Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios, si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Me gusta Me gusta: 0 

Otros Historia de 2 Ciudades - Modificar los transportes, convencer a los usuarios

  1. #1
    ForoParalelo: Miembro
    Registro
    02 jul, 20
    Mensajes
    12
    Me gusta (Dados)
    0
    Me gusta (Recibidos)
    0

    Mensaje Historia de 2 Ciudades - Modificar los transportes, convencer a los usuarios

    MODIFICAR LOS TRANSPORTES, CONVENCER A LOS USUARIOS

    Para facilitar el desplazamiento y terminar con el uso del coche para todo, las ciudades desarrollan la “multimodalidad” de los transportes. Corresponde ahora a los usuarios la tarea de cambiar sus costumbres.

    En cada aglomeración urbana, sea grande o pequeña, tanto los nuevos habitantes como los turistas pueden fácilmente conocer la oferta de transportes a su disposición. La política de transportes es una preocupación fundamental para las diferentes Administraciones responsables (municipios, provincias, etc.). Los esfuerzos en la comunicación han hecho posible mejorar la información facilitada a los usuarios. De esta situación puede extraerse una primera conclusión: la posibilidad de dar cabida en la ciudad a todas las modalidades de transporte es una realidad hoy en día. Por ese motivo las Administraciones públicas se han esforzado en hacer surgir y resurgir las redes de transporte urbano alternativas al automóvil particular, que desde los años 1960 se había impuesto en la ciudad.

    En la actualidad, detrás de los efectos anunciados de la implantación de cada nuevo medio de transporte urbano se esconde una nueva visión de la ciudad. No emana únicamente de la voluntad de los representantes locales sino que responde también a la demanda social: menores congestiones, menores emisiones de dióxido de carbono (CO2), mayor preocupación por el medio ambiente y por la salud de los ciudadanos, accesibilidad a los servicios, mezcla de grupos sociales. Las autoridades elaboran sus políticas y ponen a disposición del ciudadano distintos modos de transporte alternativos al automóvil. En Francia, las experiencias son muy numerosas: tranvía, autobús ordinario o especial, modelos ecológicos, transportes a la carta…

    Sistema multimodal

    En la actualidad, la cuestión se centra en cómo enseñar a los ciudadanos a aprovechar todas las posibilidades de transportes urbanos. Sin embargo, las estadísticas continúan poniendo de manifiesto que el automóvil sigue siendo la opción dominante. El Centro de Estudios sobre las Redes, los Transportes, el Urbanismo y las Construcciones Públicas (CERTU) recuerda que “en Francia, los porcentajes de utilización de las diferentes modalidades de transporte son similares en las distintas aglomeraciones urbanas. El automóvil representa entre el 55% y el 65% de los viajes, los trayectos a pie entre el 25% y el 30% y los desplazamientos en transporte público suponen un poco menos del 10%”. Tras el desarrollo de las infraestructuras de las redes de transporte, el caballo de batalla de las autoridades responsables es la “multimodalidad”. Esta expresión encierra dos significados: combinara para un mismo desplazamiento diferentes modelos de transporte, o utilizar para la totalidad de los desplazamientos transportes diferentes en función del motivo de viaje o del lugar de destino.

    Se han puesto en marcha actuaciones destinadas a animar a los usuarios, siempre de acuerdo con sus necesidades, a utilizar la “multimodalidad”. Las hay que consiste en la implantación de infraestructuras. Algunos lugares se adecuan o readecuan para tal fin, como es el caso de la estación de Saint-Lazare de París. Simultáneamente a la construcción de la galería comercial, que constituye en sí misma un espacio ciudadano, cabe destacar la reestructuración de las vías de circulación de los pasajeros: los andenes para esperar el Metro, el RER, el autobús o las calles adyacentes. Desde hace algunos años en muchas ciudades se han instalado “aparcamientos disuasorios” de automóviles cerca de paradas de tranvía (Estrasburgo) o estaciones de metro (Toulouse) situadas en los límites de las aglomeraciones, para facilitar el desplazamiento al centro.

    Las estaciones de trenes y los “aparcamientos disuasorios” son lugares intermodales estratégicos acondicionados para permitir el paso óptimo de un modo de transporte a otro. Para el usuario, dicha optimización se mide en los minutos, o a veces en los segundos, que precisa para efectuar un cambio de modo de transporte. Por esa razón son motivo de reflexión aspectos como la ubicación de las taquillas de venta de billetes, la situación de los paneles de información, las características de las escaleras mecánicas, la información disponible en Internet de todos estos servicios, dado que estos lugares deben ser al mismo tiempo agradables, simples y rápidos de atravesar.

    Otras actuaciones van dirigidas a conseguir cambios en las costumbres y en las representaciones. Como sucede con toda acción orientada a conseguir un cambio de cultura, los resultados tardan más en verse y son más difíciles de conseguir. En cuanto a las representaciones, hay que destacar que, para muchas personas, el autobús todavía tiene una imagen desastrosa que se basa en la idea de que sus usuarios son las clases populares o las personas inactivas. Por lo que se refiere a las costumbres, en muchos casos se suele recurrir al argumento de las razones personales para justificar el uso exclusivo o casi exclusivo del automóvil. Sin embargo, estas situaciones empiezan a suavizarse dado que está comenzando a implantarse la costumbre de compartir el automóvil (‘Autolib’) y estamos en los inicios de la utilización el coche eléctrico.

    Las aglomeraciones urbanas, cualquiera que sea su tamaño, no dejan de preocuparse por organizar actividades para poner de manifiesto las ventajas de la “multimodalidad” en la vida cotidiana. Hay disponibles en Internet aplicaciones que permiten calcular trayectos, y conocer y comparar los tiempos de los diferentes medios de transporte en la ciudad. Con motivo de la inauguración del tranvía en Le Havre el 12 de diciembre de 2012, el transporte público en toda la comunidad de la aglomeración urbana (CODAH) fue gratuito durante cuatro días, que incluían el fin de semana anterior a Navidad en el que son frecuentes los desplazamientos para efectuar compras o asistir a espectáculos…

    Durante una generación de uso del automóvil se ha podido llegar a pensar que un único sistema de transporte podía cubrir todos los desplazamientos necesarios en la ciudad, precisamente en las ciudades europeas en las que la historia pone de manifiesto que la variedad de modos de transporte había sido la regla. Con objeto de reconciliar esta forma urbana y los obstáculos a la movilidad de la época actual es importante entender que lo ideal no es saber utilizar un único medio de transporte para optimizar el desplazamiento sino más bien utilizar todas las alternativas disponibles. En esta tarea es en la que tratan de aplicarse las autoridades responsables.

    Patricia Sajous
    Profesora titular de Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Le Havre
    Última edición por Tisbolí; Hace 6 días a las 22:57 Razón: Pequeño error tipográfico.

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •