos, el esconderse, el emboscar, el envenenar. Todo eso te puede dar el poder. Cuando ganes, la Historia las escribes tú.



Al paraíso por tanto se podrá llegar por una escalada técnica. Con estrategias bélicas evolucionistas y concurrencialmente adaptativas por el camino. Hasta blindarse de cualquier amenaza. El único libro que tenemos sobre conflictología científica es la teoría de las amenazas de Asimov. El libro de la larga vida de los vikingos también dá consejos. Pero lo más útil es usar la magia ilusionista. El mundo son posibles escenarios que se repiten. Cada problema tiene una solución que se puede obtener descomponiendo el problema en un espacio de problemas y soluciones parciales. Hasta llegar a un punto de control.



El camino al paraíso es duro puesto que hay que construir al tiempo que defenderse. Eso no es fácil. Es fácil ser un destructor que se conforma con el caos en sí mismo. Pero hace falta mucho más. El punto de vista a tener en cuenta es el metaanálisis. Quien puede lo más, puede lo menos. Aunque para llegar a lo uno hace falta pasar por lo otro. El paraíso se resuelve mediante el control sobre la materia. Si controlas la materia controlas a los seres que por ella están formados. En último término no existe diferencia alguna entre unificación racial y campo unificado. Es la extropía o búsqueda del orden. Para así transformarnos en homo extropiano ludicus. Y vivir por el resto de nuestros dias en un universo favorable que todo él en sí mismo sea Edén. Y nuestra lefa corra a ríos sobre montañas de virgencitas sumisas y condescendientes. O alguna maligna cabrona que nos esclavice... Pues Dios escribe con renglones torcidos.